Un slogan original

Le hacen una entrevista al Duende para uno de esos reportajes nostálgicos que rememoran la España de estos últimos treinta años. Ya se sabe, la publicidad de la época, y en ese capítulo, cómo no, las infatigables muñecas de FAMOSA que se dirigen al portal/ para hacer llegar al niño/ su cariño y su amistad. Fue el Duende, confesémoslo paladinamente, quien perpetró ese crimen de lesa sintaxis. Si Lázaro Carreter hubiera tenido los dardos a mano, nos habríamos enterado. Pero da igual, peor fue el Naranjito, y la Ruperta, y el premio de la Eurovisión que ganó Salomé, y el tupé de Manolo Escobar, y todos somos teselas del mismo mosaico de recuerdos. Grandeza y miseria del Duende, que no sabe ya si encargar la leyenda de lo único que recordarán de él cuando se haya largado con las bromas otra parte. HIC JACET AUTOR VILLANCICAE FAMOSAE MUÑECARUM. En latín, aunque sea macarrónico, queda mucho más noble (por cierto, Ángelus Pompaelonensis, puedes corregirlo).

La cosa es que entre col y col cuelan una pregunta comprometida. ¿Y qué slogans le han impresionado a usted? Y el Duende contesta que lo malo de ser publicitario es que distingues entre la verdad y el slogan, que sólo es eso, un broche que se puso de moda cuando la publicidad o la propaganda eran más ingenuas. Ahora crea sensaciones, o sea, no dice nada, pero lo dice muy bonito. Tan bonito, que si coges el mismo spot y le cambias la marca final te sirve para un operador de telefonía, para una marca de coches, para una de relojes, para un cosmético, para una consejería de servicios sociales de la comunidad autónoma correspondiente, para un canal de televisión o para un centro comercial. Si está la Preysler y vemos bombones dorados en pirámide sabemos que es Ferrero Rocher. Si saliera un toro con un par, sabríamos que era Osborne, que ahora iría directamente al matadero. Si viéramos un perro escuchando una vieja gramola sería La Voz de su Amo, cuyas cajitas de agujas para el pikú, son, por cierto, piezas de colección. Pero estos tres ejemplos son historia. Ahora la publicidad mola más si no se entiende y no se identifica, porque los creatas guay no se conforman con ser publicitarios, y aspiran a ser directamente genios. Eso es lo malo, que todos acaban imitándose, y se alejan de un consumidor que retiene sólo lo justito. O sea, las curvas de la botella de Coca-Cola, el logotipo del triángulo verde de El Corte Inglés, el calvo de la Lotería -cómo no, prejubilado- el abrazo del turrón que vuelve a casa por Navidad y, por qué no decirlo, las muy cristianas muñecas del villancico. Ay, que se le saltan las lágrimas al Duende pensando que ni Frank Capra lo hacía tan bonito.

Pero ¿qué slogan le hace cambiar a uno? Cuando no hay que decir casi nada, se abona uno al El valor de las ideas del Banco Santander. Puede parecer el clásico slogan de recurso, el que se pone cuando no hay nada que decir. Pero en este caso será escrupulosamente certero si confirma que este banco tiene al menos dos ideas de gran valor. La primera, forrarse todos los años. Y la segunda, duplicar el forre del año anterior. Más aún le irrita al Duende el predicado de un miniqueso de bola que se anuncia antes de los partidos fútbol televisados como El queso oficial del Real Madrid. ¿Cómo es la oficialidad de un queso? ¿No lo podemos tomar los del Atleti? ¿De verdad que esa chorrada vende algo?

En medio de la vaguedad de la mayoría de los slogans -casi todos valen para casi todo- y de la endeblez de otros muchos, le produce cierta ternura al Duende el sencillo mensaje escuchado en una persistente campaña radiofónica de una fábrica de alfombras que, con una marca tan poco sofisticada como Los Fernández, se atreve a decir de ellos: ¡Son muy amables! Pues bravo por los Fernández. Porque en un país donde la amabilidad es virtud en declive -raro es que todavía no la consideren casposa- y donde a veces pides un pincho de tortilla y el camarero te mira como si le hubieras faltado a su madre, recordar que quien quiere vender algo debe, ante todo, sonreir es no sólo inteligente. Sino, sorpréndase, también original. Y ahora mando al Duende a por una alfombra para que todos los días se ponga a mis pies y me ceda el paso.

About these ads

39 Responses to “Un slogan original”


  1. 1 Juan Figuerola-Ferretti noviembre 28, 2007 en 12:25 am

    Yo leí un día el libro 13,99 Euros, y he de recomendarlo a todos los lectores. Vendió 400.000 copias.

    Su autor es un creativo como tú, Duende, que creó famosos eslóganes como “Porque yo lo valgo” y estuvo a cargo de grandes cuentas internacionales, Frédéric Beigbeder.

    Lo explican mucho mejor en esta reseña.

    El libro tiene un tono insolente y agresivo, tal vez retratando así la mentira detrás del mundo publicitario, la que invitó al autor a abandonar su carrera prematuramente. Pero el contenido no tiene desperdicio.

    Me gusta

  2. 2 Adela noviembre 28, 2007 en 8:00 am

    ¡Qué regalo!,lo digo por el anuncio de las muñecas,hace mil años no lo había vuelto a ver,y…forma parte del album de mi infancia, aunque no me guste ahora la navidad y haya jugado poco con muñecas,vendía ilusión,casi nada.
    Justo ayer, me senté un ratito con mi madre antes del telediario (que nunca termino de ver)y ella me comento; ” que manía tienen de cambiar las cosas,¿has visto el anuncio de Freixanet? este año no me gusta nada,quieren hacer cosa nuevas y…que quieres que te diga, y el calvo de navidad tampoco sale…”. Me supo más mal por el calvo, que lo otro,me gustaba.
    Tiene razón el Dunde, respecto a los anuncios bonitos, yo que no entiendo nada de esto, me encantan los de coches pero nunca se, qué coche venden cuando quiero recomendarle a alguien que lo vea, o lo mismo con los de perfumes.

    De todos modos en mi caso, he de decirle al Duende que la publicidad con migo funciona poco,voy por libre y tiendo a desconfiar y ver lo que me quiere vender que yo no quiero, en la tele solo me gusta como efecto visual o creativo, lo que vende no me interesa.Por mi en lugar de publicidad podría ser, momento de imágenes con música y mensajes.

    Me gusta

  3. 3 wallace97 noviembre 28, 2007 en 9:17 am

    Duende, cuando me veo obligado a ver anuncios, me acuerdo mucho de tí y de otros profesionales de antaño (cada vez que digo esta palabra, mi mujer me echa la bronca). ¡Cómo debéis sufrir! Desgraciadamente la publicidad, como casi todo, se ha convertido en pura y dura cuota de pantalla, comprada al peso, y en contenidos comerciales encubiertos en los programas y en los telediarios. Cosa que antes era más disimulada, pero ya no se cortan un pelo.
    Una cosa sí me llama la atención favorablemente, y es que cada vez se utiliza más la música de los sesenta y setenta como reclamo en los spots. ¿Será que comenzamos a adquirir cordura de nuevo? Y que conste que me alegro por la música, no por la publicidad, que ni eso la salva.
    En cualquier caso, de vez en cuando me viene bien ver anuncios, para actualizar la relación de cosas que no necesito. Me siento mejor, sobre todo a partir de estas fechas. El problema es que cuando termina el bloque soy incapaz de saber lo que han anunciado.
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. 4 Samba noviembre 28, 2007 en 9:32 am

    Hoy decían en la radio que la vicepresidenta va ha reunir a los grandes de la comunicación televisiva,debido a la telebasura, lo cual no me parece mal aunque la culpa la daban a la comercialización en las televisiones,decian que son tan fuertes las presiones que les obligan a caer en eso. Habrá otras soluciones digo no ¿no?

    Me gusta

  5. 5 ines noviembre 28, 2007 en 10:06 am

    FIGUEROLA-FERRETTI SL. Año 93 o 94, dá igual. Propuesta de Pablo P. Solero para el slogan de un salón de Ifema dedicado a los dentistas:”Expodental: un salón qe le dejara con la boca abierta”; ¿A qué es buenísimo?…… Pues no nos lo aceptaste, Duende. Nunca se utilizó, pero yo cada que pienso en un slogan me acuerdo de éste. Y siempre sonrío.

    Me gusta

  6. 6 wallace97 noviembre 28, 2007 en 10:25 am

    Samba, para mí el proceso ha sido muy claro:
    Una sola cadena emitiendo: ingresos = 100% de la inversión publicitaria en ese medio, costes de producción = X €.
    Dos cadenas emitiendo: ingresos para cada una = 50% del pastel publicitario, costes de producción = X/2 €, para mantener porcentaje de beneficios.
    Y así sucesivamente, hasta N, lo que quiere decir que los costes de producción tienen que ser de X/N € en cada cadena.
    Con una sola emitiendo, no hay pluralidad, y con tantas como hay, los contenidos son basura podrida, porque es lo barato.
    ¿Qué opción es la mejor? Seguramente la intermedia, o sea, ni tanto ni tan calvo.
    Lo que no alcanzo a entender es por qué el consumo medio de televisión aumenta cada año sin parar. Vamos por las tres horas y media, que se dice pronto.
    Saludos.

    Me gusta

  7. 7 Julio noviembre 28, 2007 en 12:39 pm

    Cuando leí esta entrada, pensé en el libro al que hace referencia el “Duende bis”. Lo tengo aquí, sobre la mesa. He aquí alguna de sus reflexiones, algunas en toda su crudeza. Hay otras ‘crudezas’ en el libro y vale la pena detenerse un poco por qué ‘necesitamos’ tanto.

    • Os drogo con novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es durante mucho tiempo. Siempre hay una nueva novedad para lograr que la anterior envejezca.
    • En mi profesión, nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume.
    • Cuanto más juego con vuestro subconsciente, más me obedecéis… Soy yo quien decide hoy lo que os gustará mañana.
    • Me dais asco ¿Qué le voy a hacer si la humanidad ha decidido reemplazar a Dios por productos de gran consumo?.
    • Vivimos en el primer sistema de dominio del hombre por el hombre contra el cual incluso la libertad resulta impotente… El sistema ha alcanzado su objetivo: incluso la desobediencia se ha convertido en una forma de obediencia.
    • Por primera vez en la historia del planeta Tierra, los humanos de todos los países tenían el mismo objetivo: ganar el suficiente dinero para poderse parecer a un anuncio.
    • “La propaganda deja de ser eficaz en el momento en el que su presencia se hace visible.” “Cuanto mayor es una mentira, más verosímil resulta.” (Su autor es Joseph Goebbels)
    • “No toméis a la gente por tonta, pero nunca olvidéis que lo es.” (Su agencia de Publicidad)
    • Son los sondeos de opinión quienes deciden la política, las encuestas las que hacen la publicidad, los “panels” los que eligen los discos que suenan por la radio, … los índices de audiencia los que hacen la televisión.
    • La magia se ha producido: despertar en gente que no puede permitírselo el deseo de poseer algo que diez minutos antes no necesitaba.
    • La publicidad se encarga de hacer creer a los ciudadanos que la situación es normal cuando no lo es. ¡Qué fácil resulta despotricar contra el sistema y, al mismo tiempo, contribuir a que funcione!
    • Sois el producto de una época. No. Echarle la culpa a la época es demasiado fácil. Sois productos. Y punto.
    Frédéric BEIGBEDER: ” 13’99 €UROS”. Anagrama

    Me gusta

  8. 8 lola noviembre 28, 2007 en 12:43 pm

    Pues vaya con la toalla. A mí la publiciadad, qué queréis que os diga, pues na. Conmigo consigue el efecto contrario, es decir, pues eso, si es que me interesa ya no lo compro. Para empezar no compro marcas, sino producto.
    En una ocasión, por motivos laborales estuve en una gran agencia de publicidad a la que no le haré publicidad, pero seguramente todo el mundo se acuerde de ella. Cuando veía su anuncio pensaba, ¡que idiotez, vaya estupidiez de anuncio! Mira por donde un día estoy dentro del vientre de quién parió a la criatura. El anuncio en cuestión trataba de un coche, para variar. Claro, no vamos a anunciar, cultura, o felicidad sin comprar cosas, ser uno mismo, estar bien, sin más. El susodicho, describía las características de un coche y el slogan final era: ¡Ah, y tiene Ziritione! Siempre me cayó fatal el anuncio. Un día estando en la agencia, pregunto por el baño y me dicen: tú misma, ya verás donde pone Ziritione. Se me quitaron las ganas de ir al baño.

    Me gusta

  9. 9 lola noviembre 28, 2007 en 12:48 pm

    Le odio Duende, tal vez fue usted el culpable. Pronto me di cuenta de que mi muñeca famosa no me traería la felicidad, que en ninguna tienda se podía comprar, ni a granel, ni empaquetá. Gracias por mostrarme la crueldad del mundo adulto, todo es una gran mentira.

    Me gusta

  10. 10 Frei noviembre 28, 2007 en 12:58 pm

    Tremendo el poder de la publicidad y tremenda la flaqueza de los consumidores. Encima todas las mañanas lo primero que oigo en la radio nada más levantarme es que si mi vida sexual no va bien estoy perdida. ¿Qué hago para remediarlo?.
    Duende ¿en qué se diferencia la publicidad de la propaganda?

    Me gusta

  11. 11 Adela noviembre 28, 2007 en 1:06 pm

    Podría ser por inercia? Wallace 97.Tendemos a dejarnos llevar por la comodidad sin más. Podría considerarse tambien la tv. como algo que crea adicción, como los video juegos o la coca-cola?, tengo amigos que tienen que dosificar la visión del televisor con sus hijos pequeños, se quedan hipnotizados frente a el.

    Me gusta

  12. 12 José Ramón noviembre 28, 2007 en 1:16 pm

    El anuncio de miniquesos del Real Madrid nos dice que los minijugadorcitos son tan chulos, tan vacíos, tan moñas y tan “posturitas” como los jugadores adultos. Yo simpatizo con el R.M., pero no simpatizo ni con los quesos ni con los chulitos.
    La publicidad vende lo que sea con eslóganes vacíos y banales. Somos así de vacíos y de banales.

    Me gusta

  13. 13 Juan Figuerola-Ferretti noviembre 28, 2007 en 1:37 pm

    @julio: gracias por las citas, significativas cuanto menos.

    Me gusta

  14. 14 Gervasio noviembre 28, 2007 en 3:29 pm

    Kasparov, con un pelo moreno y ondulado perfecto, jugando al ajedrez con un “casposo” nervioso que llena el tablero de caspa.

    En un momento dado vemos un primer plano de Kasparoz dando jaque mate con un bote de champú a su adversario.

    En el bote, con forma alargada de reina de ajedrez, se puede leer perfectamente el slogan:

    “CasparOff… !Y dele jaque a la caspa!”.

    Gervasio el creativo.

    Me gusta

  15. 15 wallace97 noviembre 28, 2007 en 3:45 pm

    Adela, claro que crea adicción, siempre la he considerado una droga, y más dañina que las convencionales. Se supone que hace menos daño a cada consumidor, pero si multiplicas el daño a cada uno por el número de consumidores, el resultado es infinitamente más grande.
    Una cosa fácil de comprobar: si no la conectas, no hay ningún problema, y enseguida percibes las infinitas ventajas, pero si alguien la enciende, todos perdidos, no hay nadie que la apague, y empiezas a aporrear el mando a distancia, te empieza a crecer el estado de ansiedad, con la misma absurda esperanza que ayer de encontrar algo digno.
    A mis hijas por supuesto que las he dosificado la presencia ante cualquier pantalla del tipo que sea. Con todo el desgaste que me ha supuesto semejante batalla diaria cuando eran pequeñas. Pero lo considero una obligación.
    Un saludo.

    Me gusta

  16. 16 camiseta noviembre 28, 2007 en 3:47 pm

    Inés:Bienvenida creo que tienes mucho que aportar en el blog en general y en este post en particular. Prodígate más que ya sabes que te valoramos y queremos. Seguro que tienes mil cosas que contar. Por ciero, creo que FIGUEROLA-FERRETTI era una S.A. y lo de Expodental debió ser un poco antes.

    PD La cena está en marcha

    Me gusta

  17. 17 Paco calvo noviembre 28, 2007 en 4:30 pm

    Enhorabuena por el post, me gusto mucho y suerte con el blog.
    El poder de la publicidad en estos tiempos es lo que tiene y con el tiempo resutara hasta peligroso, los consumidores tienen que mantenerse fuertes jejeje

    SALUDOS DESDE ALICANTE

    Me gusta

  18. 18 Zoupon noviembre 28, 2007 en 5:02 pm

    Hay anuncios extraños que no se sabe que anuncian, otros son ramplones, pero yo creo que hoy en día aún se hacen muy buenos anuncios, divertidos y originales. El primero que se me viene a la cabeza, el de “en el sofá no se come, en el salón no se juega…” de Ikea, o los de la ONCE de la canción del verano, que fueron gloriosos (“tengo gambas, tengo chopitos…” o “yo te doy cremita, tú me das cremita…”).
    En la radio sí que hay algunas perlas. Hay uno muy emitido que comienza diciendo: “Vaya, Carlos, me ha dicho tu novia que ya no tienes problemas para ir al baño”. La situación me parece kafkiana, encontrarte a un amigo por la calle y que te espete eso sin preámbulo alguno. Y la novia es para dejarla por indiscreta, porque no sólo le anduvo diciendo a la gente que Carlos ya no tiene problemas para ir al baño, es que antes había corrido la especie de que sí los tenía y de qué entidad eran.
    Por cierto, Duende, en el anuncio de las muñecas no encuentro ningún fallo de sintaxis: Las muñecas de Famosa se dirigen al portal. Las muñecas de Famosa, sujeto, se dirigen, verbo, al portal, complemento circunstancial de lugar. Todo en su sitio, y el resto igual de bien.
    A mí el anuncio me encanta. En el del año 1.980, también disponible en youtube, hay un comienzo de la canción orquestado que le da un empaque tremendo.

    Me gusta

  19. 19 Bob de Ca's Barber noviembre 28, 2007 en 6:25 pm

    ¿Sr.Duende…pensaba yo… le parese a usted que crear sensasiones, no dise nada? a mi me pasa que algún anunsio me hase sentir bien agusto con la musiquita y esos niños corriendo por el mar y me recuerda algo que me gusta comer y disfruto mucho y me acuerdo que me quedan pocas y mañana compraré cuando vaya a por el diario. :)

    Me gusta

  20. 20 Monèt noviembre 28, 2007 en 6:35 pm

    Tremendo lo que dice el libro y muy triste. Parece que va dirigido a un sector en concreto. Por suerte no representa a la totalidad de personas del planeta, está claro que todos consumimos por poco que sea, pero este es nuestro sistema de funcionamiento y no me parece malo con conciencia y uso razonable de las cosas, me rodea bastante gente que sabe economizar y conservar lo que aún es útil, con internet puedes acceder también a tus propios gustos con más libertad en cuanto a cultura sobretodo.

    Me gusta

  21. 21 Angelus Pompaelonensis noviembre 29, 2007 en 12:59 am

    ¡Ah, la publicidad…! Mis primeros recuerdos publicitarios (de radio, por supuesto), me evocan, indefectiblemente, canciones: “Yo soy aquel negrito…”, “Norit, el borreguito…”, “Raki” (no recuerdo qué era ni cómo sonaba), “Okal”, “Quiero Danone…”, “ESE lava limpio…” y “María del alma mía… Saquito, tú te mereces un besito…”. Curiosamente muchos detergentes, lo que correspondería a un país pobre, pero limpio.

    Vaya, Duende, será por este dolor de cabeza que tengo, pero no consigo encontrar el error sintáctico de la famosa cancioncilla. Y para colmo, latines habemus. Siendo tan íntimo de D. Segundo, seguro que él, recordando su época preconciliar, te hace las correcciones y reconvenciones oportunas mucho mejor que yo, pues mis sinapsis latinas echan en falta una buena ración de colesterina HDL… Bueno, macarroneando un poco más yo diría “HIC JACET PHAMOSAE (CLARAE) MONIECARUM DE POPULARE CANTIONE AUTOR”

    Duende, si por impresionar entendemos que se nos haya quedado grabado, a mí se me grabaron “Coca-Cola, la chispa de la vida” y “Papá, ven en tren”, si bien este último trae cola, aquel de “Con Iberia ya habría Usted llegado”. Pero impresionar, lo que se dice impresionar, los dos anuncios de Nescafé que ya cité en otro hilo, el de los cafés históricos y el del juego de palabras de siete letras, el del crucigrama, que me parece genial.

    La publicidad de hoy en día, en general, me parece insoportable. Antes, el anunciante intentaba convencer mostrando las excelencias del producto o sus efectos. Ahora, se juega con las ambiciones no confesadas de la audiencia, mediante tácticas subliminales o la desinformación, buscando una determinada interpretación del mensaje. Engañando. Descaradamente.

    Se me olvidaba. Hay excepciones. Los anuncios del calvo me parecían estupendos y EFECTIVOS. Además, la música de “Doctor Zhivago” le iba al pelo que no tenía… También los veraniegos de la ONCE rompieron moldes. Pero lo demás, en general, me parece bazofia o ramplonería.

    Me gusta

  22. 22 wallace97 noviembre 29, 2007 en 8:57 am

    Angelus Pompaelonensis, ahora que lo mencionas, ¿tú sabes, o alguien sabe, qué música era la de fondo en el anuncio de Norit el borreguito de los años setenta? ¿Fue compuesta para el anuncio o era alguna existente? Si es lo primero, ¿se podría conseguir?
    Duende, seguro que tú lo sabes o tienes donde documentarte. Agradecería infinito esa información.
    Saludos.

    Me gusta

  23. 23 Zoupon noviembre 29, 2007 en 9:16 am

    Atención: A mediados de mes, el Duende habló de los tebeos, y casualmente al día siguiente o al otro, Carlos Herrera propuso el tema para su hora de las 10. Hoy están hablando de anuncios publicitarios, también casualmente, al día siguiente del artículo del Duende sobre el tema.
    Duende, que te metan en nómina.

    Me gusta

  24. 24 Macu noviembre 29, 2007 en 3:28 pm

    Recuerdo los viajes de regreso a casa los domingo por la tarde, en el coche una radio pequeñita puesta con el carrusel deportivo y de vez en cuando un coro de mujeres cantando “es cosa de hombres, bebe soberano”. Y yo mareadita perdida porque los viajes en coche me sentaban fatal :?

    Me gusta

  25. 25 wallace97 noviembre 29, 2007 en 4:47 pm

    Angelus Pompaelonensis: ¿la música de “Doctor Zhivago” en el anuncio del calvo? ¿Te refieres al de la lotería?

    Me gusta

  26. 26 Begoña 2 noviembre 29, 2007 en 6:01 pm

    Me encanta la publicidad y creo que el duende ha sido muy bueno en ella, es una pena que ya no haga anuncios ni canciones con slogans ingeniosos.. pero también debo decir que es demasiado, me pone de los nervios, el mismo anuncio cada tres segundos, tanto en la tv como en la radio. Hay tandas de anuncios en tv que duran exactamente 15 minutos, es insoportable, me pasa muchos días mientras tomo café entre el final del telediario y el comienzo del tiempo, tanto es así que ya veo la predicción metereológica en Internet, así no me tengo que tragar tanta chorrada repetitiva, porque anuncios buenos hay pero… cuando te lo ponen 6 veces seguidas te dan ganas de tirar el zapato a la pantalla.

    Me gusta

  27. 27 Angelus Pompaelonensis noviembre 29, 2007 en 7:43 pm

    Wallace97, no recuerdo esa música, así que imposible saber su autor. Tararéanosla un poco, anda… ;-)

    Me gusta

  28. 28 Angelus Pompaelonensis noviembre 29, 2007 en 7:59 pm

    Perdón, Wallace97, no te he visto. La música del calvo, el de la lotería, era de “Doctor Zhivago” (Maurice Jarre), si no recuerdo mal de una secuencia en la que la pareja se dirige hacia la dacha atravesando una llanura de nieve… Duende, échanos una mano, que seguro que lo sabes.

    Me gusta

  29. 29 Adela noviembre 29, 2007 en 8:38 pm

    Me gusta especialmente un anuncio de “Cuétara” en el que un niño se conforma con resignación cada vez que sus padres atienden al otro hermano bebé, al final le ponen la caja de galletas para que el la abra. Me gusta por lo cotidiano y la naturalidad sobretodo del niño que es difícil, así como el del “rasca de la once”, en ambos la armonia entre música,personajes,tema-producto,imágenes, en fin todo lo que conforma el anuncio, para mi, es lo que me gusta ver,me recuerdan que no soy sólo un producto y punto sino que los productos son para seres humanos con cualidades muy valiosas y llenas de belleza.

    Me gusta

  30. 30 wallace97 noviembre 30, 2007 en 9:37 am

    Angelus Pompaelonensis, era algo así: laaaraalarálaráaalara, láaaarálarálaráaalaraa, laaaa lara lará lará (bis), laralá, laraláa, laráaalaráaa, laraláaa laraláa, laraláaa.
    ¿A que ahora lo tienes claro?
    Era una preciosa melodía tocada con violín. Con el paso de los años, más o menos treinta, y con la ayudita inestimable del amigo Alzheimer, hoy día sería incapaz de reproducir ni siquiera mentalmente, porque cuando intento recordarla me viene a la cabeza el adaggio de Albinoni, que alguien me dijo (equivocadamente) que era, y que es la que te he tarareado para vacilar un poco. Desde luego, era de ese estilo de música.
    Gracias por la información de la música del anuncio del calvo. No me lo imaginaba.
    Un abrazo.

    Me gusta

  31. 31 Macu noviembre 30, 2007 en 3:46 pm

    Oye Wallace97, pues tarareas muy bien porque en cuanto lo he “oído” he tarareado yo también el adaggio.

    Me gusta

  32. 32 wallace97 noviembre 30, 2007 en 5:19 pm

    Macu, es que como en mi época los chicos estudiábamos F.E.N. (Formación del Espíritu Nacional) en lugar de Música como las chicas, tuve que hacer un curso de Tarareo I en CCC.

    Me gusta

  33. 33 Angelus Pompaelonensis diciembre 1, 2007 en 1:07 am

    Anda, Wallace97, tu oído musical es pefecto, pero eso me suena más al tema de Lara en “Doctor Zhivago”, juás, juás… :-))

    A ver si te gusta mi tarareo publicitario aprendido en AFHA (Macu, a ver a qué te suena…):

    “Virii, viriví Viridiana, viri viri viri vi…
    Virii, viriví Viridiana, viri viri viri vi…
    Virii, viriví Viridiana, viri viri Viridiaaaaanaaaaaaa…”

    Bueno, corto el rollo jacarandocuchufletario, que ya está bien.

    Solución:

    Uno de los “Conciertos de Brandenburgo” de J. S. Bach. en un anuncio de sábanas.

    Me gusta

  34. 34 lola diciembre 1, 2007 en 1:35 am

    ¿Os explico mi solucición? No tengo mando a distancia, y la tele sólo la enchufo para ver flims, esa es mi droga, mi fábrica de sueños, el cine.

    Me gusta

  35. 35 wallace97 diciembre 16, 2007 en 11:14 pm

    Para nostálgicos residentes en Madrid: en el Complejo El Águila, hay una interesante exposición sobre el desarrollo del comercio y la industria de Madrid a través de la publicidad. Carteles publicitarios y comerciales antiguos, y spots de televisión de los años 60 y 70, por sectores. Todo ello con cuñas de radio de la época como sonido ambiental. ¡Qué recuerdos me ha traído!

    Me gusta

  36. 36 elsita mayo 18, 2008 en 9:53 pm

    esto esta super divertido e interesante pero publiquen otro

    Me gusta

  37. 37 Erica noviembre 9, 2008 en 4:12 pm

    La estudiante de la UB se dirige al sr. Duende
    para hacerle al publicista una preguntilla impertinente
    y se pregunta qué pasaría
    si un anuncio así se diera hoy día?
    Apelar a Jesús, para vender unas muñecas
    Dígame usted por Dios
    si la gente le echaría cuentas?

    Gracias a Usted, por escribir con inteligencia.
    Un Saludo
    Erica

    Me gusta


  1. 1 Otra de “El Duende de la Radio” « nibarcomblog Trackback en noviembre 30, 2007 en 4:02 pm
  2. 2 El marqués del molinillo de café « El Duende de la Radio Trackback en diciembre 1, 2007 en 11:21 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Mis servicios:

El mejor regalo a un ser querido

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,174,759 hits

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 148 seguidores

%d personas les gusta esto: