Donde nace la comedia

Jacques Tati

 (Foto de stewf

Hay gente que nunca da explicaciones de sus comportamientos y gente que se cree obligada a explicarlo todo. Y esta de hoy podría ser la historia de un hombre de la segunda clase.

 Era un jubileta de nuestro tiempo. Un tipo de esos al que su familia tiene de comodín para esas cosas que nadie quiere/puede hacer porque no le apetece/no le viene bien. Por ejemplo: recoger un paquete postal, llevar unos análisis al médico, comprar un mando del microondas para reponer el que se ha derretido, pasar la ITV del coche, ir a pagar el IBI, acompañar a la nieta al cole,  retirar de Objetos Perdidos un llavero olvidado en un taxi, reclamar a IBERIA la maleta que perdió el padre en su último viaje. Doña María se queja amargamente de ser una recojona del hogar, pero ni se imagina la cantidad de recojones  veteranos que salen fuera del hogar porque sus familias creen que no hay mejor gimnasia contra la vejez que hacer recados.

Al hombre le habían preparado el siguiente plan. 1. Recoger a la nieta en la guardería a las cinco. 2. Llevarla a un pequeño taller de pintura para picassitos en ciernes a las cinco y media. 3. Si no le importaba -que nunca le importa-, mientras la criatura pintaba su Guernikita, comprar seis naranjas y tres plátanos. 4. A continuación recoger a la niña. 5.Y, si no le importaba, ir a la peluquería Dori donde la madre de la niña les esperaría para regresar juntos los tres a casa.

Todo esto se haría transportando a la niñita en una silla de ruedas. Pero se complicó por el hecho de que entre la fase 4 y 5 comenzó a chispear. El abuelo jubileta, que había colocado la fruta comprada en la bolsita portaobjetos trasera de la silla,  se encasquetó en la cabeza el sombrero flexible que siempre lleva en el bolsillo de su Barbour y compró un paraguas en un bazar chino para proteger a la niña de la lluvia. Y a partir de entonces emprendió una pequeña aventura urbana digna de de Mister Bean, pues no vean lo difícil que es conducir una sillita de rueda pequeña con niña encima a una mano y portando con la otra un paraguas abierto  a modo de capota interpuesta entre su frente y la vertical delimitada por la puntita de los zapatos de la nieta.

Dejó de llover. A la salida de la peluquería la niña, encantada de juntarse con su madre, decidió que quería ir andando con ella. El abuelo entonces cerró el paraguas y para poder liberarse las manos y conducir la sillita como Dios manda,  lo colocó donde normalmente viaja el niño colgando el puño hacia el exterior. Pasaba entonces la comitiva por una zona comercial donde abundan las tiendas de zapatos en rebajas, y el abuelo musitó que le gustaría probarse algunos. Concidió entonces con que la niña se cansó, pero ya estaban cerca de casa. Y la madre, que es una intrépida atleta y tenía prisa, se la echó a los hombros y se perdió por aquel dédalo de estrechas calles después de decirle al abuelo jubileta que mirase tranquilo las tiendas de zapatos y llevara después la sillita a casa.

El personaje con sombrero y una sillita de bebé cargada con un paquete de fruta y un paraguas entró en una tienda y se probó dos pares de zapatos ante la  estupefacta mirada de los dependientes. Consciente de que como cliente llamaba la atención, en la segunda tienda, antes de probarse, explicó que venía con su nieta y bla, bla bla…En la tercera zapatería, simplificó: venía con una nieta en esta silla y se me ha perdido, je, je…En la cuarta cambió la explicación, pues consideró que era indigno de él repetirse: es que me han raptado a la nieta. La empleada que le atendía no sabía si sonreír forzada o llevarse el índice a la sien.

Y de repente el Duende se preguntó indignado por qué no es de esos segurolas que nunca dan explicaciones,  sino de los inseguros se ven obligados razonarlo todo  cuando la realidad es a menudo más difícil de explicar que la ficción. Y se imaginó en una obra de teatro de Tricicle, o en una película de Jacques Tati. Y comprendió entonces de donde nace la comedia. 

About these ads

18 Responses to “Donde nace la comedia”


  1. 1 el candil de la sierra febrero 15, 2008 en 9:53 am

    ABUENOS DIAS,dejo la MINISTRA,pues no me ha solucionado nada de la conexsion con FRANCIA,por el PIRINEO CENTRAL,por tanto a lo nuestro claro.Es verdad la vida es para desde que te levantas,le puedas sacar punta al lapiz,el personal se sorprende sobre la capacidad de reaccion ante tantas excusas que se nos ponen a diario para por que no,adoptar la postura que cada uno considere,por mi parte te imagino,y que mejor que SACARLE PUNTA AL LAPIZ,extraordinario es posible que no recordaran la pelicula de la gran familia,solo han cambiado los personajes,y las formas,te imajinas que la dependienta se asusta y empieza a chillar,POLICIA,POLICIA,han secuestrado a una niña,sale todo el mundo del comercio despavoridos,te quedas solo llega la POLI,y explicales a donde tienes a la niña,llama a la mama de la niña,y dile que retroceda el camino andado,y explique a esos señores la realidad,que solo ha sido una VACILADA del ABUELO.

    Me gusta

  2. 2 el candil de la sierra febrero 15, 2008 en 9:57 am

    A TODO ESTO,espero que no se halla extraviado la sillita,y las frutas,porque sino ya sabes,y si les oyes decir que este abuelo,que le empieza a PATINAR EL EMBRAGUE,no les hagas ni puto caso,y me llamas que nos reiremos un rato amigo.

    Me gusta

  3. 3 lola febrero 15, 2008 en 10:11 am

    Duende, estoy haciendo caso de los duendeamigos.

    Hay una canción que dice: “lo tuyo es puro teatro”, te viene muy bien, si cambiamos teatro por comedia mejor todavía, en el buen sentido de la palabra se entiende.

    Wallace97 me dijo que si había leído “Paraísos de Hojalata”, claro que sí, antes de que se colgaran en este blog. Me encantan tus historias y disfruto mucho con ellas.

    En un post anterior, no sé si lo recordarás, te dije que por qué no te subías de nuevo a un autobús de dos pisos para seguir contándonos más cosas. ¿Qué tal va la novela?

    Me gusta

  4. 4 wallace97 febrero 15, 2008 en 10:14 am

    Es verdad, Duende, pero lo peor es cuando al dar explicaciones parece que te estás acusando de algo. Me acuerdo de una frase del hermano que nos daba francés en el colegio, que después enlazaba con otra que no tenían nada que ver, pero las decía de corrido: “excusatio non petita, acusatio manifesta”, y “qui natura non da, Salamanca non presta, o lo que es lo mismo, al que es tonto de nación, la tinta se le indigesta”.
    Tengo la sensación de que tanto no dar ninguna explicación como el extremo contrario, son mecanismos de defensa subconsciente de buena dosis de inseguridad. Y creo que ésta es un mal más común de lo que creemos, lo que pasa es que hoy día se tiende a disfrazar todo de lo contrario.

    Me gusta

  5. 5 DOLOROSA febrero 15, 2008 en 10:41 am

    Hola Duende. Yo soy de las que creen que los abuelos están para algo más que para pasear y recoger a los nietos del cole y hacer recados que bien pueden hacerlos los que todavía no han llegado a la “excelsa” categoría de abuelos. Cuando yo era pequeña, era mi madre quién me llevaba al cole y no mi abuelo que si bien venía a verme todos los días, siempre con alguna golosina o un libro de cuentos que me encantaban, y me los leía cuando todavía yo no era capaz de hacerlo, nunca que yo recuerde, hizo esos recados que hoy son tan corriente que hagan los abuelos. Y lo de dar explicaciones…bueno…eso cada uno es como es. Pero no creo que haya que dar demasiadas explicaciones a gente que sólo pueden pensar que hemos hecho algo indebido y nos estamos disculpando cuando en realidad lo que hacen hoy estos abuelos”niñeras”es quitarles un peso a sus hijos, que trabajan, claro, pero también antes se trabajaba. Yo lo he hecho hasta hace muy poco y nunca se me ocurrió cargar con estas tareas a mis padres. Me parece que hoy se abusa un tanto de estos resignados abuelos. Creo que tienen todo el derecho a vivir su nueva vida sin cargas impuestas.

    Me gusta

  6. 6 José Ramón febrero 15, 2008 en 11:20 am

    Estaba leyendo el post y viendo todo el tiempo a Jacques Tati, y en la última línea lo has dicho. Efectivamente, ahí es donde nace la comedia, o la tragedia. Depende del enfoque y de la actitud. Como ha dicho Lola, “lo tuyo es pura comedia”. Mejor así. No hay inconveniente, molestia, mala pata, etc, que no se disuelva ante el sentido del humor.
    (Yo soy de los que se pasan dando explicaciones no pedidas, y hasta acabo pidiendo perdón por cosas que no han sido culpa mía. Paranoia y gilipolluá).

    Me gusta

  7. 7 Begoña 2 febrero 15, 2008 en 1:34 pm

    Me ha parecido genial, me he imaginado la situación, he reído un rato, mi padre cuando se jubiló también decía que era “el chico de los recados”, pero en el fondo estaba encantado, él, tan ocupado siempre, descubrió un mundo nuevo, que la chica de la panadería era muy antipática pero que tenía unos ojos preciosos, que coger el metro para ir a cibeles a correos era una aventura colosal!, ir a la tintorería no le gustaba tanto porque decía que había que ser muy cuidadoso con la ropa y que el papel con el que la envolvían se escurría y la ropa se salía por todos lados, sin embargo ir a la farmacia era estupendo, eran dos hermanas que le daban palique, le pesaban, le medían la tensión y así se pasaba la mañana..

    Me gusta

  8. 8 Adela febrero 15, 2008 en 2:43 pm

    Este tipo de explicaciones parece que las dan mucho los abuelos, puede que sea cuestión de generación, mi abuela daba tantas explicaciones que rozaba la indiscreción y lo peor es que contaba sus comedias y las de su acompañante que era yo. Una vez en el banco, como ella tenia que ir a cobrar cada mes la paga al mostrador a pesar de ser pensionista, la que hacia de recadera era la nieta en ese caso, asi que…vamos al banco, después de saludar a todos los empleados que estaban de trabajo hasta el cuello y preguntar por el director empezaba la historia:
    - Vengo a cobrar,ayer no pude venir porque nadie me podia acompañar y hoy que teniamos que pasar por el colmado y la ferreteria ha ido una monada, que lo veis que nieta más guapa que tengo…eh?,ja,ja ¡y soltera!si,si es muy buena niña y sabe hacer de todo, es lo más grande…ay a ella no le gusta que diga estas cosas, pero si es la verdad, entonces porque no lo puedo decir,que importancia tiene…
    El del banco: – Hay señora…ya tiene razón, si no estuviese casado con mi mujer que es estupenda…
    Sobran los comentarios, en ese momento yo ya estaba fundida debajo de una baldosa o tirandole del brazo. La bronca en el coche era monumental, y el castigo; si lo vuelves a hacer vas sola conmigo ni lo sueñes,ya está bien de tanta comedia!
    Nunca lo entendió! :)

    Me gusta

  9. 9 Gervasio febrero 15, 2008 en 4:35 pm

    Sr. Duende asique pertenece Vd. a abuelos sin fronteras ¿eh?
    Me atrevo a contarle una historia escudandome en el “anonimato” que me da la red:

    Mi fallecido padre fué viudo los últimos años de su vida y no perdió el tiempo. En el hospital no paraba de piropear y adular a todas las enfermeras. Más tarde estuvo buscando a un ligue que tuvo durante la guerra (fué republicano). Después se echó una novia “La Jacinta” bastante mas joven que él, duraron unos años. Luego se relacionó con una viuda que le acompañó un tiempo junto a su hija y terminó la vida con una colombiana treintañera que lo cuido en los últimos dias de su vida.

    La verdad que no fué un abuelo standar, el hombre lo pasó lo mejor que pudo. En fín el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

    Me gusta

  10. 10 Zoupon febrero 15, 2008 en 6:13 pm

    Hoy he leído un artículo o anuncio en el que se hablaba de lo necesarios que son los inmigrantes en España. Sin ellos, se pudrirían las cosechas sin llegar a ser recogidas, se quedarían los cafés sin servir (aunque le moleste a Arias Cañete), las casas sin hacer, los autobuses sin circular, etc. Y todo ello es cierto.
    Al hilo de eso y del post de hoy, se me ocurre que sin los abuelos aún sería peor:
    - Nadie compraría el pan.
    - Nadie encargaría el butano.
    - Las farmacias no venderían nada y la gente sufriendo en casa sin aspirinas.
    - Las torrijas pasarían a mejor vida.
    - Los obreros se quedarían sin asesores.
    - El nieto pasaría la noche en clase de piano porque nadie lo fue a recoger.
    - Los bancos, sobre todo las cajas, estarían vacíos el día primero de mes.
    - La gente pasaría hambre los domingos.
    - Las discotecas cerrarían por falta de afluencia.
    Y otros males mucho más dramáticos que no pasaré a relatar.

    Me gusta

  11. 11 Ángela febrero 15, 2008 en 7:30 pm

    Es dura la vida de jubilado, pero todavía más dura la de niñera.
    Besos.

    Me gusta

  12. 12 Angelus Pompaelonensis febrero 15, 2008 en 11:17 pm

    ¿Segurola yo? Pues tal vez… Pero si algo no me ha gustado nunca es dar explicaciones, especialmente ante lo evidente, o lo que ME PARECE evidente. Es posible que Wallace, tengas razón. Pero QUOD natura non daT, Salamanca non prestaT.

    Lo primero que he imaginado es que la gente pensaría: “Vaya abuelo egoísta. La nena a pie y él ahorrándose cargar con el paraguas…”

    Candil, que no es la Ministra, que nuestros vecinos temen una invasión, sea a este lado de la Mesa de los Tres Reyes o sea más allá… ¡Juás!

    Zoupon, se te ha olvidado que mantienen la industria hostelera durante la temporada baja.

    Me gusta

  13. 13 wallace97 febrero 15, 2008 en 11:43 pm

    Angelus Pompaelonensis, tienes toda la razón con el latín, pero te aseguro que aquél hermano lo decía así. Y a mí se me ha olvidado casi por completo, pero fíjate, una curiosidad, todavía me acuerdo perfectamente de las preposiciones de acusativo. Caprichos de la memoria.

    Me gusta

  14. 14 Bob de Ca's Barber febrero 16, 2008 en 12:33 am

    Yo idò no le veo señor Duende ni comedia ni desgrasia, porque…quien no ha empleao nunca su carrito que guarda detrás de la puerta de abajo la escalera? y más cuando los nietos ya no vienen de visita porque han de ir de marxa!,yo lo empleo mucho para llevar cosas paquí- pallá, la madona todo el dia movilisa los muebles, y te crees que yo podría con el cantarano y el cabesal de la cama pa llevarlo a ca el vesino? caaaaa,ca,ca. Mira, en Ca’n Picafort ara lo que hasen mucho es tambien ir al mercadona cargar el carrito (que es otro modelo) y irse a casa, con el carrito pero, es muy normal luego cuando vuelves a comprar ya lo tienes incorporao y no te entretienes buscando el euro, a veses me cruso con la Pilar por el paseo de la playa y va con el carrito vasio y yo no pienso que hase una mujer alante del mar con un vientaso empujando ese carro…no, pasea y luego irá a la compra y sinos si encuentras algo que vale la pena, idò lo metes dentro, no pasa nada tu tranquilo hombre :)

    Me gusta

  15. 15 Bob de Ca's Barber febrero 16, 2008 en 12:42 am

    Caramba amigo Gervasio,queria tambien desir que tu padre tenia que haber conosido a la buela, se lo habrían pasao pipa!, ella no guardo a ningún nieto porque tenía también una vida sosial y no tenia tiempo y se casó otra ves a los 74 los hijos estaban espantados, pero esque el pobresito se lo pasó bomba como ella le hasia todas las comidas que quería y lo llevaba a todas las fiestas de la tersera edad hasta las tantas, un dia se murió y ella seguia con la comedia que fulanito me mira que sotanito me dise, ¡Jesus Deu meu, que mundo! :)

    Me gusta

  16. 16 Angelus Pompaelonensis febrero 16, 2008 en 1:15 am

    Wallace97, pues ya quisiera yo recordar las declinaciones y las preposiciones así de bien. Porque mi “nick” latino puede llevar, sin pretenderlo, a conclusiones erróneas, como que soy un experto en lenguas clásicas. Ya, ya quisiera. Simplemente que uno es eso, clásico. Aquellos cinco cursos de latín, con buenas notas, sí, pero se pierden “illo témpore”…

    Me gusta

  17. 17 Gervasio febrero 16, 2008 en 6:32 pm

    Amigos si quereis oir a Julio Cesar Iglesias está comentando, ahora mismo, el partido de la FA Cup (copa inglesa) en la sexta.

    Me gusta

  18. 18 danna yiset silva barco agosto 15, 2009 en 7:09 pm

    mandar por fa

    Me gusta


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Mis servicios:

El mejor regalo a un ser querido

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,175,599 hits

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 148 seguidores

%d personas les gusta esto: