Archive for the 'Deportes' Category

En la orsa

Cuando sube la fiebre aparece cada pesadilla...

Cuando sube la fiebre aparece cada pesadilla…

1
Ibas al Metropolitano con tu amigo Antonio Muñoz-Rojas , que era también atlético, y no veías mucho fútbol de postín, pero sí que tomabais nota del habla del personal.
-¡Eh, árbitro!…denunciaba uno a voces apuntando a un jugador adelantado- ¡Que ese está en la orsa!
Estar en la orsa era en castizo estar en off side, lo que luego se tradujo como estar fuera de juego. A ti te hacía gracia aquella expresión. Era la forma más hortera de estar en la luna, o en Babia, que independientemente de lo que significan se emplean para decir estar ausente, con la cabeza en otra cosa, fuera de juego. En la orsa, vaya. A ti te ha caído un gripazo y todo lo ves y lo sientes como si estuvieras en la orsa. Se interpone entre la realidad y tu capacidad de percepción una nube de somnolencia insuperable donde se mezclan palabras, hechos, recuerdos, deseos, imágenes, problemas, frustraciones y estímulos sensoriales de todo tipo que pasan a toda velocidad por tu cerebro. Quieres aterrizar en el mundo, y no puedes. Quieres concentrarte en algo, y tampoco puedes. Quieres reanimar el blog, y te vence la molicie. El sueño de la razón producirá monstruos. El de la fiebre se conforma con desplomarte las entendederas y servirte una sarta de disparates inexplicables.
2
El domingo aún tenías ganas de contar algo más de tu viaje musical a Alemania. Nunca aspiras a ser un cronista de viajes en profundidad, pero algunas apreciaciones contra tópico sí que reclamaban tu atención. Por ejemplo, el tren de Eisenach a Leipzig partió de la estación con…¡veinte minutos de retraso! Y nadie dio ninguna explicación. Por ejemplo…¿quién puede imaginar que en un hotel de lujo alemán no sepan lo que es la banda ancha? Por ejemplo, no crea usted que en el civilizadísimo país que es la locomotora de Europa todo el mundo maneja el inglés como segundo idioma. La buena gente de Eisenach, que por unos kilómetros quedaba dentro de la antigua zona oriental, no parecía mucho mejor angloparlante que el españolito medio. La división desapareció, pero no todas las ciudades alemanas están al mismo nivel de progreso y bienestar.
3
Alguien inventó después de la Segunda Guerra Mundial lo del “milagro alemán”. Uno se alimenta de simplificaciones, y tú también, después haber visto ese documental de treinta y seis horas de la BBC que lleva por título El mundo en guerra-de visión obligada para que todos los jóvenes de ahora sepan a dónde conducen los totalitarismos-te quedas estupefacto al ponderar cómo después de la hecatombe pudo Alemania resurgir de sus cenizas. En un momento dado, el paradigma de la perfección en la tecnología y el desarrollo era alemán. Hasta en los juguetes, que era quizás el único capítulo que dominabas: Marklin en los trenes eléctricos. Schuco y Gama, coches y camines grúa. Lo de la marca Marklin se lo escuchaste por primera vez a tu primo Juan, que era uno de tus referentes, aunque cuando mejoró de fortuna ya no tenía edad de trenes eléctricos, y lo que se compró fue un Mercedes.
Estos recuerdos se agolpaban en tu cabeza cuando el domingo, aún con los ecos de la Pasión San Mateo de J.S. Bach resonándote por dentro, coincidiste con la nutrida familia Muñoz, acérrimos atléticos de la calle Embajadores, viendo el magnífico partido en el que el Atlético de Madrid ganó por 1-2 al Athletic Club de Bilbao. Hace tiempo las noches de fiebre soñabas pesadillas que se parecían a los cuadros más surrealistas de Dalí: relojes derretidos, elefantes-trombones, muñones flotando en el aire, riñones enloquecidos buscan su sitio en el crepúsculo, caballos hipertiróidicos con patas de chicle y visiones apocalípticas como la del Gran Masturbador. Ahora, la merdé onírica era aún más heterogénea e inexplicable, pues por ahí desfilaban los asistentes al funeral de Adolfo Suárez, a los que acababas de ver por la tele, tu primo Juan con su locomotora Marklin, un par de alemanes de la Wermacht tal como los pintaba el tebeo Hazañas Bélicas ocupando tu asiento en el tren a Leipzig, y la familia Muñoz, que normalmente corea Aleti, Aleti, cantando contigo y con Diego Costa  Sint blitze, sint donner, acaso la coral de la Pasión bachiana más difícil que aún sonaba en tus labios sonámbulos cuando despertaste con la camisa del pijama empapada en sudor.
O sea, el despiporren.
4
Todo lo cual quiere decir que estás en la orsa, que te anulan la gripe y el dolor de espalda, que no estás para nada serio, Y que sólo escribes esta entrada para dar fe de vida, y echarte después en brazos de la bendita modorra que te empieza a invadir cuando suben las décimas.

Pescando motivos en el Manzanares

Cuando no se te ocurre nada sobre lo que escribir, te echas a la calle y algo cae...

Cuando no se te ocurre nada sobre lo que escribir, te echas a la calle y algo cae…

1

Una semana de reformas en tu palomar te han alejado del blog.

No estás mal de salud, incluso la ITV tumoral te ha dado el visto bueno. No te has embarcado en un viaje de placer, como sin duda mereces .Nadie te ha reclamado para tus trabajos de antaño,  contar historias o dar ideas, aunque todavía te quedan dos o tres. La cosa ha sido mucho más ordinaria. Aparte de tus compromisos corales, ir a IKEA, ver, elegir decidir lo que necesitabas, ordenar cosas en casa y contemplar cómo tu toero aplicaba sus artesanías y te relevaba del martillo y el destornillador-únicas herramientas que sabes manejar, y no con demasiada destreza-  han sido tus tareas. Ah, y barrer, pasar el trapo del polvo y el aspirador. Las pulsiones de la gladiadora del hogar que llevas dentro.

Un toero por cierto,es un hombre que hace de lo que necesita una casa que se retoca. A eso se le llamaba antes un chapuzas, pero ahora hay que tener cuidado con cualquier matiz despectivo. Tu toero es un figura: si fuera futbolista sería Iniesta, cuya perfección técnica está en las antípodas de la chapuza, y cuyas maneras educadas y sencillas sorprenden tanto que sólo parece un buen chico de Albacete.

2

Tampoco dejaste de pasear. Lo necesitas para contener los indeseables rumbos que toma el cuerpo a tu edad y para pescar temas de los que seguir escribiendo. La ausencia de compromisos te obliga a creártelos a partir de cualquier insignificancia. El más notorio de esta semana nació de lo siguiente. Hace tres o cuatro años compraste un juego de seis platos de cerámica para tu menaje doméstico. Eran originales y pintorescos, y como Doña María sigue latiendo dentro de ti, estabas muy orgulloso de tu compra. Invitaste a cenar entonces a tu amigo Carlos de la M. y a María A., y uno de aquellos platos sirvió para presentar el postre.  Este debió de resultar goloso y abundante, porque a María, guapa, rubia y perfectamente silueteada, le gustó mucho. Tanto que, en la confianza que os une, y por pereza de buscar otro envase adecuado, le dijiste.

-Llévatelo en este mismo plato y ya me lo devolverás.

Las fórmulas del lenguaje social español suelen ser irresponsables con la medida del tiempo. Tenemos que vernos, a ver cuándo quedamos, me llamas y tomamos un café, un día comemos juntos, nos vemos cuando quieras, nos reunimos un día, hasta luego…¿Y cuándo es eso, si las horas galopan y las hojas del calendario no dejan de pasar? Hace un par de meses te reencontraste con Carlos y María en un funeral, que también sirve para eso, para cerrar compromisos importantes.

-Mira –te dijo María- Llámame un día, me lo recuerdas y al día siguiente me traigo el plato a la oficina y te lo doy.

Ni ella ni tu fijasteis de qué año, mes y semana había de ser ese día. Pero el miércoles 5 de marzo, después de las innumerables borrascas invernales que velaron los cielos de Madrid, amaneció luminoso y transparente, delicioso para pasear. Suerte que la semana anterior la habías llamado para convenir que ese era el día adecuado.

3

Te echaste la mochila a la espalda, te acercaste a la antigua Estación de Príncipe Pío, donde se ubica ahora la compañía en la que trabaja María, tomasteis el café. Te entregó el plato, lo metiste en la mochila y emprendiste el regreso a casa a paso de marcha, seis kilómetros por hora, que es el que según los médicos se hace notar en el cuerpo.

Hacía el día perfecto para pasear. Y como aúno no has conseguido pensar en nada mientras andas, le dabas vueltas al caletre. Qué glorioso el primer presagio de primavera en Madrid. Qué  acierto, a pesar del endeudamiento, haber adecentado el modestísimo río de la capital.. Qué encanto el de la Ermita de la Virgen del Puerto, ahora tan guapa y bien ajardinada. Qué suerte poder estirar tus piernas con salud. Y, entretanto, un pensamiento pintoresco: ¿y qué carajo hace un tipo como tú invirtiendo su mañana en pasear un plato por las orillas del Manzanares?

4

Dos tentaciones te salieron al paso entonces. Una, la de inmortalizar el momento singular con una foto, para lo que necesitabas la mano de otra persona que accionara la cámara de tu teléfono móvil. No es vanidad vana: es para ilustrar este post, pues de repente te ha alarmado saber que dentro de poco no podrás bajarte imágenes de internet sin correr algún riesgo. Para este menester acudiste a una paseante que resultó ser antigua seguidora de Doña María, y que se mostró muy contenta de echarle una mano. Ella se llama Concha Lobo. Le hablaste de tu blog y le prometiste reconocer su amabilidad y su simpatía en este post. Con retraso, pero cumples: gracias, Concha.

La segunda tentación era más pretenciosa. Te dio por lucubrar sobre los estímulos de la inspiración, y  por creer que esa mañana, con ser absolutamente irrelevante para el devenir de la humanidad, ofrecía visiones distintas, y hasta latía en ella su pequeño aliento de poesía. Un poeta o un escritor le sacarían partido. Y te pusiste a ello.

Aunque luego, como de costumbre, te enrollaste tanto que has tenido que dejarlo para el post siguiente. Anímense a leerlo. Este bloguero se ha hecho más anárquico, pero de momento no cesa.

Verificando, que es gerundio

Un poco harto de ciertas estupideces a las que conduce la política, tú también tienes algo que verificar...

Un poco harto de ciertas estupideces a las que conduce la política, tú también tienes algo que verificar…

1

Te enteras de que llegan a Bilbao unos señores bastantes importantes a los que llaman verificadores.

Deduces que son importantes precisamente por eso, porque salen en el Telediario, aunque  parece que lo que tienen que verificar lo verifica cualquiera, o sea, que ETA  ya no asesina. Dan ganas de decir aquello de a buenas horas mangas verdes.

¿Por qué no venían a verificar los pistoletazos en la nuca, los coches bomba, los atentados en supermercados y casas-cuartel de la Guardia Civil? ¿Cómo no se precipitaron a verificar el número de mutilados y de enfermos mentales crónicos que ha dejado en España el terrorismo? ¿No se les ha ocurrido verificar cómo crece un niño huérfano o cómo sobreviven las viudas, los padres y los familiares de aquellos borrados inicuamente de la vida por una pulsión criminal? ¿Hace falta ser muy experto para verificar la ruindad de los autores de estos delitos? ¿No nos hubiéramos ahorrado todo el dolor y la vergüenza que produce el enmascaramiento de esta salvajada en la política si los ilustres verificadores hubieran verificado a tiempo que lo que ETA ha perpetrado es un sinfín de crímenes, y nada que merezca ninguna otra consideración?

Pero ya que se han decidido a verificar –algo tarde por cierto- que al menos verifiquen dos cosas. La primera, que los culpables de esos delitos van a cumplir sus penas como cualquier otro delincuente. Y la segunda, que los que hoy pretenden presentar a esta ralea como héroes o santos tampoco son la mejor receta para que los vascos se sientan orgullosos de serlo.

2

Tanto jalean  a estos verificadores que te dan ganas de ofrecerte tú también para ese menester.  No te falta tiempo, ni capacidad para observar y verificar. Hoy mismo has echado un vistazo al panorama y has verificado cómo un día tras otro el hombre sigue tropezando en la misma piedra. Los dramáticos sucesos de Kiev, Venezuela, Ceuta, Artur Mas con su consulta, contumaz como Mateo con la guitarra, el PSOE que se comporta con el PP como el PP lo hacía con el PSOE cuando era este el que gobernaba, otro político bajo sospecha por una cuenta en Suiza, la consabida  mano  negra persiguiendo al Barça por un quítame allá esa presunta chorizada, el presidente de Iberdrola lamentando que los españoles no le seamos lo bastante rentables…

Nada es demasiado estimulante. Así que escapas al campo y verificas que sigue lloviendo, pero que a pesar de eso las flores del almendro asoman tímidamente, y una pareja de carboneros tontea ya presagiando la primavera. Nadie te va a sacar en los telediarios por estas verificaciones, pero tampoco nadie te podrá negar buena voluntad.

El efecto kaleidoscopio

Lo de girar el kaleidoscopio y descubrir una imagen nueva es fantástico, pero a veces tiene sus riesgos...

Lo de girar el kaleidoscopio y descubrir una imagen nueva es fantástico, pero a veces tiene sus riesgos…

1

Tiene su encanto. Es como un infatigable ogro feroz, pero  si no has sido víctima de sus grandes desmanes tiene su encanto despertar, mirar por la ventana y saber que el invierno te recibe un día más con lluvia fina empaquetada en una niebla espesa. Es un amanecer espectral, y tú, que tienes algo de gótico o de romántico enfermizo, no puedes negar que disfrutas del cuadro. La luz de la luna llena velada por el manto de nubes se funde con la de un sol acojonadito, que cumple con su deber sin saber que  no podrá filtrar ni un solo de sus rayos en esta enésima jornada de borrasca. Los árboles deshojados se recortan contra el fondo grisaluzado del alba. Por entre ellos sólo echas de menos a Frankestein que avanza hacia tu casa dando tumbos o a un  par de zombis despabilados que te traen porras para desayunar. Qué pena que no esté contigo Tim Burton para aprovechar el decorado.

Toda esta descripción es solamente para decir que el día no puede pintar más lúgubre. En días así, mejor la mirada introspectiva o hacer girar el kaleidoscopio.

2

Sostiene Homper que todos estamos en el kaleidoscopio, o que todos somos kaleidoscopio. Que él sólo veía a su vecina del sexto, una rubia bastante atractiva hija de judío polaco y de psicóloga argentina, como profesora de danza del vientre, hasta que ocurrió algo para él sorprendente. Homper no es un simple, sabe que enseñar la danza del vientre no significa ser un pendón, pero aún así se quedó pasmado cuando antes de las vacaciones de verano la danzarina se presentó en su casa para regalarle una orquídea blanca.

-Toma, vecino –le dijo mientras ponía el tiesto en sus manos- No puedo soportar que muera por mi culpa, así que te ruego que te la quedes, porque yo me voy con mi chico a Gambia para operar de los ojos a los niños que lo necesitan. Cuídala,     que yo te quedaré eternamente agradecida.

Su novio era oftalmólogo, y ella, además de bailarina, su abnegada y meritoria auxiliar. Todos somos algo insólito para alguien.

3

A veces no hay más que dar un pequeño giro al kaleidoscopio para descubrir una faceta insospechada en las personas de las que tenemos elaborada nuestra ficha. Tu perplejidad  homperiana de esta sema fue descubrir que Darío Villalba, uno de nuestros artistas plásticos más laureados y con obra en los museos de arte contemporáneo de medio mundo fue nuestro único representante en los Juegos Olímpicos de Invierno del año 1956 que se celebraron en Cortina D´Ampezzo en la curiosa especialidad de patinaje artístico. Ahora esta disciplina ha cobrado mucho protagonismo gracias a uno de esos genios del deporte que de vez en cuando fabrica España. Un tal Javier Fernández ha estado a punto de conseguir medalla en Sochi en esta disciplina, y con tal motivo alguien escarbó en el historial de este deporte poco popular en nuestro país para traernos la imagen imprevisible de un Darío Villalba joven, recortadito, ceñido y encorbatado de pajarita en una pose más propia del famoso Toni Sailer que del artista bohemio y de torpe aliño indumentario con el que le conociste. Darío Villalba era hace cincuenta y siete años un guapo mozo, pero hoy luce como un intelectual voluminoso y ceñudo, como corresponde a los tiempos críticos que vivimos. Su obra se encuadra dentro de lo que un ignorante como tú llamaría arte angustioso. Los  cuadros, las esculturas, las fotografías y los famosos Encapsulados que avalan su carrera insinúan desasosiego y rabia, como si el artista tuviera muchas cuentas pendientes con la vida que le ha tocado vivir. No mala, por cierto. Pero pasa que cambiamos con el tiempo, que la procesión va por dentro, que todo hombre tiene varios hombres diferentes dentro de sí.

Y que si giras el kaleidoscopio, siempre descubres una nueva realidad insospechada.

4

Ese mismo día algún cocinero famoso de esos que nos enseñan a comer –a nuestros años- alabó las virtudes de la carne del conejo, y tú, que jamás comes conejo, no se sabe por qué asimilaste su conseja culinaria. De tal manera que habiendo entrado en un supermercado para comprar el pan, la mantequilla, mandarinas, suavizante y vinagre de Módena, pasaste ante los cárnicos, viste un envasado donde ponía conejo y allá que lo pusiste en tu carrito de la compra. Impulso instantáneo.

Y fatídico. Otras veces el conejo se vende ya troceado, en bandejitas de poliestileno y envasado al vacío. Es mejor: acabarás cocinando carne, sin pensar mucho en el  mamífero de la que procede. .No se sabe por qué ceguera sobrevenida súbitamente tú no reparaste en que te llevabas en cambio el animal entero, con su cabecita, sus patitas su rabo y hasta su bandullo. Tu Neli, la asistenta, había dicho que lo guisaba muy rico, pero un flash de sensibilidad iluminó de repente tu obnubilado cerebro.

-¿Cómo la voy a obligar a descuartizar este cadáver?…¡Qué espanto!…

Estabas a punto de acostarte. Pero no hubieras podido dormir con ese remordimiento, así que te enmandilaste, buscaste la mejor cuchillería de tu menaje y a la una y media de la madrugada, con nocturnidad y alevosía, comenzaste tu macabra tarea. Entretanto, gruesos lagrimones se asomaban a tus ojos. Los fantasmas del Conejo de la Suerte y de Tambor, el conejito de Bambi, te acusaban desde el recuerdo de tu infancia, donde nunca hubo conejo alguno que mereciera tan cruel destino.

Es lo malo del efecto kaleidoscopio. Te crees un duende bloguero inofensivo, cambias la óptica y acabas descubriendo que llevas dentro a Jack el Destripador o a Sweeny Todd.  Menos mal que hoy domingo amanece en Candeleda  limpio y esplendoroso, y que todo lo verás más bonito.

Una ardilla en el pensamiento

El pensamiento no para, aunque al final del d´çia lo que a mejor se te queda grabado es algo tan intrascendente y juguetón como una ardilla...

El pensamiento no para, aunque al final del día lo que a mejor se te queda grabado es algo tan intrascendente y juguetón como una ardilla…

1

A sólo unos días de entrar en el año sexagésimo octavo de tu vida se te ocurre preguntarte cuántos periódicos habrás leído en todo ese tiempo. No tienes nada en contra de la profesión periodística, más bien al contrario. Te hubiera espantado ser cronista de los tribunales, o tener que asistir todos los días a una rueda de prensa para preguntar si Messi está curado o si lo de Di María fue un reacomodo de los genitales y no un tocamiento intencionado. Bajo el título de periodistas hay linces, arpías, majaderos, inquisidores, egos superlativos y hasta mafiosos, pero también gente sesuda y preparada, finos observadores e incluso genios literarios en pequeñas dosis. A ti te hubiera gustado entrar aunque fuera en la cola de este último sector. O sea,  ser columnista de un diario de provincias, de esos que escribían con cierta intención literaria en un café, fumaban en pipa  y no tenían que abordar lo que pasaba, sino más bien fabular sobre lo que no ocurre nunca. Un modelador de realidades paralelas y más bien inverosímiles, pero bien considerado y seguido por un puñado de lectores selectos. Como para conseguir una gloria pequeñita, pero entrañable.

Lo dices porque por primera vez en tu vida sientes fatiga como lector de periódicos. Ningún medio dice todos los días exactamente lo mismo que el anterior, pero las constantes humanas se repiten: la guerra de turno, el rifirrafe parlamentario de rigor, el escándalo del día, del mes o del año, las exhibiciones de maldad, de cinismo, de desvergüenza, de falta de ética consustanciales al ser humano. Las memeces del mundo del corazón. La matraca del fútbol, que por su peso económico, político y social es lo que más importa al personal. Necrológicas ilustres. Esquelas, anuncios. Nada es igual, pero viene a ser lo mismo. Todo te produce la impresión de deja vu. Por eso pasas sobre las páginas de los rotativos como las ardillas, saltando de titular en titular.

2

Supones que un psicólogo enteradillo te haría un diagnóstico delicado.

-Lo siento, chico, pero esa pérdida de curiosidad puede ser el primer síntoma claro de la vejez.

Le dirías que lo tuyo no es exactamente pérdida de curiosidad, sino desplazamiento de la misma hacia otras cosas. Parece que, convencido de que los grandes asuntos no pueden transformar ya el mundo que conoces, cambiaras la dirección de tu mirada hacia otros más cercanos y de menos pretensiones. Hace unos días te llamó el Hombre Perplejo para hacerte una curiosa consideración al respecto.

-Estoy muy preocupado –te dijo Homper- Ayer me propuse contar el número de pensamientos que me podían sorprender a lo largo del día, y me fue imposible. Eran tantos que perdí la cuenta. ¿Cuánto dura un pensamiento? ¿Cuándo puedes considerar que termina ese pensamiento y empieza el siguiente?

Fuiste incapaz de decirle nada al respecto. Más bien te identificaste con él.

3

Rastrillas el terreno por el que ha volado tu pensamiento a lo largo del día y casi caes en un ataque de pánico. Primero te das cuenta de que no te pusiste la noche anterior la gota prescrita en el último ojo operado: te habías venido al campo y dejaste el colirio en Madrid. Lo grave no será que tengas que gastar otros veintitrés euros por tercera vez, pues son varios los olvidos que ya llevas. Lo peor es que por la noche constatas que no sabes donde dejaste el recién comprado, y hoy tendrás que comprar otro nuevo Nevanac. Eso sí que debe de ser la chochez.  A pesar de que saltas sobre los titulares del periódico te hace gracia leer que Felipe González abandona el consejo de Gas Natural por aburrimiento. Y tu pensamiento se pone chulo.

-Es lo que tiene, Felipe- le dices al expresidente- Yo tampoco he querido ser consejero del  Santander y de Inditex porque tanto Botín como Amancio Ortega me aburren a muerte.

4

Luego dudas de  si tres higos secos pueden ser tan eficaces para el tracto intestinal como el zumo de naranja, que siempre te da una pereza infinita hacer incluso con el mejor exprimidor. El próximo pensamiento te surge al ver una foto de una chiquilla llamada Miley Cirus tocándose con ostentación y manifiesta desfachatez lo mismo que Di María, pero en mujer. Miley es la cantante que ha destronado a Lady Gaga como superventas. A qué cosas obliga la necesidad de la fama. Entretanto ves al gato durmiendo encima del lomo de la perra Mas, bautizada así, por cierto, antes de que el ínclito don Artur fuera molt honorable president de la Generalitat. La imagen del gato durmiendo encima de la perra te produce cierta ternura, y el la reflexión incidental de por qué se dice “que se llevan como el perro y el gato” cuando se habla de personas que se tiran los trastos a la cabeza. Te enteras de que el presidente Hollande, que no destaca precisamente por su apostura, ha enamorado a una chica que es lo que se dice un pibón. La consideración derivada es evidente: ¿se hubiera enamorado ella si en lugar de Presidente de la República él fuera salchichero?

Así vas. Un minuto, o sólo treinta segundos, o menos, y tu mente ya está en otra cosa. Imposible contar los pensamientos.

5

Te preguntas si airear estas cosas le puede beneficiar a alguien. Y aunque no te gusta entrar en intimidades ajenas, piensas que sí. Crees que a tu buenísimo amigo Víctor L.B., uno de los que con su constante atención más ha contribuido a que mires con optimismo tu tumor, le gustará saber que él se colaba a dos por tres en este rosario de pensamientos del día. Ahora es él el que necesita tu suerte y tu cariño. Le puedes garantizar lo segundo. Ánimo Vitín.

Por lo demás, tu pensamiento continuo es tan ligero y volátil como  tú. La imagen del día es una simpática ardilla que se te ha cruzado en el camino. Tal cual  la  imaginabas al leer los periódicos. No es fácil verla por aquí, debe de estar aprovechando las últimas bellotas y castañas quehan sobevivido al paso de las cabras y los jabalíes. Pero es una estampa de vida simpática y vivaz que, al igual que tu mente, progresa  de salto en salto, sin pararse demasiado en nada. Tampoco es mal símbolo del modo en que hay que tomarse la vida.        

El coleccionista de haigas

Cadillac1

Josefina se enorgulleció cuando se enteró de que una de aquellas mocitas madrileñas que iban a Chamartín contentas y risueñas porque jugaba su Madrid fue ella, que se lo dijo Manoli, la farmacéutica.

-Como lo oyes, guapa- le confirmó esta- El autor del himno también fue cliente de la farmacia, no creas…Y uno  de esos días que íbamos juntas al fútbol todas las de la pandi del barrio, con nuestras bufandas y nuestros bocadillos, y la ilusión de ver a los futbolistas bajarse  del autobús, nos vio y le hicimos gracia. Musas que fuimos, aquí donde nos ven con estas lorzas –subrayó palmeándose el caderamen.

-Tiempos aquellos- suspiró Josefina.

- Ya ves –añadió Manoli mientras le largaba una caja de ansiolíticos con esa cara de resignación esclava que ahora ponen todas las farmacéuticas-…Y aquí seguimos, jodidas, pero en el himno. El de toda la vida –matizó-, porque ahora el que les gusta más es ese tan pretencioso  que canta Plácido Domingo, que donde está bien es cantando Doña Francisquita…¿Sabrán los barandas del club lo que significa aquello de zapatero a tus zapatos?

2

Irían las mocitas aún más contentas y risueñas años después, cuando llegó Di Stéfano y el Madrid se disparó, empezó a encadenar un título con otro y se convirtió en un club envidiado. Y siguieron felices durante más de cincuenta años, cuando los fenómenos eran en su mayoría  españoles, salvo alguno especial que el presidente pescaba fuera.

-Zapatero a tus zapatos –pensaba Josefina dándole vueltas a la frase de Manoli-¿Qué era aquel presidente Bernabéu?…Un tío listo de pueblo que , aparte  de pescar peces en Santa Pola y genios el fútbol en el extranjero,  sólo pensaba en el Real Madrid¿Qué es el presidente Pérez?…Pues todo lo contrario: un nuevo rico que no sabe cómo darle mñas gusto a su ego.

3

Se lo dijo a sus hijos y a sus nietos, todos del Madrid.

-El presidente Pérez sólo es un coleccionista de haigas.

La veterana aficionada, con sus arrugas y sus lorzas a cuestas, tuvo que explicar a los suyos que, en los tiempos en que nació el himno del Madrid, los que se enriquecían súbitamente no eran los futbolistas famosos, sino los toreros de tronío. Y era fama que estos, para marcar territorio y compensar su incultura con signos de opulencia, iban a las tiendas de coches donde se exhibían los  Cadillac, Lincoln, Buick,  Packard y otros lujosos modelos norteamericanos y decían.

-Quiero comprar lo mejor que haiga.

Y salían de la tienda del concesionario conduciendo alguno de esos larguísimos y relucientes cochazos que deslumbraban, y que  a partir de entonces el pueblo llamó haigas.

Dice Josefina que los últimos haigas de Pérez se llaman Cristiano Ronaldo, Bale, Isco, Illarramendi. Ancelotti. Y que a Florentino le mosquea que llegue el Atleti, que ya padeció otro presidente coleccionista de haigas -Dios le tenga en el lugar que se merece- y ahora gane con autoridad al Madrid. Entre otras razones, por tener en sus filas a un chico de Vallecas que se llama Koke, y que no costó un euro porque es de la cantera.

-¡Y encima a Pérez le aclaman los socios en la Asamblea!- se quejaba esta mañana a Manoli mientras le pedía una caja de Optalidon para calmar los dolores de cabeza que le trae el club de sus amores- Pobre presidente…Es tan pobre que sólo tiene dinero.

4

Mientras las forofas que antaño iban a Chamartin tan ilusionadas se lamen sus heridas, en la acera de enfrente, todo júbilo por la nueva victoria de David contra Goliat, aplauden con las orejas al coleccionista de haigas. Josefina, Manoli la farmacéutica y las otras mocitas madrileñas mentadas en el himno del Madrid así lo sienten. Porque lo del sábado no solo fue el triunfo del Atleti y del sentido común. Sino, sobre todo, la derrota de la horterada y del afán de epatar  que proyectan los ridículos nuevos ricos del fútbol.     

Estampa de perro mirando al mar

Perrro en Ibiza1

Te acercas de nuevo al blog mientras preguntas en qué consiste la felicidad, y por qué este verano creías que eras feliz, cuando eso de la felicidad siempre te pareció un cuento, un imposible metafísico, una proclama voluntarista de seguidoras de la Señorita Francis.

Luego te miras el estilo y te dices que cómo vas a escribir de eso sólo tres días después de que a tu pueblo, que es Madrid, le dieran por el COI, no se sabe si porque el COI es la leyenda negra resurrecta o porque en realidad no somos tan estupendos como nos contaban. Por cierto…¿qué sabe el pueblo? Casi nada de todo. Sin embargo le bombardean  con slogans de famosos, datos, informes, estados de opinión y monsergas de los politólogos, y allá que va creyéndose el elegido. Y cuando se cae del guindo se mosquea, llegan los lamentos y se siente el objetivo de la conspiración universal de los enemigos de España. Menos mal que esta vez no ha intervenido la pérfida Albión.

Quizás Madrid 2020 iba a Buenos Aires de sobrado. O de engañado. No es que seas insensible al estupor y a la zozobra colectiva. Sientes el fiasco por los bien intencionados y los ingenuos. Pero recelas  del negocio olímpico, que es como en realidad se deberían llamar a los juegos, igual que de cualquier otro opio del pueblo.

2

Así que te fijas en el perro que miraba el mar desde el muro de piedra y decides escribir sobre él. El perro en realidad es una perra llamada  Swing, que al atardecer se sube al murete de piedra y se entretiene mirando el mar del sur de Ibiza. Quizás espera uno de los bellos juegos cromáticos de la puesta de sol, que primero encenderá los acantilados de punta Porroig y luego matizará de un rojo cinabrio los dos cabos que se divisan por detrás de este. Se supone que Swing no tiene sensibilidad para apreciar estos detalles, pero el caso es que la perra parece feliz y se queda embelesada contemplando el paisaje.

Tú la acabas de llamar por su nombre, y la perra ha vuelto la cabeza.

3

Aunque Swing quizás no lo aprecie, verá un jardín de arbustos y plantas aromáticas que proyectan hacia el cielo un pequeño bosque de verdor. Hace quince años en ese lugar había un pedregal. La perrita también ve  por encima de la mancha verde una casa de puro estilo ibicenco. En su terraza hay un señor y una señora rubia de elegante figura que leen cada uno un libro. También hay otro que mira. Mira a la perra que miraba el mar, mira el panorama, mira el monte de pinos, sabinas, enebros, madroños, brezos, jaras y abundantes lentiscos, hendido en su mitad por una torrentera, que rodea a la casa. Mira, en el fondo del cuadro, el Mediterráneo.

4

Ese otro eres tú. Tú querrías explicar que estás ahí invitado por la pareja que lee. Le dirías a Swing que son tus amigos, unos de esos buenísimos amigos que, desde que te diagnosticaron la neoplasia esa que ahora parece dormir, tanto se han ocupado de ti. Tu amigo suele dejar comentarios en este blog firmando como un aristócrata. Se titula duque, marqués, barón…Falso: es un impostor. Oculta que sólo atesora la aristocracia de la inteligencia y el trabajo. Los réditos de esa otra aristocracia le permitieron hace años asentarse en la isla y poner a disposición de su señora una tierra que ella ha acabado de convertir en un paraíso. Ella es una apasionada de Ibiza y de la jardinería, con la que hace maravillas. También prepara una ensalada de garbanzos con confit de pato sublime, amen de otras delicias orientales. Es sensible, delicada y tímida, pero vaya si manda. Tienen hijos y  nietos, todos sanos y sonrientes. También una piragua en una cala cercana, con la que salen cada mañana a remar para conservar la línea. Incluso eso les ha salido bien.

Le dirías a la perrita Swing que hay otras maneras de ser feliz, aunque a ti particularmente esta es de las que más te convencen. Pero tampoco hay que distraerla. Que gire la cabeza y vuelva a componer la bella estampa de perra mirando el mar.

.

El mal rollo de Bale

Algo le sugería el rostro del nuevo fichaje que no le dejaba tranquilo a aquel aficionado del Real Madrid...

Algo le sugería el rostro del nuevo fichaje que no le dejaba tranquilo a aquel aficionado del Real Madrid…

1

-¿Vale Bale  lo que dicen que vale?- se preguntaba Afrodisio mientras ponía en marcha su ordenata e iniciaba su jornada de trabajo.

Naturalmente, no había dormido bien, y estaba cansado. Lógicamente había otros problemas en su vida. Estos iban desde un preocupante descubierto en su cuenta corriente a un cierto malestar como ciudadano del mundo por no saber si era peor el remedio que la enfermedad, atacar a Siria y hacer pagar caro a Assad su vesania por usar armas químicas o mirar para otro lado. Pasando por otras pequeñas esquirlas que se le habían incrustado en su agenda de preocupaciones: un puente roto en la boca, la otitis de Tomasín, las reclamaciones de varios vecinos que exigían mano dura contra la vecina del 4º D, que no pagaba sus cuotas desde enero, y la necesidad de cambiar la correa de distribución antes de que su viejo Renault Megane petara definitivamente. Cómo no iba a tener otros motivos para el desasosiego.

Sin embargo era madridista hasta las cachas. Y no era ausente al hecho de que, sumando toda la masa de información que el nuevo ídolo había generado a lo largo del verano, lo más importante en el orbe cristiano (muy adecuado esto de Cristiano) en el último mes era eso que ahora llaman el debate. El debate por excelencia. O sea, si era bueno o malo fichar al galés prodigioso, vestir un santo para desnudar otro tan apreciado como Ozil, mostrar con un golpe de efecto quién sigue siendo el rey del mambo en el fútbol y hacer que  hasta los chinos paguen 80 euros por una camiseta con el nombre del fenómeno repeinado estampado en blanco.

Porque la gilipollez del mundo no conoce fronteras.

2

-¿Por qué será?-mascullaba Afrodisio- ¿Por qué desde que se empezó a hablar de este fichaje duermo tan mal?

Noches en blanco. Noches de pesadillas por culpa del Madrid megalómano, el Madrid faranoico de Florentino Pérez. Qué bien inventado el neologismo, mitad faraónico mi tad paranoico. Este ingeniero de caminos no se contentaba con ser un multimillonario discretito y señorial, cual le gustaba adjetivar al club que presidía, sino que se había empeñado en ser el sol del planeta del fútbol, un jeque árabe y un magnate del petróleo ruso envasado en su permanente traje gris de exconcejal aburrido. La grandeza del Madrid, era el supremo argumento presidencial, exigía estos esfuerzos. Pero Afrodisio no las tenía todas consigo. Se acordaba del Madrid que le contaba su padre, del equipo castizo que seducía a las mocitas madrileñas cuando van a Chamartín, como cantaba el viejo himno, y ganaba entretanto seis ligas y cinco copas de Europa. Y sentía una cierta vergüenza de este exhibicionismo florentinano que sometía todo al imperio del marketing.

-Este hombre es un nuevo rico estratosférico –había sentenciado cuando se supo que la codiciada presa había  caído al precio de mil pares de cojones de mico.

Y naturalmente, dormía mal.

3

La cara del ídolo, tan limpia, tan bien afeitada, tan repeinada. Su piel parecía estuco, o madera lacada. Pero a Afrodisio le daba yuyo. No le producía tranquilidad, creía que había algo raro e inquietante en esa mirada de niño malo un poco acomplejado, en el  rostro que el madridismo oficial presentaba como si fuera un nuevo mesías.

Una noche soñó que Ancelotti,  ingresaba en un psiquiátrico por un ataque de ansiedad. No había hallado la forma de encajar a tantas estrellas en once puestos. Otra noche la angustia se le encarnaba en un Cristiano Ronaldo nuevamente triste. Vagaba por el sueño como un fantasma desalentado.

-Toy triste. Ya no sé si soy el primero y el más caro. Toy triste –y mostraba sus piernas, otrora herculadas e infalibles, ahora débiles e impotentes como dos grandes puerros cocidos.

A menudo se cruzaban entre las brumas de la pesadilla caras que se carcajeaban y resonaban maléficas en las bóvedas del infierno. Las caras de Ozil, de Rosell, de Mourinho.

-¿De verdad crees que algo vale lo que Bale?- era lo que le quedó del mal sueño.

4

Hasta que una noche Afrodisio se cayó del guindo. Soñó que acudía a las oficinas del club para renovar su abono y las puertas estaban cerradas. Las forzó, consiguió echarlas abajo y cuando llegó al despacho presidencial se encontró con que el presidente yacía muerto en el sillón desde el que administraba sus multimillonarios negocios del fútbol. Encaramado en el respaldo, sonriendo como un niño malo acomplejado, el presunto asesino mostraba en sus manos la bufanda blanca del Real Madrid con la que acaba de estrangularlo.

Afrodisio contuvo el aliento. Se trataba de Bale, o de  un muñeco con la cara limpia, sonriente y repeinada, un muñeco de ventrílocuo de esos que en las películas de terror se le escapan al artista de las manos para convertirse en asesino por cuenta propia. Y el muñeco tenía la cara de Bale.

Entonces comprendió las razones de aquel mal rollo  que le inspiraba el fenómeno galés. Los designios del fútbol también son inescrutables, puede que hasta su fichaje acabara resultando un acierto. Pero nadie le quitaría ya de la cabeza que el chico tenía cara de peligroso muñeco de ventrílocuo.

Trató de ponerse en contacto con Florentino Pérez para advertirle de lo que se le venía encima. Nadie atendió su llamada. Así que volvió a su rutina diaria sin resolver siquiera la gran duda de si Bale vale lo que vale.

De piedras y otras hazañas

Estany o lago de Cabanyes o Cabanes, según se diga en catalán o castellano. Con el protagonismo de sus piedras...

Estany o lago de Cabanyes o Cabanes, según se diga en catalán o castellano. Con el protagonismo de sus piedras…

1

Te lo dijo Pepito Grillo, que aparece en tu vida de higos a brevas.

-Deberías advertir al personal que por primera vez en muchos veranos  te aqueja el síndrome del relajo total.

Es cierto. Llevas recorridos muchos kilómetros, habrás dejado atrás muchos pueblos, iglesias, monumentos y parajes por explorar, se te escurren los días sin volcar novedades en tu blog y  ves pasar las vacaciones tan ricamente. No hay sofocos, disgusto ni crispación alguna por no haber hecho esto o lo otro.  Ni siquiera sientes un leve picorcillo de conciencia. ¿Te habrás liberado ya de la ansiedad que definieron como el mal de Stendhal?  Quién te ha visto y quién te ve, tú que siempre creíste que malgastar un minuto sin conocer algo nuevo era un pecado de lesa humanidad.

2

Apenas te están interesando  las noticias. No escuchas la radio ni ves televisión. Sabes de las tragedias de Siria y Egipto, de la farsa de Gibraltar o el del pavoroso incendio –los nuestros aparte- que ya ha quemado 62.000 hectáreas de Yosemite Park. Pero los sientes como esos pájaros que ven pasar los coches por la carretera tranquilamente  posados en los cables de la luz.  Adónde vas a llegar.

Tu irresponsabilidad sobrevenida es tal que ni siquiera te importa que Gareth Bale valga noventa o cien millones de euros, ni que la portería del Madrid esté defendida por Diego López en detrimento de Casillas.  Te empeñas en quedar al margen de la polémica nacional por excelencia. Vamos que vamos, osadía la tuya.

-Oye Pepito-le dices- Tanto pasotismo debe de ser grave. ¿Será posible que me haya convertido en un hombre maduro a mi tierna edad?…

3

Te preocupan auténticas naderías. Una de tus obsesiones cuando hace tan sólo unos días  andabas por los Pirineos era imaginar a Aníbal siguiendo tu camino. ¿Por qué paso cruzaría esas inmensas moles de piedra? ¿Cómo pudieron moverse por allí sus famosos elefantes? ¿Cómo salvó su tropa la fatiga de esas marchas en los rigores del invierno? ¿Cuántas vidas de soldados y de bestias no exigió su campaña hasta Roma?

-No somos nada- anotas mentalmente.

Y es verdad. Comparas esas lecciones de coraje y de resistencia con tu ascensión al precioso estany de Cabanyes, una marcha de sólo 650 metros de desnivel que a ti te pareció una hazaña, y concluyes que la humanidad se ha convertido con los siglos en una melindrosa señorita.

4

Con excepciones, claro. En Benasque, donde pasaste dos jornadas después de dejar les Valls d´Aneu invitado por sobrinos que te cuidan bien, sus amigos montañeros no hablaban de otra cosa que de un fenómeno llamado Killian Jornet, un atleta catalán que tú desconocías hasta anteayer cuyo memorial de records te dejó turulato. Además de ascender corriendo el Mont Blanc y otros picos famosos, el tal Killian completó la llamada Ruta Transpirenaica, un recorrido de este a oeste por las cumbres y los valles de la cordillera que sus zapatos devoraron en etapas de 140 kilómetros/día.

-No somos nada –te confirmó Pepito Grillo.

5

La vida de las piedras. De las piedras caparazón  incrustadas en las montañas, de las que han rodado por torrentes y pedreras, de las que han canteado las aguas rabiosas a lo largo de los siglos y yacen en los cauces de los ríos, de las que formaron muralla para contener a las laderas, de las que apuntalan las carreteras y caminos, de las que, colocadas por la mano del hombre forman tantos kilómetros de esas preciosas paredes y muros que el musgo va tapizando y convirtiendo en obra de arte, de las que sostienen casas, iglesias, ermitas. De las que cubren como lápidas el sueño de los justos en esos diminutos y entrañables cementerios paredaños a los templos pirenaicos. De las que han sido talladas para ser bebederos, pilas, fuentes, cruces, ménsulas, canecillos, mojones, incluso mesa y bancada para que descansen en ellas los caminantes, saquen su bocata o su lata de mejillones y repongan fuerzas mientras contemplan el panorama y puede que reflexionen sobre lo que dan de sí esos majestuosos escenarios naturales.

-Incluso al lado de las piedras –te da por seguir lucubrando- …¿qué somos?

6

Leíste una vez que Mallory aceptó el tremendo reto de ascender las cumbres del Everest porque la montaña “estaba ahí”, como si le esperase justamente a él y no pudiera resistirse a su invitación. Tú te has peguntado estos días por qué esas montañas y esas piedras que ennoblecen a los Pirineos también te esperaban a ti. Quién las puso, quién las desparramó, quién las cargó, las talló y las ordenó para construir, quién hizo con ellas paisaje e historia. Es otra hazaña asombrosa de la naturaleza, del tiempo y de algunas manos anónimas que completaron su labor.

La vida de las piedras es callada, pero a veces te llega a emocionar. Te dan ganas entonces de agradecerles su belleza y su silencio.

 

Francisco, un buen día de verano

Francisco en sello1

Las razones por las que un hombre más bien escéptico pasa un buen día de verano pueden ser muy diversas. Además, tú ni tan siquiera  tienes ya tan seguro lo que es un buen día de verano. Años atrás no lo hubieras concebido sin darte un chapuzón en el mar, en un río o como poco en la piscina. Y sin esperar al menos una mirada de esa moza que salía del agua recogiendo sus formas de mujer y caminando tímidamente mientras se sacudía el cuerpo como una gacela mojada.

Ahora ni necesitas refrescarte con una zambullida. Estás en Madrid, y en el foro nunca se te ocurre que hay que bañarse. Asimilaste en su día aquella definición de Madrid como poblachón manchego lleno de subsecretarios (Cela). Desenfocada definición al día de hoy, cuando cualquier pueblo manchego seguro que dispone de una piscina municipal gloriosa financiada por la Unión Europea, que por ahí también se debe de haber desaguado la Europa de los mercaderes. Tampoco es grave lo de tu afición al secano. Con los años uno acaba reconciliándose hasta con sus manías más extravagantes.

2

Sorprendentemente en este julio tan exageradamente caluroso el fin de semana refresca y el domingo amanece en Madrid nublado. Era una buena noticia. También lo era que ya no necesita España el posado en bikini de Ana Obregón para sentirse feliz. Santo cielo, qué madurez la de este pueblo.  No se sabe si porque la musa de las revistas del corazón ya no está para esos numeritos  o porque tiran más dos camisetas (las de Neymar y la de Isco)  que dos tetas, el caso es que ahora vemos mucho más futbolistas fichados y las barbas de Rajoy que el tanga de la sonriente actriz, lo que puede que tampoco sea buen síntoma.

Una llamada de teléfono de mujer te quebró las lucubraciones.

-Abuelo-  que si me llevas al Retiro, porque me aburro.

Marina tiene una voz diamantina y ocho años muy redichos. Como encabeza un pelotón de seis mujercitas  y la pequeña de las nietas sólo ha cumplido dos, te parece ya tan madura que a menudo crees pasear con una licenciada en lugar de una niña. La mañana está fresca, cuasi otoñal. Sólo un par de días antes habías escuchado por la radio que se celebraba el día de los abuelos, una de esas advocaciones estúpidas con las que se da jabón sucesivamente a casi todo y  casi todos: día de la madre, del padre, de la mujer, de los niños, del corazón, de esta o aquella enfermedad, de la música, del agua, del ahorro de energía, de los animales de compañía, del orgullo  gay, del teatro… Se te ocurre proponer que se consagre ya el Día Internacional de los que no tienen día, y se acabe con el baboseo mediático de estos homenajes. También te da por pensar que ya has hablado con la primogénita de tus nietas cien veces más de lo que tu abuelo Pablo pudo compartir contigo, y que en estos momentos un niño con abuelos es un niño con más padres y madres. Tú en particular no necesitas que te dediquen un día, porque ya lo hacen tus nietas cada vez que te reclaman como lazarillo para los días de vacaciones.

-A mí me gustaría vivir en el campo-dice la criatura mientras dais un larguísimo paseo por El Retiro- porque sales de casa y no necesitas a los mayores para pasear. Y además juegas con la perra, y te bañas, y recoges los huevos de las gallinas…

La vuestra es una mañana de conversación peripatética. A su tierna edad Marina, como cualquier niño de ahora, entre muchas observaciones y pintorescas historias que cuenta, también plantea cuestiones que te ponen en un brete.

-Abuelo, ¿por qué hay tantos pobres en la calle?…

Te callaste. Tu excusa es que era el día de los abuelos sin respuesta.

3

Cuando esta España que al modo unamuniano tanto nos duele aún se lame las heridas del Avia descarrilado en Santiago, salta otra mala noticia. Tan típica del verano como expresiva de la secular estupidez humana. Un agricultor se pone a quemar rastrojos y provoca el incendio que arrasa dos mil hectáreas –hasta el momento- en la Sierra de la Tramuntana de Mallorca, declarada por la UNESCO patrimonio de la humanidad. Nunca aprenderemos. Sin embargo la mañana te había dejado una huella amable, y estabas dispuesto a ver el vaso medio lleno. Aunque no eres especialmente vaticanista, sino más bien al contrario, te ha llamado la atención la claridad y la rotundidad con la que se está pronunciando el papa Francisco en Brasil, donde entre otras broncas a los políticos, a los ricos y al propio cuerpo de servicio de la Iglesia ha clamado por la laicidad del Estado. A ti, tan influido por el poder del lenguaje, te parecía que este papa era como esos entrenadores argentinos tipo Valdano que se devanan en volutas de filosofía hueca. Pero ahora has cambiado de opinión.

-¿Será Francisco el promotor de la perestroika que la Iglesia necesita?-te preguntas esperanzado.

La noticia te parece verdaderamente importante, y te ha dejado el alma contenta. Así que como en Unitel Classic –un canal de música clásica que descubriste hace poco y que te tiene entusiasmado- ofrecen por la noche una Novena de Beethoven dirigida por Daniel Barenboim y nadie vigila tus excesos, porque es otra de las ventajas de vivir solo, buscas tu partitura de la Oda de la Alegría y te sumas al coro cantando desde tu palomar como si estuvieras en el mismísimo Albert Hall donde se celebra el concierto. Ya insinuabas al principio que nunca se sabe cómo acabará un buen día de verano.

La honorabilidad del conejo

No tienes claro si los múltiples conejos de la Casa de Campo son buenos o malos mara el medio ambiente...

No tienes claro si los  conejos de la Casa de Campo son buenos o malos para el medio ambiente…

1

Al poco de morir Elías Querejeta escuchaste por la radio una entrevista grabada hace algún tiempo, en la que se repasaba su vida y su carrera como productor de cine. Hay famosos estomagantes y otros que van por ahí con aire de ser cualquier hombre: ni por lo que cuenta ni por cómo lo hacen parecen elegidos del destino, sino seres humanos que lo mismo podrían haber ganado un Oscar que tener una tienda de bicicletas o un carrito de helados.

Al productor vasco se le ha de agradecer también esto. Fue una figura fundamental para el cine español, pero en modo alguno el prototipo del productor soberbio y aplastante tipo Szelnik  o Jack Warner. Además reunía la condición de ex futbolista, cosa que admiras mucho, y jugador de la Real Sociedad, que aunque sólo fuera porque probablemente se hizo en la playa de La Conchaqué gozada, jugar allí- envidias más. Un día metió un gol al Madrid de Di Stéfano, y este incluso le felicitó por ello.

-Ché, pibe, bonito gol-dijo el fenómeno en uno de esos alardes de elocuencia que le caracterizan.

Metió un gol al Madrid, y por eso le admirarás siempre más incluso que por haber producido La caza, película que dirigió Carlos Saura y que  originalmente se tituló La caza del conejo.

2

-¿Pero tú estás loco titulándola así? –le reprocharon los censores franquistas cuando examinaron la ficha de la película- ¿Tú sabes de lo que estás hablando?

Lo recordaba entre risas Querejeta. El creía ingenuamente que se trataba de un roedor, la pieza de caza básica para cualquier cazador, pero para los hurones del pecado y de la incorrección en el cine un conejo no podía más que un sexo femenino. Vade retro, Satanás. Así que eliminaron la palabra maligna y pusieron su alma en paz.

3

Te reías tu también mientras dabas un larguísimo paseo esta mañana por la Casa de Campo. En este magnífico parque por el que los madrileños deberíamos estar eternamente agradecidos han proliferado de tal manera los conejos que, de ser cierta la visión de los torquemadas de antaño, tú estarías irremisiblemente condenado al fuego eterno. Aunque sólo fuera por mirón.

-Padre –le tendrías que confesar al padre Bonete-Me acuso de haber visto cientos de vaginas correteando por la Casa de Campo.

-¡Pero hijo!…¿Y no podrías haber evitando tan horrendo pecado?

-Difícil, padre. Si es que se le cruzan a uno por donde pisa…

Pobres conejos. Tan inocentes que eran cuando sólo eran roedores, figuritas de chocolate o personajes de los tebeos y de los cuentos.

4

Los jardineros y los horticultores denigran a los conejos por devastadores. Pero estos animalitos son la base de la alimentación de buena parte de la fauna  española. Sin conejos no podrían sobrevivir ni los linces ni las águilas imperiales. O sea, que en este particular, como en tantas cuestiones medioambientales, no se sabe si es mejor la abundancia o la escasez de conejos.

A ti personalmente te hace gracia verlos corretear a tu alrededor como si fueran personajillos de una película de Disney, y lejos de esa metáfora cuartelera que los asocia con el sexo. Más mancha  precisamente el sexo en la Casa de Campo, donde es fácil ver toallitas higiénicas y kleenex usados que  no hablan `precisamente del cuidado de las putas ni de sus clientes por el parque público donde se desfogan. Nadie se mete con ellos, así que harían bien en  poner de moda lo que una buena amiga, dueña de perros, sugería al respecto.

-Si a nosotros nos obligan a recoger las cacas de perros con una bolsita de plástico…¿por qué no imponer también un putibag donde se recojan los desechos de un servicio de prostitución?

Todo sea por el medio ambiente. Y, de paso, por salvar la honorabilidad del conejo.

 

El post número 1000

Mil1

Recuerdas el tiempo en el que mil era mucho. Mil pesetas, aquel billete verde que te permitía soñar. Mil quinientas, tu primer sueldo en octubre de 1963 en una agencia de publicidad  a la que sólo ibas por las tardes para escribir anuncios mientras por las mañanas tratabas de aprender derecho. Seguramente te marcó también la potencia que se infiere de la palabra mil. Mahler dejó escrita una Sinfonía de los Mil. Alguien llevó al cine la vida de la desdichada Ana Bolena y tituló la película Ana de los mil días. George Duby  dejó escrito El año mil, que se cernía como una amenaza bíblica sobre la Edad Media y acabaría siendo un año como los demás. Recuerdas el gol número mil de Pelé, y un anuncio que hacía grandes a muchas compañías de teatro: Mañana, mil representaciones de La Muralla, de Los intereses creados, de La ratonera, de Se infiel y no mires con quién…

No sabes `por qué mil tiene que hacer más ruido que 999, que ya es bastante, o que 1001, que suena como a menos que mil, quizás porque parece un poco desgraciadito, pero que es más. El caso es que la naturaleza humana es simplona, y necesita broches, clips mentales, marbetes, etiquetas, cerrar fechas y consagrar acontecimientos con cualquier pretexto redondo, como la cifra mil, que tiene tres ceros, y que puede ser mucho o no tanto, pero que sigue haciéndonos creer que después de ella la vida ya no será igual.

2

Para ti llegar al post número mil de este blog sólo significa algo de la fuerza de voluntad que te ha faltado en casi todo lo demás. Perseverar en la idea de escribir si no todos los días al menos todas las semanas, aunque nunca tuvieras claro el sentido y la dirección de tu escritura. Nunca habías sido capaz de mantenerte tan firme en nada, porque los buenos propósitos se te iban en pompas de jabón. Te hubiera gustado que las mil entradas, engastadas una detrás de otra en el collar de un relato único, vinieran a decir algo, pero te sirven al menos como muescas singulares en el revólver con el que vas disparando la  munición de tu vida.

3

Para certificar que no hay nada nuevo bajo este milenio, transmites telegráficamente lo que te pasa. Escribes en un amanecer de cielo cubierto y oscuro, delante de la jaula de los canarios, que ya han empezado a cantar. A ti te  encanta que parezca un día de otoño en primavera.  Por la ventana ves el jardín apabullante de verde y rosas. Los árboles están en su esplendor: parece que entre ellos puede aparecer un gnomo, o un hada, o la niña de la primera película de Frankestein buscando florecillas alrededor del regato por el que cascabelea el agua que baja del monte.

Se te han quedado muy grabados en la memoria los dos nidos de oropéndolas que Jose te mostró ayer: recordabas la emoción  que era descubrir un nido cuando eras niño. Uno de ellos, perfectamente anclado en una higuera,  tenía tres huevos pintones. En el otro, construído en las ramas de un roble, ya había peletorros, o sea, pajaritos de pelo. No es nada fácil ser Peeping Tom de oropéndolas, porque además de  vistosas son rápidas y huidizas, así que el descubrimiento te agregó un plus de felicidad extra, como cuando rocías de azúcar las porras recién hechas, las mojas en el café con leche y te las metes en la boca. Cuántas delicias, con mil o sin mil posts.

4

También estabas contento por haber ido a la peluquería después de tres o cuatro meses de lucir una cabeza de quimioterápico. No es que ya seas Sansón, pero ocurre que la pelusilla que en el diminuto cuerpo de los peletorros tiene su gracia, en tu pescuezo sugiere descuido e incluso falta de aseo. Así que vas al peluquero y le dices que te quite los tolanos. Tolanos, sí señor, que según el diccionario son los pelillos del cogote. Llegabas a los mil posts y también celebrabas que conocías una palabra más, regalada el día anterior por tu prima Belén, que fue quien te la avisó.

Mil posts y no se sabe cuántos tolanos en tu haber. Chico, qué rico eres.

5

Zoupon, al que debes otorgar el premio de mejor comentarista entre los muchos que te han distinguido con sus comentarios, sugería que para celebrar la efeméride  tú escribieras el inicio de un cuento y los que quisieran fueran agregándole breves capítulos, a ver qué salía. Agradeces mucho su intención, y estás dispuesto a secundarla  si alguien por ahí tiene la claridad necesaria para organizar la original iniciativa y te la cuenta. Hace dos años iniciaste una aventura similar con tu amiga Aldara y un tercer personaje al que  no llegaste a conocer. Durante tres o cuatro capítulos resultó un disparate divertido, pero llegó un momento en que nadie sabía cómo atar cabos.

Claro, que  tú tampoco dejas nunca un cabo bien atado.

6

Por lo demás tu cáncer sigue tranquilo, supones que adormilado  ahí dentro, sin molestar demasiado. Cumpliendo su función de darle un poco más de sentido a esta tu manía de escribir bitácora de rumbo variable. Tampoco sabes si te va a acabar funcionando la cirugía reparadora que te aplicaron en la espalda. Te sigue doliendo a ratos, y tienes tus dudas. No dudas en cambio de que lo más notable del día de los mil es que, escrito este post, te pondrás al volante y regresarás a Madrid para cantar esta tarde con tus compañeros del Bach Atelier dos cantatas y un motete del vicedios Juan Sebastián Bach. Hubo un tiempo en que tampoco creías que logros de esta categoría fueran posibles. Para bien o para mal, la vida te sigue dando sorpresas.

 

El Atlético te hace más que fuerte

Imagen que tomamos prestada de chotysalazarpmmc.blogspot.com Suponemos que estarán tan contentos que no se molestarán porque nos tomemos esa confianza

Imagen  prestada de chotysalazarpmmc.blogspot.com
Suponemos que estarán tan contentos que no se molestarán porque nos tomemos esa confianza

1

-Venga, Peque –le dijo su padre- Bájate los cascos de cerveza y los tiras en el contenedor, que hoy sí que estarás contento.

Como el Peque era un buen muchacho y un bienmandado recogió el bolsón de IKEA donde iban a parar los envases de vidrio e hizo lo que habitualmente en estos casos: acercarse al contenedor verde e imitar a Pau Gasol encestando por el agujerito, uno a uno, los innumerables  cascos de cerveza que había que eliminar después de cualquier partido de fútbol.

-¡Joder, otra vez!- exclamó mientras un goterón de cerveza le recorría la parte inferior del brazo derecho en dirección al sobaco.- Si se criaron con tanta austeridad como dicen…¿por qué no apuran toda la cerveza antes de tirar el casco?

Desde sus jóvenes y un tanto ingenuos catorce años el Peque sacó del bolsillo un pañuelito de papel, se limpió como pudo la pringue cervecera y se dijo que no comprendía a los mayores. Se habían pasado buena parte del partido contraponiendo lo miserable que era la España de su infancia con el despelote de gasto que trajeron los años de falso esplendor y ahorano tenían el detalle de bebérselo todo antes de desechar los botellines.

-Mira que se lo he dicho veces, leche- rezongó entre dientes.

2

El Peque era el menor de una familia de cinco hijos. Nació por uno de aquello errores de cálculo distanciado once años del hermano precedente, o sea, que no le sirvió de nada  llamarse Bruce en homenaje al boss, al que tanto admiraban sus padres, porque siempre fue el pequeño, y con Peque se quedó como único nombre. Mimado, sí. Pero para los efectos, el último mono, el chico de los recados. Los padres del Peque hacían de pegamento en una complejo organigrama familiar que incluía una bisabuela en silla de ruedas con la cabeza funcionándole como un Omega, dos abuelos maternos en buena forma, seis tíos con sus respectivas parejas y una ristra de primos y primas que se juntaban en el chalé de su padre en número variable según la categoría del evento deportivo que se transmitiera por la tele.

Y el de esa noche había sido uno de alta expectación.

3

-Aún recuerdo lo emocionada que estaba mi madre la primera vez que pudo votar- había comentado entre suspiros la Bisa a lo largo de la noche- cuando alguien habló de lo difícil que es cumplir sueños.

Los mayores son así-pensaba el Peque. Dan el coñazo con el rollo de la austeridad  y con lo que sdespilfarraron las autonomías y Zapatero, pero al tiempo recuerdan sus sueños cumplidos. Eso sí, luego voy yo, les digo que no quiero ni un culín de líquido en las botellas vacías y como quien oye llover.

A lo largo de la velada, entre un ¡ay! por ese entradón a los tobillos un uy por esos balones al poste, un oh por las paradas de Courtoistres explosiones de júbilo por los goles y varios mierdas repartidos entre los numerosos madridistas, muchos de los mayores habían contado algunos de sus sueños cumplidos. Quién la llegada del hombre a la luna, quién las primeras elecciones libres que trajo la democracia, quién la caída del Muro. A la abuela Pilar le emocionó que el papa Juan XXIII le regalara un rosario bendecido de su mano, al abuelo la primera moto Sanglas que se pudo comprar con sus ahorros, a la tía Elena el autógrafo que le firmó Charlton Heston cuando vino a Madrid para rodar El Cid, y al tío Vidal haber aprobado las oposiciones de letrado del Consejo de Estado. Hasta a su hermana Carmen, enamorada de Pelocho desde el primer día que le vio montando a caballo en el Club de Campo confesó que, cuando años más tarde se le declaró, ella recordó lo que acababa de decir José Luis Garci  en su desastroso inglés tras recibir el  Oscar.

O sea, eso tan manido de que sometimes dreams come trooth.

4

El Peque seguía cabreado cuando regresaba a casa. Por la falta de delicadeza de los bebedores que no apuran sus botellas y por lo que le costaba apretar el botón de la fuente pública donde se lavaba los churretones de cerveza. Esas fuentes deben de estar hechas para Mazinger Z –pensó. Pero lo cortés no quitaba lo valiente. En el fondo, y a pesar de que el  mundo seguía estando contra él en tantas cosas, se sentía  más feliz que la Bisa, que los abuelos, que la tía Elena, que el tío Vidal, que Carmencita y que el mismísimo Garci cuando tuvo en sus manos la codiciada estatuilla del Oscar. Por fin había encontrado razones aplastantes para contestar con la cabeza bien alta a todos sus compañeros de colegio que le seguían martirizando después de catorce años de derbies entre  Madrid y Aleti.

-Oye, Peque…-le decían invariablemente restregándole por los morros el fiasco de aquellos partidos-¿Por qué coño sigues siendo del Aleti?…

El Peque les iba a contestar que no sólo porque el Aleti había acabado con la maldición guindándoles la cuarta final de Copa que jugaba contra el Madrid en su propia casa. Ni tampoco porque los indios sí habían conseguido su Décima, y no como los vikingos, que habían sido incapaces de conquistar la suya. Sino porque además lo habían hecho con la misma  suerte y las mismas ayuditas del árbitro que tantas veces beneficiaron a los merengues.

-El Aleti te hace fuerte –murmuró el Peque mientras plegaba la bolsa de IKEA vacía y volvía a sonreír- Pero ni santo, ni gilipollas…

 

 

Casi todo es déja vù

Al gato que rondaba los tejados, el espectáculo de la corrala le parecía deja vu...

Al gato que rondaba los tejados, el espectáculo de la corrala le parecía deja vu…

1

La mujer barbuda se asomó al balcón más alto de la corrala y blandiendo el rodillo de amasar como mayor argumento de autoridad leyó el menú del día.

-Para hoy tenemosch schopitasch de ajo y, con schuerte, gallinejasch. Y que nadie eschepere másch, porque el horno no eschtá para bollosch,

La jefa de de la corrala se había partido la lengua cuando era niña y decía las eses deshilachadas. Eso aparentemente le restaba un puntito de seriedad y de aplomo en el discurso, pero cuando se dio cuenta de que tenía la sartén por el mango y el mango también fue cogiendo el gustillo al mando y no vaciló en imponer a la comunidad sus recetas.

-Vamos que vamos –murmuraba el patio- Lo que hay que aguantar

Por la corredera del piso inferior asomó entonces la señora Alfreda, carita de chiva, frunció el ceño y asomándose al respetable y moviendo los bracitos como si fuera una marioneta no calló sus discrepancias.

-¡No se puede exigir a la corrala más sacrificios!-clamó..

Mientras que la Caya en buatiné, más desgarrada incluso que la señora Alfreda, levantó la escoba con la que barría las colillas y las mondas de su corredera y llamó a la rebelión.

-¡Movilización!…

Rondaba por los tejados aledaños un gato afrancesado con  vocación de Diablo Cojuelo. Después de ver el panorama se sentó a olfatear un aire de sardinas que aún se escapaba de alguna cocina afortunada, se retorció los mostachos y maulló con aire de cansada resignación.

-Déja vù

2

Al día siguiente, mientras los periódicos conservadores subrayaba las recetas de la mujer barbuda con una flechita que apuntaba hacia arriba, por la responsabilidad que inspiraban las mismas, en  los periódicos progresistas eran las fotos de la señora Alfreda y la señora Caya las señaladas en positivo. En cambio los periódicos conservadores marcaban con una flecha apuntando a los infiernos a las vecinas contestatarias, mientras que los progresistas, qué sorpresa, salvaban a éstas y condenaban por perversa e incompetente a la mujer de las eses deshilachadas.

-Deja vu- repitió Homper, asombrado de que ni uno solo de los medios de comunicación se desmarcara un ápice de lo previsible-Y sin embargo…¿por qué seguimos leyendo los periódicos?….

Recordó los años en los que se aproximaba a los medios con la intención de enterarse de lo que de verdad pasaba en el mundo y de aprender novedades. Y también aquel otro momento en que, creyendo que ya tenía criterio y estaba de vuelta de todo, sólo compraba leía, veía o escuchaba el periodismo  que venía a darle la razón.

-En realidad-sentenció- sólo compramos la verdad que nos gusta.

3

El ABC del sábado 27 de abril contaba que al ciudadano Juan Antonio Gómez, natural de Gévora, Badajoz, le han tocado treinta y seis millones de euros de los Euromillones. También añadida que el afortunado ha dedicado buena parte de su premio a comedores sociales, ONG e instituciones benéficas para ayudar a sus paisanos a vadear la crisis.

-Caramba –se dijo agradablemente sorprendido- Esto no es es déja vù.

La excepción confirma la regla. Apenas dos días después este y otros periódicos recogían la noticia de que el Atlético de Madrid, una vez más, regalaba uno de esos partidos que se llaman derby a su abusador vecino el Real Madrid. No es otro bostezo del  deja vu con que diariamente nos aturden los medios, es que además la historia  resulta cruel, injusta y, peor aún, aburrida hasta la saciedad.

-Lo de Franco duró cuarenta años-pensó Homper para calcular lo que aún podría estirarse  el oprobio rojiblanco.

Entretanto el gato acojuelado y afrancesado se reía por lo bajini. Como la mayoría de los gatos, qué dura es la realidad, también era merengón.

Domingo de desahogo

Empiezas recordando los tres milímetros, te recreas en los ocho kilómetros y cuando quieres darte cuenta  te estás desahogando en el más allá...

Empiezas recordando los tres milímetros, te recreas en los ocho kilómetros y cuando quieres darte cuenta te estás desahogando en el más allá…

1

Te quedaste dormido en los tres milímetros, y no has escrito más desde entonces. Te columpiabas entre dudas, como te pasa a menudo. No sabías si celebrar la  noticia o disimularla. para no pecar de triunfalismo, que es algo que te espanta. Te acordaste quizás de aquel gobierno que derrochaba optimismo para luego, digámoslo claro, tener que envainársela y decir digo donde antes dijo Diego. Tan fresco, que de lo dicho nada, que estábamos a puntos de entrar en la Champions League de la economía pero ahora resulta que estamos arruinados. El bocerismo imperante.

Mejor ser prudente, ¿no? Así que has administrado los tres milímetros con cautela, intentando desencallar de tu cuarto ciclo de quimioterapia y probar que puedes seguir incorporándote a la normalidad.

2

Entretanto el gallo del  invierno parece haberse despojado de sus espolones, y ha llegado un fin de semana plácido que invitaba a pasear. Una buena amiga te anima a ello, tú no sabes lo que aguantarás con esta especie de caparazón de tortuga Ninja que te encorseta y que después de proteger tus dorsales y ajustarse a tus lumbares cae en una especie de viserilla respingona  como la de algunos quelonios. A veces se te engancha esta en el borde de un mueble o, si pasas muy cerca, acaba barriendo el paquete de arroz de una góndola de supermercado. Dios, qué bochorno, qué mal rato- piensas entonces. Pero te arriesgas.

-Es que estoy muy animado por lo de los tres milímetros-le dirás al personal que repare en tu ortopédica minusvalía.

Y seguirás andando por Madrid Río, y te adentrarás en la Casa de Campo, por donde en esa hora temprana sólo pasean y rondan en bicileta los que les quitan las legañas a la mañana, y rodearás el Lago, y luego harás un alto en una castiza cafetería vecina de una churrería y probarás estómago con una mediana café de café con leche y una porra de tamaño francamente deshonesto recién frita. La cafetería es de un gallego que se parece a Saza con veinte kilos de más, y te ofrece gratuitamente a una escena de un sainete de Arniches. Mientras una clienta madurita moja un churro lamentándose de que los árbitros perdonaran ayer al Madrid un penalti de libro y otro cliente responde llamándole  antimadridista,  el barman que se parece a Saza anima a un tercer  personaje que por lo visto no tiene  novia a que vaya a un baile para singles que se organiza todas las tardes en un local de la Plaza de la Ópera.

-No veas lo guapas que se ponen ellas –cuenta- ¡Y sólo suenan piezas pa bailar agarro, y no esas gilipolleces de música discoteca!  Yo estaba harto de  mi mujer y ahora estoy casao con ésta- añade mientras señala con la cabeza a una joven mulata que friega los vasos y sonríe al sentirse aludida. A esta no le importa que no le llamen por su nombre. También le podía haberle llamado aquí, que es otro giro muy castizo y sainetero.

3

Te das una ducha de costumbrismo madrileño a esas horas de la mañana, te has enjaretado un segundo desayuno no precisamente ligero, y luego volverás a casa, y revisarás el programa Endomondo de tu teléfono móvil que mide tus paseos. Y descubrirás que, entre unas cosas y otras, has recorrido con tu corsé ocho kilómetros. De tres milímetros pasas a ocho kilómetros, y sin apenas acusar el esfuerzo. Y has disfrutado: el paseo, el aire tibio y el sol discreto,  los patos del Manzanares, la Casa de Campo, el sainete del café. Sin que además las intemperancias de tu tubo digestivo pasen factura. Estás a punto de proclamarte M.F.P.M. O sea, algo que parece un sueño en estos tiempos de desánimo: Moderadamente Feliz Por unos Momentos.

4

Pero al cruzar de vuelta a casa el Puente de Segovia das un salto atrás en el tiempo y vuelves a aquel día de la mitad de tu vida en que lo cruzaste desde el sur de Madrid hasta el centro de la capital con tres o cuatro mil madrileños más que corrían la primera Maratón Popular de Madrid.  Fue en abril de de 1980, si la memoria no te falla. Madrid tenía entonces un alcalde de izquierdas, un alcalde peculiar, bueno según sus corifeos y malísimo según sus compañeros de partido, siempre de mirada gacha y huidiza, siempre vestido de traje cruzado de color gris. Le llamaban el viejo profesor, porque profesor era de Filosofía del Derecho y maestro en la simulación política. Tanto despachaba bandos en latín como le bizqueaba el rijo cuando le entregaba un premio a Susana Estrada y esta aprovechaba el evento para sacarse una teta en público. Tiempos de apertura, de movida, en los que Madrid empezaba a organizar estas fiestas deportivas populares. Tú no habías hecho deporte en serio en tu vida, porque eras malísimo para el fútbol, que era lo que más te gustaba, y lo demás no te interesaba. Sin embargo te habías propuesto acabar la carrera para demostrarte  tenacidad y capacidad de sufrimiento, y subir así varios peldaños en tu autoestima. Te entrenaste a conciencia, y te  juntaste con un grupo de amigos,  te acomodaste  desde la  salida  a un  cómodo trote cochinero y así coronaste los 42 Kilómetros y 195 metros que cubrió el soldado Filípides desde la llanura de Maratón hasta Atenas para anunciar la victoria de Atenas sobre Esparta.

-Nenikamen –dicen que dijo el soldado griego antes de expirar como un héroe.

4

Nenikamen, o sea, vencimos.

Te acuerdas  de tus jóvenes treinta y tres años, y del amigo que te acompañó buena `parte de la prueba y  que luego, por la noche, te invitaría a cenar a su casa para celebrar la hazaña con otros vencedores. Era de Valladolid, pelirrojo y de carácter apacible y generoso, hombre de letras y finísimo abogado, con ese don privilegiado que es la imperturbabilidad en la sonrisa, como si se supiera elegido de los dioses para disfrutar de los amables sorbos que también sirve la vida y apañárselas para ser feliz y reflejar al exterior la imagen de un alma en plenitud. Te acuerdas de él con mucho cariño y, al mismo tiempo, con mucha pena, `porque entonces quedasteis más o menos igualados, pero él se te ha adelantado ahora en llegar a la última meta y te ha dejado derrotado y triste.

Se llamaba Antonio Alonso-Lasheras, un caballero, un amigo, un compañero siempre grato para andar por la vida. Recuerdas cuando hace apenas un mes le fuiste a ver al hospital, tú con puñalito en el pulmón y él con el suyo donde se lo clavó el destino. Nunca imaginaste que la próxima carrera juntos la haríais ya más allá de las nubes. Recuerdas las palabras de Corintios: muerte, ¿dónde está tu victoria?…Y las de Felipides: hemos vencido. Pues se vence en el maratón de la vida cuando dejas a tu paso, como Antonio, sonrisas, lágrimas y una profunda huella que exhala ternura y bohnomía.

5

-Cómo te lías, hermano- te dices a tí mismo- Empiezas en los tres milímetros, te recreas en los ocho kilómetros y llegas a la eternidad.

Para qué negarlo. Te lías, de acuerdo, te pierdes en vericuetos sentimentales y nunca se sabe po dónde vas a salir de tus andanzas. Pero  cómo te desahogas.


Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Mis servicios:

El mejor regalo a un ser querido

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,156,887 hits

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 141 seguidores

%d personas les gusta esto: