Posts Tagged 'Carmen Chacón'

Cristiano y Cerezo se mosquean

¿Crisis? ¿Cambio climático? ¿Reforma laboral?...Lo que de verdad nos importa es el fútbol

1

Reconoce el Duende que lo de que su Atleti le gane al Madrid le parece ya un imposible metafísico. Resignación y mirar a otra parte: tampoco hay quien redima a la especie humana de su cuota de estulticia congénita, y la cosa se acaba soportando.

Si hay una subespecie del hombre que el bloguero odie sin remisión es precisamente la del llamado hincha de fútbol ultra, que suele reunir en sus comportamientos necedad, mala educación, pésimo gusto y a veces (como cuando se burlan a coro de jugadores del equipo contrario muertos) auténtica crueldad. El Duende dejó de ir a los estadios por no sufrirlos.  Pero toda regla tiene su excepción. Borricos son los ultra del Madrid, como todos los de cualquier otro equipo. Pero sin embargo el pasado sábado tiraron de ironía y de sentido del humor y, sorprendentemente, desplegaron una pancarta que tenía su gracia. Su mensaje era: SE BUSCA RIVAL DIGNO PARA DERBY DECENTE.

2

Derby es una ciudad inglesa donde se corría una carrera de caballos que debió de ser muy importante. Sin duda por el interés que esa prueba despertaba, de allí extrapolaron los comentaristas deportivos el nombre de Derby, que, por enfatizar, aplicaron a los partidos de fútbol entre los grandes equipos de la misma ciudad. Para los ajenos al fútbol: en el argot futbolero, un Madrid-Atlético es un derby, mientras que un Madrid-Barça es un clásico. Y el drama del Atlético de Madrid es que hace ya doce años que no le gana un solo derby a su rival, el poderoso epulón de la calle Concha Espina. En muchos ellos perdió merecidamente, pues ante los blancos solían borrarse de miedo o por simple desinterés, cosa muy de este giliclub de ciclotimias exasperantes. En el último partido sin embargo presentaron mejor pinta, hasta que los imponderables le dejaron donde solía. Qué manera de perder, que canta Sabina.

El caso es que por unas cosas y otras perdía, como de costumbre. Y en estas que en el fondo donde se alojan los ultras merengones  exhibieron la pancarta de marras. Sin duda, lo mejor que podía esperarse de esta fauna, pero lo  más humillante para  los ultras rojiblancos que carezcan de sentido del humor.

3

Lo que sigue se puede contar así. Dos días después se encuentran en un acto Cristiano Ronaldo, delantero del Madrid, y Enrique Cerezo, presidente del Atlético, hombre encantador y educado que se distingue sobre todo por no comprometerse casi nunca diciendo nada notable. Cristiano está dolido porque fue objeto de una tarascada de Perea, un defensa rojiblanco de los que siempre se adjetivan como “bravos”, y no se muerde la lengua.

-Quedan réditos de las patadas que me dieron –le dice al presidente quizás mostrándole el tobillo hinchado.

-Vosotros también pegáis- replicó el siempre sonriente Cerezo- Y a la pancarta sólo le faltó añadir: el árbitro lo ponemos nosotros.

O sea, que se enfadaron.

 

4

Un enfado no es noticia. Alfonso Guerra  y Bono se han enfadado estos días con la ministra Chacón. Granados se ha enfadado con Esperanza Aguirre por destituirle. Los autores se han enfadado con Tedy Bautista porque este no había repartido la modesta cantidad de 145 millones de euros  acumulados por la SGAE que probablemente les corresponden. Y en Madrid los comerciantes chinos se enfadan con el Ayuntamiento porque no les da licencia para vender bebidas alcohólicas, un filón ahora que la juventud está más desesperada que  nunca.

La noticia es que este rifirrafe futbolístico, que hoy reproduce MARCA en su edición digital, había  provocado a esta hora la  cantidad de …¡3.166 comentarios!

5

El Duende estaba orgulloso comprobando que su post de hace unos días titulado Espejos rotos había recibido nada menos que 18 comentarios, gracias, sobre todo, a la oleada emocional que provocó la muerte de un perro surrealista llamado Bob de C´as Barber. Qué ternura la de aquel colaborador con el que contaba el Duende. Lo mismo hablaba del sol, del mar, de los higos dulsesitos, de la primavera o del sinvivir de los días, destilando en su lenguaje esencias de poeta. Pero se ve que, con ser importante su mensaje y triste la noticia de su muerte, aquí lo que de verdad interesa no es ni la crisis, ni el déficit ni el cambio climático. Y menos aún la poesía.

Fútbol, fútbol, fútbol, panem et futbolenses para el presunto homo sapiens. Lo demás y los demás somos mucho, o creemos serlo. Pero para qué engañarnos, al lado de Cristiano Ronaldo y demás pobrecitos del orbe futbolero,  no somos nadie.

Tristeza, balcón y gato

No le busquemos demasiados pies al gato...

1

Mientras Obama se mosqueaba con la vieja Europa y la regañaba por no saber cómo combatir la crisis, algunos se entretenían analizando una foto de la ministra Carmen Chacón con la piernas cruzadas.

Presuntamente cruzadas, debe añadir este bloguero. Según algunos observadores maliciosos,EL PAÍS había trucado la foto, jugando con las piernas de la ministra para que parecieran otra cosa que lo que en realidad son. No se sabe si para favorecer su imagen o para fastidiarla y agradar a Pérez Rubalcaba, que le disputó la candidatura del PSOE y ahora es el favorito del periódico.

El Duende, alertado por un confidencial que denunciaba que ahí había busilis,  pasó un buen rato ante  la foto. Se acordaba de una extraña corbata de seda estampada que durante años se exhibió en el escaparate de una tienda de la calle Alcalá, junto al Teatro AlcázarEn el estampado de la corbata, bastante fea por cierto, se veía a una dama mirándose ante un espejo. Y a su lado, un letrero: “No es lo que parece”. El Duende se la quedaba mirando un rato y de repente, por no se sabe qué macabro efecto óptico, la dama ante el espejo se transformaba en una calavera. El Duende en este caso vio las piernas de la ministra algo forzadas por el deseo, tan femenino, de lucir lo mejor posible. Pero no advirtió nada raro en la foto.

Pensó que a veces nos empeñamos en buscar cinco pies al gato a casi todo.

2

El día de un hombre jubilado se llena con experiencias variadas. Por ejemplo, con paseos, gestiones en la calle, conversaciones llamadas telefónicas, apretar los tornillos a la butaquita giratoria de IKEA en la que se sienta para escribir, pequeñas compras para la supervivencia, recuerdos que van y vienen y observaciones varias. También con noticias que a veces son buenas y, más frecuentemente, malas. Aparte de la bronca de Obama y de las piernas de la ministra Chacón, el día de ayer le sorprendió al Duende con una noticia tremenda. Unos amigos que habían sufrido la muerte de una nieta hace tan sólo cuatro cuatro meses, perdían en accidente de coche a otro nieto que estaba estrenando la juventud.

-Si Dios existe, espero que tenga una buena excusa- dijo Woody Allen, probablemente en una ocasión como esta.

Dolor, indignación, confusión, tristeza. Vana curiosidad: ¿quién le explica a uno todos los trágicos porqués que nos va planteando la vida?

3

Para momentos así, el Duende tiene un remedio impagable. Es sólo un balcón. Mejor dicho, algo más: es un horizonte panorámico, un paisaje que tiene historia y que probablemente alienta muchas pequeñas historias de los que ahí viven. Oxígeno para el alma aturdida. El horizonte abarca desde  los edificios históricos del viejo Madrid hasta su pequeño palomar, con el Manzanares de por medio, mucho arbolado y un pinar  que se extiende a sus pies.

-¿Y por qué pasan estas cosas?-suspira asomándose al balcón.

Se acodaba ayer en su barandilla y miraba el panorama mientras por dentro seguía hurgando en sus porqués. Creyó que las lágrimas le iban a nublar la vista, pero pudo distinguir entre los pinos a un gato negro  que retozaba con un papel que volaba al soplo del viento. Cuando el minino se cansó, se tumbó a dormitar entre la pinaza y la hierba seca. Cuánta paz ajena a cualquier dolor respiraba el momento. Entonces el Duende se acordó de Morito, el gato negro que ya vivía en la casa de sus padres cuando él nació. Morito ronroneaba junto al fogón de leña, y luego se estiraba y afilaba sus garras en las patas de la mesa de la cocina. Era muy manso, muy bueno, y se dejaba acariciar con el mismo mimo con el que ahora repasa uno sus recuerdos de la infancia.

4

Caía la tarde. El gato negro del parque  seguía sesteando en la última mancha de sol mientras cruzaba volando una de esas bandadas de cacatúas verdes que ya se han hecho madrileñas. Y de repente la mirada hacía de ungüento: la vista le consolaba, el gato le distraía, la memoria le sonreía. Y aunque la trágica noticia le pesaba en el alma, sentía un cierto alivio. Quizás haya que aceptar con naturalidad que la carne de la vida se meche de amargura. Y respetando el sufrimiento ajeno, puede que  no haya más remedio que contemplarlo como la foto de la Chacón, sin sacar cinco `pies al gato del destino que nos entretiene.

(*) Hay quien busca “tres pies al gato”. Incluso parece que el propio Quijoteutiliza esta expresión. Pero huroneando en internet constatamos queSebastián de Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana mantiene que llo correcto y lógico  es hablar de cinco. Y lo legitima en verso: El normal, cuatro presenta/ Tres, si le falta una sola/ Y cinco si, quien la cuenta,/ toma por pata la cola

De nada, señora Chacón

Inaudito:la actual ministra de Defensa nos da las gracias a todos los que hicimos esa cosa tan arcaica que llamábamos mili...

1

Disciplina: virtud castrense que alcanza su máxima expresión cuando la razón aconseja lo contrario de lo que ordena el mando. Francisco Franco.

Menos mal que aquel mensaje tenía autor egregio. Al menos así se le consideraba entonces entre los militares. Aquel apotegma figuraba en uno de los múltiples rótulos que jalonaban los paseos del campamento de El Robledo, en La Granja de San Ildefonso, donde el titular de este blog cumplía su mili. La mili de los universitarios de entonces se llamaba IPS (Instrucción Premilitar Superior), y era una mili tan huera y aburrida como la otra, pero más señorita. Formaba, es un decir, oficiales y suboficiales de unos universitarios que sólo habían tratado con soldaditos de goma o recortables.

Por la tarde, el jardín del campamento se llenaba de novias bastante guapas. La mayoría traía merienda para su amor, y con la tortilla, los sandwiches y el termo de gazpacho pasaban de guapas a  irresistibles.

2

-¡Margarita se llama mi amor!-cantaban (cantábamos) los caballero cadetes marcando el paso.

Una mili con novia es otra cosa. Y no sólo por la merienda, sino por sus cartas, que hacían del cartero el personaje más importante de la compañía. Pero entonces el amor del bloguero no se llamaba Margarita, ni Pilar, ni Mari Carmen. No había chica,  de manera que no recibía ni cartas ni merienda ni consuelo cuando con el fin de semana llegaba el reposo del guerrero. En realidad la mili le parecía un destierro, una cárcel, una mierda. Estalló entonces la Guerra de los seis días, que el ejército de Moshe Dayán ganó como si fuera una partida de tabas, y el duende recluta sospechó que con la preparación del Robledo no llegaba más que a la guerra de Gila.

-Al que me pierda un casquillo-decía el capitán en las prácticas de tiro-le capo.

Tiraban los miembros de la 31 Compañía de Infantería algo así como diez o doce balas de mosquetón a lo largo del verano. Y no se podía perder un casquillo, porque aquello desequilibraba el presupuesto del Ministerio del Ejército (lo de Defensa vino con la democracia). Recibían lecciones de armamento, y de táctica. Muy interesantes. Un compañero de la tienda también aprendió a hacer pis fuera sin salir de la tienda. Sacaba el cerrojo del mosquetón, introducía la punta de la minga por el cañón y por un pequeño agujero en el murete de cemento circular que sustentaba la lona asomaba la mira del arma al exterior y le cambiaba el agua al canario. La milicia aguza el ingenio.

3

-La mili es no hacer nada a toda leche-definió otro compañero que estudiaba filosofía.

Y sin embargo, decían los teóricos, formaba patriotas. El mayor consuelo de tan épico empeño es que el no hacer nada a toda leche te deslomaba,  y por la noche caías rendido sobre el polvoriento saco de paja que hacía las veces de colchón. Antes de dormirse, el bloguero miraba por el ventanuco que había en el techo de la lona una estrella que titilaba. Se imaginaba que era una novia como Audrey Hepburn que estaba al caer.

No cayó. Aquella mili sólo le sirvió ser para sargento en un carro de combate durante cuatro meses, y para hacer una guerra de mentirijillas como figurante en la película Patton. Por eso se ha quedado pasmado de que hoy la ministra Chacón, celebrando los diez años del final de la mili, le haya agradecido a él y a todos los que la hicieron su contribución a la formación de este ejército profesional  tan competente y tan majo que tenemos.

-De nada, ministra. Lo hicimos sin querer.

No entiende nada, pero al menos está contento de que ni le pidan nuevos impuestos, ni le prohíban nada nuevo ni le exijan volver al campamento a terminar la mili. Pesadilla que, cuarenta y seis años después de licenciado, aún le ronda por las noches.

ZP toma nota de Cristiano

Si lo hacen Cristiano Ronaldo o Messi, no habrá más remedio que apechugar con ello...

1

Al Presidente le trajeron un bebé de tamaño natural en plástico comprado, por aquello de la austeridad, en un bazar chino.

-Aquí tiene a un futuro votante –le dijo su secretaria con cierto retintín- Vaya practicando la igualdad.

Sobre la mesa de su despacho, una bolsa de Dodotis y varias cremas. El presidente se arremangó la camisa y se puso manos a la obra.

2

Como cuando hay de por medio temas de estado, el presidente consultó con el líder de la oposición.

-A mi bebé le han puesto mostaza amarilla en el culete para simular la caquita –reconoció Rajoy- De esas mostazas de los Mac Donalds, ya sabes. Y la verdad es que limpiarlo me da mucho asssco.

La ese desflecada del líder barbudo sonaba por el auricular del teléfono como el siseo de la serpiente.

3

El Presidente encontró su mayor problema en el orden de las cremitas y en la firmeza del sellado. No sabía qué producto tenía que poner primero, ni la zona del culete donde era indispensable que su mano balsámica repartiera el consuelo necesario para la piel del bebé.

Dijo que le pusieran con las Centrales Sindicales y con el nuevo presidente de la Patronal. Pero los primeros estaban inaugurando cursillos de formación, y el segundo tenía prueba en el sastre. Sólo consiguió hablar con  uno de los empresarios más potentes del país, cuyas opiniones siempre tenía en cuenta.

-Con todos los respetos, Presidente –dijo Botín- no tengo ni puñetera idea. A mí esas reformas me pillan muy viejo.

4

Sonsoles estaba de gira con su coro cantando las cantatas de Bach, y no podía darle una clase práctica presencial (qué palabra, por cierto). Y no se atrevía a pedir auxilio ni a su secretaria, ni a Carmen Chachón, que había sido madre no hace mucho, ni a Bibiana ni a Leyre. Ellas daban por hecho que al líder nadie le puede dar lecciones de igualdad. Sin embargo el peligro estaba ahí: las niñas ya no eran tan niñas, y en cualquier momento podrían quedarse embarazadas sin permiso de papá y mamá.

-Imagínese que le confían a un sietecito/nietecita el fin de semana, que no sabe cómo hacerlo y que se entera la prensa –le advirtió su jefe de gabinete mientras el Presidente seguía intentándolo.

-¿Sería grave para nuestra imagen? –preguntó el Presidente angustiado.

-Pues hasta ahora no lo era…Pero ahora…

El jefe de gabinete le puso ante los ojos el resumen de prensa en el que destacaba una noticia subrayada con rotulador. Y el Presidente comprendió que ya era inevitable apechugar con el marrón, porque Cristiano Ronaldo acababa de confesar que, naturalmente, él también cambia los pañales a su bebé.

Carta de un español desengañado

Los de ahora no son soldaditos recortables. Son manejables, matables, homenajeables y, paradójicamente, humillables por los que defienden España de una manera un tanto exytraña...13. 10.2010

Querida Mamasita

Muchas gracias por haber asistido al desfile y a la ofrenda a los caídos. Lloraste mucho, pero estabas muy guapa, y yo desde aquí te vi, me emocioné y también lloré.

A pesar de que muchos de mis compañeros se enojaron mucho por ver al Rey, el Presidente la Ministra y las otras autoridades en plan figurones, a mí me consoló verles.  Hace un año yo era no más un soldado en Afganistán,  un desgraciado. Pero ahora, gracias a su presencia, al izado de bandera, a La muerte no es el final y a caritas de pena como la tuya,   me estoy dando cuenta de que soy un héroe. A mí no me arregló nada la medalla aquella que me prendieron de la bandera que me cubría cuando nos despedimos, pero espero que al menos eso de que me consideren héroe  te consuele y te llene de orgullo a ti también.

Ahora, mamasita, lo uno no quita la otro. He sido soldado porque necesitaba trabajo,  porque me parecía bonito arriesgar la vida por un mundo un poquito mejor y por servir a este país que nos ha acogido. Pero ahora no estoy tan seguro de que haya merecido la pena mi sacrificio, porque los primeros que no parecen amar a su país son los propios españoles. Tú me dirás si no: ¿qué clase de fiesta nacional es esa en que ni los que tanto aman a España son capaces de respetar  el homenaje a sus soldados muertos? ¿Es que no hay otro momento para silbar al Presidente? ¿Es que la libertad de expresión ha matado en sentimiento de las personas? ¿Es que para cargarse al gobernante que no les gusta nos tienen que ofender de esta manera?…

Ay, mamasita, me dijo un oficial de broma un día que el Código Civil antiguo decía: es español, primero, el que no puede ser otra cosa…Y España será muy grande, y muy noble, y muy histórica y todos esos rollos que se dicen. Pero para lo que nos ha servido a ti y a mí ser españoles, y recordando nuestro pueblecito allá en América, la verdad, si lo se no vengo. A mí, sinceramente, esta patria no me ha gustado un pelo. Antes no podía decírtelo, pero ahora me da igual, y después de ver cómo sufriste ayer no me voy a callar. Ya que esta España no sabe amar ni respetar nada importante, que celebren la próxima Fiesta Nacional a garrotazos entre ellos y nos dejen  en paz, y así no llorarás más.

Te juro mamasita que te sigo queriendo igual desde aquí, y te mando el beso más fuerte y lleno de amor que puedas imaginarte.

Tu hijo querido, caído por la democracia y por España y maltratado por ellas.

Newton José

El coñazo de Rajoy y el coco de Chacón

Vaya marrón, decir que el desfile es un coñazo y tragarse el coñazo al día siguiente sabiendo que tu rostro interesa más que la cabra de la Legión. Qué papelón, Marianito. Mañana vas y escribes cien veces a la pizarra: No se dicen inconveniencias a micrófono cerrado. Porque parece mentira que un político experimentado, varias veces ministro y con percebes en las barbas, no sepa que los micrófonos, cerrados o abiertos, no cambian de cara, y presentan siempre el mismo semblante de tocapelotas inoportuno. El pueblo podemos pasar de eso, pero un candidato lo debe saber. Lección número 1: donde hay un micrófono hay un enemigo en potencia. Lección número 2: en consecuencia, dígase del adversario todo lo malo y, de lo tocante a la patria, sólo excelencias. Ergo un desfile, y más en el día de la Hispanidad, no sólo no es un coñazo, sino que es uno de los espectáculos más emocionantes, vistosos y coloristas. Y, por ende, un planazo para el domingo.

Cabrá especular sobre si el desliz mariano cotizará en las urnas. Particularmente, uno piensa que el candidato sintoniza más con la mayoría cuando mete la pata que cuando ejerce de ángel exterminador. Es más, casi todos estamos de acuerdo en que un desfile es incluso más que un coñazo. Sin embargo los tamborileros del PSOE ya se lo han lanzado a la cara de Rajoy. (Por cierto, ¿cómo no le ha reprochado Bibiana Aído que un coñazo o, en aras de la igualdad,  también debería ser pollazo?)

Por eso destaca en sentido contrario la ministra de Defensa, Carmen Chacón. Dijo por la radio  la desafortunada frase de Rajoy no es más que una expresión coloquial que sin duda no expresa el verdadero pensamiento del líder de la oposición. El Duende coincidió ayer en una boda con Alfonso Ussía y, entre las infinitas coñas habituales en él,  le confesó que le había sorprendido muy positivamente una carta en la que la señora Chacón elogiaba y agradecía un artículo suyo dedicado a nuestras fuerzas armadas. Alfonso Ussía, que no es lo que se dice un palmero del gobierno.

Lo que viene a matizar aquello que en este mismo blog subrayó el Duende, y que fue criticado por varios comentaristas. Se escribió entonces que Carmen Chacón era la ministra más atractiva de nuestra democracia. Bueno, pues  donde dijo digo dice Diego. Y ahora precisa que lo suyo no es tanto cuestión de atractivo como buena cabeza. Buen coco ministerial para dejar el coñazo del candidato del PP en el lugar de donde su imperdonable espontaneidad lo sacó.

Hijos de los Rousseau

Juan Jacobo Rousseau dijo aquello de que el hombre era bueno por naturaleza, y que era la sociedad quien lo estropeaba. Su homónimo Henry Rousseau, conocido como el aduanero, se limitó a pintar un mundo naïf. Los españoles parecemos hijos de ambos.

 El último barómetro del CIS  apunta que la diferencia de votos entre PSOE y PP duplicaría ahora la registrada el 9 de marzo. Normal. Con la que está cayendo, qué otra cosa se podía esperar. También dice que el miembro del Gobierno mejor valorado (a) es Carmen Chacón, ministra de Defensa. Sencillamente candoroso. A la ministra no le ha dado tiempo para mucho más que viajar a Afganistán y saludar a las tropas españolas allí destacadas. Apenas unos discursos llenos de buenas intenciones, ninguna medida de las que definen un programa ministerial. No hace falta ser muy agudo para ver que lo que realmente seduce a los encuestados es la maternidad de la ministra, una mujer, por otra parte, muy bien valorada por los que la conocen de  cerca. Viva la ternura.

 Pero al mismo tiempo, el Latinobarómetro, que el Duende no sabe exactamente ni lo que es ni quién lo pilota, dice que el coronel Hugo Chávez es el líder peor valorado por los españoles, seguido por Fidel Castro. Sorprendentemente, el tan denostado George Bush es el tercero de la lista, cuando normalmente nuestra sociedad pacifista suele identificarlo con el mismísimo Belcebú. Tampoco hace falta ser un  lince para asociar la mala nota de Chávez con la trifulca que provocó el por qué no te callas del Rey. Las demás tropelías del caudillo bolivariano probablemente han pesado poco.

 Se deduce así que vivimos una sociedad  contradictoria y naïf, que quiere conjugar la realidad y la utopía sin que rechine en su encaje ni una sola pieza del argumentario. Por una parte  queremos que lo más feo de la gestión gubernamental, que son los asuntos de la guerra, se resuelvan en la imagen más pacífica que se puede ver, que es una madre amamantando a un niño. Por otra, aún siendo como somos los más demócratas del mundo, no soportamos que falten a nuestro rey, que, con todos sus muchos valores,  sirve a la institución menos explicable desde criterios democráticos.

 Queremos paz y seguridad pero sin molestar demasiado a los terroristas y criminales. Queremos ser campeones del desarrollo y de la cultura pero también que nuestros escolares pasen curso con cuatro cates. Queremos petróleo asequible, pero a costa de otros. Queremos que no suba la electricidad, pero sin centrales nucleares. Queremos viviendas asequibles, pero no el paro de los que no tienen qué construir porque no se venden casas. Queremos televisión sin anuncios y no pagar canon . Queremos que baje el precio de los alimentos, pero también que ganen lo suyo los ganaderos, los agricultores y los pescadores. Queremos laicismo y que no muevan de su sitio ni al crucifijo ni a la Macarena ni a la Virgen del Rocío. Queremos que viaje el agua sin que haya trasvases. Queremos ser buenos, justos y ricos, pero que los marrones se los coman otros.

 O sea, la mula y los mil ducados. O, con la jerga más propia de la tropa que manda la ministra favorita,   queremos el sueldo del general y la verga del teniente. Los Rousseau,  a nuestro lado, unos escépticos, ya les digo.


Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Mis servicios:

El mejor regalo a un ser querido

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,196,073 hits

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 175 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: