Un pelo de tonto

Ni un pelo de tonto

(Foto de Hola Marmota)

Reconozcámoslo. Nuestro benemérito gobierno está tan ocupado en arreglar el mundo y las civilizaciones que no puede pararse en detalles. Como, por ejemplo, llenar de contenido a esa nueva asignatura con la que el presidente Zapatero quiere moldear a los españoles a su imagen y semejanza. Hablamos, claro es, de la Educación para la Ciudadanía, noble desideratum pedagógico que a no dudar conseguirá que en un par de generaciones nuestra España, antes casposa, de navaja y pandereta, sea una equilibrada síntesis entre la Atenas de Pericles, la Arcadia feliz y un Woodstock permanentemente iluminado por cerillas y mecheros. Eso sí, éstos habrán de ser convenientemente recogidos y reciclados para no perjudicar el medio ambiente.

Ahora bien, no se tomó Zamora en una hora. Y justo es que vayamos dando ideas para alimentar los diversos capítulos de tan compleja asignatura. No somos sociólogos, ni tampoco expertos en metodología. Nos limitaremos pues a apuntar nociones generales y algunos problemas específicos que esperamos solucione el nuevo maná de la enseñanza.

Damos por hecho que el educado en Ciudadanía será un modelo de ética, moral ciudadana, fe democrática, respeto a las instituciones, comportamiento cívico y solidario y sensibilidad social. Falta saber si se quedará en los principios o si acometerá la compleja casuística del día a día. ¿Enseñará a no cabrearse en los atascos? ¿Dirá al alumno que está muy feo eso de colarse en las colas? ¿Afeará la conducta al automovilista que aprovecha el disco rojo para hacer albondiguillas con las secreciones nasales? ¿Advertirá a los educandos de que, si de mayores son futbolistas, no escupan, sobre todo si televisan el partido? ¿Consagrará la eliminación del masculino como genérico para obligar a decir, por ejemplo, futbolistas y futbolistos? ¿Anatematizará a los que cuando abandonan la taza del retrete dejan en ella recuerdos personales? ¿Abolirá la cortesía del hombre hacia la mujer por considerarla machismo residual? ¿Impartirá normas de circulación peatonal para dos que se cruzan con el paraguas abierto por una misma acera demasiado estrecha? ¿Incluirá los sabios modales que imparten por la radio Josemi Rodríguez Sieiro y Carlos García Calvo? ¿Aconsejará sustituir el ¡Jesús! de los estornudos por una apelación a una dignidad laica como Sartre o Tierno Galván? ¿Proscribirá el piropo tradicional? ¿Distribuirá la DGT un catálogo de epítetos que cumplan la función sedante del insulto sin menospreciar a la madre del que ha cometido la felonía de guindarnos una plaza de aparcamiento que vimos primero?…

Tan concienciado está el Duende de que es necesario caminar hacia la utopía por la senda de la Educación para la Ciudadanía, que cada día encuentra un nuevo asunto para el temario. Su programa personal ya va por el tema 274, cuyo título general podría ser De la gestión de los pelos encontrados fuera de su sitio. Verán, uno añora la edad de la inocencia, lo ha dicho muchas veces. Y uno de los encantos de ésta es que no advierte que el pelo es un elemento caduco, y la humanidad va sembrando de pelos su paso por este valle de lágrimas. A veces, cuando el Duende se quiere flagelar con la estadística, imagina el número anual de pelos que deben de atrapar, sin ir más lejos, las depuradoras del Manzanares. La gestión bien programada encuentra siempre el destino adecuado a cada pelo, pero a veces, ¡ay!, ocurren extravíos. Hace varios días entró el Duende en una cafetería con una buena amiga y pidieron dos cafés. Mientras hablaba acodado en la barra con su compañía, fue diluyendo con la cucharilla una pizca de azúcar. Y se aprestaba a beber el primer sorbo cuando advirtió que la cucharilla volvía del café con la adherencia de un pelo sospechosamente rizado. Como dicen los taurinos, no hizo por él, y cuando la amiga preguntó al salir por qué no lo había bebido, el Duende respondió que por un pelo de tonto, o por doble falta de Educación en la Ciudadanía. Pues si el barman descuidó la higiene, el Duende pasó tanta vergüenza por él que ni fue capaz de decírselo.

Y lo peor es que el del pelo aún estará pensando que hay clientes tan gilipollas que pagan el café para no tomárselo.

Anuncios

23 Responses to “Un pelo de tonto”


  1. 1 Samba febrero 3, 2008 en 11:58 am

    Me parece…que es usted un poco tiquismiquis, el pelo se quita de la cuchara con el dedo y se toma el café, que seguro sabe igual que si no se hubiese dado cuenta, el camarero seguro, seguro que trabaja solo, con sueldo de ayudante y la barra llena mientras friega las tazas, hace bocadillos, sirve cafes y le exigen atención al cliente, pués no habré quitado yo pelos de platos de postre, que no cafés y de esos bién metidos en la pasta del crepe, vamos que fueron amasados, y mire Duende los aparto en el borde del plato del postre y los devuelvo a su propietario y ya está 🙂

    Me gusta

  2. 2 José Ramón febrero 3, 2008 en 1:36 pm

    Noble empeño el de instaurar una asignatura llamada “Educación para la Ciudadanía”, aunque he visto algunos contenidos y son bastante chocantes.
    En cuanto a lo del pelo, yo soy bastante poco escrupuloso, pero en este caso (sobre todo por lo del rizado) habría hecho lo mismo que el Duende. A mí también me da mucha vergüenza, en general, y salvo que no haya más remedio, hacer notar los fallos de los demás, y si puedo los disimulo.
    (Por el contrario, cuando yo cometo un fallo nadie se corta en recriminármelo, a veces con muy malos modos, y a veces aunque el fallo no haya sido mío).

    Me gusta

  3. 3 wallace97 febrero 3, 2008 en 6:30 pm

    La verdad es que si el pelo era rizado y el camarero no tenía barba, el fallo es bastante gordo y chocante. En ese caso yo tampoco me lo habría tomado, y me hubiese dado corte decírselo.
    La ventaja que tengo es que sin gafas veo fatal de cerca, y además no me fijo, con lo que ojos que no ven, corazón que no siente.
    Una vez, comiendo una ensalada en un Vips, apareció una babosa reptando hacia el borde del plato. Cuando el camarero vino a retirar los platos, me preguntó por qué no me la había comido. Claro, se lo tuve que decir, entre otras cosas porque no creo que fuera suya…

    Me gusta

  4. 4 Adela febrero 3, 2008 en 6:58 pm

    Me da la sensación de que con la asignatura citada alguién se cree que ha descubierto el mundo y otros el gran motivo de la polémica, la verdad es que para los de mi generación es como si no hubiese pasado nada o más de lo mismo, puesto que sólo impartiamos religión desde siempre y con un proselitismo demencial, primero en escuela de monjas y posteriormente en el instituto continuaba y nadie se alarmaba por ello, en aquella época de instituto la novedad fué poder elegir entre ética o religión por primera vez en mi vida, eso si fué rompedor, la verdad que sólo eramos cuatro alumnos y el profesor, una persona sensata, que empezó a romper tabús y prejuicios de nuestras mentes, allí se planteaban cuestiones de la vida diaria sexo, drogas, amistad, familia,convivencia, terrorismo etc, etc hablabamos con libertad, respeto e intentando enteneder. No cesitarían crear nada más estos políticos sino mejorar lo que tenemos, aunque así…es lo de siempre se ve menos y no pueden colgarse la medalla.
    Entiendo que parece ofensivo decirle al camarero que hay un pelo en la taza pero…si yo fuese camarero, me gustaría que me lo dijesen (con una sonrisa por favor) para cambiar de inmediato el café y servirselo al señor con un trozo de pastel a cuenta de la casa y estar más atento para los próximos cafés. 🙂

    Me gusta

  5. 5 Bob de Ca's Barber febrero 3, 2008 en 7:15 pm

    Batuadena! amigo Duende que tema m’has sacao! porque yo no soy nada primmirado sinos no comeria nada cuando salgo de casita, pa empesar las hamburguesas de maldonal ya el color …tira pa tras y no se paresen a las de la foto del mostrador de la asafata vamos ni con los ojos serrados. Un día en un seller pero, pedí canelones, estaba pasando un gusto fabuloso y mientras saboreaba, ay! se me pinchó una cosa en la muela de arriba con la de abajo, cuando lo pude sacar, no era un hueso, porque todo estaba picadito y a más a más era flexible y como era en forma de curva y grande…yo no lo quería desir pero…la madona dijo fuerte “¡quin oi una ungla!”, ¡que asco una uña! puaj! idò sí, el cosinero puede ser que mientras se cosía la pasta…idó el se hiba cortando las uñas de los dedos gordos, también se quedó allí en la orilla del plato, yo no me atreví a desir nada pero, la madona que es muy reberte dejó un mensaje en la servilleta ¡cochino!, yo nunca más los he vuelto a probar, he dejao la cosina italiana y sigo con la mallorquina 🙂

    Me gusta

  6. 6 Angelus Pompaelonensis febrero 3, 2008 en 9:19 pm

    Lo más probable es que la EpC no haga milagros, pero coincido con Savater (http://www.ciudadania.profes.net/ver_noticia.aspx?id=9770) y Marina (http://www.ciudadania.profes.net/ver_apartado.aspx?id=4248) en su necesidad.

    El Duende me ha recordado que hace tiempo iba buscando aparcamiento a mi derecha. ¡Uno, al fin! Al poco me viene un tío malhumorado, que venía en sentido contrario, con raya continua por medio, a decirme que estaba esperando a que el tráfico opuesto cesase… Amablemente le invité a acercarnos (unos pasos) a los locales de la Policía Municipal para que nos aclarasen quién tenía razón. Él declinó la invitación… A veces no basta con la urbanidad y los buenos modos, ni tan siquiera con la norma a la vista. Tiene que estar Paco el de la Rebaja…

    En cierta ocasión, me sirvieron unos “tigres”, y sobre uno de ellos, bien frita, había una avispa. Fui incapaz de decir nada, el tigre con su huésped volvió a la cocina, pero nadie se dio por enterado. No he vuelto al establecimiento.

    Me gusta

  7. 7 Angelus Pompaelonensis febrero 3, 2008 en 9:24 pm

    Ya es la segunda vez que me lo hace. Con lo que me cuesta escribir, le doy “enviar”, se lo traga y desaparece sin dejar rastro. Desde ahora, usaré siempre editor, y luego a copypastear se ha dicho…

    Me gusta

  8. 8 Anósnimo febrero 3, 2008 en 9:26 pm

    Figuerola, ¿dejaste propina?

    P.D.: Con esta inercia que has cogido, para el siguiente toca, aunque sea de refilón, lo del doctor Montes, la Comunidad y el señor Lamela. Sólo un poquito, aunque sea.

    Me gusta

  9. 9 Angelus Pompaelonensis febrero 3, 2008 en 9:31 pm

    (Lo he recuperado del “buffer”. Menos mal…)

    Lo más probable es que la EpC no haga milagros, pero coincido con Savater (http://www.ciudadania.profes.net/ver_noticia.aspx?id=9770) y Marina (http://www.ciudadania.profes.net/ver_apartado.aspx?id=4248) en su necesidad.

    El Duende me ha recordado que hace tiempo iba buscando aparcamiento a mi derecha. ¡Uno, al fin! Al poco me viene un tío malhumorado, que venía en sentido contrario, con raya continua por medio, a decirme que estaba esperando a que el tráfico opuesto cesase… Amablemente le invité a acercarnos (unos pasos) a los locales de la Policía Municipal para que nos aclarasen quién tenía razón. Él declinó la invitación… A veces no basta con la urbanidad y los buenos modos, ni tan siquiera con la norma a la vista. Tiene que estar Paco el de la Rebaja…

    En cierta ocasión, me sirvieron unos “tigres”, y sobre uno de ellos, bien frita, había una avispa. Fui incapaz de decir nada, el tigre con su huésped volvió a la cocina, pero nadie se dio por enterado. No he vuelto al establecimiento.

    Me gusta

  10. 10 Angelus Pompaelonensis febrero 3, 2008 en 9:33 pm

    (Lo he recuperado del “buffer”. Menos mal. Y creo que no admite los enlaces…)

    Lo más probable es que la EpC no haga milagros, pero coincido con Savater (www.ciudadania.profes.net/ver_noticia.aspx?id=9770) y Marina (www.ciudadania.profes.net/ver_apartado.aspx?id=4248) en su necesidad.

    El Duende me ha recordado que hace tiempo iba buscando aparcamiento a mi derecha. ¡Uno, al fin! Al poco me viene un tío malhumorado, que venía en sentido contrario, con raya continua por medio, a decirme que estaba esperando a que el tráfico opuesto cesase… Amablemente le invité a acercarnos (unos pasos) a los locales de la Policía Municipal para que nos aclarasen quién tenía razón. Él declinó la invitación… A veces no basta con la urbanidad y los buenos modos, ni tan siquiera con la norma a la vista. Tiene que estar Paco el de la Rebaja…

    En cierta ocasión, me sirvieron unos “tigres”, y sobre uno de ellos, bien frita, había una avispa. Fui incapaz de decir nada, el tigre con su huésped volvió a la cocina, pero nadie se dio por enterado. No he vuelto al establecimiento.

    Me gusta

  11. 11 Angelus Pompaelonensis febrero 3, 2008 en 9:50 pm

    ¿Por qué acabo con la sensación de que a algún “gran hermano” no le gustan los destinos de ciertos enlaces? ¿A qué grupo pertenece WordPress? ¿Tal vez a Vocento, o a Recoletos? ¿Alguien lo sabe?

    Me gusta

  12. 12 Julián29 febrero 3, 2008 en 9:52 pm

    Si de anecdotas de comida se trata, yo os digo que trabajé en Londres en un restaurante casi ocho meses. Despues de ver lo que ví, pocas veces me fio de lo que como. A mi mente vuelven aquellas imágenes, que por decencia me abstengo de describir, pero que en petit comité un día os relataré.

    Como bien ha dicho Samba, mucho depende del camarero, o cocinero, para que todo esté en regla, y aunque mucho depende de la categoría del local, que sea un sitio lujoso y caro no siempre es una garantía. Si el camarero, o cocinero estan quemaos, Solo Dios sabe lo que hacen, y hay que fiarse de ellos…

    Bob, “tu que menjas caragols”, y para Wallace, escucha esta:

    Creo que ya lo comenté una vez, pero porsiaca. Había una pareja de Ingleses, que vinieron a cenar a la caseta de un pariente de mi mujer, y entre otro muchos platos, había caracoles en su salsa. Tras el susto inicial, los comieron con gana, y tan contentos quedaron, que nos preguntaron como se buscaban, limpiaban y preparaban. Cenaron, y se fueron…

    Un par de semanas mas tarde, les preguntaron sobre los caracoles, si habían encontrado muchos, si los habían cocinado bien, etc, etc., a lo que ellos contestaron:

    Encontramos muchos, estaban muy buenos, y todavía nos quedan en casa. Estaban todos muy ricos, los con casita y los sin casita…

    En fín, luego digo algo sobre la Educación para la ciudadanía.

    Saludos.

    Julián.

    Me gusta

  13. 13 Julián29 febrero 3, 2008 en 10:23 pm

    Paisano Angelus, Tambien a mi me ha hecho cosas raras el asunto. No se si es gran hermano, o gran primo, pero si he de escribir un rollo largo, lo hago en word, y copypego, para evitar disgustos, como bien me dijo nuestra querida presidenta…

    Aupa.

    Me gusta

  14. 14 el candil de la sierra febrero 4, 2008 en 9:26 am

    BUENOS DIAS, a todos,ANGELUS,WALLACE,yo todavia no e llegado a esas clases,justo ayer despues de tener casi todo escrito…zas,nada de nada,UF con lo que me cuesta,despues vuelvo,mis saludos para ADELA,JULIAN,a los nuevos as,cada uno con su historia.

    Me gusta

  15. 15 Zoupon febrero 4, 2008 en 11:10 am

    Hoy te has salido, Duende, qué bien escribes.
    Sobre lo del pelo veo que no tenéis ni idea ninguno, lo que hay que hacer es ver si dice “Premio” o si dice “Siga buscando”, y si pone lo primero, reclamar el apartamento en Torrevieja-Alicante.

    La idea de Educación para la Ciudadanía me encanta. Yo mando al colegio unos energúmenos consentidos y me devuelven unos respetuosos ciudadanos con carné. Pero, ¿Y si el niño (o la niña) no me aprueba? ¿Pasa de curso pero no puede votar a los dieciocho?
    A ver cuándo se dan cuenta de que, en ese terreno, las cosas hay que mamarlas en casa, y no sirve de nada tomar apuntes.
    Es obligación y al mismo tiempo derecho de los padres educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones, y ahí el Estado no puede ni debe entrar. Yo sacaría las enseñanzas religiosas de las aulas, incluida esta religión laica de chichinabo que se han inventado. Y que los padres que lo deseen manden a sus hijos a catecismo, a la madraza, a la sinagoga o a la sede del PSOE.

    Me gusta

  16. 16 Gervasio febrero 4, 2008 en 4:26 pm

    Haciendo autostop hace un par de decadas por Vegas Altas del Guadiana, un mes de julio a las tres de la tarde, andando por la N-430, localidad de Valdivia, pueblo de colonización del plan Badajoz fundado por el Sr. Babuglia abuelo de mi amigo luigi. Esos calores extremeños, esos vapores del regadio, esos insecticidas, esos tractores perdiendo tomates en cada curva…
    Deme una coca cola… te la bebes de un trago y cuando queda un diezmillonesima de milimetro cúbico compruebas que en su fondo reside jocosamente un billete que pone: Metro de Madrid.
    Jamás habia visto tal billete, ni cual metro, ni pascual capital.
    Señora que tiene un billete metro dentro… Pues venga te pongo otra y tos contentos. Tal vez fué una premonición. El futuro estaba escrito en ese envase de cristal gordo traslucido. Si lo hubiera visionado en aquel momento, quizá podría haber enderezado mi camino.

    Me gusta

  17. 17 Gervasio febrero 4, 2008 en 5:20 pm

    Lo mejor para evitar “moltos cascatos” o “se ha yepao” en el blog es hacer “Cut&Paste”:
    Antes de ejecutar “Enviar”, se selecciona lo escrito con el ratón o con las teclas “shift+flechas” y se presiona “ctrl+c”. Con esto conseguimos guardarlo en el portapapeles. Si después de presionar “Enviar” efectivamente la cosa casca, podemos recuperar lo escrito presionando “ctrl+v”. Con este mecanismo no necesitamos un editor de texto adicional de backup.

    Me gusta

  18. 18 Angelus Pompaelonensis febrero 4, 2008 en 8:16 pm

    Esto no hay quien lo entienda. Tragó al instante cuando quité los hachetetepés, y ahora aparece todo por triplicado, como instancia burocrática cualquiera… Nada, que me huele a supervisor…

    Gervasio, el copypasteo en la ventana de edición también lo uso, pero uno está hecho a usar y abusar de ello, y a veces he sobreescrito un portapapeles bien lleno de info no guardada… Y aquí, Iberdrola nos obsequia, para colmo, con cortes inesperados. Estoy pensando poner un SAI…

    Me gusta

  19. 19 Juan Figuerola-Ferretti febrero 4, 2008 en 10:22 pm

    @Angelus Peloponesus y duendes: http://loquesea lo detecta wordpress como enlace. Como en los spam, éste tipo de texto abunda con el fin de enlazar los sitios que anuncian, la mayoría de protectores de spam de estos espacios blogueros lo mantienen en espera hasta que los propietarios del blog lo validemos, o eliminemos definitivamente.

    Como es lógico, a veces tardo demasiado en regresar al ordenador…

    Me gusta

  20. 20 Adela febrero 4, 2008 en 11:01 pm

    Pués eso es lo que yo decia…seleccionar todo, copiar y pegar de toda la vida… Lo que te pasa Angelus es que creo que te repiten los caracoles de Julio29…que hay que ver que nací con mi familia comiendolos y aún no me he acostumbrado y encima son cariiiisimos, yo los que voy encontrando los devuelvo al campo, con lo bonitos que son!.
    Y…quería preguntar si esa asignatura, será también de reciclaje para los que no la hemos hecho o será convalidable o habrá que tener un certificado para las oposiciones como el catalán…más que nada porque se colapsarán las aulas :).
    Hoy a mi me han dado ya una clase, en un bar, una camereraaaaa, que me ha clavado 4€ por un café con leche y un croisan y me lo sirve con un palito de esos de remover de las máquinas de café, le he pedido POR FAVOR una cucharilla, su respuesta:
    – No tengo, pués no tengo ninguna limpia,mire señora si no le va bién esto es lo que hay.
    Comorrrrrrrrr? me la ha lavado con los dientes cerrados y me comido mi croisan a trocitos en mi café con cuchara. Vamos hombre! 🙂
    ¿que hago , pongo la reclamación? 🙂
    Un saludo enorme para Candil, es más majo que pa que.
    LOOOOOOOOLAAAAAAAAA!pero donde estas?jolin que faltas nena 🙂

    Me gusta

  21. 21 Bob de Ca's Barber febrero 4, 2008 en 11:12 pm

    Redeu Julian 29! yo de lo que paso un gusté, es de cogerlos a los caragoles, es una maravilla andar por la noche con la linterna por las paredes de piedra y lloviendo ara, no te cuento como vuelvo todo empastisado de fango y muertesito de frio, y luego los pongo en la caragolera y les doy de comer un tiempo y los vuelvo a escampar otra ves por la garriga, más que nada… porque como hay pocos, idó que crien tranquilitos sin prisas, la madona se piensa que se han muerto porque no les doy harina, idó pasiensia. y las otras que tu dises, me parese que son lo mismo más evolusionado pero, porque total la casita no sirve pa nada nos los comemos igual…no se. 🙂

    Me gusta

  22. 22 el candil de la sierra febrero 5, 2008 en 9:53 am

    BUENOS DIAS,a todos/as bueno chicos a ver si solucionais vuestros problemillas con las nuevas tecnologias,porque no me entero de nadaaaa,ya es una pena pero….,nosotros los compramos en una granja que se han organizado dos personas jubiladas,y que tienen un terreno dividido en varias parcelas de resiembra,es una gozada ver como comen tomillos rallados y demas hierbas purificadoras silvestres,aqui los hacemos a la sarten con un poco de aceite,espolvoreamos ajo molido y sal cuando casi estan,le echamos un alioli con leche sin huevo,lo removemos en la misma sarten y a correrrrrrr.amigos

    Me gusta

  23. 23 Macu febrero 6, 2008 en 7:34 pm

    Esto es lo que hay duende. Que se empieza con Educación para la Ciudadanía y los pelos en sitios indebidos y se acaba comentando recetas de caracoles.
    Me lo paso bomba leyendo los comentarios.
    Yo no me he encontrado pelos pero sí dedos mugrientos dentro de los plantos y a ver como le dices al camarero que no te gusta la “salsa” que acompaña al plato.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: