Sombras en un cielo luminoso

Aqui hay tomate programa

Estas son las cosas/ que hay que recordar/ de este mundo absurdo/ que no sabe dónde va…Lo cantaba Luis Eduardo Aute, buen poeta, muy fino pintor y mejor cantautor hace años. Y eso que no sabía que Aquí hay tomate sería eliminado de la parrrilla de Tele 5. Después de la diagnosis de los sabios sobre la certeza del calentamiento global, no se habrá registrado un suceso de tanto impacto emocional. Para ser cierto, este Duende quería colgar hoy en la puerta un aviso como aquel Cerrado por defunción que utilizaban los comercios antiguos para cerrar el chiringuito. En señal de respeto a estos colegas de la comunicación, que tantos y tan importantes servicios han prestado a la civilización occidental, pensaba tomarse la jornada de asueto. Pero los lectores de este blog no merecen menos consideración. Compartan pues con el Duende su sentimiento de consternación, de ira contenida, de rebeldía ante las flagrantes injusticias que sufre la tierna pareja tomatera. Ese par de fenómenos mediáticos que tanto nos encandilaba con sus bonitas noticias, sus graciosos comentarios y, sobre todo, sus hondas meditaciones filosóficas. Sin embargo escuchemos a Tagore: si lloras porque has perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver la luz de las estrellas.

Las estelas de algunas habían durado hasta hoy. Estamos hablando de las estrellas que ganaron la noche del domingo los Goyas. Al Duende Maribel Verdú le encanta, y Alfredo Landa le divierte y le emociona, pero del mundo del cine sólo le fascina el cine. Últimamente sus figuras, conscientes de que son los más guapos de la película, quieren ser actores del gran teatro que es la política. Se lo dice el Duende, que también es un impostor: desnudos y sin la luz de candilejas, cualquier actor o actriz es un ciudadano corriente.

Pero fuera de los focos, brillaba en Madrid una luz especial, la de un sol limpio entre nubes moradas y azulencas después de un fin de semana invernal de benéfica lluvia. La vieja ocurrencia de Oscar Wilde está llena de verosimilitud: la naturaleza imita al arte. De la misma manera que muchos campos de la Provenza imitan a Van Gogh y las antiguas eras manchegas remedaban los lienzos de Benjamín Palencia, los cielos como los que hoy coronaban los aledaños del Manzanares que se divisan desde el palomar del Duende copian los paisajes de Aureliano de Beruete. Así dicho es una chorrada, pero si pueden, compruébelo. Asómense a los cuadros de este maestro impresionista madrileño y respiren. Sentirán dentro el aire frío seco y limpio que en días como hoy soplaba desde la sierra de Guadarrama.

Luces de la naturaleza o del arte. Pero luces milagrosas que salvan penosas sombras: con ironía, las que borraron la tomatina de Tele 5. Sin ironía, y más bien con vergüenza e indignación, la última macabra maquinación de Al Qaeda. Ahora estos angelitos utilizan mujeres con síndrome de Down para sus atentados suicidas. Su horror también ha salido en las noticias el fin de semana, pero no ha provocado ni la mitad de debates que el cese de los simpáticos cotillas. Pero no confundamos, tó el mundo es güeno, y la vida es maravillosa. Las meditaciones pesimistas son delirios del puñetero Duende. Que en noches como ésta, mira por donde, se cree Pepito Grillo, ya te digo…

Anuncios

15 Responses to “Sombras en un cielo luminoso”


  1. 1 Julián29 febrero 5, 2008 en 6:50 am

    Yo lloro la ausencia del tomate. Un programa ameno y justo. Respetuoso y elegante sin igual.
    Ells mismos lo dicen:

    “Durante un tiempo se convirtieron en una suerte de Robin Hood de la audiencia que robaba sus miserias a los ricos para regalárselas a los pobres. Cruzaron límites, traspasaron fronteras antes intocables y enfadaron a muchos para demostrar que otra información era posible.”

    Si lo quereis entero:

    http://www.telecinco.es/aquihaytomate/detail/detail1067.shtml

    Suerte Duendeamigos.

    Saludos tempranos.

    Julian.

    Me gusta

  2. 2 wallace97 febrero 5, 2008 en 10:08 am

    Duende, ahí te quiero ver, sí señor, en serio y en broma, haciendo compatible el llanto y la risa, los nubarrones y los cielos limpios, luces y sombras. Eso es el reflejo de la vida.
    Aprovechando tus comentarios para documentarme, he visto un cuadro de Beruete titulado “Orillas del río Manzanares”, en el que, cito textualmente parte de un comentario en la web: “junto a la orilla del río se levantan los merenderos y las ventas, los molinos y los lavaderos”. Eso mismo es lo que ha dejado Gallardón por la zona, ¿no?

    Me gusta

  3. 3 Bob de Ca's Barber febrero 5, 2008 en 11:24 am

    Como siempre eres dulse y ásido,en los chinos se dise agridulse!, dise la madona que los que han matao el tomatito son otra ves los de la conferensia piscopal(paresen la inquisisión) porque se empesaban a meter con ellos…ah…con la iglesia hemos topado…parese que la hija de setien(que disolver) ventilaba la ropa susia…jiu,jiu ay Deumevet! ara mirará otra cosa y ya está!.Sabes que…le di un libro de Tagore a Adelita pa vender en el rastrillo, Batua! ara me enrepiento, si tu lo lees seguro era bueno…lo vendió por un euro y eso que era bién gordo, pero el señor le dijo que la edisión no era gran cosa, de todas maneras esa frase la tenía porque me la mandaron con un sms cuando se murió Bolito, el pekines de la madona que iba a su bola.
    Ara me gusta más esta:
    – Hay que recordar siempre que tras las lágrimas el sol sale de nuevo cada dia. 🙂

    Me gusta

  4. 4 José Ramón febrero 5, 2008 en 5:24 pm

    Tenemos lo que nos merecemos: Tomate y tomate.
    Y lo de Al Qaeda, no puedo decir nada. Si acaso sólo, ensimismado, lo de Kurt, el de El Corazón de las Tinieblas (o Apocaypse Now, para que nos entendamos): “El horror, el horror”.

    Me gusta

  5. 5 Angelus Pompaelonensis febrero 5, 2008 en 7:25 pm

    Cne cine cine, cine;
    Más cine, por favor…

    No sé si en la entrega de los Goyas se trataba de hacer política o no, pero un par de gruesas patas de banco se dispararon, una por el presentador contra una actriz y otra de un actor premiado contra la Conferencia Episcopal. La primera, intolerable, la segunda, desquiciada.

    Que todo en la vida es cine;
    Y los sueños, cine son…

    Me gusta

  6. 6 Palofi febrero 5, 2008 en 8:53 pm

    Siento lo del tomate por alguien que lo va a echar de me-
    nos,parece mentira pero tengo una hermana que se supone
    intelectual y que lo veia aunque se disculpa diciendo que
    se lo dormia.
    A mi me parecia un programa bien estructurado pero con muy
    mala uva.
    Por supuesto que estoy con el duende hay muchas otras co-
    sas mejores…….

    Me gusta

  7. 7 Julián29 febrero 5, 2008 en 9:51 pm

    Que conste que lo del tomate que escribí esta mañana era ironía.
    Pero en fin, como la cosa se ha decantado por Aute, yo reproduzco la letra de una de las canciones mas bellas escritas en castellano.

    Está en el recopilatorio de las canciones de mi vida…

    LAS CUATRO Y DIEZ.

    Fue en ese cine, ¿te acuerdas?,
    en una mañana al este de Edén,
    James Dean tiraba piedras
    a una casa blanca, entonces te besé.
    Aquélla fue la primera vez,
    tus labios parecían de papel,
    y a la salida en la puerta
    nos pidió un triste inspector nuestros carnets.
    Luego volví a la academia
    para no faltar a clase de francés,
    tú me esperaste hora y media
    en esta misma mesa, yo me retrasé.

    ¿Quieres helado de fresa
    o prefieres que te pida ya el café?.
    Cuéntame como te encuentras,
    aunque sé que me responderás: muy bien.
    Ten, esta foto es muy fea,
    el más pequeño acababa de nacer.
    Oiga, me trae la cuenta,
    calla, que fui yo quien te invitó a comer.
    No te demores, no sea
    que no llegues a la hora al almacén;
    llámame el día que puedas,
    date prisa que ya son las cuatro y diez.

    Desde siempre, desde que conozco esta canción, todos los relojes que dejo parados, o que acaban la cuerda o pila, los dejo a las 4 y 10.

    Saludos.

    Julian.

    PS. LOLA, te vamos a poner falta. Basta ya de hacer novillos…

    Me gusta

  8. 8 Adela febrero 5, 2008 en 10:48 pm

    “Luces milagrosas que salvan penosas sombras” me encanta esta frase exactamente así. Soy observadora y amante de las luces y me parecen cirtamente milagrosas y salvadoras.
    Querido Duende eres el mejor “bloguista” (no leo ningún otro) pero me lo dice el corazón. 🙂

    Me gusta

  9. 9 José Ramón febrero 5, 2008 en 11:15 pm

    Julián: No soy muy de Aute, pero esa canción que has puesto es la que más me gusta de él (aunque creo que es por el trozo tarareado de “Al Este del Edén”, del músico Leonard Rosenman). (Jeje, perdona la chorradilla).
    Estoy con Angelus: Igual que criticamos en su día (hace muy pocos) a la Conferencia Episcopal, también hay que decir que lo de Alberto Sanjuán es una idiotez y una chulería. Aprovechar que recibes un premio para pedir la disolución de la C.E. es impresentable. Y los que aplaudieron esa memez que no venía a cuento son unos tontainas que quedan muy bien y muy progres.
    Y todo eso también es tomateo.
    La parida esa de Corbacho contra la actriz no la vi. Pero es lo de siempre: Nos burlamos de los yanquis y hacemos lo mismo, pero peor. Pero, claro, estamos por encima de ellos porque somos más bordes y más cínicos, y no nos lo creemos, mientras que ellos, pobres memos, se lo creen. Pues si no nos lo creemos no lo hagamos, que siempre estamos igual.
    Y ya vale de tomatismo.

    Me gusta

  10. 10 wallace97 febrero 5, 2008 en 11:33 pm

    El domingo dije a mis tres mujeres que si iban a poner la maldita gala me avisaran, porque yo me iba por ahí a dar una vuelta. No la pusieron, estuvimos viendo al filo de lo imposible. Después, la pusieron cuando yo me metí en el ordenador. Ayer y hoy no he querido ni ver, ni escuchar ni leer nada relacionado con los malditos premios, sólo he visto los titulares en internet al abrirlo, y sin prestar la más mínima atención. Y menos mal, porque si llego a ver lo que contáis, me hubiera costado un cabreo que no por esperado hubiera sido menor. Llegó un momento en mi vida en que tuve que elegir, o aguantar los mamoneos sublimes o mi salud mental. Y opté por la segunda.
    ¿Todavía hay alguien que dude que los premios se compran, incluídos los Nobel?

    Me gusta

  11. 11 Palinuro febrero 6, 2008 en 6:20 pm

    Opté por evadirme de la gala de marras al recordar lo que padecí en años anteriores. En Telemadrid reponían una película menor de un genio que no envejece: “Crimen Perfecto”, de A. Hitchcock. Y, a pesar de sabérmela de memoria, disfruté revisándola por enésima vez. En los descansos publicitarios pasaba a la gala de los Goya, pero nunca tuve la tentación de permanecer. Lo poco que ví me pareció sin atisbo de ingenio. El presentador haría bueno a cualquier humorista de cuarta fila y los premiados parecían afiliados a la sociedad de elogios mutuos. Sin embargo Grace Kelly y Ray Milland dirigidos por el maestro me confirmaron en que, al menos para el cine, cualquier tiempo pasado fué mejor. Contraste entre el CINE con mayúsculas y el que languidece entre ayudas oficiales y cuotas de pantalla.

    Me gusta

  12. 12 Palinuro febrero 6, 2008 en 6:22 pm

    ¡Ah! y bienvenida la nueva contertulia Palofi.

    Un beso.

    Me gusta

  13. 13 camiseta febrero 6, 2008 en 7:04 pm

    de acuerdo con todo lo dicho, sólo quiero dar la bienvenida a Palofi y reclamar la presencia de algunas ausentes

    Me gusta

  14. 14 Macu febrero 6, 2008 en 7:21 pm

    Me encanta Crimen Perfecto. De acuerdo con Palinuro, CINE sin más.
    Respecto al tomate, no opino porque no lo veía y lo digo de verdad, ¿eh? entro al currele a las 15:30 h. La gala de los Goya nunca la he visto, solo veo las fotos al día siguiente y, la verdad, glamour por las chicas porque a algunos dan ganas de darles una limosna. Eso sí, somos tan guays que mezclamos política y cine o churras con merinas. Luego se quejan de que no tienen seguidores.
    Lo de Al Qaeda si que es lamentable. No entiendo como pueden lavarle el cerebro a la gente de tal manera que crean que hacer eso con personas disminuidas es normal y que encima ganan el cielo. Seguro que ningún actor se atreve a criticar este hecho en una gala.

    Me gusta

  15. 15 Zoupon febrero 6, 2008 en 7:51 pm

    Dice José Ramón: Nos burlamos de los yanquis y hacemos lo mismo, pero peor. Más que una opinión es un certero diagnóstico, extrapolable a tantas otras cosas.
    Por lo demás la gala de los Goya no es otra cosa que la aburridísima y multitudinaria reunión anual de unos pijos vestidos de pijos que hacen el pijo y dicen pijadas. A mi personalmente me importa un pijo.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: