Contra ETA y otros motivos para la náusea

La bella dama confesaba que no podía vivir sin flores alrededor, sin ir a todas las fiestas y sin lucir su palmito en el hipódromo los domingos. Y al final se preguntaba si no debería de aprender algo de inglés para no parecer tan tontita. No se preocupe -le aconsejaba un anciano con  canotier, monóculo y perilla. Siga siendo una frívola: vivirá más feliz y dentro de cien años nadie se acordará de ello.

 Se acordaba en cambio el Duende de esta escena de película cuando repasaba los marrones generales y particulares que uno se tiene que tragar cada día. La bestialidad de ETA, el cinismo de sus defensores, la eterna patraña de los políticos encubridores, la crueldad inconsciente de los tifones y los seísmos, las angustias que nos trae la crisis económica, las guerras que ya casi nos resbalan, la intolerancia, la memez,  la miseria moral, la ceguera de buena parte del género humano.  La náusea existencial. Y lo que te rondaré, morena: cada cual con su problema, con su dolor particular, con la esquirla de una obsesión o una preocupación clavada en su alma.

 Y en estas que su Vespa, que enfilaba la Gran Vía, se elevaba como las bicicletas de los niños amigos de E.T. y seguía el recorrido de la calle a esa altura en la que uno puede ver uno de los paisajes urbanos más bonitos de España, que es la estatuaria que corona los edificios representativos de Madrid. Cuántos romanos, cuántas cuadrigas, cuantos ángeles, cuantas deidades, cuantos escudos y medallones. Qué bonito, qué sugerente, qué estimulante pasar a su lado y rascarles las barbillas de piedra. Qué sensación de pequeño dios.

 Y qué trampa. Todo era producto de la pura imaginación. Y de una estrategia que consiste en estrangular la Ley de Murphy a tu favor: toda situación grave es susceptible de ser burlada con una o varias cataplasmas de frivolidad.

 Al final, ya en casa, y no sin mirar un instante el estupendo coche de bomberos de hojalata que le ha regalado uno de los lectores del blog, el Duende se premió con una chocolatina 72% de cacao, se lavó los dientes, y con el spray de espuma de afeitar escribió en el espejo el cuarto de baño: ¡Viva la frivolidad!

 Si no falla la terapia, dormirá como un príncipe.

Anuncios

29 Responses to “Contra ETA y otros motivos para la náusea”


  1. 1 wallace97 mayo 22, 2008 en 8:51 am

    Me alegro mucho de que te funcionen los mecanismos de defensa, lo que sigue demostrando que la naturaleza es la sabiduría por antonomasia. Y creo que esa sabiduría es la que nos dice que las relaciones humanas no deberían traspasar los límites de la tribu, que es el grupo social capaz de ser abarcado por una persona sin tener que sufrir las consecuencias graves a las que parece ser que estamos abocados por el empeño de relacionarnos con miles de millones. Y tengo el convencimiento de que lo que hacemos en los blogs y en los e-mails, y en internet en general no es más que otra forma de escapar de esa soledad a la que nos ha conducido precisamente todo eso, la comunicación no personal. Un círculo vicioso al que habría que buscarle la salida, y creo que es urgente.
    Tampoco debemos despreciar esos dolores particulares, obsesiones o esquirlas clavadas en el alma. Son también imprescindibles, además de inevitables, pues quizá sin ellas no podríamos apreciar las maravillas. Pero eso sí, deberíamos haber creado un entorno en el que no se hicieran ilimitadas e incontrolables, en el que fueran más íntimas y comunicables.

    Me gusta

  2. 2 alfonsina mayo 22, 2008 en 9:44 am

    El dolor es consecuencia inevitable de la lucidez, de la consciencia y de la inteligencia. Donde estamos los hombres está el vicio y la virtud, y demasiadas veces hay más de lo primero que de lo segundo, así que ser perspicaz es dolerse de muchos duelos. La frivolidad te hace pasar de puntillas por encima de los otros, utilizando como centro de gravedad tu propio ombligo y la vanidad a él asociada. Hipertrofiar tus deseos y tu imagen es una vacuna contra la compasión y la preocupación por los demás, pero esa práctica tan común es un escalón inferior al SER HUMANO.
    Como le dije al duende frente a una manzanilla, hay que sentir, pero también economizar dolor…

    Me gusta

  3. 3 Bob de Ca's Barber mayo 22, 2008 en 9:58 am

    y ara yo pensaba…no lo podríaa yo haser eso también con algún pintamorros colorao de la buela que arrastra por ahí, en el espejo? como no m’afeito con espuma! y el xicolate con leche! no sé, podría ser no funsione! y coche de bomberos no tengo pero…y si miro la lagartija que ayer se cayó del tejado?, be! es questión de probarlo! 🙂 .
    M’has hecho pensar también en uno de los paisajes “no urbanos” más presiosísimos de sa roqueta!, y sabes cual? idò cuando sales de Artá y vas hasia la Colonia de San Pere, Caragol! te enfilas en la carretera que sube como una montaña rusa y desde arriba te tirarias con la vespa mirando para arriba, sin mirar la carretera y sólo ves nubes blancas que se colocan en el sielo asul y más allá, por ensima de valles de colores borrosos y a la derecha se asoma el mar intenso, te puedes imaginar que vas en una nave espasial y vas ha salir por las nubes hasia el espasio! Buuuuuuuuuuuuuuuuffff!, ara eso si has de pensar en poner un ojo de ves en cuando a la carretera sinos es un poblema! pero…como sirculan tan pocos…no sería tanto! 🙂 .

    Me gusta

  4. 4 Adela mayo 22, 2008 en 10:45 am

    Agradezco tus palabras Alfonsina, ese es el reto “economizar dolor”, saber vivir según los pensamientos que escribes personalmente me llevará toda mi vida hasta donde llegue y no sé si llegará a tiempo :).
    En cierto modo, me parece que decís lo mismo, Wallace 97 y Alfonsina, hablais de “economizar dolor” y a la vez de “vivir el dolor” buscar el equilibrio. Son reflexiones muy profundas, tengo tantas preguntas que os sentaría a los dos en una mesa y no os levantariais en una semana, como eso no puede ser, seguiré leyendo, como bien dices Wallace 97, pertenecemos a una tribu, y muhísimas veces en la mia no me encuentro, traspasar los límites lleva a lo que tu dices, pero si no lo hago no sabría de la existencia de pensamientos como el tuyo o el de Alfonsina y estaría condenada toda la vida a límites de mi tribu única y exclusivamente, volvemos al equilibrio y al reto! 🙂
    Sinceramente mi terápia está en el blog del Duende! 🙂

    Me gusta

  5. 5 alfonsina mayo 22, 2008 en 11:40 am

    Adela, no sé de Wallace, pero seguro que entre tú y yo acumularíamos muchas preguntas. Dile al Duende que nos siente frente a otra manzanilla. Vivir es un ejercicio complicadísimo, que requiere de un esfuerzo permanente. Creas defensas contra una amenaza, y antes de que te des cuenta aparece otra para la que no valen las defensas anteriores. Te inmunizas contra el dolor de una herida profunda, y al poco se reabre con una mutación levísima que hace que los anticuerpos “emocionales” ya no te sirvan… Al final, como dice White en boca del mago Merlín, “lo único que vale es aprender, aprender cómo se mueve el mundo y qué hace que se mueva…”

    Me gusta

  6. 6 Doctor Fronkonstein mayo 22, 2008 en 11:50 am

    Leo en los periódicos que cae el cerebro de ETA. Menudo contrasentido, como si en esta banda de asesinos hubiese alguien que lo tuviese.

    Se respira hoy un poco mejor desde que esa gentuza esta entre rejas.

    Me gusta

  7. 7 camiseta mayo 22, 2008 en 12:06 pm

    Wallace, Bob, Adela y Alfonsina: Que buen tema para debate. Deberían enseñarnos la normalidad del dolor del mismo modo que nos venden y nos preparan para la felicidad, porque estamos expuestos muchas mas veces en la vida al dolor que a la felicidad. Pero claro, como tantas ortras cosas esto no vende. La gente no quiere promeblas ni agoreros y así la pescadilla continuará comiéndose la cola siempre. Unicamente cuánto más vivas se supone que lo manejarás mejor. Todos lo habéis dicho pero Alfonsina tu comentario es como si lo hubiera firmado yo

    Me gusta

  8. 8 Zoupon mayo 22, 2008 en 1:32 pm

    Alfonsina dice que vivir es un ejercicio complicadísimo, y Camiseta que estamos expuestos muchas más veces en la vida al dolor que a la felicidad. Y yo, muy respetuosamente, estoy en desacuerdo con ambas afirmaciones.
    Otra cosa es que nos compliquemos la vida con chorradas diarias o que estemos más predispuestos a sufrir que a gozar. Claro, esto sirve para los que como yo tenemos las necesidades básicas de alimento y vestido cubiertas y gozamos de una aceptable salud, los que se mueren de hambre en el Tercer Mundo sí que sufren de verdad.

    Nuestro problema es que nos agobiamos por todo: Examinemos nuestro actuar, por ejemplo, si el niño tiene fiebre: 1º Paso: Discutimos con la parienta porque no le llevó el jersey el fin de semana y se enfrió porque aún refresca al anochecer. 2º Paso: Nos peleamos con la puñetera silla de seguridad para el niño, que no hay dios que la ponga bien en menos de treinta minutos (diseño de espaldas al pueblo). 3º Paso: Rayamos el coche al salir del estrecho garaje (hecho de espaldas al pueblo) porque el capullo del vecino se ha comprado un Mercedes (como el que queremos nosotros, pero no nos da el sueldo) que no nos deja sitio. 4º Paso: Nos cagamos en la madre del imbécil del coche amarillo (que también es modelo superior al nuestro), que no nos cedió el paso cuando salimos de la cochera, y casi nos embiste. 5º Paso: Nos cagamos en la madre y en el padre del pobre señor al que se le caló el coche estando el disco en verde, y lo dejamos sordo a base de claxon. Luego, él pasa en amarillo y nos deja el rojo a nosotros, y nos cagamos en ancestros más lejanos (abuelos y abuelas), y pensamos que lo hace a propósito. 6º Paso: Discutimos con la parienta por cual sea la mejor ruta hasta el hospital, y le decimos que no tiene ni puta idea, que ella sólo sabe la mejor ruta hasta el Carrefour. 7º Paso: Llegamos por fin al hospital, dejamos al niño con su madre y nos vamos a buscar aparcamiento. Pero la parienta tarda diez minutos en desempotrar al niño de la puñetera silla, y nos pitan a todo meter. 8º Paso: Ante un sitio vacío a siete manzanas del centro médico hay un fulano de cierta etnia que nos exige el impuesto revolucionario (de espaldas al pueblo) por aparcar allí. Como tienes prisa y no tienes monedas sueltas, le largas cinco euros, te cagas mentalmente en sus muertos en general (oralmente no, la carrocería ya no te protege), él te llama roñoso (a pesar de los cinco euros, es que es como su mantra). 9º Paso: Sales cagando leches hacia el hospital, pisas una caca de perro, te cagas en los cánidos y sus dueños, (y sus correspondientes parientes por consanguinidad y afinidad), pisas una baldosa suelta y te riegas los calcetines (te cagas en el alcalde y en media docena de concejales), recuerdas los cinco euros y que el coche, total, ya estaba rayado, y te cagas otra vez en el gorrilla. 10º Paso: Llegas al hospital, que tiene trece puertas, las urgencias infantiles son la décimotercera que encuentras. 11º Paso: Entre cientos de mamis y churumbeles, por fin encuentras a los tuyos, y te llevas la bronca por tardar tanto. 12º Paso: Esperas una hora y tres cuartos a que alguien atienda a tu niño. 13º Paso: El pediatra lo mira en cuarenta segundos, dice que no es nada, que un virus, le receta un antitérmico y hasta otra.
    Sobra decir que durante todo el rato el niño ha estado llorando, la mujer gritando, tú maldiciendo y siendo maldecido mental y oralmente, y todos preocupadísimos porque dice el Interné que la fiebre puede ser síntoma de al menos treinta enfermedades graves y potencialmente mortales.
    14º Paso: Cuando ibas a salir hacia casa, y fruto de todo lo anterior, sientes una punzada intensa en el pecho que irradia al brazo izquierdo. Vuelta a urgencias, tu mujer llora, el niño llora (el cabroncete es que no para), tú crees que te mueres. 15º Paso: Ante la sintomatología, te meten dentro en seguida, te auscultan, te ponen cables para un electro, te meten pastillas bajo la lengua, te analizan la sangre. 16º Paso: Te dicen que no es nada, que es muscular (la puñetera silla de seguridad, los volantazos, el cinturón de seguridad en los frenazos, la carrera del coche al hospital), pero que tienes el colesterol, las transaminasas y los triglicéridos por las nubes. 17º Paso: Te cagas en el colesterol y la madre que lo parió, el resto de las cosas que te han dicho ni te suena. 18º Paso: En el viaje de vuelta, la llorosa bronca de la parienta por el susto que le has dado, y el anuncio de la dieta a base de acelgas viudas y danacoles que te va a dar por lo de los análisis. 19º Paso: Pensando en qué porquería serán eso de los danacoles (caracoles daneses, lo más probable) llegas a casa para recordar que te perdiste el Madrid-Barça. 20º Paso: Sin cenar, porque no hay acelgas ni danacoles, sin arropar al niño y sin dirigirle la palabra a tu santa, te acuestas y te cagas en todo y por su orden una última vez antes de caer rendido.

    Y todo esto porque el niño tenía un poco de fiebre.

    El relato, es evidente, quiere ser una caricatura. ¿Pero a que se parece un montón al original?

    Me gusta

  9. 9 Charivari mayo 22, 2008 en 2:27 pm

    Vaya tema el de hoy. El hombre necesita proximidad con los suyos, la soledad crea monstruos que tienen que buscar unas vías de escapatoria que siempre suelen ser, como mínimo, complicadas.
    Deformación profesional me obliga a recomendar un libro de Antonio Bueno titulado Mitología de los cielos de Madrid, de Lunwerg Ed. y aunque es una edición de 1999 creo que aún se encuentra en la Casa del Libro. Desde siempre me gustó mirar para arriba cuando vas en coche, autobús o tren, te chocas con cosas muy curiosas

    Me gusta

  10. 10 camiseta mayo 22, 2008 en 3:44 pm

    claro que si Zoupon, en general nos complicamos la vida por chorradas que no nos dejan ver la suerte que tenemos, porque ya se sabe que: en el país de los ciegos el tuerto es rey. En serio, nos la complicamos pero hay que tener en cuenta que todas las complicaciones que señalas se convierten, en general, en la vida misma y si se reduce a eso pues no deja de tener maldita la gracia. Al menos la mía que es bastante vulgar…hoy venía pensando de camino a la oficina que mis ratos de ocio, entre semana, se reducen al paseito de 15 minutos que tengo de casa a la ofi y viceversa y que si no disfuto en ese rato, se me queda el día en nada y otra vez a dormmir y a empezar… con todo y con eso soy, aunque no lo parezca, muy consciente de que hasta la fecha me ha ido muy bien en lo importante: familia, hijos, amigos, etc. que es mucho, pero vivir supone momentos buenos y momentos malos y sobre todo a cierta edad, te van tocando bastantes de los malos. Esto es natural y lo único que defiendo es que dado que es así, podrían prepararnos para ello en lugar de para ser una Fashion Victim, una Super Woman o cualquier otra chorrada, por ejemplo

    Me gusta

  11. 11 wallace97 mayo 22, 2008 en 3:55 pm

    Adela, creo que lo que ha faltado a mi generación es precisamente no habernos sentado muchas semanas alrededor de una mesa a hacernos preguntas unos a otros, para entender al otro, que soy yo mismo.
    Alfonsina, si me admites, me apunto a la acumulación de preguntas. Me ha encantado la nitidez con la que te has expresado. Y no puedo estar más de acuerdo en lo del aprendizaje de cómo se mueve el mundo y por qué. Según lo vas entendiendo te van creciendo las alas.

    Charivari, espero que cuando vayas en coche no conduzcas tú, porque te chocarías con cosas de lo más vulgar, coches, motos, peatones o farolas. Aparte de bromas, tienes toda la razón. El caso es observar, es la mejor universidad. Es más, el mejor master.
    Una de esas cuádrigas que describe el Duende la esculpió mi abuelo.

    Zoupon, tienes toda la razón, pero como todo en la vida, relativamente, bajo mi punto de vista. Es verdad que estamos sometidos artificialmente a la inmensa mayoría de dificultades con las que nos vamos topando a todas horas, pero precisamente ese es el problema que a mí por lo menos me acucia constantemente. Estamos sometidos a las consecuencias de nuestros actos, y no parece que se pueda hacer nada para salir de esa rueda, salvo irse de anacoreta al desierto. Detrás de cada uno de los pasos que has descrito hay una trampa legal, un estrujamiento al máximo, hasta límites insospechados para la obtención del máximo rendimiento económico para el que lo explota y el agotamiento hasta el extremo de la paciencia del sufridor. El hecho de no poder salir de ese círculo, que insisto, hemos hecho nosotros solitos, sin ayuda de nadie, a mí por lo menos es lo que me provoca la máxima angustia, no en intensidad, pero sí en expansión en el tiempo, que al fin y al cabo es la vida, ni más ni menos. Si tú sales a la calle a las ocho de la mañana en una gran ciudad, y exiges tus derechos, uno detrás de otro, a mediodía estás en la cárcel, fijo.
    Estoy de acuerdo en que la vida no es complicada, la hemos hecho complicada, y tenemos los recursos suficientes como especie para hacerla sencilla y placentera en general, pero no queremos o no nos dejan, no es que no podamos.
    Y en cuanto a estar más o menos expuestos al dolor que a la felicidad, todo depende de lo que te afecte o no el dolor ajeno, porque el patio está muy feo, y no es posible sustraerse a ello salvo con los mecanismos de defensa de los que habla hoy el Duende.
    Aún así, y quizá debido a esos mecanismos, creo que un ciudadano medio tiene más momentos buenos que malos, si no los ponderamos por el tiempo que pasamos en ellos, o a lo mejor es que visto el panorama, consideramos buenos todos esos a los que se te refieres en tus puntos, Zoupon.
    ¡Vaya usted a saber!

    Me gusta

  12. 12 alfonsina mayo 22, 2008 en 4:40 pm

    Zoupon, tu humor es refrescante y viene muy bien. Pero has de saber que no hablo desde los problemas vulgares y poco importantes, ni de los creados por uno mismo. Trato de llevar con humor, ganas, curiosidad y no menos altibajos, una sucesión de vías, transfusiones, cáncer, más cáncer, más hospitales, más noches vigilando goteros y muchas otras cosas con las que no pienso aburriros, pero que son el pan de cada día para millones de personas. Y como sabiamente apunta Wallace97, ¿quién puede sustraerse al dolor ajeno?.
    Aprecio tu relato y me divierte su buen análisis de situaciones cotidianas, pero yo hablo de lo difícil que se hace VIVIR. De ese vacío educacional al que alude Camiseta y que daría para muchas tardes de charla; de las preguntas de Adela, de la sensibilidad de Wallace y del dolor que el poliédrico duende sufre estos días. ¿De verdad nos lo creamos nosotros?
    Wallace97, estás más que incluído/a en la charla existencial

    Me gusta

  13. 13 Zoupon mayo 22, 2008 en 4:59 pm

    Camiseta, los quince minutos de ir a la oficina no los disfruto en absoluto, pero los de volver de la oficina son una pasada. Y cuando parece que el día no ha ofrecido otra cosa, tiendo a fijarme en pequeñeces: El chiste de Forges me arrancó una sonrisa hojeando el periódico, el café estaba hoy en su punto y me dieron tapa de bizcocho, en la ducha no falló el agua caliente y me demoré un ratito más, las lentejas estaban de muy padre y señor mío, una chica guapísima que me crucé en Hacienda (aunque ella ni me miró, las cosas como son), un coche que me dejó pasar en el paso de cebra, unos niños que jugaban en el parque, leer al Duende y compañía, en fin, los días más vulgares también están trufados de destellos.

    Wallace, a veces las complicaciones de la vida nos vienen impuestas, pero en muchas ocasiones dependen de nosotros, y esas son las relativamente fáciles de evitar, y en las que nos debemos centrar. Dar importancia a lo que la tiene y no pensar que el Universo en contubernio nos la tiene jurada y por eso se nos rompió la punta del lápiz o se nos acabó la pila del reloj. Y si no, a tomarse dos cañitas y unos panchitos, que el contubernio desaparece solo.

    Me gusta

  14. 14 camiseta mayo 22, 2008 en 5:07 pm

    donde estabas Alfonsina antes de ahora???? o me he perdido parte del blog

    Me gusta

  15. 15 alfonsina mayo 22, 2008 en 5:16 pm

    Leyendo vuestros interesantes comentarios. No me había atrevido a escribir hasta ahora, pero no creo que pueda desengancharme ya…

    Me gusta

  16. 16 camiseta mayo 22, 2008 en 5:43 pm

    que si, Zoupon que me vas a decir que no sepa… pero mi lamento de hoy y de días atrás va mucho más en consonancia con el padecimiento que lleva implicito en ocasiones vivir y que , al menos en mi caso, creo que tendriamos que estar más y mejor hechos a ellos. En cualquier caso ya es mucha mi presencia hoy y mi desahogo, así que hasta otra.

    Magnífico que no te desenganches

    Me gusta

  17. 17 Ángela mayo 22, 2008 en 7:50 pm

    Pienso que a estas alturas del año, estamos todos suspirando por unas vacaciones. Creo también, que empezamos a notar la incertidumbre de la “desaceleración” económica. Opino además, que seguramente este agua de mayo, será para muchos una bendición, pero que dos meses seguidos, Semana Santa incluida, de días grises, lluviosos y tormentosos, apagan el ánimo del más optimista. Efectivamente los telediarios, uno de los pocos momentos de asueto de la jornada, no contribuyen. Ni mucho menos la T.V. alternativa. Las eternas jornadas laborales, le impiden a uno disfrutar de planes tan saludables como una buena peli, una exposición o un encuentro con amigos.
    Y así un día tras otro, ávidos de buenas noticias que no llegan, de felicitaciones que nunca se producen, de alegrías para compartir con los que más quieres…
    Pero estoy convencida de que en esta vida hay gente que sabe disfrutar de cualquier cosa, frívolos o no, y los que tenemos mucho que aprender. La sensibilidad tiene, sin duda, muchas ventajas, pero acarrea también serios problemas. Aviso para navegantes. Cuidaros.

    Me gusta

  18. 18 begoña mayo 22, 2008 en 10:38 pm

    Alfonsina he pasado por la travesía de los goteros, las transfusiones, el deterioro físico y mental, la esperanza- desesperada, la sonda gátrica, el cáncer, el apremiante paso de la cuenta atrás, la muerte. Sin ellos, no hubiera descubierto la paciencia, la ternura, la comprensión, la fortaleza, el sentido del humor, la unión, la verdadera amistad y, sobre todo, la relatividad de las cosas. Creo que si el dolor, el dolor al que tu te refieres, no existiera, los seres humanos seríamos mucho más insoportables. ¿Puedo apuntarme a la manzanilla?

    Me gusta

  19. 19 wallace97 mayo 23, 2008 en 9:27 am

    Zoupon, pues eso es precisamente lo que pienso, que las complicaciones las hemos creado nosotros solitos, jamás he pensado ni mencionado ningún contubernio universal, y lo que me preocupa, más que las propias incomodidades continuas que hemos creado, a las que me sustraigo en su inmensa mayoría, es que en general, la gente se sacude la parte de responsabilidad que le corresponde por cuota, y piensa que no tiene nada que ver en el ajo, con lo que difícilmente se puede empezar a pensar en soluciones cuando no no se ve el problema. Me daría con un canto en los dientes si intuyese una mínima apertura de ojos, pero creo que cada vez los cerramos más, por lo que el panorama es bastante desalentador, incluso con cañitas y panchitos. Todos los movimientos que se puedan percibir, tanto a nivel personal como social, empresarial, político e ideológico no son más que nuevos métodos de huída por delante.

    Me gusta

  20. 20 Palinuro mayo 23, 2008 en 9:41 am

    Alfonsina, Adela, Camiseta, Charivari, Angela, Begoña,…y aún hay quien dice que se justifica un ministerio de Igualdad. ¡Como no sea para rescatar al género masculino! Conocéis como nadie el peregrinaje por las sendas del dolor, de la angustia, de la incertidumbre, tragándoos vuestros sentimientos, poniendo, además buena cara a los demás y quitando importancia a la pesadilla de turno.
    Un recuerdo muy especial para Begoña 2 que, según parece, mira con más alivio la evolución de su compañero Félix. Que se confirmen los augurios.

    Me gusta

  21. 21 Bob de C'as Barber mayo 23, 2008 en 10:11 am

    yo…la poría haser la mansanilla… 🙂 sería de una mata que cuando pasas la mano, la calienta y el olorsito se pega de la mano a la naris! es una mansanilla tan, tan rica! porque afronta los vientos más fuertes del Norte cargados de mar, sal y arena fina! revoltosos! ella, con mucha pasiensia, puede imitar después al sol!, que te parese! :).

    Oh,oh…me gusta mucho,mucho más la baldosa de la amiga Begoña 🙂 esque es verde primavera!

    Me gusta

  22. 22 Macu mayo 23, 2008 en 3:44 pm

    Zoupon con su sentido del humor, Wallace con su dedo en la llaga, Angela que ha dicho todo lo que yo sentía, Alfonsina, Camiseta y Begoña con su sensibilidad…….entre todos habeis expresado todo lo que quería decir pero mucho mejor que yo, así que solo me queda apuntarme a la cañita con los panchitos y a la manzanilla.
    Solo añadir que cuando llegas a casa y te espera una personita de 1 metro con el abrazo mayor del mundo, todas las penas, cabreos y demás se pasan en un segundo y si ese día has visto en la ecografía como te saludaban, pues el día redondo.

    Me gusta

  23. 23 Paloma mayo 23, 2008 en 6:38 pm

    De acuedo con todos los comentarios, como no se expresarme muy bien suscribo todo lo dicho.
    Macu enhorabuena por ese embarazo parece que bien llevado. Tienes toda la razón del mundo. Cuando llegas a casa deprimido, cansado y harto de todo, es verdad que con un abrazo, un beso, una sonrisa y un te quiero mamá se te pasan todos los males.
    Hay días que me alegro de no poder ver en la tele más que dibujos animados, creo que es mejor oir las noticias en la radio y evitarte verlas en la tele, porque con lo sensible que estoy ultimamente no hay día que no se me salten las lágrimas con tanto desastre y tanta gentuza.
    Deberiamos darnos cuenta de lo afortunados que somos y dar gracias a Dios o a quien sea por todo lo maravilloso que tenemos. Lo malo es que nos metemos en la rutina del día a día y no nos damos cuenta de lo que tenemos.
    Bueno, besos a todos

    Me gusta

  24. 24 Macu mayo 24, 2008 en 9:08 am

    Tienes razón Paloma, parece que hasta que no vemos desgracias como las de China o Birmania, o sin irnos tan lejos la última “gracia” de ETA, no nos damos cuenta de todo lo bueno que tenemos alrededor y lo afortunados que somos.
    Veo que no soy la única abonada a los dibujos animados.
    Un abrazo a todos

    Me gusta

  25. 25 Macu mayo 24, 2008 en 9:08 am

    Ah, y gracias por tu enhorabuena.

    Me gusta

  26. 26 el candil de la sierra mayo 24, 2008 en 4:29 pm

    claro si te lo paras a pensar vivimos de milagro,menos mal que no soy superticioso,y me voy salvando de momento,ademas habeis pensado que coño hacemos aqui,despues de lo que hemos pasado,y lo que nos queda todavia,menos mal de este blog ….sino casi me suicidaria con un SIFON,en la sien,es broma,VIVE Y DEJA VIVIR,no invento nada,es eleccion simplemente,AL CAMPO AMIGOS,el te da tanto,los matices te marcan el tiempo sin reloj,de fumar no he dejado del todo,pero de levantarme alas ocho,y llevar reloj si.UN ABRAZO AMIGOS

    Me gusta

  27. 27 Zoupon mayo 26, 2008 en 10:31 am

    A pesar de los días transcurridos, no quería dejar de pedir disculpas y contestar a Alfonsina, y decirle que por supuesto respeto profundamente el dolor de las personas enfermas, hambrientas o perseguidas, y me admira la manera en que muchas luchan contra la adversidad. Y claro que a esas personas el hecho de vivir, más bien sobrevivir, les resulta complicadísimo, y se les debe respeto, comprensión y ayuda.
    Yo no me refería a las personas que se encuentran en esas circunstancias, en mi mensaje advertí que su contenido sólo iba dirigido “para los que como yo tenemos las necesidades básicas de alimento y vestido cubiertas y gozamos de una aceptable salud”.

    Me gusta

  28. 28 alfonsina mayo 26, 2008 en 11:57 am

    No te disculpes, por favor, tu mensaje fue muy divertido y además tenías mucha razón. Y te la doy, y te la puedo seguir dando
    con muchísimos ejemplos…
    Por cierto, me ha dicho la chica con la que te cruzaste en Hacienda que sí te miró, pero de soslayo…:)

    Me gusta

  29. 29 Adela mayo 26, 2008 en 12:32 pm

    Me llamó por teléfono “Cati”,al final no venían a cenar ¡que pena! a ella le gusta mucho el embutido de Asturias y hubiésemos reido con el “Chikilicuatre”!,suele tener ansiedad cuando no puede dar el máximo nivel en su trabajo, los juzgados se desbordan y yo le digo que haga sentencias en un “cantimpase” y que no las mire tanto, pero ella no puede, todas las tardes se queda trabajando, nunca se las pagará nadie!, aunque dicen que tiene un buen sueldo -nunca se lo he preguntado, tampoco me interesa-, lo cierto es que tambien se responsabiliza de sus padres y les ayuda mucho, su madre cumplió edad de jubilación el sábado, aunque como trabajaba en casa cosiendo chaquetas de piel nunca cotizó!(la fábrica para la que trabajaba prosperó mucho,ahora van a coser a Indonesia), también cerró la empresa de su novio, ella le da todo su apoyo y le dice que vendrán tiempos mejores, aunque él sigue teniendo un pitido en el oido que no cesa y los médicos le dicen que es de un costipado que tuvo no se cuando, lo raro es que sólo aparece de vez en cuando, sin saber la frecuencia! les impide vivir tranquilos, me dijo que la otra amiga Cati, tuvo que ir de urgencia al PAC, decía que se moría y no podía respirar!, la visité sin falta el domingo, ¡que alivio! estaba mucho mejor sólo un susto, cuando salió del trabajo, a las 15:00h se fué a recoger a la niña mayor para llevarla a violonchelo,la niña pequeña a natación y aprovechar mientras en el gimnasio, le gusta mucho hacer algo que se llama “spinning” o algo así, claro! como se levanta a las 06:00h. para trabajar en una cocina fregando cacharros a todo motor porque falta personal, pués estaría algo cansada, su marido la ayuda mucho aunque a ella le gusta llevar la casa y las niñas implecables, yo siempre le digo si ser ama de casa estuviese remunerado a ella se la rifarian, ¡es ideal! cuando voy a su casa alucino! como la comida más sana y casera, todos estudian y sacan buenas notas y trabajan y…me siento una calamidad!, no se lo que pasó, sólo que le bajo tanto la tensión que no tenía aliento!, aunque al día siguiente fué a trabajar!, asi que…el domingo mientras me lo contaba todo, intercambiamos los papeles muy a su pesar, mientras le planchaba la ropa y su marido la doblaba me contó sentada -para variar- todo lo sucedido, luego me invitarón a cenar, el pan era hecho en casa ¡claro! 🙂

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,762 hits

A %d blogueros les gusta esto: