Pilar Cernuda y la “poblemática” de las duchas pequeñas

Pilar CernudaNadie que haya seguido la trayectoria profesional de Pilar Cernuda diría que es una pipiola. Tantos años de vuelo cubriendo viajes reales y acontecimientos políticos, quince libros publicados, infinitas crónicas, incontables entrevistas e intervenciones en tertulias radiofónicas y televisivas, numerosos premios profesionales. Proyectando siempre en su trabajo un estilo sencillo y directo,  un criterio político sereno y aseado y una sensibilidad social característica de lo que llamamos buena gente. Nadie pensaría, cierto, que Pilar es una niña. Pero tampoco nadie que la vea en vaqueros, con su carita de rasgos pequeños y bien dibujados, sus ojos claros y su melenita corta imaginaría que ha cumplido los sesenta. La respuesta la dio su colega Raúl Heras mientras nuestra amiga periodista bailaba como una loca. Pilar insiste en que son sesenta, pero yo creo que en realidad está cumpliendo por segunda vez los treinta.

 Para tal acontecimiento nos había invitado Pilar la noche del pasado sábado a un montón de amigos en Naturavila, un complejo deportivo provisto de varios pequeños hoteles rurales a dos kilómetros de la ciudad amurallada. El Duende se quedó pasmado de su capacidad de convocatoria: había políticos con mando en plaza, políticos cesantes, rebeldes con causa y melena rubia, figuras emergentes, periodistas compañeros, periodistas de otros medios, grandes comunicadores, gente de la tele y de la radio. Y amigos. Pilar es posiblemente una de las más trabajadoras de su profesión, pero aunque haya conseguido un merecido prestigio con la pluma, aún es superior su cosecha de afectos. Todos la celebramos, algunos nos aventuramos al bailoteo con ella, perseguimos la croqueta, quizás nos pasamos de copas. Y nos dimos cuenta de que hasta  en verano se agradece tener a mano un jersey cuando se pone el sol y asoma la noche abulense.

 No podría quedar el post en la crónica mundana sin aportar al menos crítica de utilidad social. Resulta que se alojó el Duende en un hotel rural más bien modesto que aprovecha una de las antiguas dependencias agrícolas del complejo. Uno exige lo justo para pasar una noche, pero lamentablemente, en los espacios pequeños como el de aquella habitación, siempre se acuerda de doña María y sus poblemáticas. Por ejemplo, la obsesión de optimizar cada centímetro cuadrado del cuarto de baño plantando un plato de ducha  de sesenta por sesenta. Pretende el  avariento constructor que una dama gruesa de los nervios, como nuestra gladiadora del hogar, pueda girar en esa cuadrícula y ducharse con normalidad. Y lo haría conteniendo la respiración si no fuera porque el mando de la ducha, que es de tipo picaporte, queda perpendicular a la pared y le roba, por tanto unos quince centímetros a su masa corporal. Resultado: cuando gira para enjuagar su cuerpo enjabonado, sus michelines mueven el mando y cambian la temperatura del agua. Qué agradable, qué bien inventado. Dirá el Duende lo mismo que dijo respecto a las lámparas de cabecera de las camas hoteleras: ¿hay alguien que las pruebe antes de instalarlas?

 La cosa es que este post era, sobre todo, como homenaje a Pilar Cernuda y para agradecer su invitación a la fiesta. Y siente el Duende que haya derivado en queja. Pero sabe que una periodista de raza como ella, tan solidaria con los humildes,  entenderá que doña María aproveche para felicitarla y, de paso, denunciar las duchas hechas de espaldas al pueblo.

  

Anuncios

19 Responses to “Pilar Cernuda y la “poblemática” de las duchas pequeñas”


  1. 1 Salvador junio 30, 2008 en 11:50 pm

    No conozco en lo personal a Pilar Cernuda. Seguramente será una muy buena persona, pero, en lo profesional, me parece una chaquetera que a lo largo de los últimos años ha opinado y opina conforme al medio en donde se expresa.
    Y como así me parece, así lo digo. Lo cual no es óbice para dedicarle desde aqui ¡feliz cunpleaños!.

    Me gusta

  2. 2 Angelus P. julio 1, 2008 en 12:38 am

    Pilar no es santo de mi devoción. Pero mucho menos Iberdrola. He llamado a Bilbao (a un número normal) y no han querido atenderme. Tema: el tarifazo. Me obligan a llamar al dichoso 901 de supuesta atención al cliente que comunica media mañana, por fin descuelga el sistema, y tras ponerme los menús y la música “Todos nuestros operadores…” la chica me niega que ese número sea para atención al cliente, sino sólo para información, me desvían a una tienda de electrodomésticos (mi contrato es con Iberdrola, no con esa tienda), para terminar espetándome que ya me ha dedicado 14 minutos… ¡14 minutos para un contrato de 30 años!

    Son las poblemáticas de las empresas demasiado grandes.

    Me gusta

  3. 3 alfonsina julio 1, 2008 en 8:40 am

    Yo creo, Salvador, que ha sido al reves. Los años nos vuelven conservadores, y ella ha ido siendo contratada por medios más afines a su pensamiento. Pero vaya por delante mi admiración hacia tí. Poquísima gente es tan generosa en la felicitación con alguien con quien no comulga en lo político. ¡Ole!
    A mí me parece que derrocha sentido común pero a lo peor es que yo también me estoy volviendo viejita…:)
    Vamos a lo de las duchas. Doña María tendría toda la razón.
    No sé lo grande que es la ducha del duende, pero este cuerpo (talla MBA) tiene una ducha tan estrecha que se tiene que duchar al bies. Ducha pequeña en baño pequeño, que pertenece a apartamento pequeño por el que está empeñada hasta la pauperrimidad durante 32 años y que constituirá, sin duda alguna, la relación más larga de su vida…
    En la casa rural se está de paso, pero cuantísimo somos con espacio mínimo… y cuantos más no tienen ninguno… Eso sí, echémonos a la calle a pedir un dúplex para el moscardón…
    Ya he sido suficientemente incorrecta… a recibir.

    Me gusta

  4. 4 José Ramón julio 1, 2008 en 9:01 am

    Totalmente de acuerdo con Alfonsina.
    Yo he visto derribar una casa grande de pueblo, de las de antes, y en el solar construir… ¿tres? ¿cinco? ¡Quince apartamentos! Así no es posible que las duchas sean mínimamente sensatas. Me quedo perplejo de cómo vivimos las personas.
    Las de los hoteles, como dice el Duende, no las prueba nadie antes de que las sufran los huéspedes.

    Me gusta

  5. 5 camiseta julio 1, 2008 en 9:36 am

    a mi me sorprende lo que dices, Salvador. Siempre me ha parecido Pilar de la misma cuerda, aclaro que desde mi punto de vista muy sensata, a veces no estoy del todo de acuerdo con ella pero desde luego lo que nunca he encontrado es que fuese chaquetera. En cualquier caso, muchas felicidades y que cumplas muchos más!

    Me gusta

  6. 6 wallace97 julio 1, 2008 en 10:11 am

    La verdad es que no retengo bien en la memoria los medios por los que ha desfilado Pilar Cernuda, con lo que no sé si quedarme con la opinión de Alfonsina y Camiseta o con la de Salvador. La sensación que tengo es más la de Salvador, y también me uno a él en su felicitación a Pilar. Y en cuanto a la opinión de Alfonsina, creo es cierto que la edad hace a la gente conservadora, y esa es una de las realidades que me dan mucho que pensar, pues no me cuadra con el sentido común. Creo que lo más lógico es ser espectador de joven, para tomar partido una vez conocido el funcionamiento de la realidad, y a la vista de ésta, terminar siendo revolucionario.
    Claro, ya sé que es sólo un punto de vista personal, y que esta postura emana de una visión de la realidad como algo no bueno. También es verdad que el término conservador no es ni bueno ni malo, que depende de lo que se quiera conservar. Pero he ahí la contradicción que he ido observando en general: personas que fueron “revolucionarias” de jóvenes, hoy están en unas poltronas desde las que colaboran con el sistema que ha hecho precisamente que la realidad no sea buena, y que pretenden conservar lo que han ido almacenando, y si es posible, seguir almacenando. Sin embargo no son esas personas precisamente las que proponen conservar cosas como la dignidad, el pundonor, la honradez, la profesionalidad, la naturaleza o la justicia.
    Si cuantos más años pasan menos quedan por vivir, digo yo que cada vez se necesitará tener menos de unas cosas en el almacén, y más se deberían haber acumulado de las otras, que no ocupan lugar, en las mentes. Y de haber mantenido éstas y desechado aquellas, hubiéramos cumplido con nuestra obligación de traspaso a los que vienen detrás. No es justo que vayan a pagar por esos treinta o cuarenta años de llenado de almacén y vaciado de mentes. Cuando se vacíe uno, ¿se podrán volver a llenar las otras?
    Ayer me preguntaba una amiga textualmente: “¿Te imaginas lo que podríamos conseguir si la gente fuese capaz de movilizarse para defender temas importantes, con el mismo apoyo que lo hace con el fútbol?” Y lógicamente, lo primero que me vino a la cabeza fue la especulación inmobiliaria. Tendríamos duchas más grandes, y otros muchos tendrían ducha. Eso sí, el almacén de unos cuantos estaría algo menos repleto.

    Me gusta

  7. 7 José Ramón julio 1, 2008 en 10:19 am

    El último párrafo que escribe Wallace es justo lo que me dijo ayer mi mujer, viendo en todos los canales de TV el exceso de la Plaza de Colón. Si el pueblo se movilizara por otras cosas lo mismo que se moviliza por el fútbol seríamos imparables.

    Me gusta

  8. 8 Zoupon julio 1, 2008 en 12:09 pm

    Conozco algunos progresistas que, respondiendo a su calificativo, buscan el progreso. El progreso de su cuenta bancaria, el progreso de su prole en el colegio alemán, el progreso de su parque automovilístico, el progreso de su solución habitacional, el progreso de su cartera de valores…

    Wallace, con la finalidad de llenar el almacén algunos tuvieron primero que vaciarlo….de las chaquetas de pana. Les importó poco porque se les estaban apolillando.

    Los progres más jóvenes niegan tenerle el más mínimo apego a las poltronas. Habiendo sido ya afectados por las leyes educativas “progresistas”, piensan que las poltronas son unas islas griegas que no han visitado en su vida.

    Y respecto a lo que podría ocurrir si nos movilizásemos apasionadamente por causas más dignas que el fútbol, creo que lo más probable es que aparecieran los antidisturbios ante la menor amenaza para el system.

    Me gusta

  9. 9 Adela julio 1, 2008 en 2:02 pm

    Tampoco tengo un criterio para hablar de la profesionalidad de Pilar Cernuda, aunque con ella me pasa algo curioso, me gusta escucharla en las tertulias políticas donde normalmente el resto me cansan y acaban aburriendome. ¡Muchas Felicidades! me alegro que lo celebrase me parece el mejor dia del año, con fiesta social o particular para mi es siempre una fiesta!! 🙂

    Me gusta

  10. 10 Bob de Ca's Barber julio 1, 2008 en 2:13 pm

    Ah! sí!, el haser los años es fabulosos, como yo los hago el onse de Agosto tengo hasta y todo unos fuegos artifisiales de categoria como dise mi amigo Juanito de Valensia! y ensima los paga el ayuntamiento, los hasen pa las fiestas pero yo tambien invito a todos mis amigos y montamos una de miedo!! ara…lo que pasa es que yo…sin querer ya los selebro otros dias del año, a los cumpleaños digo!, por un si a caso!, ara el otro dia lo hise en Cala Deià ¡me venia bien! y au! idò! sin poblemas al solesito…con la cola-cola de piña y un buen pamboli, que es de fabulosos el verano, los muchachos que ya están de vacasiones…y venga a tirarse de las rocas al agua, están todos ya como el carbón, ara que…como desxendemos de los moros idò…es normal!y…venga a jugar! uno le disia al otro -¡soy el rey de las cuatro generaciones!, y le metia la cabesa el agua, luego aparesia su tropa todos montados en una piragua y los atacaban con los remos ¡abajo todos!¡soltadlo!, que te piensas que tenian miedo de las medusas…idò no, a su edad no hay dolor!, a mi si que me picaron y…Batuadena! que latigaso! quema como fuego! ara que…lo pasé fabuloso mirandolos 🙂

    Me gusta

  11. 11 Julio julio 1, 2008 en 2:26 pm

    Querido Salvador,

    Cuando uno se sirve de téminos coloquiales se mueve en un abanico semántico que puede ser utilizado y entendido en cualquiera de sus matices. Supongo que al emplear el vocablo ‘chaquetera’ no has querido referirte a la accepión de ‘aduladora’ (2.DRAE) y mucho menos al de ‘persona servil o rastrera(3.DRAE).Lo entiendo en su primer significado “que cambia de opinión por conveniencia personal”.

    No voy a defender a Pilar Cernuda a la que he seguido intermitentemente y no me atrevería a ponerle una etiqueta. Creo que cambiar de opinión,evolucionar no creerse en posesión absoluta de la verdad, no debe considerarse algo negativo, sino al contario ser conscientes de que la realidad puede verse desde posiciones personales y puntos muy diversos en los que cabe al menos una parte de verdad, la que cada cual tiene de ver las cosas.Personalmente prefiero a las personas que no dogmatizan, ni se creen en posesión de la Verdad absoluta, empezando por los Benedictos X, las Conferencias Episcopales hasta las “María Antonia Iglesias, o los Enric Sopena” o todas aquellas que conceden bulas de la Santa Verdad ‘progresista’ que parece que es lo que ahora toca.

    Creo que somos un país de trincheras y en el periodismo en general, salvo honrosas excepciones, abunda el periodismo de ‘trincheras’ y los que pretenden andar más o menos por ‘libre’ – no demasiados – les llueven los disparos de ambos lados del fregao.

    Es mi opinión por supuesto, sujeta a toda serie de críticas. Soy el primero en dudar de lo que afirmo, pero sé muy bien lo que siento.

    Un saludo

    Me gusta

  12. 12 lola julio 1, 2008 en 2:40 pm

    José Ramón, últimamente tu mujer está haciendo amistades peligrosas. Wallace, has sido descubierto, eso te pasa por pensar en voz alta. Pues sí, si nos movilizásemos todos por otras causas además del fútbol, conseguiríamos mantener lo que hasta ahora hemos conseguido en lugar de ir perdiéndolo poco a poco. Y pienso por ejemplo en nuestra querida lengua el castellano que algunos quieren hacer desaparecer de las escuelas, aun siendo un derecho del que no todos pueden disfrutar. Tendrían libertad las personas que amenazadas por el terrorismo han tenido que abandonar su casa e irse a vivir a otra tierra, dejando atrás además de sus raíces, algún ser querido. Y como dice Wallace, las duchas serían más grandes para todos, en lugar de más pequeñas. ¿Alguien sabe de que tamaño son las duchas en los minipisos? A este paso, nuestros nietos tendrán que compartir la ducha con el resto de vecinos, además de la vivienda.
    Me uno a la felicitación, que sea doble, al cumplir por segunda vez los mismos años. Bonita fórmula para celebrar los cumpleaños, tomo nota.

    Me gusta

  13. 13 joselepapos julio 1, 2008 en 3:49 pm

    “Personalmente prefiero a las personas que no dogmatizan, ni se creen en posesión de la verdad absoluta, empezando por…” Yo añadiría, querido Julio, a los “Aznares” que no tienen nada de qué arrepentirse y respetan “intelectualmente”. Un saludo.

    Me gusta

  14. 14 julio julio 1, 2008 en 4:01 pm

    Totalmente de acuerdo joselepapos.
    Curioso Nick;.)

    Me gusta

  15. 15 Julio julio 1, 2008 en 4:06 pm

    Perdón, tecleé antes de tiempo

    Ya va siendo hora de que Aznar reconozca metio la pata hasta el cuezo y sigue emperrado en lo mismo. Es lo que ocurre con TODOS los poseedores de la Verdad. Nunca se apearán del borrico.

    Un saludo Josele etc…;-)

    Me gusta

  16. 16 lola julio 1, 2008 en 4:26 pm

    Joselepapos, hombre, tú por aquí. Cuánto tiempo sin saber de ti, es un placer leerte de nuevo duendeamigo. Chiquillo, anda, no seas tacaño, salúdanos más a menudo o te cambiaré el nombre. Un beso.

    Me gusta

  17. 17 Salvador julio 1, 2008 en 8:34 pm

    Julio, veo que has entendido el significado que quería darle a la palabra “chaquetera”.
    Estoy de acuerdo contigo en que está bien evolucionar y cambiar de opinión si viene al caso, pero eso, que el cambio de opinión venga desde dentro, no como consecuencia de intereses vía €.
    Esa es la impresión que tengo, no solamente de la persona a la que hemos hecho referencia, sino de bastantes más.
    Estoy hasta la coronilla, y no dejo de verlos u oirlos en cuanto tengo ocasión, de tertulianos pontificadores que esgrimen verdades absolutas y que entienden de TODO sea cual sea el tema a tratar, utilizando demagogias vomitivas.
    Entiendo que haya tendencias y que, por consiguiente, sean defendidas por quienes las representan, pero con un límite: el de la dignidad y el respeto a los demás (aquí no incluyo a la Cernuda, la cual nunca llegó a esos extremos). Estoy también harto de la falsa libertad de expresión, del todo vale, del caiga quien caiga y sobre todo de la mentira orquestada y dirigida hacia la consecución de un fin. Y en todo esto, unos más, otros menos, los incluyo a casi todos.
    Y tú, Julio, dirás: bueno…, qué te he hecho yo para que te pongas así?
    Pues nada, Julio, nada, que como te digo… estoy jarto!

    wallace97, nada que decirte. Concuerdo con tu escrito al 100 %.

    Zoupon, es cierto que hubo quien para llenar el almacén tuvo que desalojarlo de panas y más panas. Como también es cierto que hubo quien no tuvo que desalojar nada, todo lo que tenían era muy noble y eso sí, lo que hicieron y siguen haciendo es simplemente agrandar el almacén.
    En cuanto a las movilizaciones, tengo la impresión de que el miedo a los antidisturbios se corresponde más con otras épocas anteriores felizmente olvidadas.

    Saludos cordiales a todos.

    Me gusta

  18. 18 gatablanca julio 2, 2008 en 12:55 pm

    Julio, me ha gustado mucho tu exposición. Totalmente de acuerdo. La mente abierta no deja que se almacenen las telarañas y se pongan mohosas las ideas. ¡Si resulta que los demás también tienen de vez en cuando alguna “ideuca” (como se dice por estas tierras) que puede tener algo de valor! A mí Pilar Cernuda me parece una mujer de mentalidad abierta, ideas claras (lo que no es incompatible en absoluto) y que no se corta un pelo a la hora de exponerlas. ¡Muchas felicidades y que cumpla muchos más!

    Detesto esos contertulios, tertulias y emisoras panfletarias que no admiten más que una sola idea y condenan a todas las demás llegando incluso al insulto. Y las hay afines a todas las ideologías políticas, no me estoy refiriendo sólo a una. Todas me parecen igual de nefastas.

    Y como dice Wallace, ¡qué bueno sería si nos movilizáramos por cosas más importantes! Pero claro, ahí entrarían ya las ideologías políticas y no estaría bien visto que unos se sumaran a los actos que convocan los otros, lo cual es una pena. Las pocas veces que han aceptado ir todos a una, la respuesta ha sido espectacular. Todavía se me pone la carne de gallina cuando recuerdo aquella marcha bajo la lluvia desde mucho antes de Colón hasta Atocha y los carteles de “No llueve, Madrid está llorando”. Me estoy refiriendo al atentado de Atocha, claro. ¿No os parece que tendríamos que pedirles un poco más de responsabilidad a nuestros políticos para que terminaran con esas peleas de colegio? ¿Y si fuera que en el fondo no quieren que nos unamos todos y nos hagamos fuertes por aquello de “divide y vencerás”?

    Me gusta

  19. 19 José Luis Piñeiro Vidal noviembre 22, 2009 en 1:58 pm

    Dña. Pilar Cernuda ha ido evolucionando, como todos, desde el entusiasmo que le producían las arengas de Felipe González, (sin corrupción y sin GAL) a criticar el desgobierno actual de ese señor llamado Zapatero por muro merecimiento.

    Vivir la realidad y evolucionar no sólo es lo correcto sino lo sabio. Sólo aquellos que tienen vendados por ojos por la carga ideológica no evolucionan. No nos olvidemos de Ortega y Gasset que con Marañón y otras ilustres habían hecho lo posible para derrocar la monarquía, al ver en lo que había degenerado la Republica, exclamaron: “no es esto”.

    Lo importante de Pilar Cernuda es que DICE COSAS MUY SENSATAS y esto a algunos les molesta. Son los ciegos e irresponsables que no quieren ver la realidad. ¿Miente Pilar?: NO. ¿Entonces…?

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: