Por el Día del Orgullo de los sin Orgullo

Orgullo Gay Madrid

Aquella mañana Gregorio Samsa se despertó buscando sus antenas y sus hélitros. No los encontró, palpaba otra cosa que en nada tenía que ver con la cucaracha esperada.. Haciendo memoria,  Samsa cayó en la cuenta de que Franz Kafka había muerto en 1924, y que estábamos en 2008. La metamorfosis no podía ser la misma. Había escuchado por la radio la voz de un vejete que se  llamaba Miguel Ligero cantando Hoy las ciencias adelantan…¡que es una barbaridad!. Y vaya si adelantaban. vivíamos una era en que el hombre, harto ya del sentimiento de culpabilidad judeo-cristiana que le había afligido durante generaciones, había decidido amarse a  sí mismo diez veces más que al prójimo ese al que, según los mandamientos de la ley de Dios, debería de amar como a sí mismo. Gregorio Samsa quiso besarse para empezar el día, pero no pudo. No es que no le llegaran los labios, es que carecía de ellos. Ahora era sólo un ombligo. Humano, eso sí, pero, aislado del resto del cuerpo.  El pobre Gregorio se echó a llorar, echando de menos los días en que despertaba cucaracha. La cucaracha al menos era una criatura independiente. No muy agradable, cierto, ni muy apreciada socialmente. Pero bastante más digna que ese agujerito que, como decía Gila, sólo sirve para que en él se refugie la pelusa de la camiseta…Gregorio Samsa, replegado sobre sí mismo, como buen ombligo, elevó sus plegarias para que le concedieran el privilegio de volver a despertarse cucaracha. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 Ombliguismo, mal del siglo. Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre, como dice el refrán. Se pasaban cuando, por culpa del pecado original o vaya usted a saber por qué, nos colgaron el sambenito de que el hombre es el principio de todos los males. Pero de ahí  a que todo el mundo saque pecho creyendo que lo suyo es lo fetén, va a un abismo. Todos somos criaturas de Dios y herederos de su gloria, nos enseñaban en el colegio. Pero sin pavonearse, por favor, que empezamos a estar hartos de los que nacen epicentros. El resto de la humanidad  no tiene por qué girar alrededor de ellos.

 Los cocineros de relumbrón copan la actualidad como si fueran los Aristóteles de la modernidad. Los camioneros paran España porque sólo ellos son víctimas de la subida del petróleo. Los terroristas etarras que desfilan por la Audiencia Nacional siguen considerándose víctimas y proclamando su orgullo de gudaris  vascos. La ministra de Igualdad está tan convencida de su nuevo evangelio que no se recata en considerar memos por igual a todos los que no piensan como ella. Zapatero, encantado del haberse conocido, cierra el 37 Congreso del PSOE prometiendo que no va a cambiar. Porque nadie, ni siquiera Bush al despedirse, se arrepiente de sus errores. No me arrepiento de nada, es otra de las frases tópicas del ombliguismo del pobre Samsa. Nadie. Todo el mundo tiene que sentirse orgulloso de lo que es. Y si es homosexual, y tiene vocación de prima donna, puede tomar el centro de Madrid, universalizar su exhibicionismo y dar la murga hasta que se canse, porque nadie se atreverá a criticarle por ello. Viva el  Día del Orgullo Gay y todos los orgullos habidos y por haber.

 ¿Por qué esta esta odiosa palabra tiene tan buena acogida? Lee el Duende en el diccionario: orgullo. Exceso de estimación propia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles. Eso de sobreestimarse, más que virtud, debería de ser defecto. Aunque quizás olvidemos lo de nacer de causas nobles, si tal se considera mirarse al espejo y sentirse el ombligo del mundo.

 Pues no va a ser uno menos que nadie. Mañana mismo se lanza el Duende a la calle y  exige el Día del Orgullo de los sin Orgullo.

Anuncios

9 Responses to “Por el Día del Orgullo de los sin Orgullo”


  1. 1 wallace97 julio 6, 2008 en 4:26 pm

    Pues en la calle nos veremos, Duende. Ayer le decía eso mismo a la foca. Pero nos disolverían en un abrir y cerrar de ojos, ya que no contaríamos con el permiso del alcalde, ni de la ministra de igualdad. No sé si llegará el día en el que se exija el mismo número de gays que de heterosexuales en los gobiernos y en las empresas. Acto seguido le pregunté a la misma foca: ¿para cuándo Bibiana exigirá el mismo número de hombres que de mujeres limpiando casas, escaleras y oficinas, por poner un ejemplo?

    Me gusta

  2. 2 Zoupon julio 6, 2008 en 5:48 pm

    En algunas revistas hay un rincón para entrevistas rápidas por donde desfilan actores, cantantes, presentadores de TV y gente del famoseo sin ocupación clasificable. Una pregunta inevitable es ¿Cuál es tu principal defecto?. Las respuestas son siempre del mismo jaez: “Soy demasiado exigente conmigo mismo”, “no sé decir que no”, “le doy muchas vueltas a las cosas”, “en ocasiones me vuelco excesivamente con los demás”, “me mimo poco”, “soy demasiado perfeccionista”. Así son las cosas, lo que en otros tiempos se consideraría virtud, hoy lo considera la gente su principal defecto. Ahora, defectos reales como el egoísmo, la impaciencia, la idiocia, la pereza, la tacañería, la indolencia, la incultura, la iracundia, nadie los cita como propios.

    Un día dijo Dios: “Voy a constituir un ejército de hombres, así que valorad cada uno honradamente vuestras cualidades y vuestros defectos, para lo que servís y para lo que no, y luego asignaos un grado y un empleo”. Le salió un ejército donde todos se designaron generales en jefe (aquel día otro listillo y yo nos pedimos mariscales de campo, que mola más).

    Yo no he participado nunca en el día del orgullo gay, pero la imagen (quizá equivocada por superficial) que tengo es de una reunión de lo que vulgarmente se conoce como “locazas” que se juntan para escandalizar a quien ya no se escandaliza por nada. No comprendo de qué modo ayudan así a que los homosexuales sean vistos con normalidad.

    Duende, Bibiana no considera memos a quienes discrepan de ella, para definirlos usa los anglicismos “fistros” y “fistras”.

    ¿Y para cuando un gobierno donde se reserve una cuota para gitanos, para discapacitados, para ancianos, para padres de familia numerosa, para diabéticos?

    Por cierto, la superioridad del españor sobre la cucaracha reside en que la cucaracha puede sobrevivir hasta diez días sin cabeza, hasta que muere por inanición, y el español puede vivir sin usar la cabeza una media de setenta y siete años.

    Me gusta

  3. 3 José Ramón julio 6, 2008 en 7:39 pm

    Antes a los homosexuales (no se les llamaba así) se les insultaba y apedreaba. Es lógico que, cambiando los tiempos, y hartos ellos de tantas humillaciones, salgan a la palestra y nos digan: “Soy homosexual, ¿qué pasa?” Pero una cosa es eso y otra lo de las “locazas” que ha dicho Zoupon.
    A mí me parece muy mal que alguien, por ser homosexual, se tenga que avergonzar; pero también me parece muy mal que por eso mismo se tenga que sentir orgulloso. Debería llegar el tiempo de que esa circunstancia fuera irrelevante. Yo soy heterosexual, y ni me avergüenzo de ello ni me siento orgulloso.

    Me gusta

  4. 4 Pasaba por aquí julio 6, 2008 en 8:52 pm

    De paso por aquí, aprovecho la ocasión para desear a todo el mundo un feliz verano (feliz lo podéis leer con la “f” que más os guste, mayúscula o minúscula)

    A mí también me parece una grandísima tontería, en esta parte del globo y a estas alturas de la historia de la humanidad occidental, ese querer imponer por narices algo que, en mi modesta opinión, debería ser considerado como una parte de la intimidad del individuo.
    Si los homosexuales quieren ser tratados con normalidad e igualdad, deberían ser ellos mismos los que se consideren iguales a los heterosexuales y no se autodiscriminen haciendo el mamarracho por el centro de las ciudades que, además, entre unos y otros quedan hechas un asquito.
    Los excesos nunca son buenos, pero imagino que en este asunto también funcionará la ley del péndulo, vamos que en unos años nadie considerará que es mejor o peor que otra persona por tener una inclinación sexual determinada.

    En otras culturas, donde no se respetan los elementales derechos de la persona, la cosa parece mucho más complicada.
    Eso es lo que habría que reivindicar de verdad. Pero nos va más el cachondeíto, está claro.

    Me gusta

  5. 5 alfonsina julio 7, 2008 en 8:47 am

    Zoupón, amén. Has dado en el clavo.

    Me gusta

  6. 6 joselepapos julio 7, 2008 en 4:15 pm

    De acuerdo con todos. Duende, Wallace97, Zoupon, José Ramón, Pasaba por aquí y Alfonsina. Deberíamos recordar más a menudo aquella máxima clásica de “en el medio está la virtud”.

    Me gusta

  7. 7 Adela julio 7, 2008 en 5:07 pm

    Bueno… tampoco representan los que celebran el “ogullo gay” a todas las personas homosexuales así como los que van a la cibeles después del partido y con la bandera de españa tampoco representan a todos los españoles!, a algún homosexual le parece actualmente y en nuestro pais algo bochornoso, y prefiere otras maneras de hacerse respetar primero como persona, se acueste con quien se acueste. Parece más bien que cualquier excusa es buena para salir a la calle, llamar la atención y mostrar bien el ombligo. Es cierto que ha habido mucha represión y aun hoy “por lo bajini” son comentados, el dia que conozca a un homosexual y después de una charla, cuando ya se ha ido, alguien no me pregunte: – pero…tu sabes si es…? se habrá normalizado algo. 🙂

    Me gusta

  8. 8 Palinuro julio 7, 2008 en 6:02 pm

    Ministerio de Igualdad, Alianza de Civilizaciones, el Rey inaugura en Madrid la Casa Islámica o algo así,… ¿lo relacionáis? Lo digo porque en algunos países islámicos integristas se persigue a los homosexuales por el hecho de no ocultar su inclinación hacia los de su sexo. Según parece, también en la Cuba de Castro. Sugeriría a los promotores del día del orgullo gay celebrar la próxima edición en Arabia Saudita, Irán o Cuba. Allí es donde más tienen que ganar.

    Me gusta

  9. 9 Bob de Ca's Barber julio 8, 2008 en 12:09 am

    Las cosas de estos xicos son un poco malas de entender pa mi, pero… poco a poco! está muy bien que alguien esté orgulloso porque…mira! yo lo estoy cuando me cresen los tomates más grandes que salen en la foto de la bolsita de semillas y estas cosas, entonses lo que digo es que…como es que el marido de la Xisqueta tiene sinco hijos y su mujer y todo y…lo ven mucho en el, Caballito de mar? que es un bar del ambiente Guy, ah! esas cosas me chocan y mucho, porque ara tambien resulta que hay muchos alemanes que vienen a sa roqueta y…solos? no traen ni un perro, los vesinos de la finca de Maria de Pina están muy felises y son muy simpáticos hay uno que siempre está al solesito y nos invitó a un café ¡que lo son de educados esta gente!, Batuadena salat! la casita! y tiene las lámparas rojas! las fotos de la pared no eran de la familia, que va! era un xico con un cuerpaso bien bronseao y sin pelos!,be! la juventud ya lo sabemos que tiene otros gustos…pero la señal clave, fue la lus de la furgoneta, vi una lus como un destello, asomé la casita por la ventana…¡anda que modelo, es como la mia, funsiona muy bien!, idò no! no lo era como la mia, esta tenía una cadenita de cristales colgando del techo y al final una presiosa bola rosa pa tirar y ensender y apagar la lus!, dise que no es difisil de conseguir, que si quiero una…voy a ver si la puedo tener en verde!! aquí hay gato enserrao 🙂

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: