Media luna para evadirse

El humorista  Tono, surrealismo puro, era un hombre cauto, y tenía sus dudas.  Cuando se iba a la cama llevaba siempre una bandejita con dos vasos. Uno lleno de agua, por si a mitad de noche se despertaba con sed, y otro vacío, por si despertaba sin sed.

Anoche el Duende se asomaba al balcón y se acordaba de él admirando la luna. Burla burlando, le vamos limando días al verano. Casi a mitad del siempre temible mes de julio, una regañina meteorológica por el noroeste ha bastado para refrescar y limpiar el cielo. Bienaventurados los días del estío que uno puede pasear quinientos metros sin sucumbir al sofocón. La luna, mediada, pero tan campante, invitaba a relajarse y no pensar en nada.

 Un experto en control mental  le contó una vez al Duende que el ejercicio clave  consistía en superar lo que les decía el maestro: cierren los ojos y durante cinco minutos no piensen en un camello. Trató de imitarlo mi alter ego evitando no al camello, que no pintaba nada en la noche, sino a la luna. No tuvo el menor éxito. Aún peor: se precipitaban siluetas de camellos en inmensas manadas, igual que las de los  knuts en el Serengeti, atravesando el campo de nuestro plateado satélite. Parecido a esas imágenes navideñas en las que el reno de Santa Claus cruza el firmamento y se perfila contra la luna.

 Y por encima de recuerdos románticos y de deseos entreverados para el futuro siempre incierto, le sobrevenía una duda parecida a la de Tono. Cuando luce la media luna, ¿hay que estar medio alegre o medio triste? ¿Se le debe agradecer lo que nos ilumina, o reprocharle lo que nos oculta? ¿Es una ilusión, o una frustración a medias?

 Se fue a la cama con la duda matasellada en la frente. Y aunque no se llevó la bandejita con los dos vasos de Tono, porque su mesilla de noche no da para tanto, durmió como un príncipe. Sin dar más que la mitad de sí misma, la luna siempre apacienta los mejores sueños.

Anuncios

17 Responses to “Media luna para evadirse”


  1. 1 Bob de Ca's Barber julio 13, 2008 en 11:33 am

    A mi me parese…que hay que sentirse acompañado y la Luna ya lo dirá! como es una compañía tan buena que no te pide nada… idò, los sentimientos pueden estar como quieran ellos solitos, a veses puede salir una lágrima o a veses puede latir más fuerte el corasón o tambien puede uno dormirse a la serena y ser despertao por los grillos porque la Luna es la Lluna la bruna vestida de dol…
    La consentrasión es muy trabajosa y hay muchas técnicas a mi un esperto que sólo sabe consentrarse y no sabe haser una O con un vaso me dió un consejo fabuloso que es: has de pensar que tienes una paret negra toda y un cubo de pintura blanca y un rodillo, idó se trata de que la paret te quede bien, bien blanca enterita y…¡funsiona! ara eso sí cuando has acabao, estás rebentao y no te puedes levantar por la mañana 🙂

    Me gusta

  2. 2 joselepapos julio 13, 2008 en 12:22 pm

    Bob de Ca’s Barber, eres un genio. Gracias por la sonrisa que me ha arrancado tu último comentario. Yo cuando me cuesta coger el sueño me pongo boca arriba y respiro lo más despacio posible. Después de una media hora ya estoy cansado y me duermo enseguida.

    No he entendido muy bien lo de “…la luna es la lluna la bruna vestida de dol…”

    Duende, admiro tu inagotable capacidad de hacerte preguntas.

    Me gusta

  3. 3 Angelus P. julio 13, 2008 en 6:09 pm

    Ayer, observando la puesta de sol entre nubarrones, me di cuenta de que ya no se pone tan a mi derecha. Vamos, que ya va de retirada hacia el equinoccio. En un ambiente fresco y húmedo, sentí la inequívoca sensación de proximidad de la “rentrée”. Y, sin embargo, los trigos están por cosechar, blandos los granos al diente del catador…

    ¿Estío o solución de continuidad entre primavera y otoño?

    Me gusta

  4. 4 julian29 julio 13, 2008 en 9:13 pm

    Joselepapos, Bob saca la frase del siguiente poema popular Mallorquín:

    La lluna la bruna

    La lluna la bruna
    vestida de dol
    son pare la crida
    sa mare no ho vol.

    La lluna la bruna
    i el Sol mariner
    son pare la crida
    i sa mare també.

    Y por supuesto le añade su propio corasón…

    Saludos.

    Julian.

    Me gusta

  5. 5 El Duende de la Radio julio 13, 2008 en 11:07 pm

    La bruna…¿la niebla?
    Vestida de dol….¿Vestida de duelo?

    Son conjeturas. Aunque siempe creo que entiendo catalán
    saber, saber, no se nada.

    Me gusta

  6. 6 wallace97 julio 14, 2008 en 12:36 pm

    Duende, si dormiste como un príncipe, una de dos, o les preguntamos a Felipe y a Letizia si es una ilusión o una frustración a medias, y acto seguido que qué tal han dormido, o nos vamos a la cama con la duda matasellada en la frente.

    Me gusta

  7. 7 joselepapos julio 14, 2008 en 1:41 pm

    Gracias Julián29 pero creo que voy a comprar un diccionario castellano catalán o viceversa. Tengo la impresión de estar perdiendome hermosos momentos de poesía.

    Me gusta

  8. 8 Palinuro julio 14, 2008 en 2:46 pm

    Al sol le llaman Lorenzo, y a la luna Catalina… en España. No sé en otras lenguas, pero ¿sabéis que en Alemania la luna es macho y el sol hembra? Este cambio de sexo según sea la lengua se carga, al menos en nuestros países de cultura latina, todos los tópicos de la facultad fecundadora del astro rey y la iluminación sutil de la luna, tantas veces equiparada a una cualidad femenina, por lo ambiguo, etc.

    Me gusta

  9. 9 julian29 julio 14, 2008 en 9:40 pm

    A mi, Palinuro también me chocó muchísimo el cambio de sexo de la luna y el sol en alemán. Uno asocia la luna con la sensibilidad, la sutileza y el amor, y con todo eso se vincula automaticamente con el lado femenino, mientras el sol es el poder, la fecundidad y la fuerza calorífica que te lleva a pensar en la masculinidad, pero, no en alemán…

    La luna la niebla

    La luna la niebla
    vestida de duelo
    su padre la llama
    su madre no lo quiere.

    La luna la niebla
    y el Sol marinero
    su padre la llama
    y su madre tambien.

    Es una canción popuar infantil…

    Saludos.

    Julian.

    Me gusta

  10. 10 Adela julio 14, 2008 en 10:04 pm

    Querido Palinuro entonces según sea la lengua se carga muchas cosas más, con los artículos en alemán la verdad que no me aclaro!.

    Es bonita la canción “la lluna, la bruna…” es un texto popular como bien dice Julian 29, lleno de resonancias simbólicas, sirve para jugar, aprender palabras con los niños o hacerles dormir o bailar… hay además muchas versiones como esta otra:

    I arriba la lluna / y llega la luna
    que adorm els infants; / que duerme a los niños;
    la lluna, la bruna, / la luna, la oscuridad,
    també adorm els grans; / tambien adormece a los grandes;
    la lluna adormida / la luna dormida
    que s’ha tret el dol. / se ha quitado el luto.
    L’avi no la crida, / el abuelo no la llama,
    la nena la vol. / la nena la quiere.

    La bruna podría ser la oscuridad o algo de color bronce oscuro o de un verdoso oscuro…

    En su poema “Drama en el Port” el poeta Papasseit desorganiza de manera simétrica las letras de la palabra para que indique el movimiento que el mar imprime en una boya y le añade el texto popular en el que el duelo de la luna simboliza el dolor.
    Es un poeta maravilloso!! 🙂

    Me gusta

  11. 11 José Ramón julio 14, 2008 en 10:26 pm

    Os veo a todos muy poéticos, y os pido perdón por mi exabrupto. Pero quiero recordaros que esa bella y femenina luna es un objeto gigantesco, que está lejísimos, y que ha sido hollado por el ser humano. (Nota: Consideraremos en principio a los estadounidenses como seres humanos).
    Y el otro día repusieron el la tele un reportaje sobre la peregrina idea que tuvo el equipo del presidente Nixon de rodar una ficción alunizada o alucinada por si el alunizaje o alucinaje salía mal. Y la rodó el mismísimo Stanley Kubrick en los decorados de 2001. Hasta aquí ya lo sabía, pero lo que me horrorizó fue el destino de todos los que participaron en la película, que fueron silenciados para siempre por la CIA. Kubrick se libró, pero a costa de vivir encerrado en su casa y de llevar una vida paranoica y terrible.
    Qué cosas tiene la luna.

    Me gusta

  12. 12 alfonsina julio 15, 2008 en 10:04 am

    José Ramón, el documental, que es buenísimo y muy muy divertido, es – si no me equivoco- una parodia, y las tomas falsas del final lo dejan claro, incluídas las de Kissinger y la señora de Kubrick. Lo emitieron en La2 hace unos cuantos años en 28 de diciembre y este sábado, cuando llegué a casa me dí cuenta de que hábía pasado otra ocasión sin grabarlo. Se lo recomiendo a todo el mundo.

    Tienes razón en devolvernos a la realidad. “Qué cosas tiene la luna”. Me quedo de piedra cuando algunos ginecólogos dicen que nacen muchos más niños con luna llena, y otros galenos lo niegan. ¿A qué carta quedarse?

    El alemán cambia el género, con respecto a nosotros, en casi todo. Pero yo creo que no hay que buscarle atributos a los artículos. Se dice: “lo niña” y es evidente la feminidad.

    Me gusta

  13. 13 José Ramón julio 15, 2008 en 10:50 am

    Alfonsina, me quedo más tranquilo, porque no lo vi terminar (era tardísimo y yo estaba ya muerto de miedo). Pues si era una parodia o un “falso documental” conmigo funcionó.

    Me gusta

  14. 14 alfonsina julio 15, 2008 en 10:54 am

    Y conmigo, la primera vez. De hecho puse en danza a varios amigos a través de sms y al final nos reímos todos por el mismo medio.
    Está hecho de maravilla. Besos:)

    Me gusta

  15. 15 Angelus P. julio 15, 2008 en 9:42 pm

    Bienvenido de nuevo, Julián. Supongo que has estado de vacaciones…

    El documental en cuestión lo pusieron en “La noche temática” hace algún tiempo, y me temo que ha dado origen a una leyenda urbana de esas… Para desmontar tal leyenda, basta tener algo de idea sobre tecnología de las comunicaciones en el año 1969 y haber escuchado al astrofísico Luis Ruiz de Gopegui comentar y dar detalles de su trabajo en Fresnedillas a propósito del proyecto Apolo.

    Me gusta

  16. 16 Bob de Ca's Barber julio 17, 2008 en 10:29 pm

    Idò la luna está triste, por muy lejos que esté yo veo que… mira con las sejas pa abajo y los ojos también pa abajo! que le pasará? yo, no lo se, o… podría ser que…lo que ve, le asusta…pues…nos está mirando a nosotros…, Ay Deumevet del cel!!!que será lo que nos pasa que le pone esa cara… 🙂

    Me gusta

  17. 17 carcalla diciembre 10, 2008 en 4:02 am

    la capacidad fecundadora del sol, no es masculina, sino femenina, hasta decirlo parece contradictoria, cualidad fecundadora masculina…
    cuando se vio al hombre crear una vida así como al sol…. nunca

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: