Wagner ¿divino o inhumano?

(Foto de John and Keturah)

En Bayreuth, la meca de los wagnerianos, levitan este año con Tristan e Isolda. Como cualquier puesta en escena que se precie hoy día, ahí no aparece ni un barbudo, ni un vikingo con cuernos, ni un guerrero, ni una deidad como las que nos enseñaban los santos de los libros de las leyendas germánicas. (Por cierto, gracioso: ¿se acuerda alguien de cuando a las imágenes de los libros se les llamaba santos?). Es la modernidad. La música es la misma que escribió don Ricardo. El mismo texto. Pero se aligeran los decorados y el vestuario. Mientras el cine engaña cada día más con efectos especiales, el teatro, y especialmente el musical, se desnuda, y engaña cada día un poquito menos. A los nibelungos y a las walkirias ahora les visten gente como Tony Miró o Adolfo Domínguez. Viva el minimalismo.

Mientras tanto, en Radio Clásica –una de las que aún no ha desfigurado del todo la nueva dirección de RNE- reproducen esta tarde El anillo de los nibelungos. Como suele hacerse antes de cualquier audición, una voz resume el argumento antes de que empiece a sonar la música. Resumir…¡ja! ¿Hay alguien que haya podido retener alguna vez el espeso argumento de una ópera de Wagner?

En las orillas del Rihn, la doncella Trunilda depila sus pantorrillas con cera de abeja perfumada con esencias de malvavisco. Al paso de una barcaza, los marinos la obsequian con cánticos varoniles que pretenden llamar su atención. Pero, persuadida de sus perversa intenciones pecaminosas, Trunilda se lo advierte a Roderico, que, como camarero mayor de Odine, tiene el privilegio de manejar la espada sagrada en contra de los herejes, y le promete bordar su capa con hilo de oro si hace naufragar la nave. Roderico parece seducido por la posibilidad de ganarse así el corazón de Trunilda. Pero desde la torre almenada del castillo de Junglfrüchte Cunegunda, que persigue desde tiempo atrás los favores de Roderico,  observa la maniobra. Y, despechada, escribe un billete que enrolla en la pata de una paloma mensajera para enviárselo a Wothan, famoso por sus regurgitaciones de codillo con schucrut y por su odio a Roderico. Wothan, antes de tomar decisión alguna, consulta con la sacerdotisa Sisemutten, que abre las entrañas de una garduña para leer en ellas la voluntad de los dioses. Según los idus de julio y las pestilentes heces de la garduña, sólo si antes rescata el sagrado nabo que crece en las laderas del gigantesco monte Kokonutt y se lo ofrece como holocausto a la walkiria Hildegarde conseguiría sus propósitos. Wothan recluta una compañía de genízaros y otra de lansquenetes que, capitaneados por el endriago Bertoldo, rescatan el nabo sagrado, no sin que las laderas del Kokonutt queden empapadas en sangre. Sin embargo Hildegarde, prima segunda de Sisumutten, no ha olvidado la humillación de Wothan, que había difundido entre los maestros cantores  de Nuremberg la especie de que ella  disimulaba sus pechos planos con ovillos de estopa ocultos bajo sus hopalandas. En consecuencia decide vengarse engañando a Wothan diciendo que nunca conseguirá a Trunilda, porque ella reniega de los pelirrojos, y Wothan tiene el cabello como la zanahoria. Desesperado éste, devuelve la paloma mensajera diciendo que Cunegunda se busque la vida, a lo que ésta, despechada, responde seduciendo al tritón Nepomuzenen para que se sumerja en lo más proceloso del Rihn, ancle la barcaza justo frente al remanso donde Trunilda se depilaba y, emergiendo de las profunidades ya encarnado como un gallardo príncipe, conquiste a la doncella de las bellas piernas mientras los marineros celebran el encuentro entonando el famoso coro “Ich liebe Trunilde depilatten”. Al ver Trunilda que los marineros no son tan obscenos como creía, cede su irritación, y empieza a mirar a Nuepomuzenen como algo más que un anfibio, por lo cual advierte a Roderico que ha perdido la aguja y el dedal, y no podrá bordarle la capa con hilo de oro. Decepcionado, Roderico se retira a la Walhalia a comprar un boleto de la Primitiva mientras Cunegunda se arroja al vacío desde la torre almenada, cayendo sobre el nabo sagrado que era portado por las huestes de Wothan. Este, indignado por el final de Cunegunda, abandona su plan de venganza y decide tomar los hábitos en el convento  de Beda el Venerable. Finalmente, Trunilda y Nepomuzenen se casan, y son aclamados por los genízaros, los lansquenetes, Bertoldo y los paisanos ribereños del Rihn en el banquete cuyo plato principal es el nabo sagrado con galantina de faisán de Westfalia. El anillo del nibelungo, por cierto, aparece en la sección de objetos perdidos del Ayuntamiento.

Parece un absurdo, un rollo o un galimatías sin pies ni cabeza. Pero en realidad no difiere tanto del resumen de cualquier libreto de Wagner. Y es que no hay que simplificar sus puestas en escena. Para que este genio, tan divino, fuera asimilable por los humanos, alguien debía de atreverse a aplicar el minimalismo extremo al  despelote superlativo que son sus óperas. Lo demás es abundar en esa oscuridad que sólo ilumina a los privilegiados wagnerianos malgré tout.

Anuncios

14 Responses to “Wagner ¿divino o inhumano?”


  1. 1 Trini julio 29, 2008 en 8:18 am

    Se aplicó, se aplicó: he visto fotos (no me da el parné para Bayreuth en directo) de un montaje de Tristán e Isolda con el escenario vacío y la sombra de una proa como única decoración. Ah, y puestos a mixtificar, los primeros fueron, precisamente, esos “santos” que menciona el Duende: ni los vikingos, ni el resto de sus parientes germánicos llevaron nunca cuernos en los cascos.

    Me gusta

  2. 2 Alfonsina julio 29, 2008 en 9:09 am

    Sencillamente genial, Duende. Nos has alegrado el día.

    Me gusta

  3. 3 Bob de Ca's Barber julio 29, 2008 en 11:10 am

    Batuadena salat! amigo Duende pa seguir el hilo me he tenido de haser un esquema y al final creo que el anillo, se lo quedó la Maria Antonia que se queda las cosas perdidas en el Ayuntamiento sin querer y no se avergüensa ni un pelo y va ha trabajar con ellas puestas me lo dijo Fransisca que es la que limpia las ofisinas y sabe donde duerme el demonio!. Me parese que Wagner tiene que ser amigo de los vesinos del amigo Soupon, que hisieron aquella comunión tan difísil y lo lograron! seguro se conosen de oidas!! pol lo menos 🙂

    Me gusta

  4. 4 begoña julio 29, 2008 en 5:14 pm

    Duende ¡olé! por ti. Mañana empiezo mis vacaciones, abandono forzosamente el blog por tres semanas y media. Espero reencontraros a todos a mi vuelta y recuperar al candil, últimamente no alumbra y me preocupa. Pasadlo bien. Beso gordo a todos.

    Me gusta

  5. 5 El Duende de la Radio julio 29, 2008 en 6:16 pm

    Me temo que le hemos gafado a don Ricardo. O será que, como otros, le ha tomado manía a RNE.

    El caso es que José Luis Pérez de Arteaga, de RADIO CLÁSICA, lleva dos tardes intentando ofrecer la retransmisión en directo desde el Festival de Bayreuth y como si estuviera Braulio a cargo del operativo: un desastre de conexión. Al final, y después de varias interrupciones, lo soluciona poniendo una grabación de EL ANILLO DE LOS NIBELUNGOS que no le falla. Insisto: al genio de la boina -siempre aparece así en las fotografías- le hacía falta un compresor.

    Me gusta

  6. 6 Bob de Ca's Barber agosto 24, 2008 en 2:14 pm

    Idò ayer he ido de viaje a Francia, a Portugal, a Andalusia, a Gresia, ah! y pegué un saltito a Norte América, fué sin planearlo, las cosas mejores aveses son asin pinpanpena!, ara eso sí, has de haserlo con un génio como el Maestro Pedro Iturralde, que viaje nos dió a todos los amigos que estábamos en la nave del Castillo de Bellver, poría ser que fuese tan fabuloso porque es un castillo redondo! no lo se, la questión que el maestro nos transportó por todos los paises donde ha colecsionado cansiones populares y él con su génio las ha hecho de Jazz, Deumevet del cel! que maravilla tanto si toca el saxo, como si toca el clarinete, como si toca el piano, mira! maneja el tiempo de una manera misteriosas porque una hora se convirtió en sinco minutos, pasó volando y mira todo lo que sentimos, Fabuloso! su madona le acompañaba con un vestido rojo con espejitos muy orgullosa ya lo creo ya! cuantas grasias le tendríamos que dar a estos vividores para la música! 🙂

    Me gusta

  7. 7 wallace97 agosto 24, 2008 en 5:45 pm

    ¡Qué bueno, Bob! ¡Y qué maravilla en ese marco, supongo! De siempre me ha encantado Pedro Iturralde. Íbamos de jóvenes con mucha frecuencia a Balboa Jazz, a verle a él o a Tete Montoliu, entre otros. Esta vez me tendré que conformar con verle en la sala Clamores, que toca del 27 al 30 de agosto.
    Anteanoche estuve escuchando a Jorge Pardo en un marco maravilloso, el Claustro de los Reyes del Monasterio de Santo Tomás, en Ávila. Fue también algo mágico. Una hora y media que pareció también cinco minutos. Me acordé del Duende del Duende y de Fred, que ya han expresado aquí su admiración por este hombre. Ya lo vi hace un par de años en el mismo sitio, y el año pasado también fui, pero se suspendió por la lluvia. Los dos únicos días que llovió, y cayó lo que no había caído en todo el año.
    Si algún duendeamigo madrileño se anima para la sala Clamores, ya sabe.
    Un saludo para Ca’s Barber y el resto del bosque.

    Me gusta

  8. 8 Bob de Ca's Barber agosto 25, 2008 en 1:31 pm

    Qué bien amigo Wallace97, idò no te lo pierdas por nada el dia 27, vas a viajar como a ti te gusta y ensima si puede acompañarte tu presiosa esposa cuando interprete el himno al amor, vas a ser el hombre más felis del mundo, yo fui sólito y tambien lo fui! no se desanime nadie! 🙂 🙂 🙂

    Me gusta

  9. 9 ceronombre octubre 5, 2008 en 9:06 am

    ¿Podría alguien a día de hoy, el día “histórico” 05-10-2008, confirmar o desmentir la idea de que Radio Clásica no ha sido desfigurada por la Nueva Programación encargada por la Nueva Dirección a Fernando Palacios?

    Me parece que las fuentes de la noticia han fallado una vez más. La desfiguración avanza con cada minuto “histórico” que pasa. Cada minuto alguien cuenta una graciosa ocurrencia en Radio Clásica, luego tres rápidos minutos de música y enseguida otro brillantísimo comentario programado por Fernando Palacios, el programador que ha convertido a Radio Clásica en Historia.

    Me gusta

  10. 10 El Duende de la Radio octubre 7, 2008 en 6:53 pm

    Desmiento que RADIO CLÁSICA no haya sido desfigurada, o al menos afectada, por el nuevo estilo de RNE. Vamos, que como dos negaciones equivalen a una afirmación confirmo que cada vez tiene menos que ver con lo que era. No niego que Palacios haya abierto camino a otras músicas: folklóricas, alternativas, nuevas tendencias contemporáneas.
    Excelente para los estudiosos y musicólogos. Bastante desesperante para
    los que buscábamos, sobre todo, lo que da título a la emisora.

    Como no creo que vayan a cambiar el contenido, lo lógico que es que cambien la denominación. Admiro mucho a Palacios, pero su radio ya no es CLÁSICA. A menos que le añadan al adjetivo EXPERIMENTAL, FOLKLÓRICA, ALTERNATIVA…

    Me gusta

  11. 11 El Duende de la Radio octubre 7, 2008 en 6:56 pm

    Perdón por omitir el nombre del comentarista a quien dirigía el comentario anterior,que no tiene nada que ver con el post del día. Respondo a CERONOMBRE, que dejó caer una muy atinada observación en el post WAGner, ¿DIVINO O HUMANO?

    Me gusta

  12. 12 ceronombre octubre 9, 2008 en 3:07 pm

    Vuelvo para decir dos cosas y ya no molestaré más.

    Mi comentario tiene mucho que ver con el asunto del día. El asunto es que yo he oído las cuatro retransmisiones desde Bayreuth con problemas técnicos incluidos y he oído enteros los resúmenes en la voz de Ana Vega; incluso recuerdo que Pérez de Arteaga, en algún intermedio, hizo una media broma traduciendo alguna de las frases porrompomposas que acababan de sonar en boca de los héroes, los dioses, los monstruos y el resto de la fauna wagneriana. Y este año he seguido lo de Bayreuth como otros años pero si Radio Clásica es otra cosa, una sarta de picoteos y erudición superficial, por ejemplo, a lo mejor las walkirias ya no vuelven o ya no estaremos allí para esperarlas del hastío que nos entra con Fernando Palacios y su Nueva Programación.

    Lo segundo es que estoy escribiendo una carta de protesta que considero inútil porque los misterios de la Administración del Estado están más allá de mi entendimiento. No sé porqué había que acabar con Radio Clásica y si querían promover tanta variedad de músicas pues que pongan miles de canales musicales por Internet libres de Fernando Palacios cuyos programas he escuchado durante años aunque me parecían insulsos a largo plazo. Quiero decir que empezaba a oirle, perdía interés, pensaba en otra cosa y sin darme cuenta se había pasado la hora y ya venía un concierto. Es algo que me ocurre cada vez más con la Nueva Programación.

    En esa carta de despedida hablo de muchas cosas y, para terminar, propongo que se cree Radio Conservatorio y alguien nos explique porqué un servicio público para que todos disfrutemos de la música ha terminado enredado entre caprichos de funcionarios.

    Yo no admiro a Fernando Palacios en la radio. Claro que se trata de alguien tan ocupado en docenas de cargos públicos que a lo mejor es admirable como maquinista de la RENFE. El suyo sería el primer tren con sobresaltos de hipo porque es incapaz de mantener un rumbo que no conduzca a la ilimitada exhibición de la fernandopalaciología.

    Me gusta

  13. 13 El Duende de la Radio octubre 10, 2008 en 8:10 am

    A la chita callando, el cambio de RNE deja en nada la zapateritis reformista que en cuatro años ha puesto del revés tantas cosas en España. Lo último, como se puede ver, es regalar coches. Con la consiguiente campaña de publicidad en la que Pepa, Abad, de Lucas y Garrido aparecen como aquellas azafatas del UN, DOS, TRES, seduciendo al personal con ese objeto totémico que es el reluciente automóvil.

    Eso sí todo en un tono políticamente correcto. ¿Cómo no va a camuflar la modernidad la buena dosis de “caspa” que necesita para ser comercial?

    Me gusta

  14. 14 RADIO CLASICA O NO? febrero 14, 2010 en 1:57 am

    Os recuerdo a los conservadores que hace 20 años ya sonaba en Radio-2 (la actual radio clásica), las músicas folkloricas de programas como NUESTRA CULTURA POPULAR presentado por la hija de Ataúlfo Argenta: Cristina Argenta. Siempre han sonado músicas experimentales ARS SONORA…, jazz y alternativas. Si lo que algunos quereis es oir musiquitas bonitas de hilo musical, lo mejor es que pongais vuestros discos favoritos, porque radio clásica está para aprender diariamente y saciar nuestra curiosidad, Y con ayuda de la palabra, los estupendos comentarios que nos trasmiten los que hoy no sólo son locutores de bonita voz que leían textos (como eran antes), hoy son grandes músicos que escriben sus propios comentarios.
    En mi opinión y en la de mis amigos radio clásica nunca estuvo mejor.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: