Condenados a soportar al Hombre-Mierda

(Foto de Steve_Way)

El señor Jenaro Balanzategui había salido a la calle a sacar dinero del cajero automático. Cuando hubo retirado la tarjeta y sus doscientos euros notó a sus espaldas una pestilencia insoportable. Volvió la cabeza y vio un molde con rasgos y movimientos humanos encubriendo un montón de materia orgánica putrefacta.

-Qué asquerosidad-pensó tapándose las narices-Debo de estar en una de esas películas que tanto le gustan a mis nietos.

De Matrix a esta parte don Jenaro comprendía que una de las claves del cine que gusta a los jóvenes de hoy es que no hay que comprender nada. La costura de estas películas es en buena parte el absurdo, de manera que en un mismo filme pasan de la realidad a la ficción y nadie demanda un hilván de lógica. En la última a la que le llevaron mezclaban a La Masa con el Hombre-Arena, y aún creía que aparecían por ahí un Hombre-Fuego, Spiderman y la mitad del elenco de superhombres de Hollywood. Don Jenaro se permitió insinuar alguna vez a sus nietos que, puestos a rizar el rizo, los guionistas de Hollywood podían añadir a la merdée algún héroe de su época, como el Guerrero del Antifaz o Roy Rogers. Pero eran malos tiempos no sólo para la lírica, sino también para la épica. En la era de la provocación, lo que procedía era enriquecer esa merdée lanzando precisamente a la fama al Hombre-Mierda. Y ese era justamente el personaje que se había colado en su guión del día.

Aún no repuesto del susto, se dirigió a la confitería. Al entrar en ella notó que no le llegaba el delicioso aroma de crema pastelera, como era habitual. Y la respuesta se la dio una clienta que abanicaba a Loli, su dependienta favorita, que yacía desmayada en el suelo.

-¡Qué espanto!-le explicaba la señora- Ha venido por aquí el Hombre-Mierda y no ha podido soportarlo.

A lo largo del día corrió la voz de que este personaje había sido visto haciendo lo que muchos otros ciudadanos. A una hora leía el periódico en el Bulevar. Luego tomaba el sol en la playa. Poco después se le veía de poteo en el Barrio Viejo. Jenaro estaba escandalizado, pero después de comentarlo con varios de los conocidos con los que se cruzó en la calle, había llegado a la misma penosa conclusión.

-¿Y qué hacemos, si no contábamos con que la especie humana derivara en tanta mierda?

Con ese desasosiego y la bandeja de pastelillos para su señora regresó a su casa. Se disponía a pulsar el botón del ascensor cuando alguien abrió la puerta y se coló. El hedor que le había perseguido en su paseo mañanero se hizo aún más insoportable.

-Soy el nuevo vecino del tercero -se presentó aquélla hez en forma de hombre-Mi profesión es terrorista excarcelado, y soy responsable de haber matado a veinticinco personas. Así que si me necesita para alguna vileza, fechoría o canallada, ya sabe donde me tiene.

Jenaro Balanzategui recordó entonces que su apellido derivaba del símbolo de la justicia, y que su abuelo había sido magistrado. Errare humanum est -le decía cuando alguien criticaba los errores de los tribunales. Y él lo confirmaba ahora.

Cuando, con mano temblorosa, giró el llavín para entra en su casa, pensaba en voz alta.

-La sentencia que condenó a este vecino estaba mal redactada. Lo suyo es que hubiera dicho: condenamos al reo a veinte años de cárcel. Y otrossí condenamos a sus vecinos y conciudanos a soportar a ese hombre-mierda por el resto de su vida.

Anuncios

10 Responses to “Condenados a soportar al Hombre-Mierda”


  1. 1 José Ramón agosto 3, 2008 en 5:24 pm

    Por muy asesino que fuera, si estuviera arrepentido hasta se le podría perdonar (haciendo un gran esfuerzo, porque perdonar es muy difícil).
    Pero eso de que celebre las muertes, de que se cachondee, de que brinde con champán, de que se ría con ese gesto de odio…
    A uno no le salen las palabras, las imágenes retóricas, y de pronto tú lo has dicho: El Hombre Mierda.

    Me gusta

  2. 2 wallace97 agosto 3, 2008 en 8:32 pm

    Pues sí, uno pasa de no entender nada a entenderlo todo perfectamente o viceversa, vaya usted a saber. ¿No se supone que una condición sine qua non para la reducción de penas es el arrepentimiento? Si esto es así, y el hombre mierda no sólo no ha cumplido la condición, sino que encima ha conseguido méritos a través de trafullas y falsificaciones de documentos para obtener titulaciones con las que ha obtenido beneficios penitenciarios, ¿cómo se explican las reducciones de penas?
    Si alguien ha visto u oído alguna explicación clara y concisa de algún representante de la justicia sobre este asunto, agradecería que lo comentara. Y si no son casos probados, ¿no se pueden aplicar medidas cautelares mientras se investigan?
    Todo esto huele a podrido, y aunque suene muy fuerte y pueda parecernos increíble, todo indica que hay un entramado de fondo por el que o no interesa o no es posible terminar con esta demencia. No me puedo creer que a estas alturas, si de verdad hubiera habido verdadero interés por parte de los gobiernos y órganos judiciales vascos, españoles y franceses, no estaría resuelto esto hace años. Más que falta de interés me inclino a pensar en imposibilidad material por implicaciones de TODOS estos estamentos, por acción, omisión, sumisión o miedo, que saldrían a la luz y dejarían en evidencia el sistema “democrático”. Y eso sin querer pensar en otras ruindades de las que a estas alturas no me extrañaría tanto, pero prefiero no creer en ellas, de sucios chantajes estatales de extradiciones a cambio de contratos hipermillonarios de infraestructuras, energías u otra índole. Cualquier otra conjetura no cuadra, y se enfrenta a contradicciones flagrantes.

    Me gusta

  3. 3 Angelus P. agosto 3, 2008 en 10:05 pm

    ¡Vaya pestazo! Mejor no remover…

    Oye, Duende. Por casualidad ¿no habrás leído “Memorias de una vaca”? De Bernardo Atxaga.

    Me gusta

  4. 4 MARIBEL agosto 4, 2008 en 9:40 am

    HOLA A TODOS!!!! La verdad esque la mierda cuanto mas se remueve…….Este el tea que nadie puede comentar sin empezar a calentarse verbalmente y acabas pensando …esto es realmente un estado gobernado por justicia? que justicia???’ ….y piensas te calientas…..y al final cada dia vas perdiendo la fe en el estsdo de derecho…y ves las noticias y acabas diciendo que prefieres el deporte porque todo lo demas es una grandisima MIERDAAAAAAAAAAAAAA FELIZ DIA A TODOS

    Me gusta

  5. 5 Charivari agosto 4, 2008 en 12:10 pm

    Inquietante el relato de hoy.
    De acuerdo totalmente con Wallace97. Hace años que pienso que sin un apoyo y logística consentidos (incluso por las cándidas ancianitas)no se puede mantener tanta mierda. Desde el 78, en todos estos años ¿no ha habido tiempo para reformar la ley para que condene delitos terroristas? ¡aaammos ya!
    Un juez que tenga que dictaminar contra semejantes sabandijas lo tiene crudo y el miedo puede hacer mucho, lo sé, pero con condenas milenarias podría quedar incluso como magnánimo aquel que de tres mil años lo dejara simplemente en cien.

    Me gusta

  6. 6 adela agosto 4, 2008 en 1:05 pm

    De acuerdo con Wallace 97! este es el sistema que hay montado a gran escala en todo el planeta y… todos jugamos de algún modo, unos con menor otros con mayor responsabilidad, recuerdo que nuestro Rey acaba de recibir y dar la mano cordialmente a un fascista con petróleo y es amigo del de Marruecos y…etc,etc y ese Rey me representa, bien quizás me sea cómodo que el se trague toda esa mierda, aunque por mi parte estoy convencida de que me adaptaría a otro sistema sin mucha dificultad y otros muchos también. Tampoco entiendo el sistema judicial, algo tan interpretable resulta incomprensible para la defensa de derechos de las víctimas, y estas está claro que las hay, ellas no se rien ni brindan con nada.
    Una condena para el hombre-mierda bastante condescendiente, sería la de hacerle recoger mierda durante todos los dias de su vida puesto que hay bastante y quizás así algún dia llegue a entender lo que significa.

    Me gusta

  7. 7 Zoupon agosto 5, 2008 en 11:49 am

    Sé de buena tinta que cuando estuvo en huelga de hambre (presunta) le quisieron hacer unos análisis de sangre y lo más que consiguieron fue hacérselos de heces.

    El Hombre-Mierda existe porque en el País Vasco abundan los coprófilos que lo adoran. Y también hay muchos que sin llegar a eso se ponen una pinza en la nariz y una cremallera en la boca y comparten con él la cola del banco y la barra del bar sin mayores problemas. Ni más ni menos.

    Yo sólo espero que un día lo parta un bendito rayo, textualmente.

    Ahora que el crédito a particulares para comprar vivienda está tan restringido, dicen los medios que los 360.000 euros de hipoteca para comprar el pisito se los ha prestado a la mujer del Hombre-Mierda una entidad que se llama Caja Laboral-Euskadiko Kutxa, del Grupo Mondragón al que también pertenecen Eroski o Fagor, por ejemplo. Estas cosas conviene que se sepan, para obrar en consecuencia.

    Me gusta

  8. 8 Macu agosto 5, 2008 en 4:40 pm

    Muy buena descripción de esta gentuza. Por desgracia abundan los hombres-mierda, aunque este puede que sea el abanderado de todos.
    ¿Les habrá puesto Fagor los electrodomésticos? Lo mismo Eroski les ha llenado el frigo.

    Me gusta

  9. 9 Palinuro agosto 5, 2008 en 7:14 pm

    Esas declaraciones altisonantes de ZP y otros miembros de su gobierno proclamando su adhesión a los pronunciamientos judiciales (“…me repugna su puesta en libertad, pero hay qu respetar las leyes…”). ¡Pues cámbielas Ud., hombre! El partido gobernante podría (si quisiera) introducir en el código penal la cadena perpetua, todo lo revisable que se quiera para los arrepentidos. El PP lo apoyaría sin ninguna duda. Todo lo demás es hipocresía y lágrimas de cocodrilo. No solo apesta el hombre-mierda. Muchas instituciones y sus conspicuos miembros(as), también.

    Me gusta

  10. 10 alfonsina agosto 6, 2008 en 10:58 am

    Ayer un médico de reconocido prestigio me dijo con seguridad y explicaciones científicas, que los cánceres de mi padre se empezaron a gestar a partir de sus problemas con ETA. Probablemente venían en su herencia genética, pero se han desarrollado por eso. Como las drogas sacan a la luz la esquizofrenia, o la mala alimentación y la tensión, un cólon irritable…
    El alcance de los hombres-mierda no tiene confín. Le miro perder un kilo cada día, y pienso en los hombres mierda… Aunque gracias a Dios es mejor que no me lo hayan matado como han pretendido unas cuantas veces, o como hicieron con su compañero Mateu delante de mis narices, en la puerta del CEU de Claudio Coello.
    Al menos lo tengo conmigo.
    Cuando empecé a estudiar alemán, entre el grupo de estudiantes (unos seis) había una chica abertzale. Era nada sociable y despectiva hasta reflejar en su cara un permanente gesto de nausea. Defendía los crímenes con frases cortas y lapidarias en un alemán deficitario, como el de todos. Yo me preguntaba por qué lo estudiaría, si ni siquiera dominaba el castellano… Ahora entiendo que Himmler y Goebels eran su inspiración y pretendería leer sus palabras y sus hazañas en la lengua original para no perderse nada de la crueldad del nazismo, que tanto les va a ellos.
    La chica olía exactamente como el título del artículo del Duende. Era un hedor insoportable. Una compañera algo mayor se lo comentó con mucha delicadeza. La perorata anticapitalista fue inmediata. La mierda salía por su boca. Gracias a Dios, no volvió al finalizar el curso. Yo creo que tampoco sabría distinguir el dativo del acusativo…
    Perdonad la longitud de mi intervención. Me lo pedía el cuerpo…

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: