Las montañas azules y otras verdades relativas

Desde  Arenas de san Pedro, el Duende miraba a la sierra de Gredos en verano y veía las montañas azules. Luego ingresó en aquella cárcel educada que era el colegio, vino don Pedro, un marianista dentón y con una nuez prominente como el torreón de los Galayos y mandó pintar en la clase de dibujo un paisaje. Aquel niño inocente pintó una cordillera de azul y su compañero Javier Camuñas le corrigió.

 -Están mal. Los montes son marrones.

 El Duende se defendió tímidamente. Los montes, de cerca, pueden ser marrones, grises, pardos, verdes, según la época y la latitud del planeta donde se alcen. Pero de lejos son azules, como apuntó el capitán sir Richard Burton cuando se empeñó  en demostrar que el Nilo tenía sus fuentes en las montañas de Etiopía. Hace unos diez o quince años se estrenó una buena película sobre este tema que se llamaba Las montañas azules, y aquella coincidencia de puntos de vista apasionó al Duende por el asunto y el personaje de este aventurero.

Entonces leyó una magnífica biógrafa suya firmada por Edward Rice, altamente recomendable para todos aquellos que, al contrario que el capitán, sean, como este bloguero, viajeros teóricos, de secano o de libro. O sea, que se limitan a volar con la imaginación. Ahora acaba de salir otro libro que se llama precisamente El coleccionista de mundos, de Ilija Trojanow. Novela la vida del capitán, si es que personaje tan culto, vigoroso, intrépido y de tal exuberancia creadora cabe en la cabeza de un escritor. No la ha leído el Duende, pero ha se tirado el farol de regalárselo a su amiga Beatriz, que, a su manera, también colecciona mundos, exteriores e interiores. Se iba de viaje a Salta y a Bariloche, por donde no fue nuestro héroe porque seguramente no tenía tiempo para esquiar.

En el fondo uno admira a los que saben recomendar libros, y se siente a menudo tentado por la vanidad de hacerlo sin más razones que el puro olfato. Cree ver montañas azules donde, a lo mejor, sólo hay peñascos de  granito. Le hubiera gustado revisar el debate con su compañero de colegio, pero no volvió verle nunca desde los tiempos de escuela, y hace unos meses se enteró de que había muerto de cáncer. Quizá él lo vea ahora todo más claro, mucho más allá de las lejanas montañas azules.

Por no acabar en clave nostálgica debo mencionar a otra amiga estupenda que lee mucho y sabe recomendar libros. Se llama Aurora, es corresponsal en Berlín, y el otro día, ante una librería, señaló uno que lleva por título algo así como Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson.

Te lo recomiendo -le dijo al Duende- Es una novela magnífica y muy amena.

 ¿Reflexión objetiva? ¿Denuncia? ¿Reproche elegantemente disfrazado? En esta ocasión no está uno tan seguro como la primera vez que advirtió que las montañas son azules.

Anuncios

9 Responses to “Las montañas azules y otras verdades relativas”


  1. 1 adela agosto 18, 2008 en 11:02 am

    Debo decir en favor del Duende (y no es peloteo!) que las montañas de lejos, son azules de toda la vida! y mis ojos no me engañan nunca! 🙂 así que chico! el que no lo vea, pues que le vamos a hacer, eso tiene que verlo uno mismo! 🙂 .
    Respecto al libro recomendado, gracias, es bueno conocer opiniones de otros como referencia aunque lo mejor es leerlos y averiguar la propia, muchas veces las intuiciones o sensaciones de los otros respecto a las de uno, no coinciden con las de uno sobre uno mismo (uyyyyy,parezco “martes y trece” unopispo), así que leyéndolo el Duende se responderá a todas sus cuestiones si quiere,le apetece y le interesa :).

    PD: Recomiendo una recomendación que me hizo el amigo de este blog Darabuc, me ha gustado mucho “El libro de los abrazos” de Eduardo Galeano, ya que hablamos de mundos, es un libro que recrea un mundo profundo y real. Gracias Darabuc

    Me gusta

  2. 2 José Ramón agosto 18, 2008 en 7:08 pm

    Yo creo que la masa de aire es azul, y por eso todo lo que está lejos azulea.
    Afirmo pues, con el Duende y con Adela, que las montañas de lejos son azules.
    Dicen que Velázquez pintaba el aire, y su pintura es muy marrón, pero también es muy azul. ¿Será por eso lo del “azul velazqueño” en el cielo de Madrid?

    Me gusta

  3. 3 Bob de Ca's Barber agosto 19, 2008 en 12:35 am

    Poría ser bien, bien! que lo fuesen asules las montañas porque al tener el mar serca se difumina el color y entonses mar, tierra y aire es todo asulado, yo pero, las veo de color naranja o pol lo menos asin las pintaba siempre en la carsel que se llamaba escuela, como dise el amigo Duende, y ensima les ponia nieve como merengue que se derrite, como en sa roqueta no hay, idó era más diferente !,
    y… ya que hablamos de mundos y libros, hoy que he ido al funeral del amigo Jordi, he disidido que intentaré leer la Biblia, lo que pasa que no se que edisión ni de que autor asin que si me puede algún amigo recomendar una… mas que nada que…en el sermón el cura ha dicho: – Esto no es todo, ah! no, porque si lo fuese, Dios no sería justo, y como Dios lo es, es porque despues de la vida sigue más allá en la resurección, y Jordi ahora ya está resucitado al lado de Dios. Batibalnan! ara quiero saber todo lo que dise Dios! si Jordi hubiera sabido esto, habria alusinao! porque su mundo era el bar de Ca’n Pereó y na Catalina que le organisaba el dia y la gente del bar, como tenía síndrome de doun le queríamos más porque siempre daba más cariño que todos los demás, era un tio fabuloso y ara, au idó en el otro mundo y con Dios, pues no se lo que harán como Dios no vaya alerta… seguro le esconde los periódicos, pa poderlos leer él con calma sin dar esplicasiones y como Dios entre cada mañana en el sielo y no le haga un buen saludo sonriente le va a poner mala cara todo el dia, sabes que ya se arreglarán ellos dos! me quedo más tranquilo de saber que está acompañado, parese ser que bien, poco a poco se entenderán y le agradesco las cosas bonitas que siempre me desía y serán mi recuerdo 🙂

    Me gusta

  4. 4 Charivari agosto 19, 2008 en 2:33 pm

    Van Gogh, una vez que abandonó las tierras del norte de Europa su pintura se volvió colorista y sus montañas entonces fueron azules.
    Estoy de acuerdo en que recomendar libros es arriesgado pues a cada uno le atraen y captan facetas distintas; incluso un mismo libro (como una película, una pintura, un paisaje…) te dice distintas cosas leido en una etapa u otra de tu vida. Yo me atrevo a aconsejar “Mil soles espléndidos”, de Khaled Hosseini, publicado por Salamandra, una historia conmovedora en el Afganistán contemporáneo que no puede dejar indiferente.

    Me gusta

  5. 5 Charivari agosto 19, 2008 en 2:36 pm

    ¿Y ahora por qué sale en mi texto ese monigote si yo no he dado a ningún sitio extraño? ¡No entiendo nada! Esto sí que es un bosque de duendes.

    Me gusta

  6. 6 Bob de Ca's Barber agosto 29, 2008 en 11:12 pm

    Hoy he visto las montañas más asules que nunca!! y era bien verdad, porque mira, los árboles de ensima eran verdes y las paredes de piedras de color piedra! y sinos…pienso yo, lo vería todo asul! eh! pero, bien asules bien asules, no, no …no vas muy equivocado no en esto, el que tiene rasón la tiene!! 🙂 , mirau! que lo es de bonita la naturalesa 🙂

    Me gusta

  7. 7 AMPARITO DEL PILAR octubre 22, 2008 en 9:33 pm

    ESTUVE EN LAS MONTAÑAS AZULÑES Y SIMPLEMENTE ME QUEE CON GANAS DE IR NUEVAMENTE. EN GENERLA ME FASCINA AUSTRALIA,..ES UN PAIS MARAVILLOSO..SI PUDIERA IR A TRABAJAR ALLA IRIA ENCANTADA A LO QUE FUERA CONSERVANDO POR SUPUESTO LA CORDURA

    Me gusta

  8. 8 AMPARITO DEL PILAR octubre 22, 2008 en 9:35 pm

    ME ENCANTARON LAS MONTAÑAS AZULES….SON UN SUEÑO DE CALMA, PARA COMPARTIR EN FAMILIA..ESPECIALMENTE CON MAMA Y MI HERMANO…VOLVERIA CUANTAS VECES PUDIERA HACERLO…COMO TAMBIEN A AUSTRALIA..IRIA SI PUDIERA A TRABAJAR EN LO QUE FUERA…

    Me gusta

  9. 9 alvaro5555 diciembre 21, 2008 en 6:01 pm

    Chegoyen sigues siendo un genio

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: