¿Por qué se llevan las bañeras a los prados?

(Foto de La Mirada Perdida)

En el día diecisiete mil cuatrocientos setenta y cinco millones doscientos catorce mil setecientos tres después de la creación, al Señor se le ocurrió echar un vistazo al estropicio nuestro de cada día. Afinó la vista y miró al planeta, todavía azul.

Ya estaba resignado al abuso de rascacielos, chimeneas industriales, molinos, campos de plástico, balsas de líquidos peligrosos, antenas, torres eléctricas, baterías solares y esbeltos molinos blancos plantados en las crestas de las montañas. De vez en cuando, y con la lente de aumentos, entretenía espiando la intimidad de algunos jardines. No entendía por qué se concentraban ahí tantos gnomos, enanitos, tritones, bambis y ranas, todos ellos en tamaños desproporcionados a lo que El había diseñado. Pero le hacía  cierta gracia que quisieran imitarle, aunque sus criaturas estaban más logradas, y además se movían.

Lo que no era capaz de interpretar era por qué en tantos prados de aquel país medio del sur de Europa llamado España había unos puntitos blancos de forma rectangular que destacaban poderosamente sobre el tapiz verde de hierba. Pidió sus lentes de aumento y la asesoría de algún santo moderno. Y san Pío Décimo, que pertenecía a lo que los hombres aún llamaban la edad contemporánea, le informó que eran bañeras.

-¿Se baña ahí el ganado?-preguntó sorprendido.

-No, Señor-contestó san Pío-Las utilizan para que beban las bestias.

-Para eso…¿no se habían inventado las pilas?

-Señor, ahora las pilas se las llevan de adorno a esos jardines que no tienen enanos de los que tanto le divierten.

Y el Señor frunció el ceño y se rascó las barbas. No entendía qué era más grave. Si que el hombre se hubiera vuelto sucio y desaseado y ya no se bañase, que los ganaderos no tuvieran más cariño decorando sus verdes prados, que hubieran desaparecido los antiguos bebederos de los prados o que los fabricantes de bañeras no se molestaran en hacerlas imitando el granito de las antiguas pilas.

-Qué desbarajuste, ¿no?- dijo el Señor.

-Ay, Señor. Si sólo fuera eso…

Anuncios

7 Responses to “¿Por qué se llevan las bañeras a los prados?”


  1. 1 wallace97 septiembre 2, 2008 en 8:52 am

    Como el Señor es muy mayor, le falla algo la vista, y confunde los televisores con luciérnagas y los coches con hormigas. Es la única explicación para entender su tranquilidad.

    Me gusta

  2. 2 maribel septiembre 2, 2008 en 9:40 am

    las bañeras ya no se pueden mantener en las casas por espacio y consumo excesivo de agua…..realmente no se donde vamos a parar y el pobre Señor no lo puede entender porque desde la altura el planeta aun es AZUL!!! besos

    Me gusta

  3. 3 Bob de Ca's Barber septiembre 2, 2008 en 4:14 pm

    Ara m’has dejao de piedra! basta no lo quieras desir pa que te encuentren!, el Serra es l’amo de S’Olivaret y como es una sona de montaña con la vegetasión muy espesa idó pa que quieres una bañera en el jardín, yo pensaba estaba abandonada abajo del algarrobo, es normal, ara ponen los platos de ducha de grasite de colorines y el agua cae como de la regadora con aroma tropical y lusesitas que parese una tormenta pa que creas que estás en peligro, puedes pensar! sensasiones nuevas! pa la gentesita joven, la questión es que la iba a cargar y Batuadena!, que puñetas hases! y adonde te piensas que vas! au! aquí el que no corre vuela!, yo estaba espantao, digo, ensima que quito trastos viejos!, idó ara resulta que es lo que dise el señor Duende, son pa decorar! claro ya encontraba yo que tenía las patas muy bonitas, de aquellas que paresen de león y era ovalita, que pense! asín patinare y me hundiré en la sabonera! idò mi goso en un poso!! 🙂

    Me gusta

  4. 4 Charivari septiembre 2, 2008 en 4:24 pm

    Y muchos de esos prados se cierran con somieres… ¡muy bucólico!

    Me gusta

  5. 5 Angelus P. septiembre 7, 2008 en 8:37 pm

    Pues es que resulta francamente complicado llevar los prados a las bañeras. Si la montaña no va al Profeta…

    Me gusta

  6. 6 Angelus P. septiembre 7, 2008 en 8:43 pm

    ¡Ajá! Gracias, Maribel. Ya sé qué hacer con la bañera en cuanto la sustituya por un moderno y cibernético plato de ducha…

    Me gusta

  7. 7 adela septiembre 8, 2008 en 10:06 am

    Pues…debo confesar…que yo cerré un espacio precioso para los perros de mi casa con SOMIERES!, pero…eso sí! con gusto, muy bien puesto a modo de puerta con su manecilla para cerrar y el bajo rematado con maderas de exterior y…pintado de amarillo, bien alegre!, en fin… hay maneras y maneras, no?…Charivari? 🙂

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: