Hope llora el pan nuestro de cada día

(Foto de luluidigom)

Lo primero que hizo fue cambiarse el nombre en el Registro Civil.

Le daba igual la grafía o el sonido de su patronímico, lo importante para él era el concepto. A estas alturas de la vida -tan larga ya para él, y entendiendo cada día menos de todo lo que veía- creía que no podía llamarse otra cosa que el Hombre Perplejo. Como era consciente de que resultaba extraño, probó con las iniciales. HP era la marca de una salsa inglesa (Houses of Parliement) que le gustaba mucho, cierto. Pero también la abreviatura de hijo de puta. Entonces contrajo las dos primeras sílabas de cada palabra y bordó Hope. Aún recordaba a un cómico estadounidense bastante bobalicón que se llamaba Bob Hope. Pero el nombre le gustaba. Al fin y al cabo hope en inglés es esperanza, y él confiaba en que sus denuncias hicieran reaccionar a la humanidad confundida.

Comenzó su labor con un ideario planteado en forma de interrogante. La pregunta del filósofo -escribió- invita al pensamiento. Y el pensamiento cambia el mundo. No de forma abrupta, sino poco a poco. Un pensamiento acertado engancha a otro, este convence al de más allá, este le baja del guindo a un tercero. Y razonando así, en pequeñas dosis, el mundo, como un policía municipal brutote cuando cae en el error de pasarse en la multa con un pobre motorista, se rasca la mollera, enarca una ceja, tuerce el morro y rectifica.

Hope era consciente que por cuestión de jerarquía debería empezar sus reflexiones por alguno de los grandes temas que preocupaban al mundo. La crisis económica, la lucha por la igualdad de sexos, los derechos de los inmigrantes, la nariz de la princesa…Pero aquel día pasó por un pueblo cualquiera de los muchos que hay en España, y se detuvo en él para comprar pan. Albergaba la ilusión de que fuera tan bueno como eran en su infancia todos los panes que se hacían en cualquier pueblo. Pero el pan era tan seco, tan insípido y tan insustancial como los de cualquier tahona de chinos.

Es verdad que no sólo de pan vive el hombre, y menos en estos tiempos de tanto progreso y tanto rollo de I más D (Hope, por cierto, no sabía dar con el signo del mas en el teclado del ordenador prestado). Pero la reflexión, para empezar, tampoco estaba tan mal. ¿Por qué cuando se avanza en el bienestar se tienden a olvidar las cosas que, en la España pobretona, se hacían tan requetebién y sabían tan ricas?

Y recordaba aquellas madrugadas de verano en el horno del Tumba, al que llamaban así por el enharinado permanente de su rostro, blanco como un cadáver. Paraban Hope y su pandilla allí para comprar el pan antes de ascender al pico de la Mira. Caía la primera barra antes de salir de la panadería. Eran tan delicioso aquel pan candeal de miga prieta recién cocida que no estaba seguro de que nada se le pudiera comparar. Ni el tonteo con aquella chica tan mona a la que le dabas la mano para ayudarle por las trochas, ni la siesta al sol sobre la hierba al borde de los regatos de agua limpia y helada que escurrían de los neveros, ni el gusto de la tortilla de excursión, ni la vista bíblica de media España que se divisaba desde lo alto. Todo sabía a poco al lado del pan candeal reciente.

El Hombre Perplejo se relamía con aquel recuerdo. Y lamentaba que el progreso agilipollado se haya llevado por delante el placer de tomar un pan como seguramente Dios manda.

Anuncios

12 Responses to “Hope llora el pan nuestro de cada día”


  1. 1 lola septiembre 7, 2008 en 7:13 pm

    Tenéis que probar a hacerlo en casa, por lo menos una vez, no es tan difícil y está muy rico. Nada que ver con el que nos venden.
    Esta mañana precisamente hemos desfrutado de un desayuno con pan recién hecho, todavía caliente. La receta la tenéis en un post antiguo. Ánimo.

    Me gusta

  2. 2 joselepapos septiembre 7, 2008 en 7:28 pm

    De acuerdo con Hope, el hombre perplejo. ¿Porqué será que todos los que vamos teniendo una edad nos acordamos del pan nuestro de aquella niñez?
    Lola, es que tú eres muy apañada.

    Me gusta

  3. 3 Bob de Ca's Barber septiembre 7, 2008 en 8:52 pm

    Idò yo encuentro que Bob es un nombre muy ensertado, si luego le disen el Sr.Jope, idò puede ser te tengan más respecto. Me parese que se la respuesta de la pregunta : – PORQUE HASE PERESA.
    Se trata de quitarle el polvo a esta, ya lo dise la Lola en sus resetas, has de coger la harina, el agua y la levadura y haser un poquito de ejersisio de brasos, ensender el horno y…au! no quedan ni los cantones, ara la madona lo hase integral que dise que adelgasa, lo que pasa es que yo luego le pongo el queso con aseite y unos cuantos higos, pa que sea más nutritivo!, no sea cosa que me falten vitaminas y no pueda disfrutar de la vida. 🙂

    Me gusta

  4. 4 El Duende de la Radio septiembre 7, 2008 en 11:00 pm

    De vez en cuando cae uno en un lugar donde todavía se aprecia la calidad del pan. No es el caso de mi itinerario habitual. En Madrid hay algunos sitios donde se puede comprar un pan bueno. Por ejemplo, en el HORNO DE SAN ONOFRE.

    Sin embargo en Candeleda, donde había una panadería que llamaban “de los Chivitos” y hacían un espléndido candeal, no. El más decente viene de Poyales del Hoyo, un pueblo vecino. Qué manía de los pueblos,la de olvidar la facilidad de estar más cerca de los alimentos naturales.

    Me gusta

  5. 5 wallace97 septiembre 7, 2008 en 11:41 pm

    Duende, muy bonito, como siempre. Nunca me gustó especialmente el pan candeal, pero me ha encantado la esperanza de Hope de que sus denuncias hicieran reaccionar a la humanidad confundida, y todo el segundo párrafo de tu escrito. Con él me quedo.

    Me gusta

  6. 6 maribel septiembre 8, 2008 en 7:44 am

    yo tengo la suerte de poder comer pan bueno todos los dias (aunque sin abusar) vivo encima de un horno de los que aun hacen el pan y la masa…( que lo no nos gustan es porque son masas congeladas y aunque recien hechos tienen pase al rato son horribles)… bueno feliz dia a todos que parece que hoy no sudaremos !!!! alfin un respiro de este verano tan caluroso…..besos

    Me gusta

  7. 7 Isabel septiembre 8, 2008 en 8:31 am

    Me ha gustado mucho el articulo, soy de las personas que se siguen quedando con lo básico para alimentarse, por cierto este verano, estuve en Brno, ¿Saben lo que me traje de recuerdo? Pues dos hermosos panes de esa tierra que me encantó.
    Yo misma me sorprendí por el hecho, pero lo cierto es que el mismo día que regresavamos a España, antes de salir, bien tempranito, pues los checos son muy tempraneros y a las 6 de la mañana ya tienen abiertas las panaderías, pude comprar 2 panes grandes, cuando llegue a casa, lo corte en rebanadas y lo congelé, he podido disfrutar de él todos estos días en el desayuno.

    Me gusta

  8. 8 Zoupon septiembre 8, 2008 en 9:52 am

    Donde yo vivo tenemos la suerte de que todavía se hace, en general, muy buen pan. El que yo compro procede de un horno de leña de roble que hay en pleno casco urbano. Alguna vez he visto descargar el camión de leña, a mano, introduciendo los leños uno a uno por una ventana alta de la tahona.
    Y no se sabe si es más rico el pan o el olor del humo de roble en los amaneceres invernales.
    El pan tan bueno tiene un problema: Si lo compras de camino a casa a la hora de comer, cual es mi caso, llega el pan mediado como mucho y uno ya sin pizca de hambre.

    Me gusta

  9. 9 adela septiembre 8, 2008 en 9:55 am

    En la isla es curioso, nos invaden con todo tipo de tendencias siempre comerciales y de cara al turismo y “de espaldas al pueblo”, pero en este tema…se mantienen los hornos firmes y en cada pueblo hay uno, donde aun se hace el pan de leña, moreno o blanco, de un kilo o de medio, creo que es por las costumbres en la alimentación y el “pa amb oli” aquí no podemos vivir sin el y requiere de ese pan, su desaparición sería el exterminio de un pueblo y creo que eso no pasará nunca!. Si os apetece uno, os lo preparo en un momentito para merendar! o comer! o cenar! a gusto de cada uno 🙂

    Me gusta

  10. 10 José Ramón septiembre 8, 2008 en 10:06 am

    Yo no sé, pero me parece que en general se ha facilitado el acceso a los alimentos, a costa de empeorarlos.
    Hace muchos años, en mi pueblo, los pollos se criaban en los patios de las casas. Estaban riquísimos, pero sólo se comían en Navidad. Hoy los comemos a diario, pero son otra cosa.
    En todo el año sólo había quince días de fresones. Ahora hay fresones todo el año, pero son de mentira.
    Y así todo.
    Y el pan, creo como Bob que es cuestión de pereza. Hacer el pan es muy duro. Mi tío era panadero, y se levantaba a las cuatro. Ahora te lo traen precocinado y precongelado, y lo haces en pocos minutos. En el momento de comprarlo, te encuentras con una barra calentita, que huele muy bien, pero a las dos horas es chicle.
    Los hornos tradicionales, las verduras ecológicas, la carne de granja, etc… Todo eso sigue existiendo, pero suele ser muy caro y se destina a los “exquisitos”, mientras que la población en general comemos sucedáneos.

    Me gusta

  11. 11 lola septiembre 8, 2008 en 11:50 am

    José Ramón, se puede preparar mientras ves un partido de fútbol. Te dejo algunos enlaces por si te animas:

    http://www.directoalpaladar.com/2005/12/01-como-hacer-pan#show-comments

    http://www.panaderia-misdeseosmasdulces.com/2008/08/pan-candeal-con.html

    Bon appétit!

    Me gusta

  12. 12 Jose septiembre 8, 2008 en 8:05 pm

    No sabeis lo rico que esta el pan de Guisando o Arenas, despues de un día de cuerda y roca; cuando algun malefico duende, de esos que habitan dentro de las mochilas montañeras, ha mezclado el resto de las viandas con jabon y pasta de dientes. ¡QUE BIEN SABE EL PAN DENTRO DEL VICTORY! Y… Cuando un buen obrador de Candeleda te obsequia con una enorme hogaza, como premio tras haber pasado toda una mañana colgado bocaabajo de la torre de la iglesia del pueblo, mientras medio municipio y parte de las comarcas limitrofes te observaban sin pestañear…

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,761 hits

A %d blogueros les gusta esto: