Maleni abre el camino a Braulio

No le gusta al Duende destacar las torpezas expresivas de nadie. Bastantes sarpullidos habrán ocasionado sus diabluras radiofónicas a lo largo de tantos años. Además, quién no ha metido la pata alguna vez hablando o por escrito. Lo que ocurre es que a un miembro del gobierno presidido por un Scaramouche del verbo florido como Zapatero se le debe exigir que, como poco, se exprese bien.

No es éste el caso de Magdalena Álvarez , cosa rara en una mujer que ganó una oposición muy seria -es inspectora de Hacienda- y habrá apechugado con discursos comprometidos en los múltiples cargos importantes que ha desempeñado. La ahora ministra de Fomento puede ser: competente, trabajadora, lista, e incluso eficaz. Pero aún a riesgo de subir al patíbulo de los acusados por la opinión pública como reo de machismo, este Duende se atreve a decir que lo que es propiamente tino, gracia y finura oratoria, no lo tiene.

Nuestra amiga Alfonsina ha atrapado en el cazamariposas de la red una intervención suya especialmente pintoresca sobre la que pide un comentario en el blog. Como el Duende ha metido tantas patas, al mismo tiempo que se solidariza con ella -con la ministra, a despecho de que se nos mosquee Alfonsina- omite cualquier otro adjetivo descalificador. Más bien al contrario, la felicita efusivamente por ser el suyo un discurso claro y decidido a favor de la igualdad.

¿De qué se ocupa el ministerio de Fomento? Como diría el inefable amigo Braulio, mayormente de las infraestructuras, el transporte y toas las chapuzas que pide el pogreso. ¿Qué es el Acelerador de Partículas que la semana pasada se estrenó? Mayormente pogreso. ¿Quién lo explicó en la tele (Mobuzztv) con claridad, autoridad tecnológica y, sobre todo, precisión y elegancia expresiva sólo comparable a la de Magdalena Álvarez? El propio Braulio. Sin embargo…¿qué cargo ocupa esta buena mujer? Ministra del gobierno. ¿Y Braulio? Ninguno: es un maestro chapuzante free lancer.

Conclusión: lo de Maleni es una proclama decisiva a favor de la igualdad por la que tanto se desvive el gobierno. Si gobernar hoy es, sobre todo, saber comunicar, Braulio se explica al menos tan bien como la ministra de Fomento. ¿Para cuándo su entrada en el gabinete?

Anuncios

15 Responses to “Maleni abre el camino a Braulio”


  1. 1 José Ramón septiembre 17, 2008 en 9:58 pm

    Yo creo que la cuestión está en que el lenguaje no es (sólo) un medio para comunicar a los demás lo que hemos pensado, sino que es la propia herramienta del pensamiento. Pensamos “con” lenguaje y, sobre todo, pensamos “en” lenguaje.
    Asistimos a la política de la nada, y no me refiero sólo al PSOE, sino a todos. Ya que, si en medio de este marasmo hubiera alguien, del partido que fuera, que pensara con claridad y honradez, su brillo sería cegador, y no es así.
    Decía que asistimos a la política de la nada, y los políticos y políticas, miembros y miembras de ese corpus mostrencum, se debaten en naderías, en chirripolleces, y así nos va a todos. Y el lenguaje se usa como una bella flor, en el caso de oradores verborreicos, o como una plasta maloliente, en el acso de estos zafios ignorantes. Pero en ambos casos es lo mismo: Nada.

    Me gusta

  2. 2 Isabel septiembre 18, 2008 en 8:34 am

    Esta Sra. será muy lista, tal vez, sí, pero desde luego no sabe vender su sabiduría.
    En el vídeo, se muestra despistada, para colmo tiene los apuntes en la mesa y coge uno diferente a lo que le estàn preguntando.
    No sé, pero no la veo con temple para comunicar.
    Bueno quiero ser tolerante y pensar que nada mas aterrizar en su cargo, la ministra se ha enfrentado a un tema muy delicado.
    ¿Será que a la ministra también le visita el insomnio por las noches?

    Me gusta

  3. 3 wallace97 septiembre 18, 2008 en 8:50 am

    Sí José Ramón, nada. Pero nada de nada. Bueno, realmente sí que es algo la política hoy día: estar de guardia por si un banco, una petrolera, un holding de la construcción, un monstruo de la energía o de las comunicaciones, un gran distribuidor o un fabricante de automóviles necesita un retoque en esta ley, una interpretación en tal sentido de tal otra, una rebaja fiscal, o una subvención tipo que sea. Entonces el político de turno deja por un rato la partida de cartas o la comilona, depende de a qué hora hayan requerido sus servicios, y acciona el interruptor. Inmediatamente después vuelve a su partida o a su comida.
    Me recuerda al sistema que tienen implantado los gitanos en la vigilancia de las obras. No se preocupe señor multinacional, que aquí estamos para cualquier cosita que necesite. Eso sí, si no somos nosotros, no respondemos de lo que le pueda pasar. Y ni siquiera se percatan de que el señor multinacional se ríe por dentro porque de sobra sabe que con el otro partido funciona exactamente igual el mecanismo.
    Y mientras, el común de los mortales votando por esas naderías y chirripolleces, por esos matices que de nada nos van a salvar y que utilizan como cortinas de humo mientras echan combustible futbolístico-granhermanero-salsarosero-sensacionalístico a través de las pantallas, y se ríen desde sus poltronas sabiendo que tienen asegurada la guerra de votos aunque sólo sea por ese virus que han inoculado del forofismo, que provoca gran expectación el día del recuento de votos, con sus horquillas y sus conexiones en directo con las sedes de los partidos, cual gala de los premios Goya o de los Óscar. Qué bien saben que se irán alternando en el poder y en la oposición, y que la decisión será cada vez por menos votos de diferencia, por lo que los forofos seguidores del vencedor se sentirán cada vez más satisfechos pensando en lo decisorio que ha sido el suyo.
    Y seguro que hay buenos cerebros dentro de la política, pero claro, o se amoldan a lo que hay, o van apañados, con lo cual, si permanecen ahí en esas circunstancias, automáticamente dejan de ser buenos cerebros, o pasan a ser buenos cerebros malintencionados y cómplices de la ignominia, que es peor.
    Y en cuanto a la ministra, para mí hubiera sido mucho menos vergonzante que hubiera dicho con toda naturalidad: miren señores, lo siento pero no estoy en disposición de tener esta reunión en este momento, por circunstancias X, rogaría su aplazamiento. Hubiera sido menos sorprendente, y no se habría delatado.

    Me gusta

  4. 4 Trini septiembre 18, 2008 en 9:20 am

    Ya me disculparán Alfonsina y El Duende, pero no me siento capaz de abrir el vídeo de la excelentísima señora ministra. Háganse cargo: estamos en septiembre y el gremio de la tiza lleva leyendo barbaridades desde el día 1 (aunque la gente piense que no trabajamos hasta que sus retoños llegan a las aulas). Y cuando digo barbaridades, no me refiero solamente a las de los zagales que no pasaron en junio, sino a los múltiples documentos de todo tipo con los que las diversas autoridades académicas tienen a bien volvernos locos y desorganizar todo lo que les quedaba por desorganizar de junio. Digo yo que los cursillos a los que están empeñados en mandarnos para la mejora de la calidad de la enseñanza (en todos los niveles, ¿eh?, no se piensen que en la universidad nos libramos) deben ser para aprender a escribir con faltas de ortografía, errores de bulto en la sintaxis, trasposiciones semánticas e inventos de términos burocráticos incomprensibles… a ver si así nos entienden nuestros dilectos burócratas, ellos a nosotros. Por cierto que hay que ver lo frágil que tienen la memoria la mayoría: a los dos o tres meses de dejar la trinchera (bata, tiza, boli rojo…) cualquier carguete inane se comporta exactamente igual que aquellos a quienes crtiticó acerbamente. Qué razón tenía el que dijo: “Si quieres conocer a un hombre, dale poder”.

    Me gusta

  5. 5 Zoupon septiembre 18, 2008 en 10:06 am

    José-Ramón, me consta que hay gente en los partidos que piensa con claridad y honradez. Y dadas sus cualidades se les encargan las tareas realmente clave: Ir a por café (para que su jefe esté despejado para gobernar), traer de la imprenta el papel timbrado (cimiento y base de la comunicación del partido), pegar los carteles en campaña electoral (argumento esencial para decidir el voto), llenar de combustible el Audi oficial (imprescindible para la actividad del líder).

    En realidad las grandes magistraturas y los cargos importantes pueden ser encarnados por los más inútiles: Sólo tienen que hablar, y para eso basta con tener los órganos fonadores en buen estado. Cuanto más vacías sean las ideas que expresen y cuanto más triviales sean los temas a que se refieran, más se asentará la plutopartitocracia (con perdón) que los sostiene.

    Si no están seguros de lo que acabo de exponer, pregúntense: ¿Sería Pepiño Blanco capaz de subir a un despacho uno solo con sacarina, un descafeinado de sobre con leche desnatada y un cortado templado sin trabucarse? ¿Podría Acebes conducir la furgoneta y al tiempo leer los nombres de las calles para encontrar la imprenta? ¿Valdría Llamazares para colgar los carteles electorales todos al derecho? ¿Tendría Ibarretxe habilidad suficiente para llenar el tanque sin incendiar el coche?

    Pero no nos engañemos: Nuestros políticos son el fiel reflejo de la sociedad a la que pertenecen.

    Me gusta

  6. 6 wallace97 septiembre 18, 2008 en 11:01 am

    Zoupon, me temo que tu última frase nos introduce en un círculo vicioso, pero dejando a un lado si fue antes el huevo o la gallina, sí que es cierto que tampoco merecemos mucho más, a juzgar por nuestra aportación real y cotidiana actuando con la ley del embudo y viendo constantemente la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio. Y eso sin contar con nuestra inestimable aportación continuada al mecanismo con nuestro consumismo absurdo, que es el verdadero cimiento del edificio que nos alberga a todos, y la continua y creciente exposición a la ventana tonta por donde entran las órdenes que cumplimos rajatabla.

    Me gusta

  7. 7 Zoupon septiembre 18, 2008 en 12:39 pm

    Seguro, Wallace, que los políticos nos representan. Nos quejamos del político enchufista siempre y cuando el enchufe no sea para nuestro sobrino. Nos quejamos del político ladrón mientras escaqueamos lo que podemos cubriendo el impreso del IRPF. Nos quejamos del político mentiroso cuando rompemos el jarrón y decimos que ya lo encontramos así.

    ¿Robaría, enchufaría o mentiría yo si estuviese en el poder? Nunca me he visto en tal situación, pero no pondría la mano en el fuego por mi mismo, a lo sumo pondría 3 ó 4 dedos, así que en puridad no reúno condiciones para tirar la primera piedra. Y es que nada hay en este mundo tan difícil como ser coherente y actuar de conformidad con lo que se piensa.

    Me gusta

  8. 8 Charivari septiembre 18, 2008 en 1:03 pm

    Me invade la desesperación al estar inmersa en esta sociedad que no me aporta nada una vez que salgo de mi burbuja particular, de mi círculo de amigos y familia ¡qué triste!

    Me gusta

  9. 9 alfonsina septiembre 18, 2008 en 1:12 pm

    Suscribo todo lo que decís, por cierto y por bien explicado, pero Wallace en su último párrafo alude exactamente a lo que yo me refería cuando le hice la petición al duende. Lo realmente importante, más allá de la soltura y la precisión lingüísticas, es la capacidad de gestionar. El hacer bien el propio trabajo (ahí le has dado Zoupon con los ejemplos). Y para hacerlo bien hay que saber, tener claros los conocimientos necesarios. Y es pensando en ello, que me recorrió un escalofrío cuando ví el video.
    En este país (y otros muy cercanos) no perdemos en discusiones irrelevantes como criticar las actuaciones del partido que no nos gusta, cuestionar si monarquía o república, poner en la picota a un entrenador de fútbol, y no exigimos a quienes pagamos por gobernarnos (descomunal gasto burocrático, de altos cargos y demás, multiplicado por todas las Comunidades Autónomas), el hacerlo con un mínimo de dignidad y eficiencia.
    R.I.P. a la sociedad civil…

    Me gusta

  10. 10 adela septiembre 18, 2008 en 2:55 pm

    Será que vivimos de las apariencias?, me parece que es algo muy tradicional en nuestro pais y las tradiciones pesan una burrada. La sinceridad no frecuenta el dia a dia y si lo hace, no es entendida. Si te invitan a cenar todos tus compañeros de trabajo, te ves obligado a decir: esque tengo que…, en lugar de: no me apetece, esta afirmación sincera es entendida como un desprecio, hasta el punto de que rompe tu relación. Si un ministro dice: disculpen, no he preparado este asunto y no puedo opinar por falta de conocimientos en este momento. Lo más probable es que sea sepultado por el resto. En esa hipocresía general, no se valora lo que sabes o eres muy capaz de hacer, sino lo que parece que sabes y dices que eres capaz de hacer aunque sea lo peor, no hace falta estar en el gobierno, lo veo en otros trabajos, y en esos mares navegamos algunos chocando con las olas, parece una visión romántica ésta última, pero no lo es, hay que tener fuerza y corres constantemente el riesgo de ahogarte.

    Me gusta

  11. 11 c.wateri septiembre 19, 2008 en 9:43 am

    Querido duende, Es difícil pensar que este esperpento pueda ser ministra, ni cualquier otra cosa con responsabilidad, es patético ver su actuación, ni sabe leer los papeles que le han preparado, claro está que como el que los hizo fuera elegido por ella, así serán.
    Zapatero, con su incomprensible arrogancia, vende humo no vale para más , Blanco es impresentable y la mayoría del poder son casi total. ¿ Qué pensarán aquellos de sus entornos que conocemos, que son inteligentes,cultos,atractivos.. ¿Como pueden seguir soportando el ridículo de sus compañeros encumbrados no sé cómo ni por qué? Es demoledor pensar que nuestro futuro depende de semejante recua de impresentables y que la oposición no sea capaz de hacer ver a la sociedad el alcance del problema.

    Me gusta

  12. 12 camiseta septiembre 19, 2008 en 12:11 pm

    Amén! c.Wateri…Creo que Braulio tendría mucho más sentido común. Increible que el PP no sepa utilizar a su gente ni al Marketing. Creo que es un fiel reflejo de la dejadez de la sociedad

    Me gusta

  13. 13 Alfonsina septiembre 19, 2008 en 1:33 pm

    Camiseta, el PP tiene la peor dirección de comunicación que imaginarse pueda en marketing político. No digo que los responsables sean malos en absoluto, porque a algunos he seguido y son buenos profesionales. El problema es la dificultad intrínseca al ser humano de aceptar críticas y ser cuestionado. ¿Quién es capaz de decirle a quien le paga que lo está haciendo fatal?
    Y unos (abandonando la gestión y dedicándose a relamer votos de las esquinas más marginales) por otros (en la torre de marfil) y la casa sin barrer…

    Me gusta

  14. 14 begoña septiembre 21, 2008 en 7:39 pm

    Acabo de aterrizar después de pasar una semana trabajando en Suecia y me encuentro con esto. ¿Es real? Si no fuera para llorar, me moriría de un ataque de risa propiciado por Maleni. Viva la dicción, la capacidad de expresión, de sintesis, de conocimiento, de impudor… Así es nuestro gobierno.¡QUE DIOS NOS PILLE CONFESADOS!

    Me gusta

  15. 15 adela septiembre 22, 2008 en 8:34 am

    pues…no quieren reformas constantemente del sistema educativo? …es normal que Maleni no se centre!, debe de haber repetido con un montón de asignaturas y cada año le cambian los libros y el profesor…como quereis que encuentre el norte! :).

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: