Reivindicación del higo

(Foto de JCuerva)

Homper hubiera querido ser de pueblo. El que nacía en un pueblo en la España de la posguerra quizás tuviera menos oportunidades de hacer carrera que el urbanita, pero al menos tenía muy claras sus referencias. Aquí el ayuntamiento, allá la torre de la iglesia, más allá el prado de la tía Tomasa, en el pilón de la plaza el burro del tío Culomelón abrevando. Arriba el cielo, con el sol y las estrellas, abajo el camino, el río, la siembra, el huerto. Si trabajabas, sobrevivías.¿Y en la ciudad? Si la aventura salía mal, vuelta al pueblo. Era mejor y más entrañable ser de pueblo.

Además, los pamplonicas o los de Salamanca estaban orgullosos de su ciudad, pero a los madrileños les parecía que ser de la capital era como no ser de ningún sitio. Tan grande, tan embarullada, tan desparramada. Luego se puso de moda y alguien sentenció que Madrid me mataba, no se sabe si de un colocón, de quedarse sin respiración al ver el precio de la vida o de un ataque de nervios en cualquier atasco. A Homper sin embargo le seguía molando más pensar que tras guardar el tractor y lavarse para vestirse de bonito, en el pueblo quedaba la alameda. Por ella se podía pasear abrazando a la moza mientras se escuchaba el murmullo del río y del viento en las hojas de los álamos.

Pero en último lugar, como argumento definitivo, estaba el hecho de que en Madrid no era posible encontrar una higuera cuellodama y coger de sus ramas un higo en sazón para comérselo allí mismo. Sin pelarlo siquiera, que es más saludable para el tráfico intestinal.

Homper se lo recomienda vivamente. Un higo maduro robado directamente a su higuera madre es uno de los bocados más deliciosos del paraíso, y un argumento de peso que abona el buen tino de su inventor. Es el fruto perfecto: sabroso, nutritivo, fácil de comer y no demasiado caro. Pese a ello, en su pueblo de adopción, que es Candeleda, donde hay higueras por millares, no hay manera de que lo sirvan de postre en los restaurantes. Parece que mola más la tarta al whisky de Comtessa. Qué ninguneo al exquisito higo.

Reividiquemos su gloria: coman higos. No está muy claro de si se los debemos a Dios o al big bang, pero en tanto aclaramos las dudas, disfrutemos del placer de esta fruta maravillosa que, a pesar del deleite que produce, no es pecado mortal.

Anuncios

18 Responses to “Reivindicación del higo”


  1. 1 lola septiembre 22, 2008 en 6:20 am

    Doy fe de la experiencia del Duende. En estas mañanas frescas que nos regala septiembre es un placer diario ir a la higuera del jardín y coger algunos higos, maduritos y acto seguido comérselos hasta con la piel. Es irresistible, cada vez que paso a su lado no puedo evitar coger los higos sin comérmelos.
    Curioso, hace tan sólo unos días le comentaba a un amigo que me enloquecen los higos y que a mi marido sólo le gustan secos o en confitura, no sabe lo que se pierde. Es un fruto delicioso.

    Me gusta

  2. 2 Bob de Ca's Barber septiembre 22, 2008 en 8:54 am

    Tienes rasón! los higos son una delisia para todos, el niño Lluc que es hijo de Maria de Selva, se los come sin respirar!,el otro dia! nos pensábamos se ahogaría, porque sin que nadie se lo explicara, se preparó! un pamboli con queso y un montón de higos abiertos escampaos ensima, tapó el bocata con el otro troso de pan y la boca no le bastaba! Deumevet del Cel! como es que este niño tiene estas referensias tan importantes siendo de siudad!, como vive en Barselona… idó esto lo lleva atrasao, ya recupera ya! cuando tiene la escalinata destrosadora de tacones, presiosa! de la iglesia de Selva, pa bajar las novias, serca de casa los abuelos y la terrasa ensima del bar Ca’n Pereó desde donde se ven muy bien las fiestas y los vesinos que van al colmado de na Catalina te ven desde abajo y te dan los buenos dias y…que hará hoy lloverá?,no lo se, parese que está un poco enibolado! be! idó, ya lo veremos!, y madó Catalina que es su abuela siempre tiene el sesto de higos que le traen de Ca’n Parralito porque Miquel su marido les lleva siempre pescados de camino a casa desde el mar. 🙂

    Me gusta

  3. 3 Zoupon septiembre 22, 2008 en 10:35 am

    Donde vivo tenemos la suerte de contar con muchas higueras y a la vez de muchos nogales, que hasta salen espontáneamente en el medio de los setos de los jardines. Dicen que es el maridaje perfecto, enterrar una nuez en el seno de un higo.

    Y si no recuerdo mal:

    A mi me gusta el higo,
    la fruta más hermosa,
    la más estimulante,
    la más apetitosa,
    a mi me gusta el higo
    y hasta el melocotón,
    vengan todos, vengan todos,
    quiero darme un atracón.

    Me gusta

  4. 4 José Ramón septiembre 22, 2008 en 11:39 am

    En el post del 23 de agosto el Duende nos pone la letra de aquel himno inmarcesible:
    Aquí te traigo el higo/ la fruta más sabrosa/ la más estimulante/ la más apetitosa/ la fruta que a los hombres/ les gusta con pasión/ por el higo más de un hombre/ se ha quedao sin un botón…..Y replicaba el varón: Fui siempre partidario/ del fruto de la higuera/ si tú me das el higo/ yo te ofrezco la pera/ y pongo la manzana/ y hasta el melocotón/ ¡vengan higos, vengan higos/ quiero darme un atracón!…

    Me gusta

  5. 5 maribel septiembre 22, 2008 en 12:20 pm

    hasta con cancion nos comemos los higos” la verdad esque estan en desuso pero……siguen estando buenos!!! besos

    Me gusta

  6. 6 c.wateri septiembre 22, 2008 en 12:37 pm

    De “higos a brevas”, las higueras bíferas o brevales dan brevas en junio e higos en septiembre.La variedad cuello dama es la de nombre más literario, la de pellejo de toro es la menos delicada y la napolitana mas cantarina.
    A los antepasados de los “Figo”, “Figaredo”, “Figar” ó “Figueiredo” su afición a comer higos y brevas les marcó a ellos y sus descendientes,cierto que a veces dicen que voy como un higo y de brevas, mejor no hablar.

    Me gusta

  7. 7 Angelus P. septiembre 22, 2008 en 8:13 pm

    ¡Cómo lo sabes, Duende! Tengo una higuera joven, que planté de un renuevo que me dieron, y es estupendo esperar a que empiecen a doblar el cuello para cogerlos con la fresca y saborearlos para desayunar. Son de buena clase, aunque las brevas no cuajan. Auténtica miel…

    Me gusta

  8. 8 LEONARDO septiembre 22, 2008 en 10:48 pm

    El que suscribe, maratoniano en excedencia, solía hacer “una tirada larga” con otros compañeros las mañanas de los sábados.
    Cuando era temporada, uno de los mayores atractivos de la ruta, era saborear en buena compañía unos higos fresquísimos, aún cubiertos del rocío matinal a la vera del Nalón, cerca de Oviedo.
    A través de los higos,el Duende ha evocado unos de los momentos más felices de este corredor lesionado, gracias

    Me gusta

  9. 9 El Duende de la Radio septiembre 22, 2008 en 11:36 pm

    Curiosidades. ¿Ha escuchado alguien que la siesta a la sombra de la higuera no era saludable y sentaba mal?

    Cuellodama, sayuelo, rondero, de pezón largo…¿Conoce alguien más especies de higuera?

    La gente suele creer que el higo es siempre blanco, y la breva negra, ¿O no?

    Cualquier postre preparado con higos me parece mucho menos grato al paladar que el propio fruto.

    No está nada mal, como aperitivo o primer plato, con una tirita de jamón o una anchoa.

    Buenos higos y buenas noches.

    Me gusta

  10. 10 adela septiembre 23, 2008 en 12:03 am

    Eso es…que no has probado mi confitura de higos! 🙂

    Bona nit!

    Me gusta

  11. 11 alfonsina septiembre 23, 2008 en 8:42 am

    Los clásicos ensalzaban los higos de la isla de Ischia como los más exquisitos en la antigüedad. Yo fui a Ischia y no pude resistirme. Después de haber degustado el mejor higo de mi vida, leí un cartel junto al árbol que decía (bajo una enorme calavera), “no comer frutos, tratados con desratizador”. No tengo que decir que la gastroenteritis me duró dos semanas, pero mereció la pena.

    Me gusta

  12. 12 adela septiembre 23, 2008 en 10:51 am

    La higuera es un árbol tradicional en el Mediterráneo. Su origen es del Asia Menor, pero es tan antiguo que cada lugar del Mediterráneo lo considera propio. En gran manera hoy día es un árbol postergado, en parte porque su fruto en su forma natural es de corta duración y su comercialización no es rentable. Pero también es un árbol estudiado por los botánicos, especialmente por los antiguos farmacéuticos de cada localidad. En Mallorca, en la zona de Manacor, al cambiar el siglo XIX al XX, había un estudioso del tema que se llamaba Pere Estelrich que fue ayudado por varios farmacéuticos de diversas localidades de Mallorca para la clasificación de estos árboles y frutos. Actualmente ha renacido la atención hacia las higueras de Mallorca y se buscan las variedades:

    http://fabian.balearweb.net/archives/20080912

    Para el que guste continuar con la página. Se llama Alta mar, es muy bonita 🙂

    Me gusta

  13. 13 Macu septiembre 23, 2008 en 5:42 pm

    Yo conozco la variedad gota de miel, muy apreciada por su dulzor. Es de color verde claro y pequeñito y está de rechupete.
    Aprovecho y reivindico también los jínjoles. No se comercializan pero cuando algun amigo me regala unos cuantos, se lo agradezco tanto como si fueran higos.

    Me gusta

  14. 14 adela septiembre 23, 2008 en 8:45 pm

    Caray Macu!! tengo un árbol en casa repleto, si lo vieras te darías un atracón, son de los pequeños pero más sabrosos, mi padre me descubrió con gran sorpresa que en castellano le llaman azufaifos, ¿es lo mismo? aun no lo tengo claro!! 🙂

    Me gusta

  15. 15 Macu septiembre 24, 2008 en 6:09 pm

    Si, también se llaman así pero en Murcia se conocen como jínjoles y se vendían mucho en los puestos de la feria, igual que las chufas, pero ahora ya no se encuentran.
    Esos pequeños que tienes son los mejores..mmmmmmmmmmmmm.

    Me gusta

  16. 16 maria herrera villarejo noviembre 8, 2008 en 5:51 pm

    Quien ha dicho que los higos no se comercializan? Adela.
    donde yo vivo en Poyales del Hoyo, hay tres fabricas que se dedican solo y escluxibamente a la venta y comercialización del higo.Y puedo asegurarte que se saca una pasta.
    Además se esta introduciendo en la cocina y esto vá muy bien.
    te lo aseguro yo que sé un poco de esto.
    un saludo.

    Me gusta

  17. 17 adela noviembre 9, 2008 en 10:42 am

    No yo no he dicho eso Maria, todo lo contrario, tienes en mi comentario un enlace web precioso del higo y la cultura del higo y de sus variedades!, una de las cosas que más se vende en la isla es precisamente el pan de higo con almendras y los higos secos 🙂

    Me gusta

  18. 18 maria diciembre 3, 2008 en 8:05 pm

    hay muchas variedades de higueras, en total creo que son unas 650diferentes. Sin olvidar que de las mas ricas o tal vez la más comercial es la variedad de cuello de dama, pero está la oñigal,los anchos, porra burro, pollinos, granito, calabacitas, cuello dama corto, cuello dama largo,rondeño,sayuelo,pajaréro entre otros muchos, y a la sombra que no nos gustaría estar es a la del higo chumbo que no deja de ser un higo ó ala de la huigera loca que tambien dá su flor y su fruto.
    un saludo.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,761 hits

A %d blogueros les gusta esto: