Fantasmas encantadores

El Castrillin

El Castrillín

El arquitecto Carlos Aguayo, que es además un fino dibujante y acuarelista, comentó una vez que en la casa que comparte con su muy distinguida esposa Maribel en el asturiano concejo de Cudillero hay fantasmas. La casa es un sólido edificio de planta cuadrada arreglado con gusto y con el espacio y la pátina suficiente para que en él moren leyendas y retoce algún espectro travieso. De hecho varios huéspedes aportan testimonios de sus misteriosas visitas. Aldabonazos, ventanas que se abren solas, llamadas a la puerta del cuarto de baño que no hace nadie. No asustan, pero intrigantes sí que son, caramba.

Los dueños de la casa no le dan la menor importancia. El inquieto señor del Castrillín –es el nombre de la finca-que anda con el síndrome de la ansiedad del lápiz y lo garabatea todo a nada que encuentre un minuto de reposo, dice que no ha captado en sus cuadros una sola sombra sospechosa. A él, que no se le escapa una. Además hace unos meses realizó una prueba definitiva para despejar sus dudas. Por la noche dejó a la entrada dos bandejas con dos aperitivos distintos. En una bandeja preparó un plato de jamón de la sierra de Huelva en finas lonchas junto con una botella de Viña Ardanza de 1992. En la otra, un plato de mortadela de economato, de esa rosácea trufada con aceitunas, junto con una botella de Ponche Caballero. A la mañana siguiente la primera bandeja apareció intacta, mientras que no quedaba ni rastro del contenido de la segunda.

-No hay fantasmas, está claro-concluyó- No serían tan tontos como para elegir la bandeja número dos.

Anwar Rashid, un hombre de negocios árabe sólo ligeramente menos próspero que el arquitecto Aguayo, había comprado una mansión en Nottinghamshire por el módico precio de seis millones y medio de dólares. Se ha desprendido de ella porque dice que hay fantasmas. La noticia sorprende al menos por dos razones. La primera es que cómo podía imaginar Rashid que una mansión inglesa de categoría careciera, como mínimo, de un fantasma de plantilla. La segunda es que en realidad el hombre ha renunciado a su propiedad, pues había comprado la lujosa residencia con una hipoteca cuyos cuantiosos plazos no está dispuesto a pagar.

Y es que la crisis no es que esté fulminando al sector inmobiliario, sino que a este paso acabará hasta con los fantasmas. Homper se quedó perplejo hace unos días cuando un amigo que vive en un modesto chalet le contó un suceso vivido digno de un cuento de Nataniel Hawthorne o de Stevenson. El día de la gran granizada alguien llamó a la puerta de su casa. Contó que abrió y que se encontró a una dama de pelo blanco y porte distinguido, elegantemente vestida, que se protegía de la lluvia con un largo capote y un paraguas de puño de marfil labrado. Nada más verla comprendió que era un espíritu del pasado. La dama pidió refugio, y él le dejó pasar y le ofreció un te caliente. Lo aceptó encantada, y entraron en conversación. Y ella le contó que era un fantasma sin casa donde aparecerse.

-Ha venido esa enemiga que llaman hipoteca, que está imposible, y está acabando con mis colegas…¡Ya ve usted lo de Rashid en Clifton Hall!…¿Qué va a ser de nosotros?

El amigo de Homper la encontró tan educada y encantadora que le ha hecho un hueco en su chalet. Y antes de devolvérselo al banco, como el millonario Rashid, ha llegado a un acuerdo con ella y ahora es la mujer fantasma la que paga la mitad de su hipoteca.

Anuncios

7 Responses to “Fantasmas encantadores”


  1. 1 maribel septiembre 24, 2008 en 7:46 am

    querido Homper” yo pienso que hay mas fantasmas vivos que muertos! …..lo que no sabia yo era que los fantasmas podian pagar las hipotecas, como corra la voz nunca terminaremos de pagarlas a no ser que vivamos muchas vidas a la vez.jiji pero lo del arabe ese no tiene nombre ya podia gastarse el dinero en su pais sobre todo en aducacion en vez de tirar el dinero a manos llenas sin ton ni son” besos

    Me gusta

  2. 2 C. WaterI septiembre 24, 2008 en 10:37 am

    Las Xanas de San Martín de Luiña han visto su Imperio,en peligro desde hace 25 años por la llegada de fantasmas madrileños de la mano de”Aguayo”, como le llaman los de la zona, algunos de los primeros volaron a otros lares pero, otros arraigaron y traen nuevas huestes de fantasmitas que han reducido a los “trasgus y nublerus” casi al anonimato, por eso éstos, molestos por la invasión, protestan aporreando la puerta del Castrillin, se dejan ver por las ventanas de la casa o cambian las cosas de sitio. Demasiado poco creo yo para lo que les vino encima.

    Mirando hacia atrás es algo diferente de la habanera que dedicó a Maribel El Duende padre, cuando se transformaba en DªMaría en Casa Toya y le llamaban de la radio esa canción que cantan los coros de la Casa de Córdoba y del Centro Asturiano.

    La buena memoria y saber evitar a los nuevos fantasmas,pueden ayudarte a que todo sea mas o menos como ayer,y tomar una sidra con los fantasmas de siempre junto al horreo, el manzano y el nogal

    Me gusta

  3. 3 Charivari septiembre 24, 2008 en 10:37 am

    Oí una vez en la radio, en uno de esos programas de bien entrada la noche al que llama un “ganado” especial para contar sus cuitas, dar sus opiniones o lo que se tercie, a una señora que pedía una explicación a un fanómeno muy curioso que le estaba pasando desde que se mudó de casa: si dejaba la cocina toda tirada por la noche, por la mañana se la encontraba recogida, los platos y cacharros fregados y ordenados en su sitio, la basura recogida y puesta bolsa nueva, las encimeras pulidas. Aseguraba la señora a algún oyente que se lo sugirió que ella no era sonámbula y que se encontraba perfectamente en sus cabales.
    Leyendo el blog de hoy, creo que hay espectros un tanto curiosos a los que les gusta el choped, el flanín, pagar las hipotecas y darle a la bayeta. Los fantasmas de estas latitudes mediterráneas se ve que están más en el mundo.
    De acuerdo contigo, Maribel, en lo de invertir más en educación en estos países, seguro, seguro que otro gallo cantaría.

    Me gusta

  4. 4 Zoupon septiembre 24, 2008 en 1:09 pm

    Galicia tiene fama de ser tierra pródiga en fenómenos paranormales y acogedora para las criaturas de la noche. Pero los tiempos cambian, y cada vez queda menos sitio para que puedan campar a sus anchas. Sin ir más lejos, a la Santa Compaña la obligó la Xunta de Galicia a constituirse en Sociedad Anónima Laboral, y a sus ánimas a darse de alta en el régimen general de la Seguridad Social. Las meigas, todas al régimen de autónomos y a constituir un colegio profesional, con decana, tesorera y bibliotecaria. Los manciñeiros (curanderos) tienen que pasteurizar sus agrias pócimas y acompañarlas de un completo prospecto y de su fecha de caducidad. Las bruxas (brujas) están obligadas a circular en sus escobas con casco homologado, la ITV pasada y seguro a terceros. Los trasnos (trasgos) sólo pueden cambiar las cosas de sitio siguiendo un estricto protocolo, y después de visar su Plan de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Los clásicos fantasmas han de lavar su sábana un mínimo de dos veces semanales con detergente testado dermatológicamente y libre de fosfatos, y no pueden traspasar paredes de edificios históricos catalogados, porque fastidian la piedra. El Home do Saco (Hombre del Saco) ha de robar un 25% de niños inmigrantes para favorecer su integración. Y todos los ectoplasmas en general tienen que asustar al menos un 75% en lengua gallega normativizada. Esta última obligación se ha divulgado mediante una gran campaña publicitaria (bajo el lema “neste Mundo ou no outro, fala galego”), y se han habilitado las correspondientes partidas presupuestarias para que los obligados puedan acudir a academias certificadas.

    Y es que la larga mano del burócrata no entiende de límites, ni siquiera físicos.

    Me gusta

  5. 5 Bob de Ca's Barber septiembre 24, 2008 en 9:50 pm

    En el mercado, me hiso el otro dia un señor muy entrañable mi “Currupia”, es un trosito de barro que has de apretujar con los dedos y queda un forma presiosa, que él le dibuja después una cara unos ojitos, le pone un laso rojo o verde y un mensaje enrodillao. En mi mensaje… me dejo pensativo, desía: “tienes un remolino alrededor!”, batuadena!! que alterasión Deumevet!, la questión es que por la mañana voy a mis cosas y… como una carisia que llega de no se donde, me da dos vueltas a mi mismo! y voy a los melocotoneros y me encuentro las hojas en los bolsillos, algunas tienen más mensajes y disen: cuidalos!, si voy a los sipreses a ahondar el riego pa regar, en el banquito de madera me deja una flor, si cojo las naranjas me caen en el sesto las maduras antes de cortar el tallo, y escucho alguna ves que dise…u-u-,u-u-,u-u-…sólo una ves vi algo blanco enfilado entre ramas y si me aserco desaparese, por un si acaso …yo, hago lo que me dise y recojo felis y agradesido lo que me da, poria ser un remolino de lus!, no lo se 🙂

    Me gusta

  6. 6 alfonsina septiembre 25, 2008 en 11:15 am

    Zoupón: genial tu texto. Me ha divertido muchísimo.

    Me gusta

  7. 7 Javier Menendez (Paco) noviembre 5, 2008 en 5:55 pm

    El dia 3 de noviembre en el auditorio de la CASA DE CANTABRIA sr canto la HABANERA EL VALLE DE LAS LUIÑAS armonizada por S.Peña a 4 voces, fué el CORO ECOS DE ASTURIAS que dirige ALMUDENA ALBUERNE, y el ñexito fué muy grande, por los aplausos intensos y duraderos-

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: