El retorcido colmillo de Woody Allen

Más vale caer en gracia que ser gracioso, comentó Homper cuando vio Vicky Cristina Barcelona, esa película con título de telegrama que Woody Allen ha dedicado a sus ciudades españolas favoritas. Podía haber añadido a Oviedo, que también asoma en el filme, pero quizás las autoridades del Principado no han sido tan pródigas como las catalanas. El cine ha descubierto el mismo chollo que los organizadores de la Vuelta Ciclista a España. Los directores pueden idear un plan de rodaje y subastar luego sus exteriores: ya habrá un munícipe o un presidente autonómico naíf que ceda al glamour de Hollywood y afloje la mosca para apuntarse el tanto de mecenas de las artes y rey del marketing turístico. La mosca, por cierto, cayó esta vez en un pastel gracioso, ma non troppo, especialmente para los que querían aprovechar que el Pisuerga pasa por Barcelona y vender al mundo entero el mensaje nacionalista catalán. En principio, el capricho de Allen parecía un regalo. Pero o los productores progres y filocatalanistas -por ahí aparece Roures, el mismo que con Mediapro y la Sexta le ha birlado el novio al grupo Prisa- no se leyeron el guión o el bueno de Woody tiene más mala leche que la que apunta sus visajes de gnomo despistado. Suerte que aquí ha caído en gracia.

Porque la polémica comedieta de Allen-Bardem-Penélope-Scarlett, todos venden lo suyo, es un regalo envenenado. La crítica adversa (casualmente capitaneada por El País) habla de colección de postales turísticas sin el talento y la profundidad de otras entregas del prolífico cineasta, y algo de razón tiene. Sin embargo no se regodea en lo más hilarante de la película, que es el supuesto Master en Identidad Catalana que una de las guapas protagonistas quiere obtener en la ciudad condal. Y eso…-pregunta alguien- ¿para qué sirve? Ese es el momento en el que el público se ríe más.

Homper es un admirador incondicional de Woody Allen. Le considera, quizá, el talento más preclaro del cine actual. Es un tipo inteligente, curioso, sutil, mordaz como el vitriolo y de una amoralidad tan divertida que te pervierte con un caramelo de anís. En esta comedia presenta el menage á trois, lesbianismo incluído, como si se tratara de una inocente partida de tres en raya, e ironiza a modo con el camelo como componente esencial del arte contemporáneo. La neurosis, las contradicciones y el disloque de los personajes son los habituales en sus historias, pero da la sensación que esta vez su afán de cachondeo va más lejos. Homper es hoy más Hombre Perplejo que nunca…¿Cómo no se habrán dado cuenta los productores de que el genio se descojona de los delirios catalanistas?

Unos días después de ver la película, una amiga le dijo a Homper que cada día se parece más a Woody Allen. Quizás en las gafas, en el tipo de alopecia, en los gestos de las manos y en la capacidad de pasar del culo a las témporas o de la gimnasia a la magnesia en sólo cuarenta y ocho fotogramas. Pero Homper envidia ese talento para disfrazar la caricatura despiadada con sonrisas. Y otra cosa más: los estupendos pantalones que siempre viste este jaimito, con cintura alta, pinzas y caja holgada, como mandan los cánones clásicos. ¿Dónde los encuentra? Pongan los títulos de crédito en times, por blanco sobre fondo negro, escuchen idealmente una rancia canción de Al Jolson con cuarteto de jazz al fondo y, colorín colorado, este nuevo post sobre Woody Allen se ha acabado.

Anuncios

5 Responses to “El retorcido colmillo de Woody Allen”


  1. 1 adela octubre 1, 2008 en 8:58 am

    Sí, tiene razón Bob Homper, es un génio, los talentos se reconcen unos a otros!,aunque a mi sus películas me ponen nerviosa y cuando sale él más, esas neurosis continuas y descontroladas sacada de contexto y normalizadas en la vida diaria, buf! agotan mentalmente. No he visto la última de Barcelona y la verdad que no me atrae el tema, aunque ahora que se la cuestión de fondo (los delirios catalanistas) ya…me interesa más 🙂 y me pica la curiosidad.

    Me gusta

  2. 2 Zoupon octubre 1, 2008 en 10:00 am

    Supongo que no existirá el tal master en identidad catalana. Pero tiempo al tiempo. Acabará no sólo existiendo sino sirviendo para puntuar en un concurso oposición más que siete carreras universitarias, cuatro doctorados cum laude y tres cátedras todo junto. A no ser que las cátedras (de la Pompeu Fabra o de la Rovira y Virgili) sean en Butifarrología, en Castelltecnia y en Barretinamiento, entonces la cosa cambia.

    Me gusta

  3. 3 Ángela octubre 1, 2008 en 3:38 pm

    A pesar de ser muy Woody Allen la peli, sobre todo por el enredo de sus personajes, da la sensación de que tiene que amortizar a sus actores a fuerza de primerísimos planos, con lo que algunos de los escenarios quedan un tanto deslucidos. Agotadores primeros planos para mi gusto. De cualquier forma, creo que no ha vuelto a hacer peliculas como “Sueño de un seductor” o “Toma el dinero y corre”.

    Me gusta

  4. 4 Charivari octubre 2, 2008 en 10:45 am

    Todas no pueden salirle redondas a nuestro Woody, pero a mi me encanta por todo lo apuntado ya por Homper. El otro día pasaron “Match point” en TV, esta vez le saqué aún más miga y matices ¡qué tío! Sin embargo me resistía a ver Vicky Cristina Barcelona por una cierta reticencia hacia los dos españolitos intervinientes pero acabo de cambiar de parecer pues, como a Adela, me ha picado la curiosidad y quiero ver ese trasfondo de burla al provincianismo, catalanismo y demás -ismos. Lo que sí me han recomendado es verla en versión original ya que el inglés de unos y otros juega un importante papel.
    No sé si apunté ya alguna vez que en la calle Esproncedade Madrid hay un centro de belleza donde puedes conseguir -según se anuncia en la puerta- “Master en uñas esculpidas”, precioso.

    Me gusta

  5. 5 Bob de Ca's Barber octubre 2, 2008 en 10:35 pm

    Por sierto…como a mi me gustan las xafarderias, yo no las pregunto pero…sólo me las disen!, me contó mi amiga na Maria de ca’n Pusil.les que es muy raro este señor! parese ser que le gusta mucho la cosina española y casualidades de la vida na Maria que trabaja en una cosina y reparten las comidas por las casas de la siutat Condal, me dijo que le hiso una sena pa él de rexupete y tambien pa sus amigos, Batuadena! pero, pa llevársela! el comedor de la casa estaba en Venesia, y todo eran poblemas, porque no quiere que sus cosas pasen por debajo de puentes, pasará pena…que se caigan al agua! es normal, a mi me pasaría con un sena tan de luco. Sin en cambio el que me invitó un dia a comer una hamburguesa, fué su vos española! sí, sí, el amigo Joan Pera,que es amigo del Pauet, encuentro que se parese un poco por bajito y…interesante, se ve que los trabajos que hasen no son bien bien iguales para senar lo mismo,no creo que sea porque es catalán…no lo se, pero es igual!lo prinsipal es pasarlo bien, y con un cómico de teatro tan bueno…es seguro 🙂

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,762 hits

A %d blogueros les gusta esto: