Los que se cagan en la res pública

Urinarios públicos en Amsterdam

Urinarios públicos en Amsterdam

(Foto de Tinkerbells)

Van unas feministas catalanas y reclaman el derecho a aliviarse en la vía pública cuando sientan la necesidad. No es la propuesta más honrosa de quien lucha por la igualdad de sexos. Incluso se puede catalogar en el capítulo de necedades diversas de los que no saben si arreglar el mundo o convertirse en bufones itinerantes allí donde van. Pero conviene analizar su puntito razonable, que a lo mejor lo tiene.

Doña María, tan realista ella, le ha comentado al Duende que ni tanto que queme al santo ni tan poco que no le alumbre. Se puede trabajar en otros frentes para que el sexo masculino no siga siendo primado por las leyes y la costumbre. Pero eso no quita la manifiesta insolencia y desprecio por la salubridad y el decoro públicos con los que los hombres aprovechan la mayor funcionalidad de su fontanería para hacer pis donde les peta.

Los taxistas abren la portezuela, disimulan mirando al horizonte con cara de poeta y en cualquier rincón urbano mean sin el menor remordimiento. Entre otras cosas, porque hacerlo como mandan las ordenanzas son treinta céntimos (urinario público) o un euro y veinte céntimos, precio del cafelito que da derecho a entrar en el WC del consabido bar. Café que, por cierto, es además muy diurético, con lo que alimenta el círculo vicioso. Los ancianos, algo más vergonzantes, aprovechan los arbustos de los parques y la  indulgencia que siempre provoca la mayoría de edad. Los jóvenes mal educados, que quizás no conocieron el viejo delito de escándalo público, ni se molestan en buscar tapujos u oscuridades. Cuando les aprieta la vejiga, sacan su grifo y que salga el sol por Antequera.

Aparte de la incuria ciudadana, el pretexto es que no es fácil resolver esa necesidad fisiológica cuando te sobreviene en la calle. Siendo mujer o aún hombre. Ni incluso pagando. Hace treinta años había urinarios públicos gratuitos atendidos por empleados. Como no hay manera de que el personal respete lo que es de todos, se convirtieron en nido de guarrerías y delincuencias de todo tipo, y acabaron por desaparecer. Supone doña María que una encargada de urinarios tampoco sería ahora el orgullo de los sindicatos. Pero frente a eso opone su pesqui y su gramática parda. Boberías –dice- Lo mismo que ahora a los porteros se les llama empleados de fincas urbanas, se les busca otro nombre más lustroso. Tiene razón. Si en lugar de empleados de urinarios son miembros del VIDU (Cuerpo de Vigilantes de Deyecciones Urbanas) ya no es lo mismo. Qué buena idea para crear nuevos puestos de trabajo. Incluso para dar acogida en ellos a todos esos caraduras de la Diputación de Almería que, bajo el socorrido título de asesores, han confesado ganar un sueldo por no hacer nada. Lo que es otra forma de cagarse en la ciudadanía.

Homper, nuestro Hombre Perplejo, también se ha quedado pasmado ante esta nueva muestra de desfachatez, aunque mantiene que se podría evitar con algo tan sencillo como la buena educación. Casi nada. Eso, como demuestra el increíble video que está difundiendo nuestra amiga Alfonsina, sí que  es una quimera.

Anuncios

7 Responses to “Los que se cagan en la res pública”


  1. 1 MARIBEL octubre 9, 2008 en 8:36 am

    Y eso sin hablar de las cercanias a la zona de moda de los tipicos pueblos que aun las tienen dentro del recinto urbano …por ahi ni se te ocurra pasar en un dia como anoche que al ser fiesta hoy (el dia de la comunidad valenciana)a todos se les ocurrio salir y ni la lluvia los dejo en casa, pues a lo que iva las calles adyacentes se convierten en . meaderos,cag…sy rincones de sexo… Yo pienso que tambien podrian ponerles urinarios a mano ..pero no se si valdria la pena,….. saludos

    Me gusta

  2. 2 Zoupon octubre 9, 2008 en 10:29 am

    Pues yo estoy completamente a favor de que las mujeres orinen donde les venga en gana, ya sea delante de la Sagrada Familia (me refiero al edificio), ya sea entre los leones de la escalinata de las Cortes.

    Y estoy a favor de esa posibilidad para evitar males mayores, no sea que a la bibistra, habida cuenta de la superioridad fisiológica del varón para la micción callejera, y en aras de la deseable igualdad, saque un plan de choque para privarnos a los hombres de nuestros miembros (o miembras) por la vía rápida y cortando por lo sano.

    Me gusta

  3. 3 camiseta octubre 9, 2008 en 11:56 am

    Genial!, Zoupon

    Me gusta

  4. 4 Charivari octubre 9, 2008 en 2:23 pm

    Todo es cuestión de ducación. Recuerdo que más de un comentario a la Expo de Sevilla se refería a lo limpio que estaba todo el recinto, urinarios incluidos: si se quiere… se puede pero en este país nuestro el pagar impuestos es sinónimo de poder hacer lo que te viene en gana en la vía pública, esa, la de todos: sean micciones, tirar papeles y colillas (para eso pago a los barrenderos), cacas de perro. Me parecería muy bién que se creara el VIDU pero entre tanto, a la vegiga también la tienes que tener a raya.

    Me gusta

  5. 5 begoña octubre 9, 2008 en 3:39 pm

    Me preocupa esta recesión, mental-cívica-educacional, más que la económica. Zoupon sigues siendo mi héroe.

    Me gusta

  6. 6 alfonsina octubre 9, 2008 en 3:59 pm

    Como me viene a la mente Oriana Fallaci…

    Me gusta

  7. 7 Mariana junio 8, 2012 en 1:34 am

    Olivia: usted dice que la fobia social no se surepa . Eso no es ased. Es cierto que hay casos muy resistentes y que no siempre pueden evitarse recaeddas. Por eso nosotros recomendamos mo interrumpir la psicoterapia en cuanto se han resuelto los problemas me1s acuciantes. Es me1s, creemos que una psicoterapia centrada exclusivamente en la fobia y que se limite a desarrollar habilidades sociales puede tener eficacia a corto plazo, pero es una cura parcial porque deja indemnes las cuasas reales de la fobia y e9ste sedntoma puede reaparecer o desplazarse a otra sintomatologeda. Ased ocurre con muchas psicoterapias excesivamente breves y con una metodologeda excesivamente cerrada (no decimos que ased lo haya sido la suya, porque lo desconocemos). Cuentan sus tratamientos por e9xitos, pero esta eficacia no es duradera. La psicoterapia es breve, con gran satisfaccif3n para el paciente, pero sus efectos tambie9n lo son.Con esto no queremos decir que los tratamientos deban ser innecesariamente prolongados, ni que no sean importantes los efectos terape9uticos re1pidos y el consecuente alivio sintome1tico, todo lo contrario, sino que a eso no puede limitarse el tratamiento.En su caso, usted reconoce como desencadenante, sobre una personalidad pre-mf3rbida bastante tedmida (habitual en las fobias sociales) y sobre una fobia ya diagnosticada, la ruptura con una pareja y, como consecuencia, con su grupo de amigas . Debif3 elaborarse el duelo por esa pe9rdida (que usted hizo en soledad) en la terapia, y debif3 elaborarse tambie9n su homosexualidad (a lo que usted no contribuyf3 porque, por lo que entendemos, la oculto a sus terapeutas).Por supuesto que no hay nada malo en la homosexualidad y que cada persona es libre de elegir los objetos sexuales de su preferencia, y por suerte la sociedad es cada vez me1s tolerante (no nos gusta la palabra tolerancia porque implica ya una discriminacif3n, pero creemos que nuestra sociedad este1 me1s cerca de la tolerancia que de la aceptacif3n de las diferencias). Pero cuando uno trabaja con personas homosexuales y de verdad las escucha, lo que oye es que, en la mayoreda de los casos, hay sentimientos de haber defraudado las expectativas de los padres, vergfcenza y culpa. Si les decimos que no hay problemas al respecto, dejamos de escuchar sus problemas. Nosotros podemos no tener juicios morales, pero las personas, con mayor o menor conciencia, los tienen sobre sed mismas.Tambie9n nos pregunta si padece un Trastorno de Personalidad por Evitacif3n. Ya es signifativo que nos lo pregunte a nosotros y no a sus terapeutas, porque lo que ased hace es evitar ponerlo en juego en su tratamiento.A nosotros ese diagnf3stico no nos dice nada (como muchos otros al uso) porque las fobias conducen siempre a la evitacif3n. Cuando el objeto de la fobia es, por ejemplo, un animal, uno puede evitar todo contacto con e9l, evitando ased el desenacadenamiento de angustia, pero cuando el objeto ff3bico son los otros (fobia social) este1 evitacif3n puede tener consecuencias de aislamiento devastadoras.Cuanto me1s se prolongan la evitacif3n y el aislamiento, me1s difedcil se hace cortar con ese cedrculo que se retroalimenta. Con eso no le decimos que afronte intempestivamente lo que no puede afrontar, porque la angustia ff3bica tambie9n puede ser devastadora, pero sed que trabaje su miedo.La vergfcenza se ha desplazado a vergfcenza por sus sedntomas, pero sigue siendo ante todo vergfcenza por su persona. Los juicios que usted atribuye a los otros este1n en usted como un Superyo cruel.Por todo eso, lo que le sugerimos es que facilite el trabajo de su psiquiatra y su psicf3loga conte1ndoles lo que usted cree que es la verdad. Y si no puede confiar en ellas, que busque otras alternativas. Con esto no pretendemos poner en cuestif3n su idoneidad profesional, sino remarcar que una terapia requiere de una transferencia de trabajo terape9utico. Sere1 siempre mucho me1s fatil que seguir queje1ndose por su supuesta incurabilidad.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,762 hits

A %d blogueros les gusta esto: