Sonrisas y lágrimas en la hojarasca

Noticias que van cayendo y se acumulan como la hojarasca...

Noticias que van cayendo y se acumulan como la hojarasca...

Se equivocó Homper, se equivocaba. Como todos los años. Cree uno que el otoño es un nudista implacable y precipitado, que entra con su guadaña de frío y viento y los árboles inician puntualmente su strip tease foliar. Flaca memoria: todo lleva su tiempo. Aparecerá el invierno y muchas hojas, amarillas, doradas, rojizas o incluso algunas verdes, aún permanecerán en sus ramas. La naturaleza no es un reloj suizo. Y el paisaje, nunca mejor dicho, va a su aire.

Pero aunque la vegetación sea más o menos perezosa, paseas por cualquier parque y pisas una alfombra de hojarasca. Como eso tan abstracto que llamamos actualidad, donde una noticia es tapada por otra que cae un minuto después. La hojarasca informativa: ¿quién es capaz de separar lo que es sustancia y lo que es relleno? La pregunta del millón es qué quedará de lo que hoy plasman las hojas de los periódicos en la historia de de este primer decenio del siglo veintiuno. Los calcetines de Esperanza, las acusaciones de Pepín Blanco, los movimientos de Lukoil, los vuelos de la CIA, la ruina de los concesionarios de coches, los datos del paro, que según el ministro Corbacho podemos preveer que no van a ser buenos…(Prever, proveer…¿No hay en la camarilla de un ministro nadie que se atreva a corregirle?).

Dejando a un lado el error de pronóstico en el tempo de la caída de la hoja, la perplejidad del día tenía para Homper una cara feliz. Venía éste de visitar la Casa de las Flores en Candelada, donde su amigo Paco Gil –un Merlín encantador en una tierra poco dada a la fantasía- ha creado un pequeño museo de juguetes y objetos curiosos y el Duende va exponer Una infancia de hojalata. Por un par de horas Homper fue niño feliz y radiante. Como sin duda lo serán los que, cuando abra sus puertas, entren en esa especie de casa de Hansel y Gretel que algún munícipe pedante llamará ludoteca. Ahí, junto a la arqueología de los arcaicos juguetes de hojalata se han concentrado una serie de sorpresas que hacen de la visita un rato delicioso. Eso sí, no hay ni una consola ni un videojuego. Hay que ser un niño muy niño para disfrutarlo.

Lamentablemente, esa misma noche, en Lloret de Mar, otro niño de seis años moría asfixiado por el humo mientras dormía solo en casa. Sus padres habían salido a divertirse confiados en que ya era bastante mayor, y nada malo le pasaría. Pero saltó un cortocircuito, prendió la ropa de un armario y…

La pena de ese suceso que espesaba la hojarasca de noticias fue la pesadilla de la noche. Soñó Homper que llevaba de la mano al niño olvidado a descubrir el tesoro de la Casa de las Flores. Al ver tantos juguetes juntos, el chico sonreía ilusionado.

.-Es lo más bonito que he visto en mi vida-decía el niño-Pero hubiera preferido verlo con mis padres… ¿Por qué me dejaron solo en casa?

Anuncios

7 Responses to “Sonrisas y lágrimas en la hojarasca”


  1. 1 Pemberton diciembre 3, 2008 en 10:19 am

    Necesito ayuda de un experto local. ¿Candelada y Candeleda es el mismo lugar?
    Lo digo porque voy a estar por Lagartera/Oropesa en breve y me propongo visitar la exposicion.
    El Duende se acordará , un proveedor de informaciones sobre el mercado de bebidas ,Estadistica 4, que sigue siendo el Oraculo sobre el particular, nos enviaba todas las Navidades un juguete de hojalata maravilloso ( el motorista, el taxi, el Ford modelo T etc etc…) y si los encuentro los llevare a Candeleda o Candelada en breve para comparar con los de Homper.
    Para no darme el paseo en vano tengo que saber a donde debo dirigirme.

    Me gusta

  2. 2 Pedrito diciembre 3, 2008 en 10:31 am

    Gracias, querido Duende, por haber colgado esta mañana al abeto de Navidad de nuestra casa una nueva hoja, fresca del dia, tierna de nostalgia y brillante de humor !
    Aunque pocos lo confiesen, somos todavia muchos, los niños de hojalata, más permeables al encanto de la infancia que a los cantos de sirena de la triste actualidad.
    ¡ Halá, nuestra próxima terapia : todos, a Candeleda !!!
    Que la hojalata, no la dejemos oxidar …
    Y gracias por la receta.

    Me gusta

  3. 3 lola diciembre 3, 2008 en 11:06 am

    Eso, a ver si el experto, Don Braulio, nos aclara algunas dudas además de la localidad:
    – ¿Se admite la entrada a niños mayores de edad?
    – ¿Cuándo puede visitarse?
    Muchas gracias por la información.

    Me gusta

  4. 4 adela diciembre 3, 2008 en 12:25 pm

    Porque…los papas muchas veces se despistan! creen que todo va con instrucciones y se dejan llevar por la mecánica que funciona sola, pero algunas veces falla gravemente, confían que los niños ya sabeis todo lo que hay que hacer en esta sociedad tan sofisticada, os ven como adultos y os exigen responsabilidades que no son vuestras aun, por lo menos te llevó Homper a ver los jueguetes!, tus pobres papas tendrán una vida muy dura sin ti el resto de sus vidas.
    Sería bonito que alguna foto de la exposición nos llegase a los que no podemos de momento hacer turísmo físico, ¡quién se anima!,quizás Pembertón?, quizás Pedrito?, quizás nuestro Duende-hijo? 🙂
    Debo confesar que no era aficionada a los jueguetes de hojalata y desde que leí al Duende parece que los voy buscando!, hay una tienda en Valencia donde sólo venden maquetas de trenes y tienen una preciosa de un tramvía de Coca-cola (digamos que es una reliquia moderna).

    Me gusta

  5. 5 El Duende de la Radio diciembre 3, 2008 en 9:38 pm

    Querido Pemberton
    No confundas Candeleda, que está al sur de la provincia de Ávila, con Candelario, que está en la sierra de Béjar, provincia de Salamanca. A Candeleda se llega bien por la Autovía de Extremadura, hasta Oropesa, y luego te desvías a la derecha por una carretera comarcal tan bonita como descuidada. Queda a 28 kilómetros de Oropesa.

    Por cierto, si vas no dejes de avisar al Duende. Aunque él te avisará, como a todos, cuando la Casa de las Flores abra sus puertas al público.

    Me gusta

  6. 6 EL HEREJE diciembre 9, 2008 en 4:02 am

    Aquí os dejo una viñeta relacionada con los vuelos de la CIA.

    Serie “Grandes demócratas de la transición española”:

    http://lagranhoguera.wordpress.com/2008/12/09/guerra-sucia-con-el-psoe-guerra-sucia-con-el-pp/

    Me gusta

  7. 7 Angelus P. diciembre 15, 2008 en 8:12 pm

    Desgraciadamente, vamos de la hiperprotección del niño en situaciones en las que debe ir aprendiendo YA a desenvolverse solo, a la dejación imprudente y a veces trágica de nuestra responsabilidad in vigilando…

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,762 hits

A %d blogueros les gusta esto: