Un ángel con pintas en el lomo

angel-con-pintas

Aquella Navidad, Homper hizo más honor a su nombre que nunca. Se quedó literalmente convertido en el Hombre Perplejo cuando desde el otro lado del teléfono la anciana tía Clota, temblando de la emoción, le contó esta bonita historia.

-Iba a comer sola, hijo. Sólo una sopa caliente y un panettone que me había regalado el tractorista que nos trabajaba la propiedad. Ya sabes, es italiano. ¡Cómo nevaba!…Puse la radio para escuchar algún villancico, ya sabes…Aunque aquí no se estila, yo siempre ponía el Misterio al pie del árbol. A tu tío Oscar le gustaba, ¿recuerdas?…Estaba emocionada, pero triste, ya sabes…

La tía Clota huyó a Estados Unidos porque no quiso ser una poyetona. Así llamaban en el pueblo a las maduritas que, por las tardes, se sentaban en los poyetes de la alameda a ver pasar los mozos. La tía Clota no estaba dispuesta a dar pena a nadie. Hizo carrera, se doctoró en Literatura y Filología y fue contratada en una universidad norteamericana. Cuando ya había cumplido cuarenta y cinco años conoció a un viudo granjero de Vermont llamado Oscar, se enamoraron y se casaron. Ya jubilados los dos, vivían en una hermosa propiedad en medio del bosque y cerca de un río donde él pescaba las mejores truchas del condado. Un día, forcejeando con una de ellas especialmente vigorosa, sufrió un infarto y murió dejando a tía Clota sola, aunque rica.

-¿Te acuerdas de aquel banquero joven tan encantador que me gestionaba eso que?…-la tía Clota no entendía de dinero, y dejaba incompletas las frases. La tía Clota enseñaba literatura, y cosas de esas de las palabras que no sirven para hacer negocios.

Desde la muerte del tío Oscar, Homper había visitado a la tía Clota en dos ocasiones. La primera la tía le presentó al encantador Will Bevan, un joven bostoniano, MBA y ejecutivo de un banco de negocios. Era su hombre de confianza. La segunda, cenaron los tres un asado junto a la chimenea mientras caían las primera nieves del invierno. Los ojos de la tía Clota hacían chiribitas cuando miraban a Will. Will le devolvía sus miradas con el cariño que exigía una cartera de valores tan sustanciosa como la que le dejó el tío Oscar.

-Ya sabes Hom -le gustaba llamarle por su apócope-Desde que me arruiné en eso que…

-Los fondos de inversión, tía Clota-interrumpió Homper.

-Si, eso, ya sabes, ¿no?…Desde entonces, y puesto que ya no vienes tú, no he vuelto a celebrar nada. Y el día de Navidad se me venía encima, ya sabes…Apenas el Misterio, ningún adorno, sólo la sopa y el panettone en la mesa. Y sobre todo, ya sabes, la soledad…Encendí la chimenea y me quedé mirando por la ventana cómo caía la nieve…Y en éstas oí el motor de un coche…Un portazo, dos golpes en el llamador…Abro la puerta y…

-¿Era un ángel de esos que se inventaba Frank Capra?-bromeó Homper.

-Bueno…-titubeó la tía Clota-Era un joven muy bien parecido que llevaba traje oscuro, camisa blanca, zapatos abotinados y uno de esos abrigos de cuello de terciopelo…Era Will, sí…Me dijo que había desafiado la tormenta de nieve para compartir conmigo su menú de Navidad…Lo traía en el coche, perfectamente preparado…Él mismo extendió el mantel, calentó el pavo y el relleno, las salsas, aliñó las ensaladas, el pudding de postre…¡Qué gran corazón! Al brindar con champán y desearnos feliz Navidad, le di un beso. Y él me sonrió.

-¿Y por qué te eligió precisamente a ti para almorzar en Navidad?

-¡Porque era un ángel!…Tuvo la dignidad de decirme que, puesto que había sido él el que me había recomendado los fondos que me arruinaron, no podía consentir que me quedara sola y sin celebrar la Navidad por su culpa…¡Hasta me regaló un reno de porcelana precioso!…

Homper recordó entonces que gracias a las trampas y a la devergüenza del encantador Will Bevan, la tía Clota había perdido los veinticinco millones de dólares que heredó del tío Oscar. Pero dio igual. La tía Clota advirtió que Will no apartaba la mirada de la magnífica cubertería de plata que, con un mueble ad hoc de madera de roble y cajoneras y bandejas tapizadas en terciopelo azul, le había colocado el propio banco por su primera imposición a plazo fijo. Y no teniendo mejor regalo para responder al detallazo de la cena y el reno, se la ofreció como regalo de Navidad.

-Lévesela-dijo dulcemente-Es de buena calidad, porque me la dio su banco. Y yo ya no la voy a necesitar.

En vista de lo cual el joven ejecutivo la besó agradecido, recogió la mesa, guardó todos los cacharros en las cajas correspondientes, cargó luego el mueble con la cubertería de plata en el coche y volvió a perderse en la tormenta de nieve de aquel 25 de diciembre.

-Es bonito que aún haya ángeles así, ¿no, Homper? Ya sabes, cuando una sufre la soledad…

La tía Clota insistía que había sido un ángel como los de las películas de Frank Capra. Mientras que Homper, más prosaico, opinaba que fue más bien un caprón con pintas en el lomo.

Anuncios

6 Responses to “Un ángel con pintas en el lomo”


  1. 1 MARIBEL diciembre 24, 2008 en 8:09 am

    que bonita historia….pero que malo” el angel,banquero”””??’ FELIZ NOCHEBUENA A TODOS!!!!! BESOS

    Me gusta

  2. 2 Pemberton diciembre 24, 2008 en 9:40 am

    Vaya inyeccion de melancolia ..pobre tia Clota. Despues de esta historia , estoy deseando que los nietos y demas comparsas me vuelvan loco con las panderetas , confetis y los regalos del Arbol…antes de lo del angel Will me estaba dando mucha pereza la que se me venia encima con la cena de Nochebuena rodeado de hijos , nueras, nueros, nietos, etc etc. A partir de ahora y viendo la soledad de tia Clota no me quejare nunca mas por mucho ruido que metan los niños.
    Ah¡ feliz Navidad

    Me gusta

  3. 3 c.watwri diciembre 24, 2008 en 10:00 am

    Hay muchas Clotas y bastantes ángeles com Will, esta noche conozco mas de uno/a que daría gustoso/a su cubertería por tener una visita alada o con rabo y cuernos. Voy a intentar llamarles al menos y si es posible tomar una cerveza o té con alguno/a, aunque insisistan en regalarme algo que por supuesto aceptaré.

    No siempre las personas con pluma son ángeles ni las que tienen cuernos demonios, pero en Navidad se confunden los papeles y salen cuernos a los que tenían fama de querubín y alas a los que se les veía el rabo . Por eso, mejor tener un regalo a mano y no mirar la frente, espalda o nalgas del visitador, piensa que viene de buena fé y disfruta el momento y luego si tienes a quien contárselo, hazlo que Clota solo tenía a Homper cada 5 años.

    Feliz Noche.

    Me gusta

  4. 4 José Ramón diciembre 24, 2008 en 2:30 pm

    La tía Clota es encantadora, ¿pero sabemos cómo hizo su fortuna el tío Oscar?
    Hemos visto demasiadas películas como para sospechar que sus antepasados estafaron a la tribu india que poblaba aquellas tierras, o se las quitaron por la fuerza, y luego las explotaron con mano de obra esclava.
    Si eso hubiera sido así (ójala no), entonces ahora el asqueroso banquero estafa a la dulce viuda del honrado granjero descendiente de asquerosos explotadores, y ese dinero seguirá dando vueltas de abuso en abuso y de estafa en estafa hasta llegar al esperado fin del mundo capitalista.
    Feliz Navidad a todos.

    Me gusta

  5. 5 adela diciembre 27, 2008 en 9:38 pm

    Quizás la tia Clota no aguantaría al angel indefinidamente y total tenerlo un ratito a cambio de una cubertería de plata, tampoco se pierde tanto!, son unas fiestas raras estas, mucha gente se reune para no sentirse sola y comprueba que lo está más aun, despues de la reunión 🙂

    Me gusta

  6. 6 osjhellin septiembre 9, 2009 en 7:04 pm

    demas de impactante esa foto me encanata!!!! XD

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: