Emilito Botín ya no es lo que era

Si no lo veo no lo creo...¡Botin devolviendo el dinero a sus inversores etafados!
Si no lo veo no lo creo…¡Botín devolviendo el dinero a sus inversores etafados!

Homper no era sino un visitante. Uno más de los que se quedó pasmado cuando Epulón Golden bajó de su pedestal al ver entrar en su sala a un par de periodistas con cámara fotográfica y micrófono. Aquel caballero bigotudo vestido con chaqué y chistera y fumando un imponente veguero, como siempre lo representaban los tebeos, carraspeó y, sin apenas esperar la primera pegunta, se precipitó a dejar sentada su opinión.

-Lo de Emilito Botín es intolerable-sentenció-Una vergüenza para lo que represento.

Los visitantes del Museo de Pesos y Medidas de París y los propios periodistas se sumaron al estupor de Homper. No podían imaginar tanta rotundidad en sus declaraciones.

-Ya no hay principios-se lamentó de nuevo Epulón-¡Un banquero que devuelve su inversión a los clientes porque les salió rana!…¿A dónde vamos a llegar?

Epulón era el patrón banquero que, como otros referentes -el metro, sin duda era el más famoso-se exhibía en el Museo de Pesos y Medidas en una barra de platino y de iridio, para que ni los cambios medioambientales mutasen la pureza de su aleación. Como banquero impecable representaba la codicia sin límites, el afán de exprimir cualquier oportunidad de negocio, y, sobre todo, la insensibilidad ante el pobre cliente perjudicado. Si subía el interés de la hipoteca, mala suerte para el hipotecado. Si se aprobaban nuevas comisiones, allá películas. Si un tal Madozz había salido gangster, a mí plim, nadie le obligó al inversor a que confiara en sus fondos. Si la cuenta corriente quedaba en números rojos, crujida de intereses leoninos, para que el iluso sepa lo que vale un peine. Gracias a su rigor y seriedad, el papel de Epulón  había merecido el aplauso del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional, de la banca judía, del Foro de Davos,  de la Fundación Tío Gilito y de la Organización Millonetis sin Fronteras.

-Pero ahora…-suspiró-el prestigio del patrón banquero se verá perjudicado…

Se extendió lamentando las esperanzas frustradas en Emilito Botín, que hasta entonces siempre se había mostrado como el banquero impecable. Ni una concesión en las juntas generales a los accionistas disidentes. Ni una vacilación ante los empleados a la hora de exigir el cumplimiento de objetivos. Ni una muestra de sumisión ante el poder. Lo demostró en la última reunión con el Presidente del Gobierno y los otros grandes de la banca, y Homper se apercibió de ello. Don Emilione -como irónicamente le apodan sus propios empleados- posó entonces para los fotógrafos con la chaqueta abierta, mostrando los tirantes y con la soltura propia de quien se siente el verdadero protagonista. Parecía que mandaba más que Zapatero.

-Tan firme, tan sólido-farfulló Epulón conteniendo las lágrimas-Todavía recuerdo cuando de aquellas agendas birriosas que regalaba su banco por Navidad a los clientes de lujo eliminó la cinta que marcaba las páginas ahorrando unos cuantos miles de euros!…¡Eso era un banquero competente!…En fin, no puedo añadir nada más…Muchas gracias.

Los periodistas  cerraron el micrófono e hicieron las últimas fotos mientras Epulón Golden regresaba a su barra de platino e iridio para seguir desempeñando su papel de patrón banquero. Y Homper comprendió su consternación. Ya nada es lo que era-pensó-Cualquier día nos quedaremos perplejos comprobando que hasta  la banca tiene escrúpulos.

Anuncios

6 Responses to “Emilito Botín ya no es lo que era”


  1. 1 Ayalga enero 29, 2009 en 9:35 am

    Me parece muy bien que los inversores perjudicados , que no fueron todos los que invirtieron en esos fondos, reclamen al banco que se los vendió, que fué quien se dejó embaucar en la estafa y que este les devuelva los importes y reclame a su vez a “Madozz”, pero…. siempre que esas devoluciones se hagan con cargo al patrimonio de los administradores del banco.Los accionistas del banco no son responsables de las meteduras de pata de los administradores y no tienen porqué devolver nada a los que, como clientes preferentes además, compraron unos fondos de alto riesgo que más que de alto riesgo resultaron ser un “tocomocho´”.Los que sacaron el jugo a esos fondos, ni se quejan, ni reclaman la devolución de nada, ni van a devolver sus plusvalías.Además, como en nuestro viejo tocomocho, no sé si es mas estafador el timador o el timado.

    Me gusta

  2. 2 wallace97 enero 29, 2009 en 11:46 am

    Je, je, Duende, dices: “Parecía que mandaba más que Zapatero”. Como si pudiera ser de otra manera. Lo raro sería lo contrario.

    Me gusta

  3. 3 Zoupon enero 29, 2009 en 12:21 pm

    Wallace, me has pisado el comentario. En cuanto se fue el fotógrafo, Zapatero se puso a limpiarle los zapatos al señor Botín con un poquito de saliva, como es de rigor.

    Nunca lo sabremos, pero estoy seguro de que entre los que recuperen su inversión habrá apellidos muy ilustres. Y también estoy seguro de que si el tal Madoff me hubiese estafado a mi los 3.000 euros que con tanto esfuerzo logré juntar, el Sr. Botín me iba a mandar al maestro armero, o directamente a tomar por el culo (con perdón).

    Me gusta

  4. 4 José Ramón enero 29, 2009 en 1:42 pm

    Jelou. Mai neim is Emilio Botín, and ai gou tu devolver de mony tu de estaféited clients.
    Sou, dis year aur benefits ar only eit zausan milion euros.
    Guat a pena, may god.

    Me gusta

  5. 5 Bob de Ca's Barber enero 30, 2009 en 12:10 am

    Idó! Diar Mr.Botín, if yu gou tu devolver de mony! send some a sa roqueta, because wi nid alot for de inem! yu know! all we need is love and solesito, but some times…papers…Y…no será que es mejor peder un poquito que todo?, a mi tambien me pasaría! muchas veses… como vendo las naranjas en bolsas de sinco quilos!, alguna sale prodida y…no veas como se ponen los compradores, pero…eh! no hay poblema hombre!, le regalo medio kilo y se va la mar de contento!, él volverá y los demás tambien!, el poblema lo tendrá la Catalina, que es la que me las vende, que es más negosianta y dise que luego todos encuentran de prodidas!, idó ara no lo se, lo que es mejor 🙂

    Me gusta

  6. 6 MARIBEL enero 30, 2009 en 8:31 am

    pobres de nosotros los pobres” en manos delos banqueros sin escrupulos……..besos

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: