Pendientes del Oscar de Pe

penelope_cruzHagamos historia. La tía Clota tenía sus ahorros en una agencia bancaria. Su joven director -un hombre, por supuesto, encantador- le convenció de que abriera en su oficina una IPF y se beneficiase de una cubertería de plata a precio increíble. Años después la tía Clota se casó con Oscar, un viudo del Condado de Rutland, en Vermont. Oscar era un agricultor que había hecho fortuna. Vivieron felices quince años. Luego él murió, y ella se quedó desconsolada, pero rica. Entretanto, su banquero de confianza había dejado la banca comercial y vendía fondos de inversión. Era uno de los minúsculos tentáculos de un tal Madozz.

El día de Navidad de 2008 la tía Clota, convenientemente arruinada por aquel encantador geta, acababa de colgar el teléfono después felicitar a Homper, su único sobrino, bastante rarito, por cierto. La anciana se aprestaba a celebrar la Pascua con una sopa y un panettone. La nieve cercaba su casa de Tinmouth. Estaba triste: se veía  pobre y, sobre todo, sola. Se oyó el ruido de un coche todo terreno y alguien llamó a la puerta. La tía  Clota abrió y se encontró a su banquero de siempre que, arrepentido de sus fechorías, acudía a compartir con su clienta arruinada un espléndido almuerzo de Navidad  que él mismo había preparado y traía en el maletero de su coche.

-God bless you-le dijo emocionada.

A la tía Clota el detalle le iluminó la Navidad.  Atendió a su visitante como si fuera el hijo que nunca había logrado tener. Se emocionó con su gesto. Y al final estaba tan acongojada por haberse arruinado y arruinar así la carrera de aquel joven, que le acabó regalando la misma cubertería que él le vendió.

-Te hará mejor servicio que a mí, hijo-le dijo al despedirse con lágrimas en los ojos- ¡Feliz Navidad!

Cuando les contó a sus amigas Thelma y Edwina esta historia ellas no se lo creían. Las tres se disponían a ver por la tele la noche de los Oscar, que era el planazo del año. A Clota le emocionaba particularmente, porque la famosa estatuilla llevaba el mismo nombre que su difunto marido. Edwina y Thelma estaban pendientes de Brad Pitt y de Benjamín Button, les gustaba la película y el actor. La tía Clota deseaba, sobre todo,  que ganara el suyo Penélope Cruz.

-Fijaos-les decía a sus amigas- Hija de un ferretero de Alcobendas que llega a ser una estrella de Hollywood…¿No es eso una historia de cine?

Las amigas de tía Clota sonrieron. A ellas les gustaba el cine porque la fábrica de sueños glaseaba de azúcar las amarguras de su vida. Pero pensaban que el almuerzo de Navidad de Clota con su banquero seductor tenía más gracia que la de Benjamín Button o la de esa película con título de telegrama que es Vicky Cristina Barcelona.

Anuncios

4 Responses to “Pendientes del Oscar de Pe”


  1. 1 DOLOROSA febrero 22, 2009 en 11:11 am

    Hola Duende. La historia de tía Clota es muy tierna, lástima que sólo sea producto de tu portentosa imaginación. Quizás, eso sea lo que les falta a los banqueros, imaginación para tratar a sus clientes y ternura cuando dicen que no a un crédito o una hipoteca. Si todos o algunos, reaccionaran ante los sufridos ciudadanos como el banquero de tía Clota, sería que el mundo está cambiando y eso me parece muy difícil, tan difícil, que es seguro que no va a suceder. Pero es maravilloso soñar, como supongo está soñando Pe, con alcanzar el tan deseado Oscar. Menos mal que a veces nos olvidamos de las contrariedades y nos dejamos llevar por la imginación. Sin ella y sin los sueños,¿qué sería de nosotros?

    Me gusta

  2. 2 maribel febrero 23, 2009 en 7:54 am

    yo creo que si tia Clota tuvo su almuerzo nestra Pe ya se merece el oscar si no que no la hubiesen nominado tantas veces…….FELICIDADES PE!!!!!!!!

    Me gusta

  3. 3 José Ramón febrero 23, 2009 en 10:47 am

    ¡Ya le han dado el Óscar! ¡Qué alegría! Hemos salido todos a la calle a abrazarnos. Mi banquero me ha rebajado dos puntitos la hipoteca, mis clientes me han pagado todo lo que me debían, y me han encargado nuevos trabajos, mis cuñados y cuñadas han venido a besarme, mis hijos (que hoy tienen día moscoso por la semana blanca) se han encerrado en su cuarto a estudiar con alegría desbordante, y mi dentista me ha dicho que me va a endodonciar la muela gratis.
    ¡Viva Jólibud! ¡Viva el Óscar! ¡Viva Penélope Glamour!

    Me gusta

  4. 4 adela febrero 25, 2009 en 12:05 pm

    A mi me hubiese gustado que se lo diesen a los dos a Pe y a Bard! 🙂 pero bueno con uno me conformo. Penélope parece una luchadora y una persona con buenas intenciones, estaría bien que usase esa influencia de manera positiva.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: