El delincuente heroico

Su delito será reprobable, pero él no dejará de ser un  héroe admirable

Su delito será reprobable, pero él no dejará de ser un héroe admirable

Había sido un ciudadano de esos que llaman modelo. Jamás había roto un plato.

De niño fue cuidadoso y aseado, respetuoso con sus padres y profesores, cariñoso con sus hermanos y buen amigo de sus amigos. Si veía a un ciego tanteando la acera con el  bastón, se ofrecía para ayudarle a cuidar la calle. Si tropezaba con un mendigo, se rascaba el fondillo de sus bolsillos hasta coger una moneda y depositarla en la mano del necesitado.

Compartía la bolsa de pipas, el cubilete de chufas, las bolas de anís, las chocolatinas Nestlé, el chicle Bazooka y hasta las chapas y las canicas con su compañero de pupitre. Y era tan respetuoso de la ley de Dios, que hasta corría a confesarse cuando Dori, la panadera, se inclinaba tras la barra de mármol para coger la pistola y, sin darse cuenta, dejaba entrever por el escote aquel glorioso par de tetas que le trastornaban.

-Padre-decía-me confieso de que me he deleitado mirando el canalillo del entrepecho de la  panadera.

-¿Tú, con lo bueno que eres?-le preguntaba el mosén incrédulo.

-Sí padre. Si hasta el más justo de los justos peca al día más de setenta veces siete, imagínese esta pobre criatura, con lo que requetebuena que está Dori…

Estudió derecho y terminó de forjar su personalidad aprendiendo las virtudes morales y cívicas que le faltaban. Se empapó del espíritu de las leyes. Y se convirtió un conspicuo adalid del estado de derecho, haciendo suyo el dura lex, sed lex de los romanos  y el famoso aforismo de odia al delito y compadece al delincuente.

Pero un día se enteró de que un vasco al que los amigos de ETA habían destrozado su hogar con una bomba, se había tomado cumplida venganza arrasando la herriko-taberna donde se reunían los autores de la fechoría. Cogió un bate de béisbol y la emprendió a estacazos contra aquel cubil de canallas.

Aquel vasco había cumplido escrupulosamente la ley del Talión haciendo a sus agresores lo mismo que ellos le habían hecho a él con la impunidad consentida de un gobierno que mira para otro lado cuando le peta. Pero, naturalmente, había quebrantado el respeto a la propiedad privada, y fue detenido como delincuente convicto y confeso.

Y, por primera vez en su vida, el hombre probo que nunca se había apartado de la ortodoxia, aplaudió con las orejas un delito. Luego se miró al espejo y vio ante él a su propia conciencia, antes tersa y limpia, cuarteada y putrefacta, como si fuera el retrato de Dorian Gray.

Pero le dio igual. Esta vez no sólo no confesó confesó su pecado cívico, sino que durmió feliz como un niño agradeciendo el arrebato justiciero del delincuente heroico.

Anuncios

13 Responses to “El delincuente heroico”


  1. 1 Ángela febrero 26, 2009 en 7:30 pm

    Es tremendo, pero a todos nos ha parecido que podíamos ser protagonistas de esta historia.

    Me gusta

  2. 2 adela febrero 26, 2009 en 9:05 pm

    Me ha dado la sensación de que este hombre ha representado el hartazgo de mucha gente que se siente impotente, él no podía más y se ha liberado de su impotencia y no se si bien o mal, porque sólo ha roto cosas, no ha matado a nadie. Lo más duro es escuchar después a los representantes políticos, ooooootra vez hablando del diálogo, lo que ha pasado le ha gustado a más de uno, deberían estar más atentos a la realidad.

    Me gusta

  3. 3 MARIBEL febrero 27, 2009 en 9:26 am

    lo que me parece mas fuerte es: que todo el mundo sabe donde se reunen y nadie hace nada por pillarlos!!! al final si esto sigue asi:pareceremos el pais sin ley!!! nosotros una y la eta otra…feliz dia!!

    Me gusta

  4. 4 Pemberton febrero 27, 2009 en 9:31 am

    Una ley del Talion muy sui generis pues les respondio con armas ni parecidas a las que ellos utilizan, a cara descubierta,con testigos en la taberna, sin nocturnidad y sin ninguna posibilidad de herir a “personas”….
    El Duende dice que el “hombre probo” durmio como un niño … Que menos ¡
    Ha hecho lo que a tantos nos hubiera gustado hacer pero no nos atrevimos y asi nos luce el pelo.

    Me gusta

  5. 5 DOLOROSA febrero 27, 2009 en 11:39 am

    A un atentado de Eta,le sigue: Multitudinarias manifestaciones y frases grandilocuentes rechanzando y condenando el hecho y yo me pregunto para qué sirven y entiendo la reacción de este hombre. Y como tú bien dices, Duende, es un delicuente heroico.

    Me gusta

  6. 6 Zoupon febrero 27, 2009 en 11:59 am

    Las imágenes son asombrosas: Es insólito ver cómo alguien desmantela un chiringuito de los etarras. Pero es aún más insólito descubrir que la Erztaintza no es una corporación perteneciente a la mitología vasca (como la Santa Compaña lo es de la gallega), sino que existe de verdad. Y que además son numerosos sus miembros, y algunos hasta van con la cara descubierta. Y lo que ya ha sido la repanocha es descubrir que incluso son capaces de detener a una persona que está destrozando una propiedad ajena. Lo dicho, asombroso.

    Dice el lehendakari que ojo por ojo, todos ciegos. Y eso es bien cierto. Lo que pasa es que la alternativa que él defiende y la política que él aplica, suponen una mitad de ciegos y la otra mitad de videntes descojonándose impunemente de la ceguera de los primeros.

    El contrato social consiste en que los ciudadanos renuncian a su derecho a la legítima defensa individual a cambio de que el Estado, ostentando el monopolio de la violencia, los defienda. Cabe preguntarse si en el Pais Vasco no está radicalmente quebrado dicho contrato, porque el Estado ha abdicado absolutamente de defender a sus ciudadanos, y si en consecuencia no será legítimo tomarse la justicia por la mano de uno.

    Y cabe preguntarse también qué sucedería si esa silente y acobardada mayoría de vascos despertase un día definitivamente harta y, transida de santa indignación, cogiese la marra como hizo Emilio.

    Me gusta

  7. 7 Ayalga febrero 27, 2009 en 12:22 pm

    El ciudadano modelo durmió feliz toda la noche porque se metió en la piel del vasco.

    Sabía que este, al tiempo de cometer la infracción penal, sufría un trastorno mental transitorio causado por la cólera que le produjo la agresión ilegítima sufrida, lo que le hizo pensar que ante semejante provocación era absolutamente necesario dar una respuesta al agresor defendiendo su persona y bienes en evitación de daños mayores propios y ajenos.

    Sabía tambien que, en contra de lo que decía la prensa, no se había tomado la justicia por su mano ni había aplicado la ley del talión. Defendía su vida, su libertad, la vida y la libertad de los vascos y vascas y también los bienes propios y ajenos, y el daño que causaba eran unos pocos destrozos .

    Sabía que vive en un Estado de Derecho y que al vasco le son aplicables las eximentes de transtorno mental transitorio, defensa propia y estado de necesidad para evitar males propios y ajenos y que si fallaba en su apreciacion de las eximentes, al menos funcionarían como atenuantes de la pena junto con la de arrebato, obcecación u otro estado pasional semejante.

    Después de haber dormido feliz, se volvió a mirar en el espejo y se encontró tan guapo como siempre.Salió a la calle y compró una caja de bombones de Peñalba para enviarselos al tambien ejemplar ciudadano vasco.

    Me gusta

  8. 8 José Ramón febrero 27, 2009 en 6:08 pm

    Lo que ha hecho este hombre es un delito. Pero lo que es incomprensible es que lo que le han hecho a él sea habitual y no pase nada. No ha habido muertos, los etarras son insolventes y no te van a indemnizar, así que pelillos a la mar y aquí paz y después gloria.
    Lo malo es que este hombre sí responderá económicamente de los daños provocados (muy pocos), y si no paga se le embargarán sus bienes.
    Y otra cosa: La Ley del Talión fue una ley humanitaria. Hoy la vemos salvaje, pero intentaba evitar una salvajada mayor. Sólo un ojo por un ojo. Sólo un diente por un diente. Es decir: Si te rompen un diente, no mates a tu agresor, a sus hijos, a sus padres, etc, sino que tan sólo rómpele un diente tú a él y en paz.
    Lo digo porque ójala los de la ETA apliquen la Ley del Talión y no le maten por un destrozo de pocos miles de euros (cuando además a él se lo habían hecho ates de cincuenta veces más).

    Me gusta

  9. 9 El Duende de la Radio febrero 27, 2009 en 6:43 pm

    La foto lo dice todo. ¿Por qué tienen que encapucharse los defensores de la ley? ¿No se lo habrá preguntado nunca Spock?

    Me gusta

  10. 10 Bob de Ca's Barber febrero 28, 2009 en 8:38 pm

    A mi me hase mucho miedo ver a los hombres encapuchaos, enrecuerda el cuscusclan, o los que mataban con la guillotina sea lo que sea es de terror, estos los probes lo hasen pa protegerse si los reconosen está hecho de ellos, y da igual o más miedo!, la questión es que Spock no se puede preguntar nada! porque no es de este mundo! es estraterrestre, no se como lo he de desir! y lo que hase es intentar llegar a los corasones de los siudadanos, va disiendo que se hase dándoles la mano y mirándolos a la cara, pero…como lo ha de haser si la tienen tapada!, yo no lo se 😦

    Me gusta

  11. 11 José Ramón marzo 1, 2009 en 12:34 pm

    El mundo al revés. Cuando los policías detienen a un etarra vemos a los policías tapados y los etarras sonríentes y con la cabeza alta.
    Hasta que no cambie esto no hay nada que hacer. Y para que esto cambie hace falta que muchos ciudadanos valientes les afeen la conducta a los criminales, hasta que les obliguen a taparse y a agachar la cabeza.
    A mí Ibarretxe no se me parece nada a Spok. Y cuando le he visto de Spok, diciendo una y mil veces que hay que tener sentido del humor, me he dado cuenta de que él no sólo no tiene ningún sentido del humor, sino que ni siquiera sabe qué es el humor. A otros políticos siempre les he visto algún rasgo, por torpe que sea. A él jamás. A Arzalluz tampoco. Nunca.
    Es verdad lo que dice Bob (como siempre). Para mirar a la cara a las personas lo primero sería darles la suficiente confianza y el suficiente apoyo para que se animaran a quitarse la capucha y a levantar los ojos.

    Me gusta

  12. 12 algodonsina marzo 6, 2009 en 1:39 pm

    Creo que los mártires de la sociedad moderna occidental son las víctimas (en su espectro más amplio) de ETA. Callan, asumen, sufren, soportan ofensas e intromisiones, aguantan escarnios en los homenajes a sus agresores… y lo hacen en silencio, con una generosidad y una paz, ejemplarizantes para cualquier persona de bien. Solo recuerdo, desde que tengo memoria, dos venganzas: la de un tipo que disparó un tiro al asesino de su padre, y esta (a la que me adhiero porque se ha despachado con cosas, no con personas).
    Creo que los psiquiatras y todos los estudiosos de la mente humana deberían realizar un estudio y explicarnos a los demás, como se puede tener tanta bondad y generosidad. A ver si aprendemos.

    Me gusta

  13. 13 adela marzo 7, 2009 en 1:27 pm

    Fui a una charla que daba una monja misionera en Nicaragua, despues de veinte años dedicados a su labor con familias desestructuradas allí y realizando estudios sociales, antropológicos, etc, dijo que vió y vivió el instinto más animal del ser humano para sobrevivir o lo que cree como supervivencia, lo comento a raiz del comentario de Algodonsina. Nos contó la una história en la que dos mujeres se peleaban violentamente por el mismo hombre, padre de los hijos de ambas mujeres y alguna más, ella intentaba mediar aun a sabiendas de que podría salir dañada, en medio de tanta tensión se creía fuera de peligro ella y las dos contrincantes, sólo porque un bebé estaba en brazos de una de las mujeres mientras se zarandeaban, la monja Maria Luisa creia que el bebé era la llave para no ir a más, cuando de repente la madre alzó a su niño en alto y lo estampó violentamente contra el suelo. Aquello le hizo replantearse muchas cosas, y a mi me hizo pensar que…damos por hecho la existencia de la bondad humana y la generosidad en el “kit” de supervivencia.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: