La fe del futbolista

Aunque lo que la Moreneta lleva en su mano derecha puede ser interpretado como una pelota, no está probado que juege al fútbol mejor que otras vírgenes...

Aunque lo que la Moreneta lleva en su mano derecha puede ser interpretado como una pelota, no está probado que juege al fútbol mejor que otras vírgenes...

El inolvidable Eugenio contaba un chiste que tiene mucho de moral práctica para los desesperados. Un montañero pierde pie y se precipita al abismo. Rápido de reflejos, se agarra a un matojo y queda colgando con el vacío a sus pies.

-¿Hay alguien ahí?-pregunta desesperado.

Sólo el eco le responde: ahí-í-í-í…

-¿Hay alguien ahí? -insiste.

Una voz  grave y profunda que parece venir del cielo le responde esta vez.

Tranquilo, hijo, te he escuchado y no temas. Te mandaré una legión de ángeles y el propio aire producido por el batir de sus alas  te elevará a las alturas y podrás recuperar pie.

Se hace un silencio. Hasta que el que el montañero en apuros lo rompe con una pregunta reveladora.

-Ya…¿Hay alguien más-más-más-más?…

Cuando pintan bastos todos esperamos una ayuda extraordinaria. Y los equipos de fútbol que  no cuentan con un mesías como Florentino Pérez para su salvación acuden a la fe. Al Madrid, que es rico, no le hace falta peregrinar a la Virgen de la Almudena y pedir milagros. Bajará del cielo el ser superior que decía Butragueño y traerá de la mano a Kaká, a Cristiano Ronaldo, a Xavi Alonso, a Villa, a Venger y a quien haga falta para superar los males del club merengue. Y no fichará a Scarlett Johanson como azafata del palco porque aún no se le ha puesto en las narices.

Pero donde no hay harina, como dice el refrán, todo es mohina. Si saltamos del segundo puesto de la clasificación del Campeonato de Liga al último, vemos a un equipo al borde de la Segunda División cuyo entrenador tiene que echar mano de la fe. Esta semana, el bravo de Pochettino se hizo los doce kilómetros de ascensión a Montserrat en una hora y cuarenta y cinco minutos- lo que demuestra que aún está en plena forma- para implorar a la virgen patrona de Cataluña la salvación del Español que entrena. Lo que no arregla la plantilla periquita, que lo arregle la Moreneta, que es tan bonita.

Confiesa el cronista que estos testimonios de fe en un mundo tan prosaico como el del fútbol le producen admiración y ternura. Es frecuente ver a jugadores que miran al cielo cuando escuchan su himno antes del partido, o que se santiguan  al salir al campo y besan su medalla cuando meten un gol. Más elocuentes son los de religión musulmana, como Kanuté, que  a menudo orientan sus ojos a La Meca y abren sus manos en actitud de oración sin dejarse impresionar por un estadio que ruge. Pero lo malo en este caso es que casi todos los equipos en peligro de descenso tienen su virgen patrona. La Moreneta hará todo lo posible por salvar al Español, pero tendrá que vérselas con la Virgen del Espino, patrona de Soria,  que velará por el Numancia, con la del Camino, patrona de Pamplona que tirará a favor de Osasuna, con la de los Reyes, a la que se encomendará el Betis, con la Inmaculada, patrona de Huelva, que tratará de echarle una mano al Recreativo, y hasta con la Virgen de Begoña, que es la del Athletic de Bilbao. Todos los aficionados conocen estos equipos. Nadie sabe sin embargo cuál de las vírgenes juega mejor al fútbol y podrá finalmente eludir el descenso.

Por eso, y como en el chiste de Eugenio, es recomendable sustentar la fe en algo sólido: a Dios rogando y con el mazo dando. El Español cae simpático, ha sido capaz de ganar al mejor Barça de la historia en su campo y cuenta con futbolistas maravillosos como Tamudo y de la Peña a los que dolería ver en Segunda. Sin embargo lo seguro es que, además de suerte, le ha faltado alguien en los despachos o en el campo que hiciera mejor su trabajo. Pochettino quizá hubiera subido igualmente a Montserrat, pero no es lo mismo caminar por devoción o amor al deporte que hacerlo con la soga al cuello.

Anuncios

3 Responses to “La fe del futbolista”


  1. 1 El Duende de la Radio marzo 28, 2009 en 10:20 am

    Obsérvese el viejo truco. Con otro título, este artículo se publicaba ayer en MARCA. Una mente perversa podría interpretar que el Duende vaguea. Pero tratando temas de profundo calado, era una irresponsabilidad sustraerlo al debate de los amigos de este blog.

    Por cierto, quizás no sepan que la Virgen de Atocha, una de las patronas de Madrid, es también morenita y lleva la misma esfera que la de Montserrat. Se parecen tanto que quizás se enseña poco para no herir susceptibilidades. Ya se sabe que en este país tan laico la virgen patrona de cada quisque siempre es la mejor y la más guapa. Aunque no sepamos qué milagros puede hacer con el balón de fútbol.

    Me gusta

  2. 2 wallace97 marzo 28, 2009 en 11:00 am

    Pues que tengan cuidado los madridistas con San Florentino, porque el “milagro” que hizo con la ciudad deportiva (que dicho sea de paso, lo hubiera hecho el más tonto de los amiguetes del alcalde), es posible que no lo pueda repetir con Valdebebas, vista la situación inmobiliaria.

    Me gusta

  3. 3 José Ramón marzo 28, 2009 en 3:54 pm

    Efectivamente, Wallace. El milagro urbanístico, capaz de convertir el agua en vino y de nutrir de panes y peces a todo el que se pusiera por delante, ha hecho pasar por genios de las finanzas a quienes en realidad eran meros oportunistas sin mayor mérito.
    En cuanto al artículo del Duende, sí que es curioso esto de echar a las Vírgenes a jugar al fútbol, a ver quién lo hace mejor. Y, según lo haga cada una, es posible que a la liga que viene veamos fichajes: La Almudena fichada por el Valencia, la Moreneta por el Madrid, la Macarena por el Depor, etc. Es lo que nos faltaba. Y el remate sería ver a las unas metiéndose con las otras.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: