Terapia con la Pantoja y otros famosos

Al lado de los dolores del alma de algunos famosos, Homper se convenció de que sus dolencias eran filfa...

Al lado de los dolores del alma de algunos famosos, Homper se convenció de que sus dolencias eran filfa...

La perplejidad de Homper fue esta vez  fue saber  que padecía una rotura microfibrilar de tercio medio de vasto externo. Le sorprendió en primer lugar  tener un vasto dentro de la pierna. Eso no salía en aquel morboso hombre por dentro, esa especie de cuerpo humano desollado que le enseñaron en la clase de ciencias naturales para introducirle en la anatomía. Aquel monstruo, bien intencionado en su truculenta mudez, anticipaba el arte de Francis Bacon y daba alguna repugnancia, pero -insistía Homper- ni mentaba al vasto. Enseñaba las vergüenzas viscerales y las cuadernas de nuestra arquitectura, bastante grimosa, por cierto.

-Qué espanto-se decía-Pensar que Brigitte Bardot y Ava Gardner también están rellenas de

esa casquería tan poco fina…

Y luego le sorprendió saber que a su edad. y después de haber corrido maratones cuando era algo menos maduro, se hubiera hecho una lesión típica de futbolista. En cierta medida le hacía cierta  ilusión, pues esa sentirse como el niño Torres o como Casillas, que, de haberse casado en su día, hasta podrían ser casi sus nietos. Al pobre Homper simplemente le dolía cara exterior del muslo derecho. Así lo creía, aunque ya les digo que era el vasto.

-Nunca te acostarás sin saber una cosa más-le decía al traumatólogo- ¿Y por qué ahora, si cuando hacía mucho más ejercicio nunca me dolía nada?

-Pues ya conoce el dicho: si a partir de los sesenta te despiertas por la mañana y no te duele nada, es que probablemente estás muerto.

Cuántos mortales queremos sentirnos vivos usando y abusando de la sanidad. Viendo la legión de tullidos que concurrían en el consultorio, Homper  se preguntaba estupefacto si tendríamos tantos alifafes de pagar su cura con nuestro bolsillo. La cosa es que, aún siendo astronómico el presupuesto público para este placebo, no hay manera de que las salas de espera incluyan publicaciones del día. Las hay de caza, de pesca y, sobre todo, prensa y papel couché del corazón, pero todas retrasadas. Debí serpararme de mi marido a los treinta días, confiesa Concha Velasco hablando de ese gentleman llamado Paco Marsó. La valentía y serenidad de Cayetana son admirables, dice Carmen Tello de su amiga la Duquesa de Alba, últimamente pachucha. Que sea valiente y diga lo que dije yo un día en un plató –le reprocha Mayte Zaldívar a Isabel Pantoja-: que Julián Muñoz me ha sido infiel.

-Jeús, cuánto sufrimiento-pensó Homper.

Y se quedó perplejo imaginando que quizás esas revistas estan ahí para que, comparándolos con los del alma, minimicemos los dolores del cuerpo y ahorremos dinero a la exhausta hacienda pública.

Anuncios

14 Responses to “Terapia con la Pantoja y otros famosos”


  1. 1 maribel abril 17, 2009 en 6:34 am

    esta claro que todos piensan que lo suyo es lo peor …me ha sorprendido gratamente conocer a alguien que piensa que lo suyo es menos…..encantada!!!!! besos

    Me gusta

  2. 2 José Ramón abril 17, 2009 en 9:07 am

    A mí me deja perplejo lo de que las revistas de las salas de espera nos cuenten que hay problemas en el matrimonio de Julio César y Calpurnia.
    En las salas de espera de la sanidad pública lo puedo entender, pero hay “colectivos” que tienen una bien ganada fama de poderío económico, como son, por ejemplo, los odontólogos y los notarios, que la echan a perder con estas revistas.
    Y no digamos si tales revistas rancias de cotilleo se entreveran con abstrusas revistas profesionales (“Encía feliz”, o “Primum Fide”, por ejemplo).

    Me gusta

  3. 3 José Ramón abril 17, 2009 en 9:16 am

    Hay algo peor que ser de ciencias o ser de letras, y es ser técnico.
    Yo soy técnico, y por lo tanto no sé ni lo uno ni lo otro.
    El caso es que me sonaba que lo de “primum fide” que acabo de decri no estaba bien, y me he ido al google (véase el post de El Duende sobre tal).
    Google me dice que el lema de los notarios es “Nihil prius fide”, y por lo tanto, la estúpida revista que he inventado debería llamarse “Prius Fide”, y no “Primum Fide”.
    Perdón.

    Me gusta

  4. 4 Zoupon abril 17, 2009 en 12:58 pm

    En materia de revistas para entretener la espera, nada hay como los barberos, porque todo barbero que se precie tiene tres o cuatro números de la Interviú entre las revistas de coches y el Marca. Y suelen estar bastante actualizados, porque a los parroquianos que acuden a raparse mensualmente no les gusta repetir examen visual del tetamen de las petardas del Gran Hermano. Y la conversación acerca de si Cristiano vendrá por fin al Madrid, o de si compensa comprarse un diésel en lugar de un gasolina, se trufa de consideraciones sobre si Fulana está operada o si su aquello es natural.

    Evidentemente me refiero a las barberías de siempre, a aquellas en las que aún huele a Floyd y le preguntan a los mozos si el corte es para la mili, no a las peluquerías modernas donde ejercen su fino arte estilistas, escultores capilares y jardineros del colodrillo superchupiguays.

    Me gusta

  5. 5 wallace97 abril 17, 2009 en 6:10 pm

    Zoupon, genial. Forma y contenido. Como siempre. Cada día estoy más convencido de que tienes que ser un profesional de éxito camuflado en este blog. Claro que también es posible que seas un magnífico profesional no de éxito, porque ya se sabe que la calidad está bastante reñida con la cantidad. Y también puede ser que no seas un profesional de la comunicación, en cuyo caso te doy más todavía la enhorabuena, porque mara mí, la profesionalización de las capacidades, aún siendo perfectamente entendible, no es lo más deseable. Tiene mucho más valor ponerlas a disposición de los demás sin esperar nada a cambio.

    Un saludo.

    Me gusta

  6. 6 lola abril 18, 2009 en 4:16 pm

    Es verdad, estoy de acuerdo con Homper, si hablamos de las penas del alma, el dolor adquiere otra dimensión.

    No sé que hacer con mon âme, así la llaman por aquí, nada que ver con el alma mía. Lo he intentado casi todo, me han hablado muy bien del doctor Wallace97 en Madrid, parece tener una terapia infalible. Su teoría de un mundo feliz, no consumista, respetando las leyes de la naturaleza parece que dan resultados.

    Nada pierdo por intentarlo. Sus charlas son intensas, interminables, ricas en razón y fácilmente comprobables. Hay algo mejor, presta sus servicios desinteresadamente, sólo por eso merece la pena desplazarse hasta su consulta.

    Aprovecharé la visita a la capital, una que es aldeana, puede que me anime a ver un curandero, bueno, en este caso se trata de una gran señora, doña María, pues sus recetas siempre me han sentado de maravilla.

    La terapia tendrá lugar el próximo fin de semana a partir del jueves tarde hasta el domingo. Ya sé que trabajáis, que tenéis obligaciones, responsabilidades varias y demás menesteres que no proceden explicar. Mais voilà, si alguien se anima a asistir, la terapia de grupo parece que es más beneficiosa, sobre todo muy divertida.

    Más información, contactar con el doctor Wallace97.

    Nos vemos!

    Me gusta

  7. 7 Ángela abril 18, 2009 en 8:51 pm

    Cuídate Duende. Un beso.

    Me gusta

  8. 8 wallace97 abril 19, 2009 en 6:25 pm

    Parece que la reine de la France y el rey consorte pasarán por los madriles, ¡allá ellos!, lo que pasa es que tal y como plantea Lola la visita al doctor Wallace97 (que de doctor no tiene nada), si yo me pongo en el lugar de cualquier duendeamigo residente en esta -no sé cómo calificarla- ciudad, desde luego que me haría el orate, o tendría alguna celebración casualmente ese fin de semana fuera de Madrid. Joé, cualquiera se arriesga a esas supuestas terapias de las que habla Lola, ¿no? Pero dado que son tan inexistentes como imposibles, si alguno se anima a un paseíto, unas birritas y unas risas, pues que se apunte.

    Me gusta

  9. 9 Bob de Ca's Barber abril 20, 2009 en 5:29 pm

    Toda la rasón! la tiene el amigo “Zoupon”, en la barberia de l’amon Miquel siempre habian esas revistas y era igual si eran del año pasado o el otro, porque las fotos siempre eran muy ligeritas y agradables pa esperar sin prisas y charlar un poquito mientras ves los veleros llegar al puerto y el cartero Juanito que pasa con la bisicleta y su gorra de marinero y…a mas a mas tambien tenía tebeos, eso me gustaba a mi!y el olor a Floyd, y el masaje Brumel, y la brocha hasiendo espirales en la barba mientras la espuma subía y subia como una nata montada y entre el sol y el airesito del mar por la puerta abierta entraban los clientes y pasaba las horas de su vida y tambien su preocupasiones, mucho más pequeñitas que las de los señores que dise el amigo Duende, más que nada porque eran muuuuuuyyyyy silensiosas y por dentro de corasón 🙂

    Me gusta

  10. 10 adela abril 20, 2009 en 5:35 pm

    Querido Duende, que dices de los sesenta! me he enterado que hasta los 35 los huesos forman calcio y a partir de ahi empieza el declive y el ascenso hacia la osteoporosis, en fin! será cuestión de asumirlo!. Lo de las revistas, opino que son para los dias de encéfalo plano, acompañadas de una buena tableta de chocolate!! 🙂

    Me gusta

  11. 11 Angelus P. abril 23, 2009 en 9:38 pm

    Vaya, Lola, reina, y yo sin enterarme a tiempo. Pues volontiers me hubiera dado un garbeo por los Madriles del Dr. Wallace. Y, de paso, una ligera terapia tampoco vendría mal… Es que uno tiene su agenda, como Mariano, y creo que estaré por allá el primer “finde” de junio.

    A Zoupon no voy a decirle nada, que siempre que ataca las teclas nos muestra los magníficos muebles de su buhardilla.

    Bob, lo tuyo no es prosa, es pintura realista con la luz de Sa Roqueta y la sal del Mare Nostrum.

    Duende, o sanidad o selección natural. Nunca se lo he oído a ningún ecologista radical (poner por delante esto último, quiero decir)…

    Me gusta

    • 12 lola abril 27, 2009 en 4:31 pm

      Angelus, quel dommage. De todos modos el Dr. Wallace apenas pudo recibirme, el encuentro fue breve pero intenso y me ha sentado de maravilla su terapia, te la recomiendo, así como a todos los duendeamigos.

      A ver si ese finde de junio consigue reunirnos a todos!

      Zoupon, ¿nos lees? No puedes faltar la próxima vez, queda terminantemente prohibido, no es una orden pero casi.

      Me gusta

  12. 13 Eva octubre 10, 2009 en 4:02 pm

    Es curiosa la contundencia con la dice esa frase sobre su matrimonio Concha Velasco. Por cierto, me sorprendió mucho verla el otro día hablando sobre el pasado militar de su padre en este vídeo:

    Me gusta

    • 14 manuela octubre 11, 2009 en 7:30 am

      Sí bueno es que Concha esconde muchos secretos… con los años que tiene seguro que tiene un largo pasado que contar…

      Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: