No mueras por salir en la tele

Pobre Stephanie Parker. No sabía que hay vida más allá de la tele...

Pobre Stephanie Parker. No sabía que hay vida más allá de la tele...

Que te conozcan por la calle, que te salude gente a la que nunca has visto,  que te ofrezcan siempre la mejor mesa en el restaurante, que no te cobre el taxista la carrera, que los camareros te pongan gratis una tapa extra. O que te entronicen en el hogar de una admiradora instalándote sobre el microondas.

-He enmarcado en plata Meneses la foto de Arturo Fernández y la he puesto ahí -decía Doña María porque tiene una mirada que es para derretirse…

Lo que no derrita el microondas, que lo funda la mirada de un ídolo. Aunque hay amores que fraguan con sólo escuchar una voz, es mucho más fácil conquistar cuando tienes buena presencia. Lo decía el actor Manuel Alexandre.

-A mí con esta pinta no me veían de galán, que era el sueño de los actores de entonces. Y me convertí en secundario.

Es menos lucido, pero al final, si vives mucho, te acaban queriendo y considerando buen actor. Sobre todo si eres conocido. Por eso hoy todos los que aspiran a la popularidad  quieren salir en la tele. Porque  esa ventanita que a menudo nos parece tan zafia y tan hortera, en realidad  es la puerta que abre todas las puertas. Hay quien mata por asomar la cabecita en la pequeña pantalla. Pero, sorprendentemente, también hay quien muere por dejar de salir en ella, como la desdichada Stephanie Parker, que se acaba de suicidar al saber que prescindían de ella en una teleserie inglesa.

La noticia, cómo no, le dejó sorprendido a Homper. Y se filtró en la conversación habitual con la inefable tía Clota.

-¡Qué espanto! -comentó ésta mientras hacía un solitario- Y tan joven…Quizás creía que no hay vida más allá de la tele…

Luego le preguntó a su sobrino si eso podría pasar en España. Y Homper le dijo que no, porque en nuestro país, aparte de dos cadenas públicas, no se cuántas autonómicas, cinco o seis privadas en abierto y algunas más de pago, hay más de mil pequeñas televisiones municipales. Y Doña María prefiere escuchar antes  los cotilleos del barrio que  las reuniones del G-20.

-Ya ves -le dice Homper a su tía-  Uno cree que por asomarse a la pequeña pantalla es Dios, y resulta que la libertad de televisiones ha llenado nuestro mundo de diosecillos que no son nadie.

Y cuenta el caso del Duende, que hace unas semanas fue invitado a un programa de TVE 1 como autor del villancico de las Muñecas de FAMOSA y ni siquiera en su Coro Vía Magna, donde cantan casi sesenta y entienden mucho de joyas musicales, le comentaron que le habían visto. Un oprobio para su autoestima

-Santo cielo, qué frustración -comentó la anciana sin levantar la vista de sus naipes- Así que la tele tampoco es ya lo que era…

Anuncios

12 Responses to “No mueras por salir en la tele”


  1. 1 Bachí abril 26, 2009 en 12:16 pm

    No creo que sea una afrenta para la autoestima,el que a alguien le inviten a TVE 1 por las “muñecas de famosa” y no por algo que merece más como es el “Coro Via Magna”o cualquier acto cultural de los que ofrece actualmente Madrid.

    En mi entorno,estoy conociendo unos cuantos suicidios de una juventud entre diciseis y veinticuatro años…Y no por falta de medios o carreras brillantes,os lo aseguro.¿No será, porque en esta vida,vale todo?.

    Ya va siendo hora de que esta España de “borregos” vaya cambiando hacia otra más cultural y con más conocimientos.No tenemos más que ver cómo desde principios del siglo xx toda la erudición ha ido degenerando hasta Belén Esteban quien tiene un programa en televisión. Y como ella un montón de gente que valdrán para unas cosas,no lo pongo en duda,pero que ya no la enciendes porque no hay quien la vea…

    Espero que el Cielo exista sin haber pasado por la televisión. Pues yo entonces estoy avocada a la condena eterna y realmente no me apetece.

    Me gusta

  2. 2 José Ramón abril 26, 2009 en 5:40 pm

    Pues no te vi, Duende. ¡Cachissss!
    Mi hermana tiene una amiga que estuvo de presentadora en la tele, en un programa juvenil. Uno de ésos con mucho movimiento y muchos presentadores. El programa duró poco, apenas unos meses. Cuando cerró, nadie se acordaba de ella, nadie la contrataba, nadie la reconocía por la calle. Y esta joven lo pasó muy mal, pero hasta el punto de casi perder el rumbo.
    Está una ahí, tan feliz, en el Olimpo, tan divina de la muerte, y de repente se le cae todo el entramado, y se queda una que ni sabe dónde está, ni quién es, ni para qué sirve.

    Me gusta

  3. 3 Ángela abril 26, 2009 en 8:13 pm

    He tenido ocasión de visitar la Expo de la March de Tarsila do Amaral. Magnífica la recomendación Duende. Deliciosa. Todavía tenéis tiempo los que no la hayais visto. Espero que El lector, me guste igual. Un beso.

    Me gusta

  4. 4 Ana abril 26, 2009 en 8:46 pm

    yo sì te vì duende y dos personas me llamaron para avisar que estabas,pero la popularidad es efìmera como dicen,ahora que las muñecas de Famosa parece que de vez en cuando alguien recuerda la canciòn aunque hayan pasado años es un recuerdo entrañable un beso

    Me gusta

  5. 5 joselepapos abril 26, 2009 en 10:31 pm

    Yo tampoco te vi, duende amigo. Con la uno de TVE me pasa un poco como con RNE después del famoso ERE, las he dejado de escuchar y de ver, así que lo siento.

    No entenderé nunca la “fiebre” que se apodera de muchos por salir en televisión. Yo, hasta de las encuestas callejeras huyo.
    Un abrazo.

    Me gusta

  6. 6 maribel abril 27, 2009 en 6:45 am

    que pena Duende yo tampoco te vi….y esque casi no veo la tele…lo siento!! pero me hubiese encantado verte….saludos

    Me gusta

  7. 7 lola abril 27, 2009 en 9:36 am

    Qué pena, tampoco vi al Duende en la tele, habría sido casi imposible porque en esa cajita no me reconozco y pocas puertas por no decir ninguna, tengo necesidad de abrir para disfrutar de la vida.

    Quede contento este Duende, ese villancio ha sido el único que he aprendido en mi vida, que solía cantar mientras adornaba el árbol de navidad cuando era niña y para colmo, las muñecas de Famosa eran mis preferidas. Por si no fuera suficiente, cuando me cansé de jugar, la radio abrió otra puerta que me permitió escuchar voces, historias, personajes entrañables que siempre me acompañarán y con los que he disfrutado y compartido buenos momentos. Me parece que el respondable sigue siendo un duende.

    Ahora tenemos esta ventana que nos permite asomarnos, ver si hay alguien que saludar y seguir nuestro camino. La televisión no es la única puerta, hay otras muchas más interesantes por abrir lejos de la pantalla, basta con llamar antes de entrar, siempre hay alguien que te abre una.

    Ayer, mientras volvía de un agradable viaje, conduciendo por la autopista no sé porqué, volví a cantar ese villancio y sorprendentemente recordaba la letra, ¿milagros de esa pequeña caja o de su creador? Tal vez, fue porque tuve la ocasión de escuchar al Duende este sábado pasado en su coro y disfrutar de un maravilloso concierto, de haber estado viendo la tele me lo habría perdido.

    Me gusta

  8. 8 Pedrito abril 27, 2009 en 9:39 am

    ¿ Porque acaso crees que entre conciertos, ensayos, repaso de partituras permanentemente desordenadas, escucha de grabaciones, copia de CDs caseros para otros despistados, promoción y venta de entradas, lectura de la creciente mensajeria interna del coro – amén de los “post” de cierto compañero, siempre ocurrentes y de tinta fresca – le queda a uno tiempo de “ver la tele”?
    Demasiado hago en mi centenar de kilometros diarios con poner “OndaCero” para no perderme, hace pocos dias, el historial del Museo del Juguete en boca misma del Niño de hojalata …
    Prueba evidente de que, al margen del lamentable caso de la pobre Stephanie Parker, hay vida – y de la buena – fuera de la tele.
    Y para que no sufra tu autoestima, sepas que el gusto de oir el Coro este sábado no me ha consolado de no haber podido, en esta ocasión, compartir a tu lado la magia de “co-alumbrar”, con el mayor esmero, tan hermosa música.

    Me gusta

  9. 9 Lorelai abril 27, 2009 en 9:16 pm

    Querido Duende: No sabía que íbas a aparecer en un programa de la TV1, así que no he podido verte. Pero TE ASEGURO que el villancico de las muñecas de Famosa me gusta muchísimo. Su eco no se apaga. Siempre está fresco y tiene ese puntito de candidez que me encanta…. Un abrazo.

    Me gusta

  10. 10 adela abril 27, 2009 en 10:27 pm

    A mi me llamó la niña y la madona de Ca’s Barber, para decirme que: “el Duende sale por la tele”, pero ya no llegué a tiempo, la música de mi teléfono es preciosa pero tan suave como un susurro, que si no lo tengo junto a mi no la escucho, así que vi la llamada perdida y me lo contaron sorprendidas, no sabian que se trataba del creador de “las muñecas de famosa” el himno de cualquier niña al aproximarse las fechas mágicas, cuando la recuerdo, ay! me da la nostalgia!

    Me gusta

  11. 11 Charivari abril 28, 2009 en 10:24 am

    Ya nada es lo que fué, lo decimos mil veces y lo mismo que nuestros padres y nuestros abuelos…-¡qué tiempos de barbarie! oía decir a mi abuela cuando se iba a la universidad con corbata y Unamuno y Ortega eran los intelectuales.
    Ahora, hasta las pobres muñecas de Famosa andan despistadas y no saben dónde van a acabar si el el portal, en la mezquita, en la sinagoga o en casa. Menos mal que siempre nos quedará su melodía.

    Me gusta

  12. 12 Angelus P. abril 29, 2009 en 9:27 pm

    No te vi, Duende, porque, ahora que me ha llegado el encendido de la TDT con su calidad de imagen, multitud de cadenas, etc., no veo la tele.

    Por desgracia, me es aplicable el segundo párrafo de Bachí. Bajísima la resistencia a la frustración de la juventud actual; notoria su inmadurez, motivada por la sobreprotección en el entorno familiar y la abundancia de bienes de consumo a su alcance.

    Una vez más, me pregunto qué estamos haciendo con la Educación…

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,762 hits

A %d blogueros les gusta esto: