Los guantes de Gilda y otras cosas superfluas

GildaPensaba que era cosa de la edad. De vez en cuando Homper sentía la necesidad de depurar todo lo superfluo de su vida. En sueños se le aparecía un espectro evanescente, pero con un mensaje claro: suelta lastre, hijo. Homper lo bautizó como el Ángel Minimalista. Aparecía ocasionalmente, quizás una vez al año, coincidiendo con la llegada al buzón del recibo del Impuesto sobre Circulación de Vehículos de Tracción Mecánica. Era entonces cuando recordaba que no cabía una sola cosa más en su vida, y tocaba depurar.

Esta vez, sin embargo, fue a impulsos  de la extravagante tía Clota.

-¿Sabes?…Ayer por la tarde nos deshicimos de nuestros guantes de Gilda. Vinieron a casa Edwina y Thelma, cada una con su par correspondiente. Tomamos un te opíparo, con sus sus scones y la tarta de nuez y zanahoria, que me sale tan rica…Después fuimos de paseo al lago, llenamos los guantes de piedrecitas pequeñas, nos acercamos al borde del pantalán y los arrojamos al agua…Debíamos haber llorado, pero sonreíamos. Nos cogimos las tres de la mano viendo cómo se hundían y sentíamos una paz maravillosa.

Homper imaginaba el cuadro y su perplejidad tradicional se quedaba en nada. Imaginaba que René Magritte rondaba por el lago, abocetaba los seis guantes negros hundiéndose como peces de plomo y pintaba un lienzo póstumo que batía records en Sothebys. También imaginaba que del cieno del fondo del lago, como una sirena rediviva, emergía Rita Hayworth y volvía a cantar Amado mío mientras contoneaba su cuerpo y se ponía, para quitárselos después voluptuosamente, los tres pares de guantes que habían desechado las tres ancianitas de Vermont.

No desechó Homper ni el aviso del Angel Minimalista ni la lección de la tía Clota y sus amigas. Abrió sus armarios, metió en una bolsa de viaje la máquina para hacer perritos calientes que jamás había utilizado, el juego de cacharros para la raclette que jamás utilizaría, porque todos sus amigos y amigas sólo se alimentaban ya de ensaladas y pescados a la plancha, dos novelas de Vizcaíno Casas, cuatro pares de gafas con dioptrías superadas, una metopa del Cuartel de Wad-Ras, donde prestó sus deberes militares, y seis insectos conservados en resina plástica que empezó a coleccionar con una de esas absurdas series de fascículos que anuncian por la tele.

Caminó por el parque, buscando el Punto Limpio donde, según las ordenanzas municipales, debía depositar tan heterogénea carga. Cuando estaba a punto de llegar, dejó la bolsa en el suelo y se llevó las manos a la cabeza.

-Vaya, me he olvidado del punto y coma.

El punto y coma era en su vida tan superfluo como lo anterior. Cuando aprendió a leer, aún se escribía con puntos y comas. Ahora, con estos vaivenes de de  la gramática y de la RAE y los dictados de la moda, que también mandan en la escritura, el punto y coma casi le estorbaba. Sin embargo las ordenanzas, que dicen dónde debemos depositar las pilas gastadas, los medicamentos caducados, el aceite frito y la máquina de perritos calientes, no ha pensando en  el cementerio del punto y coma. Y Homper se quedó perplejo de que Zapatero, ya que no nos saca de la crisis,  no nos resuelva al menos el problema de

los residuos ortográficos.

Anuncios

10 Responses to “Los guantes de Gilda y otras cosas superfluas”


  1. 1 lola mayo 12, 2009 en 10:30 am

    A veces es más útil el punto y aparte. Ahora, también es verdad que pudiera ser porque en el teclado del ordenador se usa directamente sin pulsar mayúsculas y se va más rápido.

    El vídeo de Gilda lo he visto no sé cuántas veces pero el auténtico, genial e irrepetible pocos lo han visto. Me explico, una gladiadora del hogar en lugar del vestido negro lleva un delantal con flores y los guantes de fregar los platos, reforzados, especiales, resistentes a la lejía. Ocultan casi todo el antebrazo como en el caso de Gilda, bicolor, que tiene más clase. Pues con ese atuendo imagínense a la protagonista, además cantando y bailando. Hombre, no es que sea una gran artista, ni siquiera artista a secas, pero resultó divertido contemplar la escena del guante con diferente escenario. Y para colmo, no se trataba de una rubia.

    La vida está llena de contrastes, basta saber interpretarla con lo que se tiene a mano en ese momento aprovechando el instante.

    Me gusta

  2. 2 Zoupon mayo 12, 2009 en 10:48 am

    Duende, recordar a la Hayworth en aquella cinta horrenda y pecaminosa significa que ya no recuerdas, o no acatas, las palabras del padre Ayala, de la Compañía de Jesús, sobre el cine.

    Sobre los signos de puntuación no te apures, Zapatero está sobre el asunto. Preocupado por la cantidad de letras sin usar que tiraba su ex-ministra Maleni al hablar, sobre todo al final de las palabras, y por las letras “c” que se le caen a su sustituto en el Ministerio de Fomento, y la perniciosa influencia de tal residuo en el medio ambiente planetario, presentará en el debate sobre el estado de la nación un plan de choque para resolver el problema.

    Dicho plan de choque se ocupará también de los punto y coma, que se depositarán en el contenedor amarillo. Al llegar a la planta de reciclado, serán seleccionados y separados mediante un procedimiento electrolítico, los puntos a un lado y las comas a otro, para ser reintroducidos en el circuito ortográfico. Los puntos de mejor calidad se dedicarán a punto final y los otros a punto y seguido, las mejores comas separarán palabras o frases, y las de segunda categoría se usarán para distinguir los números enteros de los decimales en los colegios de la ESO, tanto públicos como concertados.

    Je, para que luego digan que ZP no se ocupa de los problemas importantes.

    Me gusta

  3. 3 José Ramón mayo 12, 2009 en 12:45 pm

    Se me amontonan los temas. A ver, un poco de orden:
    1 ).- OBJETOS SUPERFLUOS: Tengo un amigo que me suelta de vez en cuando (una vez al mes, más o menos) un discurso sobre la esclavitud que tenemos respecto a nuestras posesiones, sobre la necesidad de deshacernos de todo, y tal y cual, mientras consulta frenéticamente su iphone, su ordenador portátil con pantalla táctil y anda muy deprisa hacia su BMW mal aparcado. Y me sigue contando lo feliz que él viviría sin nada.
    2 ).- PUNTO LIMPIO: En mi pueblo también lo han puesto. Pero la gente sigue tirando lo que le da la gana donde le da la gana. Por cierto, el punto limpio, pensado para que vayan allí las basuras de todo tipo, ¿no debería llamarse punto sucio? Me parece mucho más lógico.
    3 ).- PUNTO Y COMA: Yo uso de vez en cuando el punto y coma. El pobre es un signo de puntuación que se queda entre una cosa y otra. Si apenas sabemos cuándo usar comas y cuándo usar puntos, decidme si vamos a saber usar un signo tan sutil, de un matiz tan evanescente, entre lo que es y no es. Ya decía Lázaro Carreter que el español, como toda lengua culta, es un instrumento de precisión, sofisticadísimo y riquísimo, y lo usamos a ojo de buen cubero, a voleo. Es como si usáramos el bisturí más complejo del mundo para abrir cartas.

    Me gusta

  4. 4 Bob de Ca's Barber mayo 12, 2009 en 9:54 pm

    Ah! ido! que haremos sin puntos y comas!, nos ahogaremos de aguantar tanto la respirasión, porque a mi la señorita en la escuela me desia siempre…no has de respirar hasta que venga una coma, Batuadena! que luego no podía seguir del suspiro que pegaba! y…cuantas veses no has de poner las dos manos en la mesa, alsar el culo…¡y, punto! he dicho! sinos, te pasan por ensima!, ara que… el punto y coma, es verdad que es delicao, hay que tener mucha escritura y buena letra y no todos podemos, entonses…yo los pego debajo de la mesa, pol lo menos tienen un espasio 🙂

    Me gusta

  5. 5 maribel mayo 13, 2009 en 7:35 am

    me dejais sin palabras…..pero me alegrais el dia!!!! feliz dia…besos

    Me gusta

  6. 6 adela mayo 13, 2009 en 8:27 am

    Buen y feliz dia tambien para ti Maribel!!

    Medida importante para, hijos menores de 11 años!! el gobierno les va a regalar un ordenador para superar la crisis!, Zapatero sigue tocando la batería. Si escuchara la voz de los niños, se daría cuenta de una cosa, a mi me hizo verla mi sobrina cuando me dijo: “pero madri, si no tiene internet para que lo quiero”.
    Es una crisis llena de matices. Respecto a la ortografía, no me considero ni ejemplo ni culta y se me ponen los pelos de punta cuando recibo algún “mail” de gente que ronda los veinte años, para mi un “mail” sigue siendo una carta, aunque electrónica, ellos lo consideran un mensaje telefónico y encima con la jerga del botellón, con lo cual no cuentan para nada las comas, ni los puntos, ni el punto y coma, un gran aliado de la crisis es la educación, el profesorado y su formación y nadie habla de ello, como siempre prima lo “importante” la economía. Sin conocimientos somos un pueblo más interesante para gobernantes, así nos callan la boca con ordenadores y regalitos.

    Me gusta

  7. 7 Franciska mayo 13, 2009 en 11:03 pm

    !Que dificil eliminar lo superfluo!
    Cada temporada, sobre todo en Septiembre, parece que hay que ordenarse, los armarios llenos, pasar del verano al invierno, (todo ocupa el doble). Y llegan las buenas intenciones de dar y no volver a acumular. Imposible, volvemos a llenarnos de cosas. Siempre he pensado que otra persona deberia hacer desaparecer nuestras cosas inutiles,porque, , a uno mismo a base de estar acostumbrado a verlas se convierten en familiares. Ni digamos los recuerdos de los viajes exoticos, cajitas, figuritas ,etc etc..
    Cuando usabamos el punto y como, teniamos muchas menos cosas,y ademas usabamos una pluma que recargabamos en el cole y guardabamos muy cuidadosamente, como un tesoro, ya no hay tesoros,por eso cada vez mas diferentes clases de basuras. ¿No creeis que habria que reveindicar, poco pero bueno ?

    Me gusta

  8. 8 Angelus P. mayo 18, 2009 en 8:49 pm

    Me permito, Duende, sugerir la salvación de algunos “puntoycomas” para tu post, con carácter facultativo. El punto y coma es sólo para el lector, no para el oyente, y aquel deberá saber captar el valor que el autor quiere darles…

    ”-¿Sabes?… Ayer por la tarde nos deshicimos de nuestros guantes de Gilda. Vinieron a casa Edwina y Thelma, cada una con su par correspondiente; tomamos un te opíparo, con sus sus scones y la tarta de nuez y zanahoria, que me sale tan rica… Después fuimos de paseo al lago, llenamos los guantes de piedrecitas pequeñas, nos acercamos al borde del pantalán y los arrojamos al agua… Debíamos haber llorado, pero sonreíamos; nos cogimos las tres de la mano viendo cómo se hundían y sentíamos una paz maravillosa.

    Homper imaginaba el cuadro y su perplejidad tradicional se quedaba en nada; imaginaba que René Magritte rondaba por el lago, abocetaba los seis guantes negros hundiéndose como peces de plomo y pintaba un lienzo póstumo que batía records en Sotheby’s…”

    El punto y coma cohesiona o contemporiza las acciones verbales en un párrafo, donde el punto puede dar un valor más sucesivo.

    Me gusta

  9. 9 juian29 mayo 19, 2009 en 10:03 pm

    Estimado Angelus…
    Una clase magistral de lengua española…
    Un abrazo fuerte
    Julian.

    Me gusta

  10. 10 José Ramón mayo 19, 2009 en 10:44 pm

    Estimado Angelus: Digo lo mismo que Julián.
    Excelente.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: