¿Sabrá Bibiana Aído lo que es el cucuné?

¡Vamos, que lo que le dice la Ministra!...

¡Vamos, que lo que le dice la Ministra!...

Cuando le preguntaban por qué seguía siendo el hombre perplejo, Homper no se andaba por las ramas.

-Según el libro de estilo de algunos periódicos-aclaraba-por mi edad soy ya un anciano.- Y sin embargo sigo descubriendo cosas que me sorprenden.

Por ejemplo, palabras. Homper se jactaba de levantarse de la cama  con un cazamariposas invisible que en lugar de lepidópteros de colores atrapaba palabras. Palabras de significado desconocido que, insospechadamente, cuando uno cree dominar el castellano y barajar un vocabulario variado, aparecen en un libro, en un periódico o en la boca de algún hablador culto. En este caso no era hablador, sino habladora. Se trataba de Aldara Fernández de Córdova, una periodista inteligente y además muy guapa que tiene el buen gusto de escribir cuentos muy bien y de hablar casi mejor. El caso es que en una conversación intrascendente pronunció la palabra cucuné. Homper no tuvo el valor entonces de confesar su ignorancia, y la mariposa verbal echó a volar.

-¿De donde vendrá este cucuné? –especulaba.Homper

Y componía sus propias definiciones. Cucuné: Baile popular de Guatemala. Cucuné: papilla de mandioca y sémola. Cucuné: corsé adornado con frunces y jaretas que puso de moda Maria Antonieta. Cucuné: contera del bastón del regidor. Cucuné: planta del orden de las cucubirtáceas cuya pulpa produce efectos afrodisíacos.

La curiosidad le llevó a una de sus fuentes favoritas, el Diccionario del Español Actual de Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos. El cucuné es un moño, sin más. Homper investigó en Internet y supo que algunos precisan, además, que es un moño alto que las damas distinguidas se hacían en la parte superior de la cabeza para diferenciarse de las que llevaban el moño vulgar.

-Nunca te acostarás sin saber una cosa más-le dijo la tía Clota en su conversación a través del Skype-Ya ves, yo que soy mucho más vieja que tú no lo sabía… Pero lo voy a aprovechar, ya lo creo. De ahora en adelante, en lugar de decir que estoy hasta el moño de algo, que es tan ordinario, diré que estoy hasta el cucuné. Por ejemplo: estoy hasta el cucuné de lo que dice esa joven ministra llamada Bibiana Aído. Que el feto que lleva una mujer en el vientre es un ser vivo, pero no un ser humano…¿Nadie le aconseja que no diga más tonterías?

Las teorías de la ministra: otra causa más para la perplejidad. Homper se llevó las manos a la cabeza imaginando los improperios que le lloverían a tía Clota por criticar a la ministra prodigio: facha, machista, retrógrada, demagoga. Pero luego se consoló pensando que la titular de Igualdad, como le pasaba a él mismo hasta hace un ratito, tampoco sabe lo que es el cucuné.

Anuncios

10 Responses to “¿Sabrá Bibiana Aído lo que es el cucuné?”


  1. 1 lola mayo 20, 2009 en 2:14 pm

    Muchas gracias señora ministra, ahora entiendo por qué soy un bicho raro.

    Me gusta

  2. 2 wallace97 mayo 20, 2009 en 3:03 pm

    A lo mejor Bibiana lo dice por experiencia propia, vaya usted a saber.

    Me gusta

  3. 3 José Ramón mayo 20, 2009 en 3:12 pm

    Mi suegra (y por ende mi santa esposa) emplea la palabra “cucuné” para referirse al remolino rebelde de la coronilla, que se resiste al agua y al peine. No he escuchado jamás esa palabra en otras dos bocas que no sean las dos que digo. Tiene algo que ver con lo del moño.
    En cuanto a lo de Bibiana… En fin. Nuestra querida Bibiana. (Al final le vamos a tomar hasta cariño). Creo que de lo que no hay duda es de que “eso” es humano (feto humano, embrión humano, etc). El debate es sobre qué tipo de vida tiene, qué grado de independencia, de libertad, de madurez, etc tiene esa vida. Porque vida hay (sin dudarlo) y humana es (sin dudarlo).
    De todas formas, cuando acabó su nueva perla apeló a la unanimidad de todos los científicos. ¡Eureka! Todos (pero todos, todos) dicen que es un ser vivo, pero no es humano. (No sé. Será un monstruo).

    Me gusta

  4. 4 trozosdevidas mayo 20, 2009 en 5:44 pm

    Si, así es nuestra querida Minitrilla, que está descubriendo una nueva especie, y en breve, nos explicará los ciclos de cambios del embrión y cuando pasa de la especie que ella dice, a especie humana.
    Pero tranquilos que esto no queda aquí. Habrá segunda parte, …

    Me gusta

  5. 5 Zoupon mayo 20, 2009 en 5:58 pm

    Yo me reí mucho cuando un nuestro conselleiro de Cultura compró unas entradas para un concierto de música clásica, y preguntado sobre obra e intérprete, afirmó que se trataba de una actuación “de Carmiña (sic) Burana, unha das boas cantantes do noso país” (me ahorro la traducción). La coña fue brutal cuando Pilar del Castillo, a la sazón ministra del ramo, preguntada sobre si había leído el famoso y brevísimo cuento de Monterroso (“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”), afirmó pizpireta: “bueno, lo estoy leyendo”. Son igualmente descojonantes la famosa anécdota de Esperanza Aguirre y “Sara Mago” o la de Carmen Calvo y los ratoncitos Pixie y Dixie.

    Y esta chiquilla ya nos había regalado buenos momentos, suscitando, como decía el antiguo diario ABC, la rechifla general. Pero lo de ayer ya resulta deprimente. ¡Cómo puede esta tía ser tan zafia, tan ignorante, tan ridícula y (sobre todo) tan insensible, y seguir siendo a la vez ministra del Gobierno de España! Afirmar que esta burra “Aído” alguna vez a la escuela, o que usa sus neuronas para algo más que controlar medianamente los esfínteres, “no tiene ninguna base científica”.

    De verdad, estoy pensando seriamente en marchar al exilio.

    Me gusta

  6. 6 Aldara Fernández de Córdova mayo 20, 2009 en 6:44 pm

    Por más que lo pienso no recuerdo en qué momento he pronunciado ante Homper la palabra cucuné, pero en todo caso le agradezco sus desmedidos piropos, y me lanzo a la fantasía de haberle contado en algún momento la historia del regidor guatemalteco que se enamoró de María Antonieta, y que es como sigue:

    Convidado a cenar a solas por la Reina, el regidor guatemalteco tomó de postre cucuné, una especie de papilla de mandioca y sémola, sin saber que en aquella ocasión un cocinero gamberro le había añadido semillas de una planta del orden de las cucubitáceas, que se conoce por el nombre de cucuné, y cuya pulpa es afrodisiaca. A poco de terminar el plato, que la Reina no probó, el regidor empezó a notar los efectos de las semillas, en forma de un abultamiento tan duro y firme como el cucuné de su bastón. También notó calor, un punto de asfixia, un desesfrenado galopar del corazón y un cierto estrabismo de sus pobres ojos, que se quedaron colgados del remate sonrosado del cucuné de la Reina, un precioso corsé adornado con frunces y jaretas del que emergían dos sonrosados melocotones, que se le antojaron recién pelados para él.

    Taquicárdico, estrábico y frenético de deseo, el regidor guatemalteco estaba ya a punto de hocicar entre aquellos melocotones cuando la Reina se levantó con monárquica dignidad y dijo: “Me retiro, regidor, que hoy me pica mucho el cucuné”. Y se fue a rascarse el moño.

    Me ha salido un poquito ordinario, pero la culpa es del diccionario (perdón por el pareado). Gracias mil, Homper.

    Me gusta

  7. 7 maribel mayo 21, 2009 en 6:54 am

    nunca habia oido esa palabra . cucune” graciosa!!!!! feliz dia!!!!

    Me gusta

  8. 8 Bob mayo 21, 2009 en 8:44 am

    La siensia es la siensia!y yo no soy sientífico pero…me fui tan tranquilito a haserme una tortilla, ¡batuadena! no habia huevos en la sesta,siempre me toca a mi, uep! no pasa nada, ido!al corral, desbaraté un poco a la gallina que no quería salir la puñetera, jiu, jiu, me encontré los huevos calentitos!, eh! no lo quiero ni pensar,¡Quin susto! fui a romper el huevo en el plato! cuando me salió! una cabesita con un sombrerito de una pluma, abriendo la boca!!toda espantada y los ojos fuera de las órbitas, Mu mareta meua!, que pensais…que sené?, ido no , nunca más he comido tortilla a la fransesa y ni lo haré. Si el huevo está calentito y maduro…ves alerta! pueden haber sorpresas!y la siensia ya dirá cuales son, ara! es bien seguro que las hay. Y la questión es que la cabesita, se la pasa bailando el “cucuné”, una patita a la derecha, otra a la cabesa y un, dos, tres! si te caes otra ves!, estas cansiones del verano son muy pegadisas, no se como que no les prestas atensión y estás preparando el cafelito por la mañana canturreando. 🙂

    Me gusta

  9. 9 DOLOROSA mayo 21, 2009 en 11:50 am

    Escuché las increíbles palabras de la Ministra y me quedé anonadada. Entonces pensé que si el feto no es humano, ella, tampoco es humana y por eso dice semejante monstruosidad. Claro que si ella no es humana, tampoco lo somos los demás porque todos hemos sido fetos en el principio de nuestra existencia. Entonces ¿qué somos? ¿Seres vivos e inhumanos? A lo mejor tiene razón y es por ello, por lo que soportamos tanta “gilipollez” como escuchamos al cabo del día de personas que…se supone que…( bueno, ¿somos personas o no?) Yo tengo mis dudas en la forma de definirnos. En fin, no se me ocurre más que decirle a la señora Ministra o Ministrilla como la llama muy acertadamente “Trozosdevidas” dicho sea de paso, que piense un poquito antes de hablar y lea el diccionario que le explicará lo que es un ser humano. Claro que a lo mejor, como su cerebro no es humano no le da opción a pensar.

    Me gusta

  10. 10 El Duende de la Radio mayo 21, 2009 en 2:17 pm

    No hay mal que por bien no venga. De la Ministra Aído, al cucuné. Y del cucuné a la fantasía y la pluma de Aldara, que me han hecho reir un rato. Francamente, el cuento es algo más largo, pero tambiñén mucho más divertido que el del famoso dinosauro de Monterroso.

    Si se anima alguien a reinterpretar lo que sugiere el cucuné, no tiene más que seguir el ejemplo. ¿A que casi resulta verosímil?

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,337,706 hits

A %d blogueros les gusta esto: