Con un pie en el estribo

Road Movie

Habrá que dar explicaciones.

Por una parte, el ordenador empieza a hacer sus extravagancias. Ahora, cada vez que el Duende lo enciende, le sale uno de esos avisos inquietantes que lanza no el Gran Hermano, sino el Hermano Cabrito en que se ha convertido la informática. Después de haber trabajado con  el aparato sin cables durante el fin de semana, el primer mensaje, sobre fondo oscuro y con esa tipografía de vieja máquina de escribir con que suele avisarte de las meteduras de pata, dice que por culpa de la batería –no se sabe qué tendrá que ver el culo con las témporas- debe apretarse la tecla a  F1 para empezar a operar. Lagarto, lagarto. Además se ha desformateado –perdón por el palabro- el correo. Y también le han salido nuevas ventanas, trámites, trampas, putaditas para entrar en nternet. Todas estas irregularidades le asustan al Duende. Le parece la nueva versión de ese terror psicológico del que tiran ahora las películas de miedo como El sexto sentido.

De otra parte, finist est Carcajada. O, como poco, cerrada hasta septiembre. Váyase a saber si es la crisis, el tedio o la necesidad de refrescarse. Ya no hay que grabar todas las mañanas. Ya no es indispensable estar en casa.

Finalmente el Duende se escapa. Del calor, de Madrid, de todo lo demás. Y emprende viaje al feudo de los que aquí llamaban  la reina del bosque, que también conocidos como Lola y Fred. Lo primero suena a película de Walt Disney , lo segundo a película de Fellini. Aunque al final vaya a ser una road movie, una de esas historias donde el protagonista es precisamente el viaje.

El Duende mete en la mochila el ordenador. Y procurará no ausentarse demasiado: el silencio es la agonía. Pero el viajero propone y Dios dispone. Intentará seguir escribiendo. Así y todo, y por pura deformación de  lo que casi fue una profesión, escucha la radio mientras escribe este post. Caso Gürtel, Ahmadineyad, otro zulo de ETA, nuevas boqueadas de la crisis, Villa se aleja del Madrid…Qué aburrimiento.

Y el níspero de ayer ya no tenía más jugo. Hay que ver nuevos horizontes.

Anuncios

11 Responses to “Con un pie en el estribo”


  1. 1 julian29 junio 16, 2009 en 8:53 am

    A excusa previa suena, este post del Duende hoy. Es ponerse la tirita antes de hacerse la herida. Nos avisa del problema del ordenador, para justificar la falta del post diario, por un …. periodo.

    No te lo censuro. Todo el “mundo” tiene derecho a un descanso(yo también había notado lo de la Carcajoda), y me imagino que estos días se estará más que fresquito por el Reino de los pirineos…

    Saludos a la Reina, y al príncipe consorte, y deseos de felicidad para todos, en estas vacaciones.

    Saludos.

    Julián. (ex-secretario real)

    Me gusta

  2. 2 José Ramón junio 16, 2009 en 10:09 am

    Buenas vacaciones.
    Aunque no escribas a diario, seguiré miroteando todos los días por aquí, por si alguno de los amigos ha dejado algo.

    Me gusta

  3. 3 wallace97 junio 16, 2009 en 10:23 am

    Pues nada, a descansar y a disfrutar de aquellos parajes, que deben merecer la pena. Y de los panes y mermeladas de la reine de la France, de los que puedo dar fe de lo buenos que están.

    Un abrazo de mi parte para la reina Lola y el consorte Fred.

    Me gusta

  4. 4 pradanol 500 junio 16, 2009 en 12:10 pm

    Hay que descansar de todo.Mis colores balompédicos se han esfumado para siempre por hacerse religión. Por invadir ridículamente un casco histórico Patrimonio de la Humanidad por un asunto casero. Los que cuentan a tanto insensato hablan de70.000 algunos con representación sociológiga muy sonora. Se abren unas vacaciones futboleras eternas, lo que no deja de ser un descanso a tanta imbecilidad por la que me he pedido privado perdón ante una copa de manzanilla, que rima con Sevilla y he orinado “Tis” que rima con Betis, pero he orinado de risa amarga. Si me vuelve a correr por la sangre vena futbolera,siempre me quedará la histórica Gimnástica Segoviana.Atlético tampoco, por Dios. Usted descanse con placeres inmensos.

    Me gusta

  5. 5 lola junio 16, 2009 en 4:27 pm

    Y yo sin enterarme del post del día. Ha sido el duendeamigo Wallace que me ha alertado de la noticia a través de un correo.
    Sorprendida me he preguntado cómo el periolisto Wallace estaba al corriente de la visita de Mr. Duende al reino de la France si no ha sido publicada en la prensa oficial.

    Sólo se me ha ocurrido una respuesta y es que Mr. Duende ha olvidado, o perdido, o anotado en una agenda que desaparece sin avisar y ha recurrido al duendeamigo Wallace para pedirle el teléfono del castillo.

    La última vez que le envié el número de teléfono me prometió que lo anotaría en la agenda que había perdido y que encontraría sin duda. La agenda afortunadamente apareció y misteriosamente volvió a desaparecer.

    También se perdió el móvil, pero daba lo mismo, pues todavía no había grabado los teléfonos correspondientes.

    No sé cuando llegará este Duende, porque dice querer disfrutar del paisaje tomando cualquier carretera que se aleje de autopistas, autovias y demás civilizaciones.

    Con la dirección y la población, más de lo mismo. Se ha empeñado en ubicarnos en otra lugar del que vivimos, a 50 km más lejos. La explicación fue que la guía michelin le estaba mareando y puso finalmente lo que le vino a la memoria.

    La última noticia es que va por buen camino.

    Los fogones de la cocina están a toda máquina bajo la supervisión de su majestad el rey Fred.

    Ya os contaré cuándo aparece y dónde.

    Me gusta

  6. 6 Ángela junio 16, 2009 en 5:20 pm

    Para los problemas de la informática traidora, al duende del duende, y para el aburrimiento, las vacaciones. Disfruta Duende!! y para todos los demás: ¡YA QUEDA MENOS!. Un abrazo.

    Me gusta

  7. 7 adela junio 16, 2009 en 10:49 pm

    Lo mejor del mundo es cambiar de aires en cuanto uno puede y perderse, por carreteras secundarias, calles de ciudades aunque…al castillo de los Fred! suena muy, muy bien, seguro que la reina Lola es la mejor anfitriona! que lo disfruteis!

    Me gusta

  8. 8 dolorosa junio 18, 2009 en 8:40 am

    !Felices vacaciones Duende¡ Y felices vacaciones a los amigos aunque no creo que nos las tomemos tan largas como nuestro Duende.

    Me gusta

  9. 9 Zoupon junio 18, 2009 en 11:58 am

    Acabo de resolver una duda que tenía yo sobre la reina del bosque, y es si viviría en un castillo, como las reinas épicas, o en un palacio, más propio de las reinas de tipo lírico. Así que Lola es finalmente una épica reina encastillada, cuando yo más bien la veía inclinada a la lírica. Claro que en nuestro querido país vecino a muchos “palais” también los llaman “châteaux”.

    Joyeux vacances!

    Me gusta

  10. 10 lola junio 18, 2009 en 7:18 pm

    Y se fue por dónde vino.

    Mr. Lutin (Sr. Duende) ha hecho el equipaje esta tarde, harto ya de su majestad la reina del bosque, es decir, la pesá de la Lola que nada tiene que ver con La posada de la Lola. Ese hotel rural encantador en Buera donde el duendeamigo Candil de la Sierra convierte en sueño cualquier estancia en su humilde morada.

    La reina, en su castillo, ha abusado de la amabilidad de un Duende que huía del mundanal ruido de la ciudad. Buscaba un lugar tranquilo en el campo donde descansar y lo encontró. Pero olvidó un detalle importante, como es natural su memoria le jugó una mala pasada. En el castillo habita una reina venida a menos, sin sirvientes, sin jardineros, con la única compañía del rey Fred, el sol, los pajarillos del jardin, una ligera brisa y cuando tiene a bien aparecer, su alteza la luna.

    Los reyes de la France han disfrutado de la exquisita compañía de un duensillo que pululaba por el castillo, y se perdía cuando su majestad la reina le dejaba respirar, por el jardín, bajo la sombra de unos simpáticos abedules que daban sombra a la siesta que aparecía temprano en la mañana, y dejaba fuera de servicio ese bichillo llamado Duende de la radio.

    Un Duende encantado por la naturaleza que rodea el castillo y su reina solitaria. Herida por la ausencia de la agradable compañía que le ofrecía la radio, antes de que ésta se transformase en poco más o menos en nada.

    Pobre Duende, ha marchado espantado. No ha podido descansar, apenas dormir y no ha probado bocado alguno. La reina Lola, egoistamente lo ha utilizado, a sabiendas de que acabaría agotado y hasta un poco desquiciado.

    Sólo había un lugar en el castillo dónde podía descansar y al que le estaba prohibido el acceso a su majestad la reina, el cuarto de baño. El rey Fred, conociendo el mal que provoca la compañía continuada de la reina, le aconsejó que el único lugar donde podría librarse de tan pesada compañía sería el baño.

    Ahora, en soledad y ante el inmenso silencio del castillo pide perdón al Duende por no haberle dejado en paz ni un sólo segundo.

    En fin, mis más sinceras disculpas querido Duende.

    Me gusta

  11. 11 lola junio 20, 2009 en 1:10 pm

    Mr. Zoupon no ha resuelto usted nada, le emplazo a descubrir por usted mismo si la morada de la reina del bosque se trata de un “palais” o un “château”. Evidentemente puede venir acompañado de la dama o “el damo” que más le convenga.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: