Suicidio aplazado

Felices cámaras aquellas en las que aparecía el pajarito y sonaba un "click"...

Felices cámaras aquellas en las que aparecía el pajarito y sonaba un "click"...

Por suicidio inmediato, vendo cámara digital SAMSUNG L73.  El Hombre Desesperado- había intentado una y otra vez entender las instrucciones de manejo de aquel ingenio que, a decir de su hijo, era lo más fácil de manejar del mundo. Imposible.

Para empezar, el manual de instrucciones  decía Leia com atençao este manual antes de usar a nova câmera. El Hombre Desesperado no creía en la unidad ibérica, que ahora ronda en el pensamiento de algunos politólogos ilustres. Por tanto le molestaba que una cámara japonesa se adelantara a los acontecimientos y eligiera el portugués como idioma oficial de sus explicaciones. A decir verdad, entendía casi todas las palabras. Pero le cabreaba que una cámara japonesa comprada en el Corte Inglés le hablara en portugués. Y además no entendía lo que querían decir. Era dramático: todo, desde la explicación de lo que era ese aparato a las instrucciones de uso, le parecía tan rematadamente mal expuesto y peor escrito que no entendía ningún manual.

Anotó en su Moleskine de puño y letra: no puedo seguir viviendo en un mundo para el que soy tan inútil. No aguanto ni un minuto más sentirme el más gilipollas del planeta. Quiero desaparecer, que es una de las pocas cosas para la que no necesito manual de instrucciones.

En la redacción de su improvisado testamento, una luz le iluminó. Pensó que a pesar de su baja autoestima, su muerte no debería ser en balde. Así que, dominando por un momento su obcecación, tomó la pluma y añadió: si a pesar del suicidio inmediato, Dios me indulta  y me concede la gracia de sentarme a su lado, le convenceré de que incluya en su lista de condenados sin remisión posible a todos los redactores de instrucciones de los aparatos modernos. A todos.

Se consoló pensando que al menos esos sutiles malvados arderían en las calderas de Pedro Botero con las almas de todos los villanos que en el mundo han sido, desde NerónGilles de Rais hasta el inventor de los muebles de metacrilato y el compositor de  Macarena. Y a continuación se dirigió al botiquín para coger la caja de barbitúricos.

No pudo ingerirlos. Una semana antes su lupa se había hecho pedazos al estrellarse contra el suelo de la cocina. Y su vista, ya fatigada quizás por  haber visto tantas muestras de la estolidez humana, no alcanzaba a leer las diminutas letras del prospecto. Editores de prospectos de fármacos  en letra microscópica, anotó en su testamento como adenda: otros que deben ser arrojados al fuego eterno.

Así que, incapaz de saber cuántos barbitúricos necesitaba para despedirse de la vida sin excesos, reprimió la ira de haber perdido las fotos de su último viaje –un desastre más en su vida- y decidió aplazar el suicidio para mejor  ocasión.

Anuncios

15 Responses to “Suicidio aplazado”


  1. 1 Fred junio 21, 2009 en 10:47 am

    Duende, estamos igual… yo tambien acabo de comprarme una dichosa cámara digital con la cual apesadumbrado descubro que después de años de darle al disparador… ya no sé hacer fotos.
    Tuve que leer las instrucciones en francés, inglés y castellano para poder ver las primeras imágenes en el ordenador.
    Pero bueno, dentro de lo malo lo que dices de las fotos del viaje tiene una solución relativamente fácil. Basta con repetirlo cuando quieras…

    Me gusta

  2. 2 lola junio 21, 2009 en 11:03 am

    Julián ya lo ves, te necesitamos secretario. Nadie ha cubierto tu puesto desde que lo dejaste vacante.

    Estaba ansiosa por ver las fotos. Secretario Julián, no vas a creerme, el rey ha sido fotógrafo profesional y se acababa de comprar una cámara digital, que por supuesto olvidó en todas y cada una de las excursiones que hicimos, tiene esa manía. Como te lo diría yo, es terriblemente despistado.

    El Duende también estrenaba cámara y pidió consejo al rey para su uso. Ya veo que tampoco se ha enterado mucho y me refiero al rey. O la master clase que dió al Duende de cómo hacer fotos sin morir en el intento, de poco sirvió, porque Fred tampoco se enteraba de nada. Lo que oculta el puñeteiro es que antes de haberse empollado de cómo funciona la suya, ha fastidiado bastantes y perdido muchas otras fotos. Pero como eran todas del jardin, bastó volver a hacerlas de nuevo inmediatamente después.

    Sólo dice algo medianamente intelegente, basta con repetir el viaje. Y si te sumas tú esta vez y cualquier duendeamigo o duendeadicto, entre todos, secretario, seguro que no fallamos documentando el evento.

    Me gusta

  3. 3 wallace97 junio 21, 2009 en 3:05 pm

    Por mi parte, reconozco a todas luces la resultante ventajosa de la fotografía digital. De la misma manera me convenzo día a día de esa estolidez humana de la que habla el Hombre Desesperado, cuya cantidad de muestras le han dejado casi ciego. Pero a lo que me niego en rotundo es a que todos aquellos a los que nos quieren convencer de nuestra inutilidad hagamos ni el más mínimo esfuerzo por quitarnos del medio. Por lo menos que se tomen la molestia y el coste de legislar a favor de la inyección letal a partir de la jubilación. Pero como redactarían la ley con los mismos mecanismos que las instrucciones de uso de los aparatos, podemos estar tranquilos.

    En cualquier caso, Duende, e independientemente de las instrucciones, creo que deberías reconocer junto con Fred, que en un campeonato de despistados nunca podríais ganar, pero porque se os olvidaría inscribiros.

    Me gusta

  4. 4 José Ramón junio 21, 2009 en 3:24 pm

    Estoy con Wallace. Inútiles y torpes del mundo, ¡hagámonos fuertes en la resistencia pasiva! (Sobre todo pasiva. Qué remedio).
    ¡Rindámonos, sí, pero sin quitarnos de en medio! ¡Que nos quite quien sepa!
    Quedémonos en medio de la calle, armados con las inoperantes tijeras con las que hemos sido incpaces de abrir o de romper el “blister” en el que vienen las píldoras mortíferas.
    Yo no es que no pueda leer el prospecto. Eso por supuesto que no. Pero es que aunque supiera cuántas cápsulas me tendría que tomar, no sería capaz de extraerlas del soporte plastificado.
    Y si, una vez intoxicado, me arrepintiera y quisiera desintoxicarme, y para ello pretendiera beber leche, tampoco sabría abrir el tetrabrí (quiero decir sin armar un estropicio).
    Pero, como dice Wallace: Inútil, sí. Estorbo, sí. Pero que vengan a por mí.

    Me gusta

  5. 5 xenius72 junio 21, 2009 en 3:49 pm

    Consejos a ‘Hombres desesperados’, futuros suicidas en sala de espera y entes lectores de instrucciones de uso de cámaras/barbitúricos:

    El que suscribe, de profesión Náufrago, no ha llegado a leer ninguna de las instrucciones de las distintas cámaras digitales que han pasado por sus manos y le ha sido sustraídas:1ª en la estacion de metro Trocadero, (Paris),2ª, barra de un bar (Santander, city)y la terecera en el maletero de un taxi en Salamanca. La cuarta está aquí, de momento. Al decirle al amable vendedor que me explicara lo más elemental de uso de la nueva cámara, me la dejó en una determinada posición que hasta ahora no he cambiado. Me animó a que leyera un librito y que luego volviera a preguntarle cuando me hubiera entrenado.

    Del libro en cuestión he leido algo, pero ahí sigue, esperando que le vuelva a echarle un vistazo. Mientras tanto me defiendo. La cuido, la mimo, pero no sé cuál será el último lugar donde la pierda o me la sustraigan. “Digital” debe tener algo que ver con ‘dígito’, y hay dedos muy hábiles y cabezas que no sé sabe por do andan.

    Consolaos pues amigos: estas cámaras están hechas para perderse y cuando empiezas a saber un poco qué botones debes apretar, la pierdes o te la mangan.

    Luis, me imagino que eres el mismo Luis que ha dejado un animador comentario en la isla de este Náufrago. No sabes lo que me ha gustado recibir un mensaje escrito por el Duende de la radio, doña María, el padre Bonet y otras hierbas.

    Que sepas que me paso muchas veces por aquí, aunque no asome el morro.

    Un abrazo amistoso.

    Me gusta

  6. 6 xenius72 junio 21, 2009 en 3:52 pm

    Aclaración , el tal Xenius72, que no sé por qué ha salido ese nombre , es Julio, es Douce, su becaria, es el Náufrago… que todos esos motes le convienen

    Firmado Julio

    Me gusta

  7. 7 Ángela junio 21, 2009 en 5:26 pm

    Da igual Duende, pues cuando consigas dominar la máquina de marras y tener fotografiadas por carpetas, a todas tus nietas, todos tus viajes y excusiones, las convocatorias y reuniones familiares más importantes, a tus amigos… cuando eso ocurra, un fallo/problema/error en tu disco duro, te dejará sin todas las instantáneas y se lleva con ellas todos tus recuerdos.

    Me gusta

  8. 8 Franciska junio 22, 2009 en 6:25 am

    os voy a dar un consejo,claro, si os ha gustado la fotografia,porque sino, es mal momento para aficionarse con una digital pequeña.
    1-si no has hecho fotos antes, porque existan ahora estas camaras, olvidate, nunca te aficionaras.
    2.-si has hecho antes fotos, y te gusta luego verlas, , piensa las que haces,como si se te fuera a terminar el carrete, y vete a la tienda a revelarlas.
    3.-Al recogerlas, sentiras la emocion de siempre,y te acordaras del momento en el que decidiste hacerlas,te acordaras de la luz y la distancia, no intentes cambiar tu cabeza.
    4.-compra a la vez otro album y de las que has recogido pega las mejores, en esa eleccion,vuelves a disfrutar de las fotos,y a veces hasta piensas que tienes un buen ojo para captar algo hermoso o interesante.
    5.-dicho esto, hay camaras ahora maravillosas,pero a mi que siempre me ha encantado la fotografia,no encuentro el encanto en poder hacer 200 porque caben en la memoria, prefiero pensar la que hago, como siempre, como si se me acaba el carrete.

    Me gusta

  9. 9 maribel junio 22, 2009 en 6:53 am

    lo siento pero no estoy de acuerdo con vosotros. A mi me parece la octava maravilla del mundo las camaras digitales, son comodas no pesan y son muy muy sencillas: lo mejor es no leer las instrucciones y utilizar la logica….bueno os dejo que llego tarde al curro…..saludos

    Me gusta

  10. 10 El Duende de la Radio junio 22, 2009 en 9:37 am

    Agradezco los consejos, especialmente los de Franciska. Pero si hay algo que de verdad me gusta poco es pegar fotos en un album. En realidad, sólo me gustan las fotos que hacen otros, y los album de fotos de color sepia que pertenecen a la época en la que la fotografía era un auténtico milagro.

    Eso sí, me gustaría saber utilizar la digital como instrumento de trabajo. Fijar imágenes para describirlas mejor. Para el placer estético, aún conserva uno la mirada, y para la vnidad imposible, el espejo del cuarto de baño.

    Me gusta

  11. 11 José Ramón junio 22, 2009 en 10:11 am

    Una gozada ya extinguida: Revolver fotos desordenadas en una lata de colacao.

    Me gusta

  12. 12 Zoupon junio 22, 2009 en 1:14 pm

    Cuando fuí padre por primera vez, después de felicitarme, mucha gente me comentaba lo complicado de cuidar a un hijo, sobre todo el primogénito, porque entre otros inconvenientes vienen sin libro de instrucciones. Pero pensemos por un momento que debajo del brazo trajesen, en lugar del consabido pan, el manual de marras. Sería terrible, verbigracia:

    En caso de que la criança manifieste su displeasure mediante emisión de señal de audio de haute frecuencia (4000-6000 hertzios), introducir carefully en el orificio receptor A (ver fig. 15), le dispositif expendedor de leite P1 (*) ó P2 (**) (ver fig. 16), previo chequeo del estado del mismo (full/empty) (***), y cuidando de que los paneles laterales carnosos del orificio receptor A (ver fig. 15) rodeen properly le dispositif expendedor de leite P1 ó P2 (ver fig. 16). La señal de audio de haute frecuencia (4000-6000 hertzios) será broken et le mouvemente inverso succio-bombeante comenzará immediatly (****)

    (*) nâo proporcionado de serie com a criança
    (**) nâo proporcionado de serie com a criança
    (***) consultar instrucciones de la unidad maternal
    (****) se nâo começar, consulte cap. 8 “Soluçâo de problemas”

    Me gusta

  13. 13 José Ramón junio 22, 2009 en 2:31 pm

    ¡Zou-pon!, ¡Zou-pon!, ¡Zou-pon!, ¡Zou-pon!, ¡Zou-pon!, ¡Zou-pon!
    Eres la bomba.
    Qué bueno.

    Me gusta

  14. 14 Ángela junio 23, 2009 en 1:38 pm

    Buenísimo Zaupon, buenísimo.

    Me gusta

  15. 15 Bob de Ca's Barber junio 23, 2009 en 6:47 pm

    Idò yo no entiendo el esfuerso tan y tan grande que hasemos pa complicarnos la vida y ensima pa acabar tieso!, si pones las manos enfrente la cara con los pulgares abiertos y hases dos ángulos rectos, los juntas y guiñas un ojo, au! ya la tienes a la foto pa siempre, sólo la tienes que contar 🙂

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: