Espíritu de croqueta, alma de esponja

Así, pero sin colores otoñales, vieron la Abadía de san Martín del Canigó Lola, Fred y el Duende

Así, pero sin colores otoñales, vieron la Abadía de san Martín del Canigó Lola, Fred y el Duende

Anotador inseguro de lo que ve y lo que siente, el Duende cree que de vez en cuando viene bien acuñar una frase, o colgarse de algunos versos ya famosos. Los más socorridos son los del poeta Paul Éluard: hay otros mundos, pero están en éste. Interprétense como se quieran.

Mientras hacía camino, como un viajante de comercio jubilado y nostálgico, por algunas carreteras y desfiladeros gloriosamente perdidos en la geografía del Pirineo oriental, el Duende arrimaba el ascua a su sardina. Puede haber otros viajes, pero el gozo lo llevo dentro. Y descubrir que ese rincón, tal vez desconocido para la mayoría, me estaba esperando para sorprenderme con su belleza tan humilde y poco pretenciosa me llena de felicidad. Hay otros mundos más espectaculares. Pero también más concurridos, y por tanto menos interesantes. Las auténticas estrellas de lujo son las que  da el sosiego y el silencio.

Atravesar la Cerdaña, entrar en el Rousillon francés por una puerta estrecha y como olvidada del tiempo y de la grandeur, peinando carreteras descarnadas y atravesando pueblos grises, desportillados y con apariencia fantasmal, reptar por puertos que deslomarían al Bahamontes de hace medio siglo –en ese momento parece anclada esta región- meditar sobre el peso del tiempo y la levedad del ser en la Abadía de San Martín del Canigó. Y al final del camino, al pie de este monumental macizo, encontrar reposo en la casa de unos amigos que el Duende encontró en este blog. Las fotos se perdieron en los recovecos imposibles de su cámara digital, pero las impresiones permanecen.

Frases. Ya sean los mundos del poeta, o cualesquiera otros por los que aún pueda rodar, este Duende propone verlos con espíritu de croqueta y alma de esponja. Rebozarse en las tierras que pise. Que toda hermosura, por pequeña que sea, se le imprima, le esponje el alma y pueda contarla a su manera. Animando tal vez a algún curioso a comprobar  que el mejor viaje, a veinte kilómetros o en el cabo de Hornos, es preparar la mirada.

Anuncios

26 Responses to “Espíritu de croqueta, alma de esponja”


  1. 1 lola junio 22, 2009 en 11:04 am

    La belleza del lugar sólo puede apreciarse observando el paisaje, escuchando el silencio, respirando el aire puro que impregna aquellos parajes.

    Lejos de la civilización apetece fundirse en la hoja de un árbol, en el caño de agua fresca que recorre la montaña o en la propia abadía.

    Me gusta

  2. 2 José Ramón junio 22, 2009 en 11:32 am

    Precioso.

    (Para éste y para otros casos, y para toda la vida en general, me apunto tu divisa: “Espíritu de croqueta y alma de esponja”).

    Me gusta

  3. 3 Franciska junio 22, 2009 en 2:26 pm

    Me pareca que estoy escribiendo mucho, pero este tema me toca dentro. Yo soy viajera de aficion, y cuando veo prospectos en los que te ofrecen en 20 dias conocer India,y donde se apunta la gente, para contar en la oficina , a los amigos(que no suelen interesarse ) !HE CONOCIDO INDIA!,y, no lo han conocido, han pasado por allí, sin eterarse de nada. Llevo dos viajes y conozco dos trocitos de India, calculo que me faltan tres viajes más para poder decir que la conozco. Coger un coche y perderse, es una maravillosa experiencia de vida, si sabes mirar lo que ves, disfrutarlo y trasmitirlo.Reivindico totalmete esta forma, cada vez mas olvidada de viajar. Tendré en cuenta este monasterio para cuando vaya por el pirineo.

    Me gusta

  4. 4 wallace97 junio 22, 2009 en 7:44 pm

    Me había enviado Fred unas fotos de un pueblecito y de una de sus placitas, y de una iglesia de otro pueblecito, y le contesté con estas palabras: “como a mí me gustan las cosas, pequeñitas y recoletas, a la dimensión humana, no de los fantasmas de la grandiosidad y la opulencia”.

    Así que ni que decir tiene que suscribo el post del Duende y los comentarios de Lola, José Ramón y Franciska.

    ¿Verdad que va un abismo entre viajar y hacer turismo?

    Odio las autopistas y el AVE. Y todo el arrasamiento irreparable que el turismo masivo ha traído como consecuencia.

    Me gusta

  5. 5 Fred junio 22, 2009 en 8:44 pm

    Hola a todos, desde luego que esta zona está bastante abandonada. Pero tiene la ventaja que todavía no ha recibido avalanchas de turistas y quedan rinconcitos en los que parece que el tiempo no ha pasado. Para llegar a Saint Martin del Canigou hay una buena caminata de unos cuarenta minutos. El Duende se olvidó avisarnos de que está hecho un chaval y nos costó un hu… seguirle. Lola resopló como nunca y… dice que le ha servido para adelgazar… en fin, eso está todavía por ver.

    Me gusta

  6. 6 José Ramón junio 22, 2009 en 10:26 pm

    Os cuento una anécdota sobre el turismo, al hilo de lo que dice Wallace.
    Iglesia de la Santa Croce, Florencia, donde está la tumba de Miguel Ángel, unos frescos de Masaccio y, sobre todo (para mí), la capilla Pazzi, pequeña y delicadísima joya de Brunnelleschi, cuando se estaba fraguando todo. Qué emoción. Al fin la veía “de carne y hueso”, después de haberla estudiado en los libros tantos años antes.
    Curiosamente, el patio en el que levanta su corta estatura estaba casi desierto (cosa increíble), y después de verla y reverla me puse estupendo a hacerle una foto de artista. Me coloco, busco un encuadre, busco otro… y cuando voy a disparar entra una guía con una silueta de un barco en verde con el número tres y trece mil ochocientos diecisiete mamíferos sonrosados y rubios con el pecho condecorado por sendas siluetas de un barco verde con el número tres.
    Me fastidiaron la foto, y me impidieron seguir disfrutando de la capilla Pazzi. Les miré con asco. Les daba todo igual. No les interesaba nada, no sabían nada, no se fijaban en nada. Sólo pisoteaban. Les odié.
    Pero entonces reparé en que no había ninguna diferencia entre ellos y yo. Yo había tomado un avión en España para caer sobre Florencia, pisotearla y freírla a fotos “de artista”, y de paso traer algún libro y algún recuerdo.
    Parafraseando a Sartre: “El turismo son los otros”.
    -No; yo no. Yo soy culto, yo hago un viaje creativo, auténtico.
    Mentira. Soy un turista y voy pidiendo capuccini, comiendo salami donde me dice la guía de bolsillo, pisoteando claustros y haciendo fotos de acá para allá. Qué vergüenza.

    Me gusta

    • 7 wallace97 junio 23, 2009 en 3:32 pm

      Tienes razón, José Ramón. De ahí que hace mucho tiempo que creo que por muy bonito que sea viajar -que lo es, eso es indiscutible, y no sólo bonito, sino tremendamente enriquecedor- deberíamos concienciarnos más acerca del nivel de movilidad tan exagerado que hemos alcanzado, y cortarnos un pelín más, pensando en cada desplazamiento si sería sostenible que todo el mundo lo hiciera en la misma medida que lo hacemos nosotros.

      Una forma de consolarse es pensar en que por mucho mundo que queramos conocer, la magnitud de la parte desconocida siempre será infinitamente más grande que la conocida.

      Y otra forma es captar distintos detalles y momentos de lo que tenemos más cerca, que por mucho que lo veamos, siempre los habrá nuevos.

      Otra forma más, apreciar el trato con las personas más que los sitios, porque éstas están en todas partes, lejos, cerca, y más cerca todavía. Y descubrir que una persona es un bonito paisaje y una bonita historia. ¿O no?

      Me gusta

      • 8 lola junio 23, 2009 en 4:33 pm

        Vaya Gualace, ahora entiendo porqué no quieres venir hombre. Podías haberlo dicho antes y no habría insistido tando. Nada hombre, te das un paseo por El Retiro y será lo mismo.

        Me gusta

      • 9 lola junio 23, 2009 en 4:54 pm

        Perdón, donde digo Gualace quería decir Wallace. Cosas del espanglish, supongo.

        Me gusta

  7. 10 Pencho junio 22, 2009 en 11:40 pm

    En cualquier caso, que bonito es viajar.

    Me gusta

  8. 11 maribel junio 23, 2009 en 6:15 am

    seguramente todo el viaje en si es espectacular… querido Duende!!!!

    Me gusta

  9. 12 lola junio 23, 2009 en 6:43 am

    ¡Wallace, mira lo que t’has perdío!

    Ya lo ves, no sólo lo decimos nosotros. La invitación sigue en pie, sólo tienes que resolver tus problemas logísticos-laborales-familiares-varios y podrás observar la belleza de estos lugares con tus propios ojos.

    Fred, cómo te pasas amigo. Ya sabes a lo que te expones si me atacas, luego no te quejes.

    Perdí peso en la caminata, lo reconozco, el que me sobraba, pero tú lo has ganado. ¿Y dónde se ha ido a depositar el sobrepeso? ¿No lo adivinas? Te ayudo, en la tripita cervecera, esa que crece y crece en verano, dada tu adicción a ese líquido tan imprescindible en estas calurosas épocas. Te recuerdo, porque lo he constatado, que el perfil de esa tripilla va en aumento.

    Ya sabes lo que ocurre si te pasas…

    Me gusta

  10. 13 wallace97 junio 23, 2009 en 3:05 pm

    Lola, en una ocasión le dije a Adela que era el demonio. Pues te digo exactamente lo mismo.

    Los problemas que mencionas no son tales problemas, son el resultado de lo que nosotros mismos hemos diseñado, así que no cabe la queja.

    Y además, vista la maldad que desarrollas, hay que pensarse dos veces hacerse mil kilómetros para visitarte. Eso sí, sabes que agradecido queda, pero sobre todo a Fred, que no se gasta esa mala leche.

    Todo se andará.

    Y como vicepresidente de la asociación de hombres de mi casa, te diría que no te pases ni un pelín metiéndote con las tripas cerveceras. Son un derecho adquirido e irrenunciable de cualquier persona de bien que agradece a la madre naturaleza su generosidad infinita por brindarnos ese dorado y milenario fruto de la cebada. Así que deja a Fred que cumpla con su obligación de ser agradecido y no despreciar semejante maravilla.

    Me gusta

    • 14 lola junio 23, 2009 en 4:46 pm

      Pero qué amables sois los hombres, bueno la mayoría, entre los que os encontráis Fred y tú. El uno, que si estoy gorda y tú que soy el demonio en persona. Debiste ir a la misma universidad que Fred y suspendísteis la misma asignatura:
      “Comment dire des belles choses à une femme”.

      Aquí el único que se salva es el Duende, y no es peloteo. Está escrito, podríais aprender un poquito tanto Fred como tú, no os vendría mal. Ya le dije al Duende que le diera una master clase a Fred de cómo decir cosas bonitas a una mujer, en este caso a la suya. ¿Sabes qué respondió el acusado? Que su romanticismo se acababa en Leroy Merlin. ¿Qué te parece?

      Luego os extrañáis de nuestros enfados y os quejás del ministerio de Bibiana. Pues ahora mismo le voy a contar cómo os metéis conmigo. Si esto no es violencia doméstica, será bloguera. Desde luego no me dejáis muy bien que digamos.

      Y falta Zoupon, que conociendo su relación con la cerveza seguro sale a defenderos.

      Vaya, vaya, hermanito. Ya puedes ir suplicándome que te cante una copla o dos, a ver qué ocurre. Y ya ves qué malvadas podemos ser las mujeres, porque la sorpresa que te estaba preparando para tu cumpleaños no sé si te llegará, se perderá por el camino.

      Me gusta

      • 15 wallace97 junio 23, 2009 en 11:31 pm

        Lola, decir cosas bonitas a las mujeres es muy fácil, y si no que se lo digan a Berlusconi.

        Y cuando quieras llama a Bibiana, anda, llámala, que aquí está todo escritito y podrá ver quién se ha metido con quién.

        Me gusta

  11. 16 joselepapos junio 23, 2009 en 5:50 pm

    Estoy con Wallace97. El viaje no es la panacea y más en estos tiempos. El viaje como experiencia vital y determinante en el desarrollo de la personalidad desapareció hace tiempo. El viaje son sobre todo las personas que vas conociendo y con las que compartes un trozo de vida. Y para eso no hace falta ir muy lejos. Lo tenemos más cerca de lo que creemos.

    Me gusta

  12. 17 Zoupon junio 23, 2009 en 6:05 pm

    ¡Ya estoy aquí, Lola, y hecho un basilisco! ¡Cómo no voy a defender a Wallace, Gran Maestre de la Elevada, Serenísima y Acrisolada Orden de la Sagrada Tripa Cervecera! Honrando mi eterno juramento de fidelidad cervecera, lo defenderé con todos los medios a mi alcance contra los apóstatas de los abdominales tabla de lavar y los herejes de las bebidas isoidióticas, y si tiene que ser a barrigazos, a barrigazos será. Y ojito, que yo tumbé a Bruce Lee de un certero golpe de tripa, y lo obligué a decir aquello de “Be beer, my friend”. Ojito, repito, que de lo contrario aquí va a haber hondonadas de barrigazos.

    Me gusta

    • 18 lola junio 23, 2009 en 7:51 pm

      Zoupon, me defraudas tú también. Deduzco por tu comentario que formas parte del CRAC (Caballeros Reuinidos Amantes de la Cerveza). Me marcho de aquí.

      ¡Si por lo menos hubiese alguna gladiadora más como doña María para apoyarme!

      Me gusta

  13. 19 Bob de Ca's Barber junio 23, 2009 en 6:30 pm

    Que me desís, que esta es la casita de la Reina de Fransia! la Lola!, Batuadena!, que no vas de bromas tu!, pa limpiarla te lo has de pensar mucho, o hases que no lo ves! como dise la madona, yo no lo miro!, en esta casita estás tan serca del sielo que le puedes ofreser las cocretas a Dios, yo me haria el aperitivito antes de comer cada dia con él y con el martini blanco y la oliva!,eh! sin discutir pero, ni solusionar nada, solo pa acompañar al tiempo mientras pasa. Es un sitio tan presioso como “sa roqueta”, lo que no veo el colmado pa comprar los huesitos o la leche condensada…puede ser tengas un mensajero, hay una buena altura pa abrir alas grandes seguro son de plumas negras, son las mejores pa tensar el viento y sujetar bien las bolsas, y…como lo hases con la soledad? be! tambien te puede haser compañía y si te cae bien, hasta se quede más tiempo, nunca se sabe!, y…que te parese! el señor Duende! me parese… se está escuchando el cascabel de su sombrero por la torre! debe de subir la escalera, mira que es curioso de los rincones alejaos! ara veo donde va colecxionando las esponjas con alma 🙂

    Me gusta

    • 20 lola junio 23, 2009 en 7:58 pm

      Bob de Ca’s Barber, pa limpiar la casa es muy fásil. Queda tan serca el sielo y con tanta gente sin nada que haser, que siempre hay alguien dispuesto pa la faena de la casa. Y aluego, la tramontana te ayuda mucho, porque cuando empiesa a bufar abres todas las ventanas y no nesesitas ningún produto de limpiesa, es ecológico ésto, el polvo sale volando. A veses yo también.

      Lo malo es la soledad, eso sí, me pesa bastante, la verdá. ¿Por qué no te pierdes algún día por aquí y me hases una visita? No te apures, te guardaré las croquetas que se dejó el Duende. Desía que le gustaban más las de doña María, ¿has visto que desagradesido este hombre?

      Me gusta

  14. 21 juian29 junio 24, 2009 en 12:12 am

    Dos cosas:

    Corporativismo absoluto para con los hombres de este blog, defensores de la cerveza y su consiguiente barriga…

    Me ofrezco ha hacer el reportaje fotográfico de la visita al Chateau-palais de los pirineos orientales, asi quizas me inviten a mi también, puestos ya a invitar…

    Lo dicho.

    Julián.

    Me gusta

  15. 22 lola junio 24, 2009 en 1:05 am

    Cuando quieras Julián, por fin. Ya era hora que dijeras algo. Que sepas que Wallace ya se ha ofreciddo para ocupar tu puesto.

    Me gusta

  16. 23 juian29 junio 24, 2009 en 5:56 am

    Un secretario que escribe “ha hacer”, no merece recuperar su puesto. Sea pues, y que el “Doctor”, sea “el Doctor-secretario”.

    Me gusta

    • 24 wallace97 junio 24, 2009 en 8:47 am

      Julián: wallace, ni doctor ni secretario. Sólo es voluntario para tomarse unas cervecitas. A Lola ni caso, por mucho que sea la reine de la France, que es más lianta que el capitán araña.

      Me gusta

      • 25 lola junio 24, 2009 en 9:15 am

        Como el Duende no está, vuelvo a las andadas. Vamos a ver Julián y Wallace, ¿cómo os atrevéis a dar órdenes a su majestad?

        Julián, no admito tu dimisión. Así que sigues siendo el secretario real y a Wallace no le ofrezcas más ocupaciones que no tendrá tiempo para venir al château-palais-chamizo. No fastidies, ya me está costando bastante convencerle.

        Wallace sigue siendo mi doctor especialista del alma. No en vano me desplazo desde los Pirineos a su tierra, es el mejor. No debes tomar en serio sus apreciaciones, el fuerte calor de Madrid parece haber alterado sus neuronas.

        Me gusta

  17. 26 Angelus P. julio 2, 2009 en 9:33 pm

    ¡Haya paz en la otrora refrescante umbría del Bosque! Pero ¿qué pasa, Reina, Wallace..? ¿Se nos suben los ardores de la canícula a la azotea neuronal? Que conste que me encanta la cerveza, casi todas las cervezas. Y, como acabo de tomarme una de esas grandotas, de lata, bien fría y bien escanciada con su espumita de cuerpo y grosor adecuados, me permito seleccionar un par de perlas que acabo de leer y no me resisto a resaltar:

    “…descubrir que una persona es un bonito paisaje y una bonita historia” (Wallace97)

    “El viaje son sobre todo las personas que vas conociendo y con las que compartes un trozo de vida” (Joselepapos)

    En efecto, no hace falta ir muy lejos. Otra cosa es que a algunos nos cueste realizar ese pequeño viaje mucho más que coger el AVE o el Airbus que nos lleve al otro lado del charco…

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: