“Guarriteros” y otros enemigos públicos

¿Se atreverá alguien a decir que la mayoría de las pintadas y "grafittis" son una simple agresión a la estética urbana?...

¿Se atreverá alguien a decir que la mayoría de las pintadas y "grafittis" son una simple agresión a la estética urbana?...

No era ni Palladio ni Norman Foster. Pero era un arquitecto que había tratado de construir edificios dignos y respetuosos con la estética urbana y con el medio ambiente.

También se consideraba  un hombre comprometido con su tiempo: la Nueva Frontera de Kennedy,  Mayo del 68, Woodstock, la Perestroika, el Compromiso de Kyoto, el nuevo orden mundial…Incluso el cambio climático y el de modelo económico: todo lo había tratado de entender y de asimilar. Y lo había acatado solidariamente, porque el artista que latía dentro de él no podía obligar a todos a comulgar con sus ideas.

Y sin embargo, aquel día, cuando vio pintarrajeados los muros de su decoroso bloque de viviendas sociales que tanto habían mejorado el barrio, se indignó.

-Otro atropello más en nombre de la libertad-masculló.

Luego se encerró en su estudio y en su diario personal, escribió:Thomas de Quincey dejó una obra que muchos recordamos, sobre todo, por la contundencia gamberra de su título. Se trata del artículo Del asesinato considerado como una de las bellas artes. Pues bien, hoy este humilde arquitecto y urbanista, arrimando el ascua a su cabreadísima sardina, se permitiría parafrasearle y corregirle para escribir Del asesinato del “guarritero” considerado como una de las bellas artes.

Distingo al grafittero del “guarritero”. El primero es el que, sin respetar el derecho a decidir la propia estética -que debía estar entre los llamados derechos humanos- pinta en los muros ajenos algo que al menos puede ser bonito (aunque a mí casi nunca me lo parezca). El “guarritero” no sólo no respeta ese derecho, sino que guarrea los edificios con manchas, trazos, chafarrinones y signos que afean las calles y nos cuestan una pasta a todos los ciudadanos.

Y, como Homper –el Hombre Perplejo-, apuntalaba su perplejidad con otras reflexiones relacionadas con el asunto.

1ª ¿Por qué el ciudadano medio se pone hecho un basilisco cuando un transeúnte le le araña la carrocería de su coche con la varilla de un paraguas y calla resignadamente ante las agresiones de los “guarriteros”? ¿Es más importante tu automóvil que la casa donde vives?

2!ª ¿Se permitiría que unos “guarriteros” pintasen con un spray el traje de nuestras vicepresidentas, tan monas y aseadas como visten,  al salir del Consejo de Ministros?

3ª Además de retirarle a Franco las medallas, los títulos y las distinciones honoríficas de cualquier ciudad, villa, villorrio o aldea de España, y de otras medidas que reafirmen el espíritu democrático municipal…¿nos atreveremos alguna vez a reprochar el abuso de los “guarriteros”.

Cerró su cuaderno, lo guardó en el cajón de su mesa de trabajo y salió a la calle. Su bloque de viviendas había quedado convertido en un horror. Sin embargo, lo que él sentía es la calle le  miraba como si fuera el enemigo del pueblo. Al fin y al cabo, era uno de esos canallas de la construcción…

Anuncios

13 Responses to ““Guarriteros” y otros enemigos públicos”


  1. 1 José Ramón junio 30, 2009 en 1:52 pm

    Hoy me tocan varias cosas en lo personal, pero sólo diré que yo no hago esa distinción entre graffiteros y guarriteros. A mí me parecen todos unos delincuentes. ¿Por qué no se pintan el escroto y nos dejan en paz?

    (Si admitiéramos la diferencia, empezaríamos a hacer crítica de arte, y a decidir quién puede y quién no puede pintar lo que no es suyo).

    Me gusta

  2. 2 wallace97 junio 30, 2009 en 5:19 pm

    Hay determinadas agresiones a las que no se sabe por qué parece que tenemos que rendirnos, y su número va in crescendo. Y son agresiones que padecemos casi continuamente a lo largo del día, y día tras día, sobre todo en las grandes ciudades. Y van desde las pintadas de los graffiteros o guarriteros hasta el coche aparcado en mitad del paso de peatones, pasando por la moto emitiendo infinitos decibelios o circulando por las aceras, por las cagadas de perro, por el ruido de determinados locales de ocio, o los que yendo el metro abarrotado siguen con su periódico desplegado o sentados en el suelo ocupando dos o tres espacios, o escuchando la música grabada en su móvil a través del altavoz.

    Con cualquiera de estas puñetitas por separado, decides que no merece la pena tener un altercado, pero cuando se dan una detrás de la otra, incluso varias simultáneamente, y durante todo el día, la sensación de indefensión y el consiguiente estado de ansiedad que entra es importante.

    Y todo ello porque los que cobran de nuestro dinero para hacer cumplir las normas han decidido que no lo hacen, y los demás a tragar. Y mientras, los listillos campando por sus respetos. Y si te quejas, tienes que oír que eres un cascarrabias y un intolerante. Pues así nos va, y así nos va a ir.

    Me gusta

  3. 3 Franciska junio 30, 2009 en 5:59 pm

    Cuando empezò esto de los Graffitis, creo recordar, que se consideró un arte nuevo, una expresión libre en la calle,recuerdo el muro de Berlin,lleno de de ellos. Siempre he pensado que si es así, porque no se habilitan zonas en las ciudades grandes, porque no les dá por el campo, para que estas expresiones artisticas, puedan realizarse. Y si llenan barrios que ahora son agradables, como Malasaña en Madrid, impunemente,es cierto lo que dices, Wallace, estamos pagando con nuestros impuestos, a los que tendrian que vigilarlo, y multarlo, como esas multas horrorosas que nos amargan la vida a los que como yo, no dejamos el coche,por motivos de trabajo y en cuento te pasas la hora,!! zas !! 90 € del ala.Si fuera alcaldesa ,iban a saber lo que vale un peine.

    Me gusta

    • 4 wallace97 junio 30, 2009 en 11:00 pm

      Franciska, mucho me temo que si fueras alcaldesa harías exactamente lo mismo que lo que hacen y han hecho todos los que lo son y lo han sido. Está claro que para llegar, o participas del sistema o te echan de él.

      Y si hicieras cumplir las normas de convivencia, verías escaparse los votos como el agua en una cesta, además de tener a la noche siguiente la cabeza de un caballo metida en tu cama.

      Me gusta

  4. 5 Zoupon junio 30, 2009 en 7:08 pm

    Ay, amigos, sois unos intolerantes de tomo y lomo. Todo se reduce a conciliar los derechos de todos, con musho diálogo y con musho talante y con musho buen rollito. Conciliemos el derecho al descanso con el derecho a emborracharse, y abramos los bares de copas sólo hasta las cuatro de la mañana, (media noche para que beban los borrachos, media noche para que duerman los vecinos). Conciliemos el derecho a la propiedad con el derecho a la libre expresión artística, así que acordemos que de cada casa sólo se podrá pintarrajear media fachada. Conciliemos el derecho que tienen los canes a defecar con el derecho a portar unos zapatos limpios, y así consentiremos que los canes caguen en las aceras de los pares la primera quincena de cada mes, y en las aceras de los impares la segunda. Y todo en este plan.

    Espero como agua de mayo el día en que el señor alcalde de mi pueblo, que anda con estas zarandajas progres, decida conciliar su derecho a la integridad física con mi derecho a expresar disconformidad por medios no convencionales. Ese día le voy a pegar semejante bofetón con la mano abierta que se va a quedar contento, eso sí, sólo en una de sus dos mejillas, además en la que él elija.

    Me gusta

    • 6 wallace97 junio 30, 2009 en 10:52 pm

      Tienes razón, como siempre, Zoupon, es que soy un intolerante.

      Como penitencia y muestra de buena voluntad, les diré a los que van con el periódico desplegado cuando no cabe un alfiler en el vagón, que los que leen el Marca lo hagan en las curvas y los que leen el 20 minutos en las rectas.

      ¡Ay!, si es que al final vamos a tener que reconocer lo que ellos piensan, que son más listos o más guapos que los demás, y que los que nos tomamos la molestia de no molestar, valga la redundancia, es que somos unos gilipollas, además de unos pusilánimes irredentos.

      Me gusta

      • 7 lola julio 1, 2009 en 6:49 am

        Gracias Zoupon, no se me había ocurrido.

        A mi vecino de la izquierda, jubilado y con todo el día por delante para aburrirse y fastidiar al prójimo, le diré que siga cortando el césped los días laborables a partir de las siete de la mañana. Y al de la derecha, también jubilado, es decir que sólo se plantea incordiar a los demás, le sugeriré que siga cortando el césped los fines de semana a partir de las nueve de la noche.

        Hay en el pueblo una normativa para regular el uso de esas maquinitas que hacen ruido y tanto gustan a algunos. Pero todo el mundo hace caso omiso, empezando por quienes deberían hacer cumplirla. Y todo esto, en una aldea de apenas cien almas, en el campo, lejos de la incivilización. Basta una sola, no sé si en pena, para amargar el día del resto.

        No creo que sea una cuestión de orden, ni de guardias suficientes para hacer cumplir la ley. En la mayoría de los casos, las leyes están ahí, basta aplicarlas. Es una cuestión de educación, civismo y no pensar sólo en uno mismo, también en los demás.

        Me gusta

  5. 8 El Duende de la Radio junio 30, 2009 en 10:05 pm

    Cuando estudié derecho -no muy profundamente, por cierto-no se consideraba el principio de la ley flexible. Pero basta ser o haber sido político para entender su aplicación sistemática ante el sistemático chantaje de los incumplidores, que, en alguna medida -yo también aparco alguna vez la moto en la acera- lo somos casi todos.

    La democracia, antes que nada, es solidaridad y sentido de la educación. Y mientras nuestras calles estén ocupadas por tanto borrico, no hay guardias bastantes para mantener el orden. Ademas…¡suena tan poco progre el mensaje!

    Me gusta

    • 9 wallace97 junio 30, 2009 en 10:41 pm

      Que conste Duende que a mí particularmente no me molestan las motos aparcadas en las aceras (siempre y cuando haya espacio suficiente para los peatones), y las prefiero aparcadas ahí que en la calzada quitando plazas a los coches, los cuales molestarían en las aceras mucho más que las motos, evidentemente.

      Pero de ahí a hacerse por la acera el recorrido entero de una manzana porque la calle es de sentido prohibido, va un abismo.

      En lo que dices de la democracia estoy de acuerdo contigo al 50%, en lo referente a la educación. En cuanto a la solidaridad, no es para nada necesaria si existe la justicia.

      Y desde luego que mantener el orden está claro que resta votos, y ¡amigo!, eso son palabras mayores.

      Me gusta

  6. 10 adela junio 30, 2009 en 10:50 pm

    Quizas esa sea la situación, todo lo tiene que solucionar el alcalde, los impuestos, el ayuntamiento, la policía local… ahora son tiempos de ensuciar para que otro lo limpie, de hacer ruido para que me escuchen, de pagar para que asuman mis responsabilidades, de exigir todos mis derechos, de poner reclamaciones si no hace sol a la agencia correspondiente… tengo esperanza de que algun dia será tan espantoso que reaccionaremos en masa, no se, debe de ser el optimismo de Zapatero que se me ha pegado!.
    Tienes razón Wallace97 en que normalizamos agresiones a diario y no reaccionamos, al final el normal acaba siendo el agresor, hoy me ha pasado estando en una playa bellísima, un entorno natural de dunas de arena, pinos, mata y agua turquesa, y puede venir un fénomeno con su música a toda pastilla (con sonido “guarritero”) y ponerse a mi lado, al final me he marchado,no he tenido el humor de decirle que se pusiera unos auriculares por favor, porque mi instinto era darle dos bofetones, muy mal por mi parte.

    Me gusta

    • 11 wallace97 junio 30, 2009 en 11:07 pm

      Pues sí Adela, lo anormal se convierte en lo normal.

      Y mucho me temo que el individuo ese de la playa se sentirá tan molón con su música, y pensando que te hace un favor, y que eres una desagradecida y una borde si te vas.

      ¡Y hay que ver a estos agresores cuando se consideran agredidos ellos!

      Me gusta

  7. 12 lola julio 2, 2009 en 7:07 am

    ¡FELICIDADES Duende! por el segundo aniversario del blog. También a vosotros duendeamigos y duendeadictos de este bosque encantado.

    Me gusta

  8. 13 juian29 julio 2, 2009 en 8:39 am

    Lolita, me uno a las felicitaciones, y ya te he contestado el email.
    Besos,
    Julian.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: