Inasequibles al desaliento/Cuento surrealista, pero menos

Loada sea esa diosa del poder que no cesa de derramar parabienes sin con la complacencia de los que le rodean...

Loada sea esa diosa del poder que no cesa de derramar parabienes con la complacencia de los que le rodean...

La imaginación al poder. En mayo del 68 era una utopía, pero ahora era una espléndida realidad. Espléndida, espléndido adjetivo, si, para lo que siempre es áspero. Lo espléndido irradia potencia, y deslumbra a un mundo cuya capacidad de asombro -tanto avance, tanto cambio-  se va embotando poco a poco.

Y no se puede gobernar sin imaginación. Así como alguien, en los momentos en que se dudaba del vigor de una democracia joven y sin experiencia, propuso un Ministerio de  Sehacecaminoalandar, menuda timidez posibilista, ahora el gran líder de Occidente, consciente quizás de que  los datos se empecinaban en contradecirle, de que en la Champions de la Economía no nos iba demasiado bien y de que los brotes verdes no terminaban de despuntar, ordenó crear el MINAD.

-Eso sí, sin un euro de presupuesto –advirtió- Para que no se nos tache de manirrotos.

-Oh, sí, gran líder –entonó al unísono su coro de turiferarias de lamé y lentejuelas, haciéndole la ola como si fueran las chicas de Mark  Sandrich.

El poder se mira en un espejo falso, porque alrededor del poderoso no hay quien se atreva a un ejem, ejem, con todos los respetos, jefe, creo que estamos haciendo pipí fuera del tiesto.

-¿Y qué  es el MINAD? –se atrevió a preguntar un abnegado nivel veintiocho que ocupaba el cargo de  Jefe del Gabinete de Forrapelotas de Presidencia.

-El Ministerio  de lo Inasequible al Desaliento – respondió el sublime con su sonrisa más seráfica- Será el encargado de engrasar con moral de éxito esa infalible maquinaria de felicidad que es nuestro gobierno.

Mientras la glamourosa corte de encantados y encantadas de la vida levitaba a los cielos abducida por esta nueva lección de clarividencia, la feliz noticia se expandía por todos los rincones del país. Y un joven sin trabajo que hasta ese momento se veía como un puto parado sonrió. No es que le convenciera mucho el nuevo alarde del gran líder, sino que, después la enésima buena nueva, el informativo había cantado los mismos números que el boleto de la Primitiva que guardaba en sus manos.

Anuncios

3 Responses to “Inasequibles al desaliento/Cuento surrealista, pero menos”


  1. 1 maribel septiembre 10, 2009 en 6:56 am

    si si si pero tanto surrealismo ya no nos ayuda para hacer la compra y hacer frente a todos los gastos que pena es ver que nadie sabe como salir de esta”……saludos

    Me gusta

  2. 2 Zoupon septiembre 10, 2009 en 11:41 am

    -A mi me gusta el pipiribipipí, de la bota empiná, parabapapá…- El presidente de cierta confederación hidrográfica entró en casa canturreando.

    ¿Por qué vienes tan contento, cariño?- le preguntó su esposa.

    -Porque el futuro ministro de lo Inasequible al Desaliento me ha confirmado que lo peor de la sequía ya ha quedado atrás. Fíjate, querida: Hace cuatro meses perdimos 318 hectómetros cúbicos de agua almacenada; hace tres meses, 256 Hm3; hace dos, 191 Hm3, y el mes pasado sólo 168 Hm3.

    -Pero, ¿Hay expectativas de que llueva? -inquirió la mujer.

    -No, eso no, ni por asomo. Cielos rasos.

    -¿Y cuanta agua os queda?

    -Bah, para tres, quizá cuatro semanas más. Pero parece que no me escuchas: Lo peor de la sequía ya ha pasado.- Dicho eso se dirigió al cuarto de baño con su cantinela.

    -Al que no le gusta el vino es un animal, es un animal…

    Y la mujer por lo bajinis: -Ay, cuánta razón tenia mi madre, me fuí a casar con el tonto del pueblo.

    Me gusta

  3. 3 El Duende de la Radio septiembre 10, 2009 en 7:14 pm

    Zoupon, cada comentario tuyo es un post en sí mismo. Precisamente por eso y porque hoy me tocaba escribir en MARCA me voy a dar licencia. Supongo que lo agradecerá la comunidad bloguera.

    Por cierto, ¿se les habrá olvidado a las nubes su obligación? Por aquí el verano se ha tomado en serio lo de INASEQUIBLES AL DESALIENTO, y parece que quiere eternizarse.
    ¡Qué nostalgia del norte!…

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: