Enfermos de tanta salud

ACTIMEL, que es muy bueno,  se pasa de promesas. Y su prescriptora, de precauciones estéticas...

ACTIMEL, que es muy bueno, se pasa de promesas. Y su prescriptora, de precauciones estéticas...

-Esta sociedad está un poco enferma de sanidad- sentencia la tía Clota.

No alude a la difícil reforma a que está intentando sacar adelante Obama en su país de adopción. La tía Clota  se mueve por Internet como Pedro por su casa, y no sólo dialoga frecuentemente con su sobrino Homper, sino que sigue el pulso de España repasando periódicos y revistas y escuchando frecuentemente radios españolas. Y se refiere a la obsesión por la salud del cuerpo que reflejan todos los medios.

-Lo de la gripe porcina supongo que es importante-subraya- Pero es que gastar en medicinas y en médicos entusiasma, y nos tienen fritas con todo lo que hay que hacer y tomar para ser cuerpos perfectos y casi inmortales…

-Esta semana me toca revisión de oído –puntualiza Homper- La que viene, prueba del PSA, y la siguiente cita con el oftalmólogo para que me confirme que ya no distingo a treinta metros a la cajera del supermercado si no llevo las gafas puestas. Y es una pena, porque es muy mona…

-¿Habrá que recordar que vivir es un riesgo, y que de algo hay que morir…?- ironiza la anciana.

También le ha llegado a la tía Clota ese correo que circula por la red donde se exageran con mucha gracia las obligaciones del homo sanus perfectus. No fumar, nada de alcohol, gimnasia, paseos contra las crisis  coronarias, el colesterol y la osteoporosis, alimentación selectiva y equilibrada…Si a eso se unen los deberes ecológicos que marca el canon de civismo contemporáneo –salga a buscar su punto limpio para depositar las pilas usadas y el aceite frito, por ejemplo- se llegará a la fácil conclusión de que faltan horas en el día para estar en plena forma y en paz con la conciencia sana.

-¿Y qué me dices de la pobre doña María? -añade la anciana- Su hora en la COPE está llena de recomendaciones de salud y de consejos para adelgazar. Ya no se atreve a recordar que ella está gruesa de los nervios. Debe de pensar que si lo dice atentará contra los intereses de su nueva radio. ¡Todos tenemos que estar jóvenes, sanos y guapos!…¡Ah!…Y saber mucho de las isoflavonas de soja…

También está que trina Homper a cuenta de ellas. Resulta que la última predicadora de esa nueva purga de Benito que nos va a arreglar el cuerpo es Susana Griso. Era para Homper una de las últimas mujeres con encanto con la tele. Pero no contenta con su atractivo natural, que no era poco, ha caído en la tentación de arreglarse los labios antes de protagonizar un spot de ACTIMEL lleno de isoflavonas de soja y de llamadas a las defensas naturales. Ahora no es Susana Griso, sino Susana retocada, que ya no le gusta tanto.

-¿Por qué tomas ACTIMEL?- pregunta la nueva periodista al final del spot convencida de su mensaje regenerador.

-¿Y sabes lo que le contesté, tía?-remata Homper- ¿Y por qué has permitido tú que te desfiguren la personalidad y te cambien por una modelo con morritos?

Lo que decía la tía Clota. Esta una sociedad  enferma de todo lo que significa una bata blanca. Enferma por la obsesión de salud, de inmortalidad artificial y de algunas cirugías estropeadoras.

Anuncios

18 Responses to “Enfermos de tanta salud”


  1. 1 Zoupon septiembre 16, 2009 en 10:52 am

    Qué le vamos a hacer, es el signo de los tiempos. El supermercado funciona como farmacia, los gimnasios llenos y las bibliotecas vacías. El Dios cristiano reemplazado por el dios Cristiano, paradigma de la nueva religión que nos impulsa a tener las cabezas vacías, las extremidades hipertrofiadas, las pieles y los penes bien estirados y los estómagos llenos de isomierdas. Sociedad de zombies, zombies musculados y de culos prietos, bien vestidos y perfumados, pero zombies al fin.

    El domingo me metí entre pecho y espalda una fabada casera con todo su compango porcino y su rosca de pan artesano, repetí tres veces y me papé casi entera una botella de sidra. Hasta me fumé un pitillo con el café con gotas. Después me eché cerca de dos horas de siesta y me levanté algo pesado aunque muy feliz. Pero algún compañero de banquete fue apresado por la Sana Inquisición y cantó de plano. Hoy he visto en las calles mi malencarada foto y mi nombre bajo la leyenda “Guanted – Se vusca por erege”.

    Me gusta

  2. 2 José Ramón septiembre 16, 2009 en 1:09 pm

    Me descubro, Zoupon, por tu sutileza con las mayúsculas. Qué evidente y aleccionador es lo que dices sobre el Dios cristiano y el dios Cristiano. Muy bueno.
    Duende: Yo creo que estamos atontados. Que nos están atontando y nos dejamos atontar, y estamos cada vez peor. ¿Alguno de nosotros sabría explicar qué son las isoflavonas? ¿Y los bífidus? Y sin embargo, como lo dicen en la tele con esa seguridad científica, se nos ponen los ojos en blanco y nos entregamos con desenfreno a esas tonterías.
    Comemos cada vez peor, y luego lo queremos arreglar con isoflavonas y gimnasios. Estamos muy atontados, ya digo.
    Y otra cosa: en la radio de Doña María se hace mucha propaganda de todas estas cosas. Hoy me ha llamado la atención lo que decían de un producto adelgazante, que no tiene más que virtudes y no quita iones(?), como otros, porque es “totalmente natural”. Lo natural no es sinónimo de saludable. El veneno de la serpiente de cascabel es totalmente natural, y la cicuta.
    Nos hacen un verdadero lío con el naturalismo y el falso cientificismo, y nos lo creemos todo.

    Me gusta

  3. 3 wallace97 septiembre 16, 2009 en 2:17 pm

    Siempre he pensado que ante tantos mensajes relativos a la salud, sean comerciales o no, muchísimos de ellos contradictorios, debería ser de obligado cumplimiento por parte del Ministerio de Sanidad no permitir, o desmentir, todos los que no se ajusten estrictamente a la verdad, o los que digan verdades a medias. El asunto es muy, pero que muy serio, y no es justo que se permita jugar como se juega con la salud y con el bolsillo de los contribuyentes.

    De Susana Griso ni me sonaba el nombre ni su cara cuando vi el anuncio, y pregunté en casa que quién era esa a la que le habían metido dos butifarras en los labios. Deberían publicar el nombre de su cirujano plástico, no es por nada.

    Y en cuanto a lo que dicen en la tele, más nos valdría convencernos de la realidad: lejos de ser todo verdad, hay detrás de cada palabra o imagen, de cada programa o retransmisión, una intención manipuladora-anestesiadora-especuladora. Ya nada se emite pensando simple y llanamente en el bien del telespectador.

    Efectivamente José Ramón, estamos atontados porque nos dejamos atontar. Y seguimos tragando. Y el consumo de televisión, aumentando.

    Me gusta

  4. 4 Franciska septiembre 16, 2009 en 2:26 pm

    Siempre la dieta meditarranea fué y es la mejor, con nuestras lentejas y alubias incluidas. Quieren sacar dinero de tanto producto, que efctivamente es imposible tener tiempo para tomar tanta cosa. Lo mejor, acostumbrarte a comer de todo, pero poco, no bocadillos, eso si y movimiento en tu vida con un poco de coqueteria, lo mismo para mujeres que hombres. Y se puede mantener muy bien el tipo y la salud, sin tanto gasto, ademas, si un dia te quieres dar un homenaje, pues te lo das y listo, para eso estan las cosas ricas .

    Me gusta

  5. 5 José Ramón septiembre 16, 2009 en 3:40 pm

    No conozco a nadie a quien la cirujía “estética” le haya dejado mejor.
    La cirujía plástica reparadora sí es eficaz y necesaria. Hay gente que ha sufrido un accidente, o que tiene alguna malformación, y a quien esta cirujía le ayuda mucho. Bendita sea, pues.
    Pero la cirujía de quitarte años, de ponerte labios, pómulos tetas o nalgas es un horror.
    Michael Douglas parece un muñeco de ventrílocuo, y lo digo de uno de los menos apayasados, porque los hay realmente ridículos.
    Una pariente mía se quitó las bolsas bajo los ojos, con el ánimo de parecer más joven. No sé si parece más joven; yo diría que no. Pero ha perdido la fuerza de la mirada, la expresión.
    Lo que decía antes: Estamos atontados.

    Me gusta

  6. 6 José Ramón septiembre 16, 2009 en 3:43 pm

    Me ha debido de dar un alberete juanramoniano y he escrito tres o cuatro veces “cirujía”, con jota. Pues vaya.

    Me gusta

  7. 7 WaterI septiembre 17, 2009 en 9:41 am

    En cuestion de gustos, hay mucho escrito. A mi me parece muy mona Susana Griso, ahora, quizás era mas interesante antes y no se que decirte dentro de unos años cuando se le descuelgue lo que le han metido,creo no obstante que en el mundo de la imagen la tension de los que de ella viven les hace perder el rumbo y piensan, quizas con razon que viene detras alguien mas joven , atractivo/a y sobrina/o del director/a.

    En la vida real, conocemos a muchas señoras estupendas que se equivocaron y cambiaron su belleza imperfecta por una perfecta cara tipo Melanie o aun peor por un desafortunado conjunto de cambios de sus rasgos faciales con resultado de pena.

    Hay feos atractivos y guapos que no lo son, hay gente encantadora que no necesita ser un cañon y cañones que aun sin disparar asustan y no te ponen.

    Hay feos que se vuelven atractivos con la edad y guapos que se descomponen o languidecen.

    Calvos con glamour y peludos sin atractivo.

    Delgados con un estilo increible y otros que dan grima.

    Señoras con sobrepeso excitante y otras que no tanto

    Cristiano arrasa y su belleza puede parecer ortera es otro estilo al de los Medina, que dificil lo tienen los cirujanos plasticos.

    como te operas

    Me gusta

  8. 8 begoña septiembre 17, 2009 en 10:08 am

    El año,pasado conocí Estocolmo. Comprendí que las suecas jóvenes volvieran locos a los españolitos de los años 60-70, pero me emocionaron aún más las señoras de 50 para arriba.Elegantes, con clase, zapato cómodo, casi sin maquillar, muy pocas con el pelo teñido… La naturaleza es sabia, por favor, no nos empeñemos en contrariarla con esfuerzo inútiles. Nada más patético que unas tetas enhiestas instaladas en un cuerpo flácido.

    Me gusta

  9. 9 Ayalga septiembre 17, 2009 en 10:55 am

    Ya que tenemos que morir, mejor de cualquier cosa que de aburrimiento.La mayor tontería que se puede hacer es dejar de VIVIR para morir sano.

    Me gusta

  10. 10 Charivari septiembre 17, 2009 en 1:34 pm

    ¿No quedamos que es el interior lo que cuenta? Todo se degrada en un afán de “mínimo esfuerzo”, comida rápida y que sabe a lo que quieras con un condimento, dinero rápido a costa de lo que sea, ediciones para niños de textos que se deben leer en su totalidad y con el vocabulario en el que se expresó el autor, una TV adocenada, en el teatro, reposiciones y reposiciones, parece que no se han enterado que murió Franco y su represión…
    Enfín daría para mil páginas.
    De momento, he hecho para comer unas lentejas estofadas como me enseñó mi abuela y mi madre ¿qué ricas!

    Me gusta

  11. 11 Franciska septiembre 17, 2009 en 4:25 pm

    Es muy bonito decir eso de que el interior es lo que cuenta, no seamos fariseos, el interior aderezado con un exterior que nos atraiga. Y no estoy de acuerdo con que a los 50 haya que plentearse para ser elegante , bajarse del tacon ,no teñirse las canas y no maquillarse. Todo bien hecho puede resultar elegante y ademas más atractivo .Claro que a los suecos a lo mejor les da igual, como son suecos. Pero nosotros y nosotras de suecos y suecas nada de nada.

    Me gusta

    • 12 wallace97 septiembre 17, 2009 en 5:25 pm

      Franciska, deduzco que debo ser sueco. En igualdad de condiciones internas, valoro más a una mujer si no se maquilla ni se tiñe ni se sube a unos tacones. Señal de que tiene otras cosas que ofrecer. Y seguro que el tiempo y el dinero que se ahorra los destinará a algo más interesante que a mejorar su aspecto natural, por muy productiva que sea esta técnica, que desgraciadamente lo es.

      Lo mismo te puedo decir de los hombres, que tristemente están cayendo en la misma trampa del mundo de la cosmética y de la moda. Gracias a ello, las multinacionales de estos sectores han duplicado la cifra de su público objetivo.

      Me gusta

  12. 13 José Ramón septiembre 17, 2009 en 5:33 pm

    Me repito: Yo creo que si me garantizaran que acabaría con el mismo atractivo sexual que Blas Pit o que Yorch Cluni, pues igual hasta me metía en el quirófano. Pero es que sé por experiencia ajena que me quedaría como Monchito, el muñeco de José Luis Moreno.

    Dicen (y creo que es verdad) que a partir de los cuarenta cada uno es responsable de su cara. Uno no es responsable de tener la nariz de cachiporra o de ser calvo, pero sí de tener una expresión limpia, honrada, un gesto de paz o de serenidad. Y, sobre todo, de llevar la vejez con normalidad y sin hacer el imbécil.

    Me gusta

  13. 14 Franciska septiembre 17, 2009 en 5:48 pm

    Bueno, bueno, como estais de agresivos con los temas de la belleza, no hay que ponerse asì. No hablo de operarse y “transfigurarse” sino de procuparse de mantenerse lo mejor posible. Wallance, ¿es que quieres dar caña a las peluquerias?, lo siento, pero no me creo lo que dices,por supuesto nos gustaria pensar a todos , !Que el fisico sea lo segundo!, creo que sobre todo a “todas” nos encantaria , seria el mejor piropo, pero no me lo creo , lo siento, creo que primero vemos y despues hablamos.

    Me gusta

    • 15 wallace97 septiembre 17, 2009 en 6:54 pm

      Franciska, como es lógico, estás en tu derecho de no creerme. Y no me sorprende, porque es lo habitual (que no lo normal, digo yo). Lo que también te digo es que si no fuese cierto lo que digo, sencillamente no lo hubiera dicho. No tengo ninguna necesidad de engañar (que sería autoengañarme). Y de verdad que sé perfectamente lo que más y lo que menos me atrae de las personas. Tengo una edad en la que me ha dado tiempo de sobra a saber distinguir entre las quimeras y las realidades.

      Además, ¿es que es tan raro lo que digo? A mí me parece que no.

      ¡Ay, ay! ¡Con lo que cuesta el ministerio de igualdad!

      Me gusta

  14. 16 joselepapos septiembre 18, 2009 en 10:24 pm

    Ayalga, estoy contigo.

    Wallace, también yo soy sueco.

    Me gusta

  15. 17 wallace97 septiembre 18, 2009 en 11:10 pm

    ¡Bien, Joselepapos! Aunque no nos crean. ¿Alguien más se apunta?

    Me gusta

  16. 18 José Ramón septiembre 20, 2009 en 8:55 pm

    Están poniendo en la tele (la Sexta) unas cuñas publicitarias para el programa “El Intermedio”, en las que salen personajes conocidos diciendo: “Yo veo El Intermedio”. Uno de ellos es Fernando Trueba, que con su sarcasmo y sosería habituales dice lo que todos: “Yo veo El Intermedio”, pero añade: “Pero con este ojo veo Telecinco”.
    Se ríe de su ojo desviado con una naturalidad que me hace mucha gracia.
    Frente a lo que estamos diciendo, este hombre no sólo no intenta disimular su defecto, sino que hace un chiste. A mí me parece muy bien.
    No sé si ve por ese ojo. Supongo que no. Me dicen que una operación estética para enderezarlo sería muy fácil, y yo la vería justificada. Pero este hombre prefiere ser como es. Repito que me parece muy bien.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: