El hombre de plastilina

El_monstruo_Gehena_en_plastilina

Al mirarse al espejo, Homper notó que tanto relativismo moral le estaba cambiando la fisonomía...

Se afeitaba Homper y veía en el espejo su cara de bobo más estupefacta que nunca. Estaba escuchando las noticias de la radio. Y se acordó de una de las frases más geniales de su admirado pensador Groucho Marx. Estos son mis principios –dijo éste- Claro que, si no le gusta, tengo otros. A eso ahora le llaman relativismo, o sensibilidad social

El siniestro secuestro del Alakrana. Se ha gangrenado entre el gobierno y la judicatura y ahora no hay genio de la política capaz de resolverlo. La vida de los secuestrados frente la firmeza del estado derecho. A ver quien ata esa mosca por el rabo.

No se intervino por la fuerza porque aunque al gobierno le amparase el derecho internacional se lo hubieran impedido sus escrúpulos: el diálogo balsámico, panacea universal de todos los males, el buenismo naif, el pacifismo a ultranza, la Alianza de Civilizaciones. In dubio, semper pro criminale. Y si  éste chantajea, ni un cachetito de niño malo: un poco más de déficit y que siga resplandeciendo la aureola del Obama descafeinado de Occidente. Este es mi estado de derecho- parece querer decirnos ahora. Pero si molesta a alguien, ya lo modificaré, siempre que no se comente demasiado.

-Es el estado de derecho de plastilina- le comentó a Homper un viejo compañero de la Facultad de Derecho mientras tomaban un café- Cuando la violencia es legítima, no la utilizo, porque no queda bien. Cuando la fiscalía me conviene, le pongo cachonda para que actúe. Pero si me mete en un lío, ya buscaré la manera de de burlar su celo. Al fin y al cabo, también nos enseñaron  que la política es el arte de lo posible. Menos mal que al personal el imperio de la ley le importa un comino. Mientras funcione el estado de bienestar, Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez nos canten las uvas y haya fútbol gratis por la tele, adelante con los faroles.

Escucha Homper a la familia de los secuestrados mientras se da el alter shave. Y, como a cada quisque, se le desgarra el alma. También se le rompe pensando que poco a poco, a base de rebajar las aristas de las leyes,  nos van cambiando la arquitectura del alma. Hoy se mira ante el espejo como un ciudadano de nuestro tiempo y, sin llegarse a ver tan feo como el retrato de Dorian Gray, se siente extraño. Sin darse cuenta, se ha convertido también él en un hombre de plastilina.

Anuncios

10 Responses to “El hombre de plastilina”


  1. 1 Zoupon noviembre 11, 2009 en 10:42 am

    Zapatero pidió discreción a ultranza, pero como yo soy un deslenguado y me fío de que ninguno de ustedes lo contará, les diré cuál es el plan secreto para resolver el problema: Asaltar el barco, para lo cual se están preparando los oportunos equipos de élite.

    La primera oleada que irrumpirá en el barco, descolgándose de helicópteros hacia la medianoche, estará compuesta por los monitores de la Junta de Extremadura que van a dar cursos de masturbación a los adolescentes de Navalmoral de la Mata. Lógicamente habrán de entenderse con los piratas por señas, pero se supone que no habrá mayor dificultad. Cuando los piratas estén en plena faena y evidentemente desprevenidos, desde unas lanchas abordarán el barco por popa y proa dos escuadras de profesores de Educacion para la Ciudadanía dotados de los más modernos manuales, los cuales, una vez desplegados por los puntos estratégicos, intentarán convencer a los piratas de que su actuación es un poco descarriada, pelín intolerante y carente de talante, y de que hay que aliar su civilización con la nuestra. Si esto no da resultado, llevan preparado como último recurso un vídeo-popurrí de discursos de Zapatero, Aído y Chanquete, considerado por los expertos como bastante duro pero infalible.

    Una vez que todos seamos otra vez amiguitos, los ex-piratas serán trasladados a España para disfrutar de sus viviendas de protección oficial en Navalmoral de la Mata a fin de que puedan completar la formación previamente impartida a bordo del atunero.

    Pido perdón por bromear con un tema tan serio, pero es que en esta penosa España de pandereta sin sonajas hay que tratar de reír para no cortarse las venas.

    Me gusta

  2. 2 José Ramón noviembre 11, 2009 en 2:41 pm

    Zoupon: Estoy de acuerdo contigo. No nos queda otra que bromear. Lamentablemente.

    Me gusta

  3. 3 Dora noviembre 11, 2009 en 4:45 pm

    Trabajo sin cobrar para que el barco de mi empresa no se hunda antes de lo irremediable; acepto que mi hijo viva con su novia porque es mayor para tomar sus propias decisiones; asumo el mandato de un gobierno inepto elegido democráticamente por mayoría absoluta y al cual yo no vote; vivo sin encender la TV para no permitir la entrada en mi cuarto de estar de la bazofia más absoluta; la vida me da más de arena que de cal; del curso de Extremadura prefiero no hablar, sobre todo cuando en el metro oigo como se expresan los adolescentes de hoy en día a los que habría que enseñar a hablar… Doy gracias a Dios por haber permitido el descubrimiento de la plastilina.

    Me gusta

  4. 4 wallace97 noviembre 11, 2009 en 5:06 pm

    Poco podemos hacer de hoy para mañana, pero al menos podemos emprender el camino para intentar hacer algo. ¿Cómo? Comenzando por tener claro que cuando los medios de comunicación hablan de un asunto, detrás hay algo absolutamente diferente a lo que nos están presentando, o bien, alguien quiere que se hable de ese asunto para tapar otros más delicados. A menudo se dan los dos casos simultáneamente.

    Como decía ayer en el post anterior, no es creíble hoy día ni que un grupo de piratas, ni Bin Laden, por poner dos ejemplos, tengan en jaque a todo el mundo.

    Y no es creíble por la misma razón que no lo es que el Alcorcón elimine al Real Madrid de la Copa del Rey, por pura y simple reducción al absurdo.

    Podemos dejar de chuparnos el dedo ante los medios, y si contactamos con ellos (cosa que no es obligatoria, ni muchísimo menos), que sea para enterarnos de los hechos, no de sus opiniones, porque éstas van invariablemente precedidas de intereses ocultos.

    De esta manera nos dotaríamos de opinión propia, no alquilada, y estaríamos en mejor posición para exigir explicaciones de las auténticas aberraciones que se están cometiendo en todas partes, en todos los ámbitos, todos los días, en lugar de marear la perdiz con los debates mediáticos.

    Me gusta

  5. 5 Ángela noviembre 11, 2009 en 7:12 pm

    Tremenda situación la de los secuestrados en el Alakrana. Me sumo a vuestra propuesta de no creer todo lo que nos cuentan pero también al inmenso dolor de los familiares estos días. Tiene que ser durísimo.

    Me gusta

  6. 6 Úrsux noviembre 12, 2009 en 10:40 am

    Pues a mí ayer la plastilina se me convirtió en lágrimas cuando escuché en el telediario de la noche a un padre decir que había tenido que enseñar a su hija diabética de 4 años a automedicarse porque la profesora le había dicho que tenía veintipico alumnos y no se podía hacer cargo.

    Dinero para los secuestradores sí habrá, pero para estas cosas…

    Y si alguien está tentado de llamarme demagógico que se lo digan a ese padre.

    Me gusta

  7. 7 Charivari noviembre 12, 2009 en 11:49 am

    Herta Müller, premio Nobel de literatura, dice en una excelente entrevista que recomiendo (ABC de las artes y las letras 24/30 oct.09)que “en Rumanía la mayoría de las personas sabían leer y escribir, pero cuando has sido educado para no pensar, eres analfabeto de otra manera”…
    Un sistema educativo nefasto, el tipo de programas y de personajes como los mencionados llevan mucho tiempo atocinando nuestras mentes hasta dejarlas planas, sin criterio (¿el pan y toros de siempre?)
    Yo no me afeito, pero muchas mañanas ante el espejo, me siento también de plastelina.

    Me gusta

  8. 8 José Ramón noviembre 12, 2009 en 1:24 pm

    Estoy completamente de acuerdo contigo, Charivari.
    Nunca hasta ahora habíamos tenido este nivel de educación, con una enseñanza secundaria gratuita, obligatoria y garantizada para todos, y no se nota por ningún lado.
    Tienes toda la razón: todos sabemos leer y escribir, pero hay que ver para qué nos sirve, qué leemos y qué escribimos (y qué pensamos).

    Me gusta

  9. 9 wallace97 noviembre 12, 2009 en 6:24 pm

    Yo también estoy de acuerdo contigo Charivari, y con Dora. Creo que es urgente la desconexión de los medios de comunicación. No son más que la vía por donde nos entra ya no sólo la anestesia, sino el veneno, y de seguir así, acabaremos pereciendo. Creo que el asunto es muchísimo más serio de lo que nos creemos.

    Eso sí, mantengo viva la esperanza, estoy seguro de que tarde o temprano se producirá la desconexión masiva de los medios. Y ojalá no permitamos que envenenen internet, que parece claro que ya están manos a la obra.

    También estoy de acuerdo con Úrsux. Está bien que haya fondos para determinadas eventualidades, pero también es prioritaria y exigible la atención a grupos que tienen necesidades especiales y el derecho de ser apoyados. Podría quitarse, por ejemplo, de las fastuosas inversiones en infraestructuras. Ni que éstas nos fuesen a salvar de algo.

    No sé hasta qué punto es bueno habernos hecho de plastilina. Está bien para amoldarnos, pero ese amoldamiento es el que facilita la labor a los que nos suministran la droga.

    Me gusta

  10. 10 Angelus Cogitans noviembre 29, 2009 en 11:07 pm

    No sé por qué he notado al entrar en el Bosque un tufillo un tanto reactivo… No me hagáis caso, seguro que son cosas de mi subconsciente.

    Nadie se ablanda si no quiere. ¿A alguien se le obliga a tragarse toda esa bazofia de la caja estúpida? Pero claro, ¿no es más cómodo que papá estado cierre el grifo de la bazofia que el decir NO a ciertas exigencias de nuestros hijos? ¿Por ser incapaces de limitar y razonar (es decir: EDUCAR, derecho que ciertas APAs no se cansan de reivindicar para luego pasar la patata caliente a otros)? ¿Decir NO a una ley que no obliga a nadie (ley “que priva a las mujeres del derecho a ser madres”, he llegado a escuchar)? Por lo visto, la ley del divorcio obliga a la gente a divorciarse… Y la de libertad religiosa, a profesar el islamismo o el agnosticismo.

    En cuanto al “periolisteo”, que le digan al canario acusado, juzgado y ajusticiado en los medios ¿de comunicación, documentación e información? ¿O más bien de opinión interesada, correa de transmisión y tergiversación, por mucha hipócrita autopromoción que hagan? Hoy mismo nos han servido con todo detalle los datos del SUPUESTO atentado a la casa cuartel de Leitza… ¡Vade retro, relativismo deformativo!

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: