Piratas de antaño y piratas de ogaño

Desgraciadamente, ahora los piratas no son héroes de película...

Piratas de Somalia…Tan lejos de los de las películas y del Pirata Garrapata, que el Duende no leyó porque cuando nació ya se le había pasado la edad de la fantasía, pero que le hacía mucha gracia tan sólo con escuchar su nombre. En el duermevela del Telediario, y a cuento del fin del secuestro del Alakrana, se imaginaba en la piel del hijo pequeño de uno de sus tripulantes.

Qué bien que hayas vuelto, papá. Porque esos piratas no se parecen al prota de Piratas del Caribe, ¿no?…

Y el pescador le abrazaba. Los  piratas ya no son lo que eran, y los pescadores tampoco son como el capitán Akab o el entrañable portugués pelirrojo que interpretaba Spencer Tracy en Capitanes intrépidos. Pescar era una profesión de hombres duros y ahora, en determinadas aguas donde el derecho parece que mira a otro lado y se pone a silbar, es más que un riesgo. Casi una heroicidad. Así pasó que los mismos canallas  que consiguieron convertir la navegación aérea en un infierno, ahora se valen de ellos para hacer chantajismo en el mar. Aunque al final casi debamos darles las gracias porque el hijo del pescador haya vuelto a ver a su padre.

-No entiendo cómo se puede dudar de la necesidad de pagar en estos casos –decía la esposa de una de los rescatados.

Sólo unos pocos lo dudan. Quizás de lo que dudan muchos es de la utilidad del estado de derecho cuando se empeña en abrir casi siempre una vía de escape a los que se ciscan en él. Y cuanto más canallas sean, más respeto y más consideración. Cuidadín cuidadín, al criminal regañarle lo justito para que no se nos cabree más, no sea que salgamos de Guatemala para entrar en Guatepeor.

-Enésima contradicción de la vida moderna –anota Homper en su  Moleskine de perplejidades y estupefacciones- El poder es exigente, intolerante e incluso arrogante con el pillo, pero exageradamente comprensivo con gran delincuente. Y el celo del estado de derecho suele ser inversamente proporcional a la gravedad moral de la acción de su enemigo.

Pero, con todo lo que refunfuña su alter ego,  está alegre el Duende. Y eso que nunca navegó más que en las barcas del Retiro, en un chinchorro por la ría de Cubas y en los veleros de un par de amigos que le invitaron a ver las Baleares desde el mar. El resto fueron sólo singladuras y travesías de Salgari, Verne, Twain, Stevenson, Conrad, Kipling y hasta Agatha Christie, que nos mandaba de crucero por el Nilo y nos preparaba asesinatos de mentira por sólo cinco pesetas que valían sus novelas. Está contento, piensa en el chaval, en su madre, en las familias de todos los que han padecido este horroroso secuestro. Serena, resignadamente contento.

Y entretanto el mar seguirá eternamente batido, toujours recommencé, -como decía el único poema de Paul Valery que uno recuerda. Qué sabio es, siempre en movimiento para que no se registre en su superficie huella alguna de las múltiples  fechorías que en él se han perpetrado a lo largo de la historia. Qué prudente, borrar todo rastro de los piratas de ogaño.

Anuncios

12 Responses to “Piratas de antaño y piratas de ogaño”


  1. 1 Ángela noviembre 18, 2009 en 7:59 pm

    Ayer por la noche, escuché la feliz noticia de la liberación, en el telediario de la primera, que está como en las peores épocas del PP. Si el telediario dura media hora, a lo largo de tres cuartos de hora se sucedía la misma noticia, argumentando lo bien que se habían hecho las cosas. Me alegra muchísimo que los marineros regresen a casa, pero no me parece de recibo, que el gobierno utilice este secuestro apuntarse ningún tanto.

    Me gusta

  2. 2 José Ramón noviembre 19, 2009 en 12:17 am

    Yo soy un admirador de Long John Silver: Es un hipócrita, un criminal, un traidor, un asesino… pero tiene un no sé qué que qué sé yo.
    Y a Stevenson también le caía muy bien, que al final le deja escapar.
    Nada que ver con estos piratas.

    Quiero tener piedad, respeto y comprensión con el gobierno de España, y no les voy a echar la culpa de nada (porque creo que no la tienen). Pero exijo que el gobierno tenga piedad, respeto y comprensión conmigo y no me vengan presumiendo, sacando pecho y explicándome sus méritos (porque tampoco los tienen).

    P.D.1.- ¿Por qué el Alakrana navegaba con ikurriña y no con bandera española? ¿En ese caso, debería haber negociado con los piratas el embajador de Euzkadi en Somalia?

    P.D.2.- El mismo abismo que hay entre Long John Silver y los piratas somalíes lo hay entre Vito Corleone (Marlon Brando) y Julián Muñoz, el Pocero, Jesús Gil, Correa, el Bigotes, Lorenzo Sanz, etc.

    Me gusta

  3. 3 maribel noviembre 19, 2009 en 8:10 am

    Como nos gustaria a todos que la realidad acabara siempre como en la ficcion… que bonito seria todo!!!!!!! saludos

    Me gusta

  4. 4 wallace97 noviembre 19, 2009 en 10:06 am

    Una cosa está muy clara: hace ya mucho tiempo que no tenemos derecho a la información. Dígase lo que se diga en los medios, es mentira, bien porque lo es directamente, bien porque son medias verdades manipuladas. Y siempre mezcladas con la propaganda y el autobombo.

    Creo que no estaría de más que nos fuésemos dando de baja como audiencia, porque tiene un doble efecto positivo:

    – Las conclusiones de los hechos las sacaríamos nosotros mismos, con bastante más acierto que las que nos ofrecen los “especialistos”, siempre al servicio de quien les paga.

    – Dejaríamos de engrosar las arcas de la maquinaria con la que nos dirigen, pues somos la única razón de ser de los suculentos (más bien sucurápidos) ingresos publicitarios con los que se forran unos cuantos a costa de esparcir la basura por doquier, además de la desinformación a la que nos someten.

    ¡Olé por los que no tienen televisor en su casa! Ya conozco tres casos. ¿Pocos, verdad? Pues sí, pero irá en aumento, no me cabe ni la menor duda. Es cuestión de tiempo y de lógica. En mi casa hay televisor porque son tres contra uno, no por otra cosa, desde luego. Y hace bastantes años que no se ha dado el caso de que yo lo conecte.

    Me gusta

  5. 5 Charivari noviembre 19, 2009 en 11:08 am

    Siempre lo vi claro, desde niña ¡más tebeos y menos televisión! pero… ¿quién para ésto? si han ido preparando a la sociedad -poquito a poco- para ello. Y lo malo es que TODOS contribuimos de alguna manera, es inevitable.
    Wallace97, conozco otra familia (con cinco hijos) que no tuvo televisión. Todos leeen como leones dedes siempre pero ahora, cada uno con su nueva familia, sí han caido en la trampa de la TV.

    Me gusta

  6. 6 JOSE CARLOS VAZQUEZ noviembre 19, 2009 en 5:12 pm

    HOGAÑO!, ¡CON H, HOMBRE DE DIOS!

    Me gusta

  7. 7 begoña noviembre 19, 2009 en 5:35 pm

    Lo siento José Carlos, están aceptadas las dos fórmulas: ogaño y hogaño.

    Me gusta

  8. 8 joselepapos noviembre 20, 2009 en 12:00 am

    Wallace97, yo también me apunto a darme de baja. De hecho ya llevo bastante tiempo viviendo de medio pensionista en mi propia casa con respecto a la televisión.

    José Carlos, no te enfades, tampoco tiene tanta importancia y además, ya has oido a begoña.

    Me gusta

  9. 9 Zoupon noviembre 20, 2009 en 10:52 am

    Querido diario: Hoy estoy muy contento porque se ha conseguido el doble objetivo de liberar el Alakrana y de que los piratas no nos secuestrasen ninguna fragata. Y además hemos conseguido apuntarnos el tanto ante la opinión pública. Ha calado lo de que gracias al trabajo infatigable del gabinete de crisis y la perfecta coordinación del gobierno en general se ha resuelto la situación. Y yo me he sentido lleno de orgullo patrio cuando he dicho eso de que “el Alakrana navega libre hacia aguas más seguras”. Ahora entiendo a Trillo con lo de Perejil y aquello de “al amanecer y con tiempo duro de levante”. Supongo que todos tenemos un ramalazo épico. Confidencialmente te diré que cuando decides pagar sobran los gabinetes de crisis y todo el rollo, sólo te hace falta un tío para llevarles un saco de billetes, es así de simple. Pero lo hemos adornado de cine.
    Cuando todo se iba a resolver, me llamó Carme para ver si perseguíamos a los piratas o no, y si les podíamos disparar. Yo autoricé que se les disparase a las ruedas, en plan Equipo A, pero Carme me recordó que van en lancha, y que no tienen ruedas. Bueno, un lapsus. Finalmente autoricé disparos pero sin hacer pupita (que tampoco fue la cosa para tanto), pero no dieron resultado.
    En todo caso los piratas no se han salido del todo con la suya, porque entre los dólares de verdad les deslizamos de vez en cuando un billete de un Monopoly viejo que olvidó Rodrigo Rato en Moncloa. Ji, ji, verás el chasco que se llevan cuando abran todos los fajos, se les va a quedar un careto…
    ¡Hala, ya está Sonsoles con la matraca! ¡Cuánto talante se necesita para vivir con una cantante de ópera!. Para no escucharla me voy a echar unas canastas, hasta mañana.

    Me gusta

  10. 10 Ángela noviembre 23, 2009 en 5:29 pm

    Buenísimo Zaupon, buenísimo.

    Me gusta

  11. 11 Angelus Ortographicus noviembre 30, 2009 en 12:23 am

    Duende, hazme el favor de corregir ese título, y escríbeme diez veces la palabra “HOGAÑO” así, con hache. De otro modo, no puedo seguir leyendo…

    Me gusta

  12. 12 filomeno diciembre 5, 2009 en 12:19 pm

    Nunca fuí apreciador de las “fazañas” de Gualterio el Relente and Co.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: