Contra moscas y ciruelas

Una mosca pelma y unas ciruelas imposibles. ¿Quién controla la obsesión nuestra de cada día?...

1

La estupefacción del día no tiene por qué meterse en honduras. Puede uno preguntarse por los misterios de la vida o por dudas de menor cuantía. Nadie se programa para ser trascendente o frívolo. El hombre se debate entre  toda suerte de cuestiones de orden espiritual, filosófico, material, práctico o anecdótico,  y no sabe por qué una de estas se pone por delante de las demás y, sin una razón particular,  le quita el sueño.

En el día de ayer, los problemas que comentaban Homper y la tía Clota distaban mucho de los dilemas existenciales.

-Primera cuestión, tía. ¿Tú has sentido alguna vez que una mosca juguetona se interpone en tu mirada? Segunda cuestión, tía. ¿Cuánto tardan en madurar las ciruelas en Estados Unidos?

2

La mosca. Apareció mientras Homper leía el periódico. Revoloteaba en el área de visión de su ojo derecho, y se movía entre el eje central de la mirada para acabar fugándose por el lado. Durante muchos minutos, mientras  trataba inútilmente de espantarla, debió de parecer un imbécil. Pronto observó que la mosca seguía los movimientos de su pupila. Buscaba ésta la línea del periódico y allá que iba la mosca.

No le sorprendió a Homper que la tía Clota le dijera que era otra gotera de la edad,  algo bastante frecuente, y que debía visitar a un oftalmólogo. Le dejó estupefacto constatar que nadie se lo había comentado antes. ¿Cómo se puede convivir con una mosca tan puñetera sin hacer de ella un tema de conversación?

3

¿De qué están hechas esas ciruelas de color granate oscuro que,  tan bien empaquetadas al vacío en un envase de plástico de ocho unidades, se vende ahora en los supermercados? ¿Qué tierras, qué invernaderos, qué fertilizantes, qué milagros transgénicos o qué coños convierte a una fruta tan aparente en un imposible? ¿Por qué no maduran nunca? Con mucha suerte, van de una dureza de bala de cañón a la de una pelota de jokey.

4

Homper compró las ciruelas y las dejó en el frutero, esperando que tarde o temprano madurasen. A las tres semanas, se enfrentó a una de ellas con cuchillo de sierra y tenedor. Consiguió probarla. No sabía a nada. ¿Qué se puede hacer con unas ciruelas así?

La respuesta se la dieron Adolfo y Zita, una pareja de artistas cubanos que se instalaron en el piso 4º A.

5

Zita era una cantante gorda y pertinaz como pocas. Durante un mes, y acompañada por Adolfo al piano,  torturó a Homper y a los demás vecinos ensayando sin cesar Siboney…Yo te quiero, yo te adoro, Siboney…Y cómo desafinaba. Un día, no pudiendo resistir más, Homper le lanzó a un  ciruelazo que penetró por la ventana abierta y fue a impactar contra su ojo derecho.

Se la llevaron a urgencias.

Y aunque Homper se quedó preocupado por la utilización de la ciruela como arma disuasoria, se consoló de inmediato. Pensó que no sólo había encontrado utilidad a aquella fruta marmórea, sino que durante una buena temporada le había ahorrado a la cantatriz el problema de la mosca traviesa que a él tanto le obsesionaba.

Anuncios

10 Responses to “Contra moscas y ciruelas”


  1. 1 Franciska noviembre 24, 2009 en 10:12 pm

    Espero Duende, que te diga el oftalmologo que igual que te ha venido se te irà la mosca. Le pasó a un amigo, y al decirle el medico que no tenia nada y que se le pasaria sin más, quedó un poco intranquilo. Como estaba rodeado de personas dedicadas a analizar el alma, le dijeron que si no era nada fisico, sería psicosomático, o sea , que a lo mejor es que no queria ver algo que le estába pasando y se le habia puesto el sintoma en el ojo, parece que eso pasa. Efectivamente al cabo de un mes, la mosca desapareció, pero no conseguimos saber si es que descubrió algo ó simplemente la mosca voló.

    Me gusta

  2. 2 Pedrito noviembre 25, 2009 en 9:34 am

    ¡ Que gustazo da la vuelta a casa trás larga ausencia, y más todavia con la tronchante acogida homperiana de esta mañana !
    El angustioso tema de las moscas y de las ciruelas no termina, desgraciadamente, con la excursión de Zita a Urgencias : de un tiempo a esta parte, estos malditos dípteros tan pronto te salen del ojo como entran a pinchar toda clase de fruta, antaño sana y suculenta. Y riete de tantos fungícidos y demás tratamientos fitosanitarios … como se rien ellas a tu alrededor mientras los echas laboriosamente al arbol. Creo oir sus carcajadas, pero el caso es que desde bastantes años, no nos comemos rosca del querido huerto, gastando tiempo y dinero en supuestos remedios-milagro.
    Posiblemente el inventor de estas famosas ciruelas sea el único sabio de la farsa : ¿ el mejor remedio contra la mosca ?
    ¡ hacer frutas de piedra !
    Sugiero a Homper que encargue gafas del mismo material. Asi protejido de tantos lamentables espectáculos de la actualidad política, podrá concentrarse de cuerpo y alma al canto coral, que es lo que gusta, y olvidarse del zumbido de las moscas, sean
    ciruelizas o de otras partes …

    Me gusta

  3. 3 Charivari noviembre 25, 2009 en 10:35 am

    Menos cachondeo, duendecillos, y visitad al oftalmólogo aquellos que tengáis moscas volanderas en vuestro punto de mira, e incluso laterales, puede ser un derrame de vítrio y acabar en desprendimiento de retina (lo digo por experiencia).
    En cuanto a las ciruelas -perfectamente descritas- en casa las llamamos “del pim, pam, pun” y hay que comprarlas de vez en cuando porque a nuestra búlgara le encantan ¡hay gente p’a tó!

    Me gusta

  4. 4 Zoupon noviembre 25, 2009 en 6:36 pm

    Muy hermosas por fuera e insípidas por dentro para que se las coman personas muy hermosas por fuera e insípidas por dentro. Así son las ciruelas de hoy, adaptadas a las exigencias del mercado, será cierto que de lo que se come se cría.

    Me gusta

  5. 5 maribel noviembre 25, 2009 en 7:31 pm

    YA , pero me encanta leer a mi querido Duende…saludos

    Me gusta

  6. 6 Ángela noviembre 25, 2009 en 8:22 pm

    Toda la vida recuerdo Duende, a tu querida madre con ese mismo problema de la mosca; tampoco ella la tenía detrás de la oreja, sino delante de los ojos. Háztelo mirar. Lo normal es que te diagnostiquen una catarata, y en un par de días estarás como nuevo. Lo peor, es que también recuerdo a tu madre, después de la operación de cataratas; pasó mucho tiempo comentando que ya no veía la mosca, lo que veía ahora, eran las diez y diez. La estoy viendo, no te voy a decir que perfectamente, por que cada día más, me cuesta enfocar todo lo que leo, pero la estoy viendo. Cuídate Duende.

    Me gusta

  7. 7 Ángela noviembre 25, 2009 en 8:24 pm

    En cuanto a las ciruelas, sin comentarios. No merecen ningún comentario.
    Un abrazo a todos.

    Me gusta

  8. 8 José Ramón noviembre 25, 2009 en 11:23 pm

    También hay fresones gordos, y rojísimos por fuera, pero completamente blancos y porexpanados por dentro. (Porexpán es ese “corcho” blanco de bolitas).
    Vivimos de las apariencias, por las apariencias y para las apariencias. Así nos va. Todo es hermosísimo por fuera, pero estéril, inútil y vacío.
    Ya lo hemos dicho otras veces: las noticias, la cultura, la política… todo es “espectacular”; es decir, del espectáculo, de la apariencia.
    No nos interesa la esencia.

    Me gusta

  9. 9 luna noviembre 26, 2009 en 12:25 pm

    Claro que nos interesa la esencia pero creo que se encuentra en frasquitos muy pequeños y es muy cara. Será por eso que el personal no está por la labor de regalarla ?

    Me gusta

  10. 10 Angelus Campestris diciembre 1, 2009 en 10:58 pm

    Yo de esas cosas no compro. Simplemente aguardo a que mis Claudias estén en sazón… ¡Oh, delicia!

    En cuanto a la mosca, no es cosa de broma. A quienes tenemos ojos “de riesgo” se nos desprende a veces algún fragmento membranoso que molesta un tiempo hasta que se reabsorbe. Hay que visitar al oftalmólogo, Duende. No es síntoma de desprendimiento de retina (lo he sufrido), pero háztelo mirar sin falta.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,762 hits

A %d blogueros les gusta esto: