Viaje a la felicidad sin salir de casa

Navegando en Internet, el Duende pasó tres horas inolvidables...

Dios escucha a los entusiastas, debe de decir algún salmo de esos que los cristianos nunca nos sabemos del todo y que los judío dicen de carrerilla. Pongamos que es una cita de Luisaías 5: 14, profeta quizás poco conocido, pero muy prolífico. El caso es que venía el Duende del post anterior cuando otro amigo ingeniero, José Manuel Martínez del Valle, también melómano y cantante en la ducha y en diversas corales, voz grave de esas que pastoreaba la cuerda de los bajos en Los Jerónimos y ahora pica más alto, le pone un correo electrónico con un enlace.

-Si quieres seguir el Mesías que cantamos esta tarde en el Auditorio, pínchalo.

Nunca ha seguido el Duende una retransmisión por Internet. Él no es ni la mitad de ducho que Homper y la tía Clota, que utilizan programas raros para mantener largas conversaciones con el Atlántico de por medio Él sólo navega por esta galaxia tecnológica para curiosear y para implementar este blog.

(Sua culpa, sí. Sabe que es horroroso lo de implementar, a saber, poner en ejecución. Aborrece este verbo, colado quizás por la gatera de los americanismos o de ese agravio al idioma perpetrado por los manuales de instrucciones. Pedro Chicharro, un amigo del cole del Duende que no se atreve a tirarle de las orejas en el blog, y le corrige la sintaxis o la ortografía en su correo particular, le llamará la atención. ¿Implementar?…A lo mejor no lo reconce la RAE, pero sí viene al menos recogido en Diccionario del Español Actual de Seco, Andrés y Ramos).

Pero a lo que iba. Que sólo utilizaba Internet para lo más elemental cuando esta tarde, en plan  audaz hizo caso al consejo del amigo, cogió su partitura de El Mesías, pinchó el enlace, se puso unos auriculares  y disfrutó este monumento musical como nunca antes, ni en directo, lo había hecho. Era lo que llaman un Mesías participativo patrocinado por La Caixa, en el que una legión de cantantes aficionados se suma a una orquesta y un coro de magníficos profesionales. Impecable transmisión, asombroso sonido para salir de un simple ordenador. Plano a plano, siguiendo a los solistas. Pentagrama a pentagrama, cantando todos los números (ventajas de vivir solo). Ha sido contralto, soprano, tenor, bajo y coro. También manejó la batuta (dirigía sin ella el elegante Harry Christophers) Y, por primera vez, ha dicho en inglés antiguo todos los textos de los profetas y los evangelistas como si fuera un  luterano. Y los ha entendido, conste.

Qué apasionante. Le dan ganas de localizar todas las grandes obras corales, oratorios, zarzuelas y operetas se transmitan por Internet, comprar su partitura correspondiente y cantarlas para uno mismo sin que la celosa SGAE le cobre por ello. Lo que decíamos, la suerte de poder asomarte a lo que antes eran los territorios prohibidos de la cultura –por no saber ni leer música, por no saber de nada- y sentirte protagonista de ello. Esto es divertirse aprendiendo.

Qué descubrimiento, está el Duende como loco. Sólo le queda que Internet bucee en el túnel del tiempo y le permita asistir a ese día en el que Velázquez estaba sin inspiración y entraron en su estudio unas meninas del Rey corriendo detrás de un perro…

Anuncios

6 Responses to “Viaje a la felicidad sin salir de casa”


  1. 1 Pemberton diciembre 16, 2009 en 8:53 am

    Eres un autentico pozo sin fondo. Cada dia me contagias mas optimismo , mas ideas para hacer cosas, mas sabiduria y sobre todo mayores sorpresas.
    Ah¡ y no creo que sea “solo” porque vives solo.
    Debe ser por todo lo contrario es porque con tantos amigos nunca estas solo.
    Feliz Navidad para todos.

    Me gusta

  2. 2 maribel diciembre 16, 2009 en 9:11 am

    me encanta leerte ,,, y ya sabes que esto engancha mogollon”!!!!! el internet por supuesto.. saludos

    Me gusta

  3. 3 Úrsux diciembre 16, 2009 en 10:23 am

    Sensación de paz y tranquilidad, una sonrisa, despertar nuestro interés por todo lo que nos cuentas,… ¡¡¡leerte implementa tanta cosas!!!.

    Me gusta

  4. 4 Pedrito diciembre 16, 2009 en 12:24 pm

    Sigue cantando e implementando en total impunidad … y hasta con la bendición de la RAE, recogida en la 22º edición de su codiciado Diccionario, pag.849.
    Pero sobre todo, te lo suplican tus duendeadict@s : sigue soñando a teclado batiente, para nuestro mayor deleite, amen !

    Me gusta

  5. 5 José Ramón diciembre 17, 2009 en 12:32 pm

    Me repugna (incluso físicamente) la palabreja “implementar” (uf, he sido capaz de escribirla sin náuseas).
    Desde que la RAE admitió “posicionar” he dejado de creer en ella. Soy Arraeo (como a-teo, pero con RAE).
    Llevo un par de años con un pesimismo profesional que crece y crece, y estoy seguro de que 2010 no va a mejorar nada. Incluso va a empeorar, al menos en mi campo de trabajo. Espero que a mediados de 2011 o principio de 2012 vuelva a haber cierta actividad. Con mis compañeros y amigos tengo conversaciones deprimentes. Todas las opiniones que escucho son penosas, y cada vez siento más apatía y decepción.
    Y hoy tú nos hablas de escuchar El Mesías por internet, y también de la amistad, y también, como siempre, de la vida sencilla, honrada y pacífica.
    Bendito seas. (Lo digo en serio y con todas las letras: Bendito seas).

    Me gusta

  6. 6 wallace97 diciembre 17, 2009 en 3:41 pm

    José Ramón, yo también soy arraeo, pero no precisamente por “posicionar”, sino por muchas otras cosas bastante peores. Al fin y al cabo lo de “posicionar” no sólo no me parece grave, sino útil, porque tiene un matiz diferente al de colocar y al de ubicar.

    En cuanto a tu pesimismo, yo no creo que sea profesional, sino social. Tus conocimientos y creencias profesionales no son los que han cambiado, ni los que han provocado la crisis en tu sector y en todos. Ésta la ha provocado la especulación de unos cuantos listos y la dejación y estupidez de otros que hemos entrado al trapo sin dar un puñetazo en la mesa diciendo ¡hasta aquí hemos llegado! hace muchos años.

    Y es por eso por lo que cabe ser pesimista, pero también es verdad que para poder sobrellevar lo que ya no tiene remedio y hemos cocido entre todos, es necesario compatibilizarlo con las cosas del tipo de las que nos cuenta el Duende.

    Como nada tiene que ver el Mesías con los ladrillos ni la vida sencilla con el precio del metro cuadrado construido, pues alternemos los goces posibles con los cabreos inevitables. Y más vale que lo hagamos así, porque si no, estamos listos.

    Eso sí, mirando bien las causas y corrigiéndolas, para que entre unos y otros busquemos la forma de no repetir las consecuencias. Pero no sé por qué me da en la nariz que en ello estamos (en repetir, no en corregir).

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: