El mundo está loco de Avatar

Lo mejor de esta película es Sigourney Weaver

El Duende se siente viejo.  Teme que ya no entiende nada de casi todo. Y, al contrario de lo que dice la máxima ignaciana, casi todo de lo humano le es ajeno. El Duende no quiere ser viejo ni cascarrabias, pero de vez en cuando –y aunque no lo confiese casi nunca- `piensa que esta sociedad moderna está enferma de gilipollez. No lo cuenten por ahí, que eso mina mucho el prestigio personal.

Verán.  Al Duende le  gusta  ir al cine. De hecho, va mucho a los de la zona de la calle Fuencarral de Madrid, que prácticamente concentran todas las películas de la cartelera. Primero se toma un bocata de calamares o de tortilla francesa en El Brillante, y luego  se mete en una sala  y ve una película que, a ser posible, no sea ni demasiado trascendente ni demasiado estúpida. Piensa que el cine  es una la mejor ventana para ver lo que es la sociedad de nuestro tiempo. Pero muchas de las películas que ve no le gustan. Muchas de las que no le gustan no las entiende. Muchas de las que no entiende le parecen tonterías. Y aquí viene lo preocupante: la mayoría de las que no le gustan, no las entiende y probablemente son tonterías suelen ser aclamadas por el público e incluso por la crítica.

-¿Cómo, se va usted? –le preguntó el encargado del cine Palafox estupefacto al verle abandonar la sala- ¡Es la primera persona que se sale de esta película!…

La película es Avatar. Inútil criticarla. Es ya la película más taquillera de todos los tiempos. Y la primera que ve en en 3-D, y con esas gafitas desterradas desde que hace más medio siglo se estrenó Los crímenes del museo de cera. Muy bueno el sistema ese que permite ver las imágenes en relieve (ni si quiera sabe cómo se dice técnicamente). Excelentes los efectos especiales (lástima que el abuso de ellos en casi todas las películas que se estrenan le empiecen a producir ya arcadas). Pero le pareció larga, aburrida, pretenciosa. Aunque resulte arriesgado decirlo, su guión es una mierda, con perdón, y la estética de diatomeas luminiscentes de buena parte de sus secuencias le sitúan al espectador en uno de sus bazares chinos llenos de cursilerías. Además, los personajes azules con rabo son horribles, no inspiran la menor emoción ni, mucho menos, erotismo.

Finalmente,  al Duende  no le dio tiempo a pasar por El brillante a tomar el bocata.

Eso sí, James Cameron es un genio. Más que nada, por haber conseguido convencer a las productoras para que le financien sus trampas digitales y el derroche presupuestario que al parecer exigía una historia tan boba.

Le preocupa al Duende que a lo mejor se ha notado que Avatar no es la película de su vida. No le hagan caso: está viejo, y chochea tanto que  hasta piensa que el cine debía de tener su lógica.

Anuncios

20 Responses to “El mundo está loco de Avatar”


  1. 1 José Ramón febrero 13, 2010 en 12:45 am

    A mí me pasa algo parecido con el cine. Me gusta mucho de siempre, pero cada vez me gusta menos, y me refugio en el DVD para ver por enésima vez a John Ford, a Billy Wilder…
    Avatar me gustó. Me parece que tiene un guión tan tonto como La Guerra de las Galaxias, pero me gustó. No entendí nada. (¿Por qué una empresa comercial explotadora de recursos y de seres vivos lleva consigo a unos tocanarices para que se lo impidan? ¿Por qué y para qué los tocanarices se avatarizan?). Pero me gustó. Más o menos.
    Hablando de otra cosa, de cine de verdad. La película que me ha entusiasmado ha sido La Celda 211. ¡Qué peliculón!

    P.D. ¿Dónde hay un Brillante por Fuencarral? ¿Te refieres al de Eloy Gonzalo, pasando Quevedo?

    Me gusta

  2. 2 cronicashedonistas febrero 13, 2010 en 9:29 am

    Avatar, otra paupérrima producción del cine comercial, sin inspiración, ni drama. No hay que negar que los gráficos han avanzado muchos siglos; sin embargo, yo creo que el público esta harto (hasta inconscientemente) de ver a pocahontas mil años mas tarde.
    Yo creo que:
    1. Sus gráficos impresionan.
    2. Su historia es tan presdiscible, que si viviera Buñuel nos narraría la segunda parte (Espero que no la haya).
    3. Las masas seguirán moviéndose mientras las moldean, las moldean y se creen libres.

    Knarf

    Me gusta

  3. 3 Laura febrero 13, 2010 en 12:44 pm

    Sobre sus comentarios y Avatar: decirle que tiene, bajo mi punto de vista, toda la razón y que no chochea, se lo aseguro! Cuando era quinceañera y unos añitos más tarde, disfrutaba de lo lindo con la Guerra de las Galaxias, peliculas Disney, etc…. de las cuales todavia disfruto de vez en cuando, me transportan a las sensaciones de aquellos años… pero me pareció altamente preocupante que la historia a lo “bestia” de Pocahontas (para los que han seguido walt disney, es clavaica (como dicen por aqui, en la maravillosa tierra donde vivo) haya tenido tanto éxito. Mi preocupación real es (y abogo a los dos comentarios que he leido): ¿se creen todas las personas que ven estas peliculas que somos seres libre si con un cuento viejo (porque Pocahontas era la copia de la “historia real” de una india americana que fue a la Corte Inglesa de aquellos años) tiene un mensaje de amor y conexión con la naturaleza, cuando lo primero que hacen es cargarse la mitad del planeta para poder estar conectados con…. ¿el otro resto? derruido a lo bestia por la maquinaria militar??? Me parece absurdo y que nos están intentando inculcar de a poco que.. como dicen algunos politicuchos desde sus grandes poltronas de seguridad y corrupción: para tener paz hay que primero hacer la guerra, es decir, matar a unos cuantillos seres que viven bien lejos de nosotros, que por eso ni nos “duelen”, cargarnos su parte del mundo (su planeta pues no conocen otra cosa) para beneficio de unos cuentos terratenientes financieros que se lo quedarán todo todo todo y que nos venderán un bienestar y seguridad falsas, falsas, falsas…. en fin no me enrollo más que con estas cosas me exacerbo de mala manera. Por cierto, querido Duende, me encantan sus escritos, los leo con sumo gusto! Saludos a todos!

    Me gusta

  4. 4 Franciska febrero 13, 2010 en 7:45 pm

    Menos mal que el dia que iba a verla ,despues de hacer una cola, no habia entradas. O sea que la doy por vista despues de vuestros comentarios.

    Me gusta

  5. 5 lola febrero 13, 2010 en 9:14 pm

    No chocheas en absoluto querido Duende. Me pregunto, ¿qué tendrá que ver la acción de chochear con que te guste la película o no? No tenía intención de verla y no me siento vieja ni cascarrabias, eso sí, cada día tengo la impresión de pertenecer a otra mundo.

    Me gusta

  6. 6 Angelus Replicans febrero 13, 2010 en 10:40 pm

    Bueno, hoy lo de “Replicans” va de “Bladerunnerismo”, que conste.

    Pues vaya, no la he visto y, leído lo leído, no pienso verla. No he visto la Celda pero he de verla, ya lo creo. Me alegro por Monzón, que siempre me ha parecido un buen tipo.

    Y sí, salvo gloriosas excepciones, cada vez se hace peor cine. Mucho flash, mucha elipsis sin base y mucho efecto especial. Pero de guión, poco o nada.

    Creo que voy a verme “Casablanca” en versión original por enésima vez…

    Me gusta

  7. 7 José Ramón febrero 13, 2010 en 10:49 pm

    Paralelismo:

    Caso A.- Una película tiene que contar una historia. Para ello debe utilizar todos los medios a su alcance. Si los efectos especiales sirven para que la historia se comunique mejor, se entienda mejor, tenga mejor ritmo, etc, hay que usarlos sin dudar. Pero no tiene sentido usarlos porque sí, incluso a veces en contra del propio desarrollo de la historia o de su comprensión. Tampoco tiene sentido gastarse un dineral en efectos caprichosos y apabullantes y no gastar dos durillos y dos semanas (o dos meses) en pegarle un buen repaso al guión.

    Caso B.- Un edificio tiene que satisfacer una necesidad. Para ello debe utilizar todos los medios a su alcance. Si los efectos plásticos sirven para que el edificio sea más confortable, más bello, más agradable, etc, hay que usarlos sin dudar. Pero no tiene sentido usarlos porque sí, incluso a veces en contra de la propia función del edificio o de su utilización. Tampoco tiene sentido gastarse un dineral en efectos caprichosos y apabullantes y no gastar dos durillos y dos semanas (o dos meses) en pegarle un buen repaso al programa.

    Es lo mismo, ¿no?
    ¿No será que vivimos en un mundo de meras apariencias sin contenido firme?
    ¿No será que estamos en una especie de manierismo decadente?
    (No, hombre, no. Qué tonterías se me ocurren a veces).

    Me gusta

    • 8 Angelus Replicans febrero 13, 2010 en 10:59 pm

      De ida y vuelta. Hace unos días escuché a Patxi Mangado defender la vuelta a la arquitectura humanista, pensada para la gente. Empiezo a perdonarle aquel chascarrillo del Baluarte…

      Me gusta

  8. 9 Franciska febrero 14, 2010 en 10:05 am

    Creo, que el cine refleja siempre de alguna manera lo que esta pasando en el mundo, igual que la arquitecura o cualquier expesion artistica, estoy contigo, Jose Ramon. A partir de ahí, tendriamos que preguntarnos cosas,ya que seguimos vivos y me gusta intentar comprender lo que pasa. ¿Que significa el exceso de exito de los efectos especiales? ¿estan sustituyendo en esta nueva generacion a otras situaciones reales? ¿hay una necesidad de escapar?. Las hadas eran maravillosas y el genio de Aladin, ni digamos, pero lo que daban de premio, eran realidades, amor, belleza, amistad.Creo que habria que ser adolescente para explicarlo, aunque yo lo pregunto y tampoco saben que responder. No piensan, solo lo consumen.¿Sera que hay que pensar menos?, en fin estoy hecha un lio.

    Me gusta

  9. 10 maribel febrero 14, 2010 en 10:48 am

    bueno bueno….gracias a todos!!!!! me habeis alegrado el finde porque ya me sentia yo bastante bicho raro por creerme de las pocas personas que no vieron en sudia la “guerra de las galaxias” y evidentemente no he visto Avatar y no creo que la vea,,, gracias a todos pensaba que la rara era yo…. saludos..me voy a leer que estoy enganchadisima a Millenium…besos

    Me gusta

    • 11 Angelus P. febrero 14, 2010 en 9:28 pm

      Pues te acompaño, Maribel, prepárate para el “mono” que se te viene encima cuando acabes la tríada. ¡Qué suerte que aún no la hayas terminado!

      Me gusta

  10. 12 Palinuro febrero 14, 2010 en 11:00 am

    Una ventaja de los tiempos que nos ha tocado vivir es que te pasan por TV los avances o “traylers” – como antes se decía – de las películas que se proyectarán en los cines comerciales, lo que te permite formarte una idea del producto. En el caso de Avatar, y de tantas otras es de agradecer, porque te evita desplazarte a la sala en cuestión y puedes sustituir el bocata de El Brillante por otro de factura casera.
    Coincido con el Duende y alguno que otro de los contertulios en mi rechazo a la gran mayoría de las producciones cinematográficas que nos ofrecen en la actualidad, incluida la multinominada para los Goyas de hoy, Celda 211 (por cierto, ¿no es “nominada” un anglicismo por “seleccionada”?). No discuto sus presuntas virtudes en guión, dirección, interpretación, etc., simplemente, las revueltas carcelarias adobadas de violencia y lenguaje obsceno me pillan un pelín de vuelta. Y como esto y el abuso de los ordenadores en la factura de tantas “pelis” es lo que predomina en el cine de hoy, pues eso, que me quedo con el “Cine en blanco y negro” de Garci y en los DVD en los que puedes revisar a tu antojo a los Ford, Lubistch, Hawks, Wylder,…

    Me gusta

  11. 13 Zoupon febrero 15, 2010 en 12:42 pm

    Estando en la aldea de mis primos siendo niños, encontramos en una ocasión una enorme bosta en el medio de un prado. Hasta a mi tío, que era ganadero, le pareció sorprendentemente grande. El caso es que era espectacular y a los niños nos maravilló. No dejaba de ser una mierda de vaca, pero era una mierda espectacular.

    Algo así puede que pase con el cine sobrecargado de efectos especiales, tan sorprendentes y visualmente impactantes. La peli puede ser una porquería, pero será una porquería espectacular. Y quizá es espectáculo lo que la gente demanda.

    En mi caso, lo primero que le pido a una película es que me entretenga. Si conseguido eso, la película es buena, pues miel sobre hojuelas. Lo que no soporto es ese cine presuntamente elevado, intelectual, de autor y para selectas minorías, y sobre el que después tus amigos culturetas quieren hablar horas y horas sentados en el velador de un café, conversaciones en las que nunca nunca faltan las expresiones “retrato intimista” y “retrospectiva introspección”.

    Me gusta

    • 14 Angelus Replicans febrero 16, 2010 en 9:38 pm

      Tú también vienes de la vaca, querido Zoupon. Porque ¡eres la leche!

      Me gusta

  12. 15 Dora febrero 15, 2010 en 12:45 pm

    Disiento de los blogueros. El Duende no chochea, no está mayor, pero cascarrabias es un rato.

    Ánimo Figuerola, que el Atlético va como un tiro.

    Me gusta

  13. 16 El Duende de la Radio febrero 15, 2010 en 5:48 pm

    QUÉ PESO ME QUITAIS DE ENCIMA. Me alivia mucho compartir con alguien la angustia de no comprender muchos de los guiones actuales.
    En mi época de cinéfilo fue célebre una “boutade” titulada “El año pasado en Mariembad” (creo que de Alan Resnais)que no es que pareciera un disparate, sino que lo era. Leí cuantas críticas cayeron a mi alcance y todas ellas orillaban esta cuestión para reflejar lo mucho que sabían de cine, pero sin meterle mano a la estupefacción del espectador.

    Ya metidos en harina, aún habiendo apreciado la calidad de la hipergoyeada Celda y reconociendo que es una buena película, la anoto un defecto fundamental, que es la escasa credibilidad del personaje del rehén. ¿No parece un tipo demasiado experto y una mente privilegiadamente fría para ser su primer día de servicio en la prisión?

    Por lo demás, el cine se sirve de héroes y demonios que fabricamos entre todos. Este fin de semana he visto en la tele LUZ DE DOMINGO y pienso que si este melodramún rural hubiera llevado la firma de otro cineasta más grato para los “culturetas” que cita ZOUPON, hubiera recibido muchos más elogios que los que había escuchado antes de verla. A mí le peli me gustó bastante más que la media y la interpretación de Landa me pareció sobresaliente. Pero más aún me sorprendió la de un actor tan poco estimado por mí como Larrañaga, que modula a uno de los villanos más odiosos que he visto nunca en el cine. Chapeau por su papelón.

    Me gusta

  14. 17 El Duende de la Radio febrero 15, 2010 en 5:54 pm

    LA ANOTO. Mea culpa por LAISMO, no sea que me afeen los puristas (Angelus, Dolorosa, Zoupon, Alfonsina, Jose Ramon etc, etc)

    Por cierto. ¿Sabe alguien cómo se corrige un comentario ya subido?

    Me gusta

    • 18 Angelus Replicans febrero 16, 2010 en 9:36 pm

      ¡Anda! Y yo que pensaba que los “posts” se podían revisar… De poco sirven mis correcciones, pues… En adelante, me ahorraré el esfuerzo.

      Me gusta

  15. 19 bachí febrero 15, 2010 en 6:32 pm

    creo que en esta vida todo tiene que tener una lógica,y cuando la encuentro me gusta más lo que veo o percibo y si no la veo me parece un horror……..Me ha pasado recientemente con una exposición que no puedo comentar por qué me ha espantado porque más de uno me diría que no veo la estética en el arte.
    Lo siento yo también me siento un poco rebelde con casi todo lo que nos rodea.
    Me divierten un montón vuestros comentarios

    Me gusta

  16. 20 Carlos Suárez Pazos febrero 24, 2010 en 4:06 pm

    Pues a mi me ha gustado mucho. Es la película que más me ha gustado en los últimos 4 o 5 años.
    Claro que mi cine preferido es el de Ciencia-Ficción (aunque me gustan todos los generos) y puede que eso influya. Pero yo, sinceramente, veo una película muy entretenida, no le veo ningún problema al guión, técnicamente me parece increíble, y me lo pasé muy bien en el cine. Estará entre la corta lista de películas que decido comprar después en blu-ray.
    Y, con todos mis respetos, creo que queda muy ‘guay’ mostrarse con una opinión contraria a la mayoría, y no lo digo en concreto por ti, Duende, a quien leo a diario y me gusta casi todo lo que nos cuentas en tu blog, o por los comentaristas de hoy, pero queda muy ‘guay’. Con esto no quiero decir que gustando algo, se diga lo contrario, pero si que hay ciertas personas que necesitan desmarcarse de los gustos o la opinión de la mayoría, quizás para sentirse ‘más diferentes’ que los demás.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: