¿Donde tocan el piano los sindicalistas?

No le digas a mi madre que soy publicitario, ella cree que toco el piano en un burdel. Este es, más o menos, el título de un libro que escribió Jacques Seguela, el gurú de la comunicación francés que, dicen, llevó al Elíseo a François Mitterand. Nunca leyó este libro el Duende, siempre crítico con su viejo oficio, aunque sonrió y reconoció el acierto del título cada vez que salía a cuento. Otro comunicador ilustre, Juan Luis Cebrián se sirvió de él en uno de sus ensayos (El pianista en el burdel). Tampoco lo leyó el menda. No es para escandalizar a nadie: Stieg Larsson, Isabel Allende, Harold Robins y Baldomero Falcon, por poner ejemplos de bestsellers masivos, nunca pasaron por sus manos. La lectura es un placer muy particular, y hay que admitir que cada cual se va al sofá, o a la cama, con quien le peta.

No miraba los anuncios el Duende antes de trabajar en publicidad. Y dejó de mirarlos cuando patinó en ese negocio y acabó de vivir de ellos. Siempre le pareció que, por justificar su exagerada remuneración –entonces- los publicitarios alimentaban su ombligo hasta minimizar el que dicen que tienen los argentinos. Por cierto, había muchos publicitarios y argentinos. Era el no va más.

Así y todo, los que en España alcanzaron la categoría de gurús (úes) –Luis Bassat acaso sea el más conocido- siempre se distinguieron por creerse tan esenciales para la civilización como Gutemberg, Edison o Gandhi. No les critiquen: si tienen hijos que se apuntan a esta carrera, hágales creer que ellos también podrán ser el eje del mundo. Este pertenece a los llamados segurolas, y aunque a muchos el fanfarroneo les irrita,  a la mayoría le parece un argumento de autoridad moral, y acaban admirando al que se sabe vender. El publicitario con éxito es un modelo de triunfador tan fatuo que acaba empalagando, lo que al cabo justifica la ironía del título de Seguela: no cuentes a mi madre que soy publicitario, ella cree que estoy en una profesión más seria.

Los tiempos cambian. Ahora el título podría aplicarse a los sindicalistas. Los héroes de antaño, los defensores del proletariado, se han convertido en una casta de privilegiados que creen estar en posesión de la verdad y luchan por mantener su concepto de sindicalismo aún a riesgo de que el gobierno y el empresariado, acoquinados por distintas razones, no creen un solo puesto de trabajo. Todos los países que parecen iniciar la recuperación creen en la reforma laboral. Todos los expertos, conspicuos hombres de izquierda la mayoría –Paul Krugman, Joaquín Almunia y Miguel Angel Fernández Ordóñez, entre otros- sugieren que este es un sacrificio tan necesario como fructífero a largo plazo. Pero ellos, erre que erre, quieren tener la razón y la fuerza, la mula y los mil ducados. Financiación obligada a cargo del presupuesto nacional, nubes de liberados  por la gracia de no se sabe quién, voz y voto en la reordenación del marco laboral y de la seguridad social. Y, a poco que seas un baranda, planes de pensiones particulares, que una cosa es defender el retiro por cuenta del estado y otra creer que, en las condiciones vigentes, la piñata pública va a dar para mucho.

Necesitarán, aparte de la protestita de anteayer,  un cambio de imagen.  A Camacho y a Redondo se les entendía mejor. Sin duda hay muchos sindicalistas de buena fe que aún crean en lo que predican sus jefes. Pero muchos otros, cuando dejen de mirarse al ombligo, advertirán que la sociedad empieza a sospechar de su cerrilismo en unos casos y de su sumisión al gobierno en otras batallas.  Y acabarán parafraseando a Seguela: no le digan a mamá que soy sindicalista, ella cree que toco el piano en una casa de putas.

Anuncios

13 Responses to “¿Donde tocan el piano los sindicalistas?”


  1. 1 Angelus Perplexus febrero 25, 2010 en 2:35 am

    ¿De verdad, Duende, te crees todo eso?

    Ahora va a resultar que los culpables de la crisis son los sindicatos. ¿Desaparición de sindicatos = crisis resuelta? ¿Una Thatcher española?

    ¿Han de pagar los platos rotos los de siempre? ¿Para que el “pobrecito” Camps llegue a fin de mes? Claro, tanto gasto en trajes…

    ¿Casta de privilegiados? ¿Has estado TRABAJANDO en un sindicato para saber lo que se cuece y cómo se cuece? Yo, sí. Y cuando terminé el trabajo previsto, me bajaron de la inexistente “nube” y fue un alivio. La imagen de los dirigentes sindicales flota sobre los sudores de sus “liberados”, naturalmente.

    ¿Planes de pensiones privados? Han sido un engaño para quienes los hicimos tiempo ha… Beneficio para los bancos, para variar.

    ¿Sumisión? No deja de ser llamativo que los sectores más ultramontanos de la mano rectora pidan movilizaciones a los sindicatos… Que lo moderno es el neoliberalismo en el beneficio y la socialización en la pérdida. Natural, la ley de la jungla o la del embudo. Que lo importante es la empresa, 12 o 14 horas al día, sea a costa de lo que sea: familia, medio ambiente, salud o ética. ¡Viva san Mercado con todos sus lacayos predicadores en los medios, y sus milagrosos pelotazos gracias al dinero-mercancía!

    Seguimos sin aprender nada de nada…

    Me gusta

  2. 2 Pemberton febrero 25, 2010 en 9:48 am

    Abundando en tus comentarios de hoy que subscribo en su totalidad menos en lo de no leer best sellers. Voy a contaros un sucedido relacionado con un amigo mio que trabajo en America y que prejuvilaron en un momento dado.
    Le llamó el gran Jefe a su despacho en el piso 16 de una Elegante Torre donde trabajaban mas de 3000 empleados y en presencia de varios miembros del Consejo de Administarcionle dijo con gran solemnidad: “Por todos tus meritos, servicios a la causa, incrementos de ventas etc etc a lo largo de estos años, casi treinta, hemos decidido darte un bonus excepcional equivalente a no se cuantos años de trabajo, en lugar de un pin con la foto del Fundador y quince dias de salario como es costumbre por estos lares”.
    Ante tanto honor mi amigo se ruborizó pero tuvo que declinar el generoso ofrecimiento para estupor de los asistentes . Mi amigo era Español y siempre fue contibuyente a la Caja de la Seguridad Social de su pais y por ese pequeño detalle le correspondian por ley dos años de paro, 45 dias por año trabajado libre de impuestos, Asistencia Medica hasta el final de sus dias , viajes del Inserso, carnet de transportes etc etc etc.
    Aquel sabio Chairman que estaba premiando con generosidad verdadera a uno de sus colaboradores mas apreciados se quedo muy sorprendido que no contrariado, me consta, y comento ¿hasta cuando puede durar ese milagro?.
    Mi amigo no le supo contestar.
    Para completar la historia te dire que el Pin con la cara del Fundador si lo acepto y lo luce con orgullo en fiestas familiares y otros actos importantes.

    Me gusta

  3. 3 Pemberton febrero 25, 2010 en 10:00 am

    Una necesaria aclaracion

    La jubilacion a la americana , para ser honesto, tengo que reconocer que va acompañada por planes de pensiones a los que el Empleador contribuye generosamente.
    No todo es de “usar y tirar” ni muchisimo menos.
    Por eso los ex lucen sus pines con orgullo.

    Me gusta

  4. 4 José Ramón febrero 25, 2010 en 10:46 am

    La actual realidad post-moderna post-capitalista post-humana no tiene nada que ver con Dickens, ni con Victor Hugo. Nos fallan los modelos culturales e ideológicos. Nos fallan las imágenes mentales. La lucha de clases, el patrón, el obrero, los sindicatos… ya no sabemos qué papel desempeñan ni adónde vamos todos.
    Los bancos tienen colgados en sus vestíbulos los cuadros de los pintores revolucionarios, y en sus cajas fuertes el dinero de todos. Y si la famosa mierda de artista enlatada se cotiza bien, entonces la adquirirá un banco para su fundación. Da igual que sea una obra provocativa, antisistema o lo que sea. El Corte Inglés vende camisetas con la cara del Che, y los artistas pop hacen posters con Lenin y con Stalin.
    Yo ya no entiendo nada. Pero nada de nada.

    No leer best-sellers es una obligación moral.

    (Si con el tema de hoy tampoco interviene Wallace vamos a tener que preocuparnos).

    Me gusta

    • 5 Angelus Perplexus febrero 25, 2010 en 7:51 pm

      Vaya, estoy hecho un inmoral tras embeberme en la magnífica trilogía de Larsson. Pues ¿sabes?, acabo de darme cuenta de que tengo desde hace no sé cuánto una de Almudena Grandes ahí, aparcada… Me temo que tendré que empezarla de nuevo, y se me hace de un cuesta arriba…

      Me gusta

  5. 6 Zoupon febrero 25, 2010 en 11:48 am

    Comparto algunas de las cosas que dices, Duende. En mi opinión, es cierto que los sindicatos han dejado de ser la rebelde vanguardia de la lucha de clases para convertirse en entidades cuasipúblicas gregarias y amamantadas por el poder y que defienden sus propios intereses, empezando por los de sus liberados. Pero bien mirado, defender nuestros intereses es al fin y al cabo lo que todos más o menos hacemos.

    En realidad es toda la izquierda la que perdió su sitio, el proletario ya no existe como concepto, ahora los parias de la tierra se unen contra los crucifijos en las clases y contra el franquismo (¡!), a favor del aborto y la homosexualidad, contra la guerra de Irak y la extinción del lince ibérico. Al gran capital todas estas cosas le traen al pairo, pero le vienen muy bien para tener entretenido al personal y desviar la atención sobre la secular razón de existir de la izquierda: la lucha por el equitativo reparto de la riqueza.

    Pero tampoco creo que el bálsamo de Fierabrás para la crisis sea la tan cacareada reforma laboral, ni de lejos, lo diga Krugman o no. El principal problema que yo veo en España es la administración pública, que padece elefantiasis y es en extremo compleja, absolutamente ineficaz, muy agresiva con el ciudadano y sumamente dilapidadora de recursos púlicos. Si pudiésemos reducir el Leviathan a la tercera parte y sus leyes a un quinto, todo empezaría a marchar.

    Las culpas las llevan los sindicatos, y no seré yo quien los defienda, pero el empresariado patrio también tiene lo suyo, que no se ha guiado más que por el imprudente criterio del máximo beneficio, y en las vacas gordas todo para mi, y en las flacas al trabajador que le frían un paraguas.
    Y cuando el banco gana, el beneficio se reparte privadamente entre los acccionistas, lo cual está muy bien. Pero cuando el banco pierde, por arte de birlibirloque la deuda pasa a ser de todos los ciudadanos. Esa y no otra es la intolerable esencia del capitalismo, y comparto en esto el punto de vista de Angelus.
    Pero también conviene que sepa la famélica legión que pasa su tiempo jiñándose en el amigo Ánsar bajo la batuta de la Bardem, que todo eso lo promueve el de las cejas picudas, sí, ese, el socialista y obrero.

    Que rollos meto, perdón.

    Me gusta

  6. 7 Zoupon febrero 25, 2010 en 11:50 am

    No te había leído, José-Ramón, pero estoy de acuerdo, sobre todo en lo de Wallace. Si hoy no da señales de vida, habrá que empezar a llamar a los hospitales.

    Me gusta

  7. 8 Charivari febrero 25, 2010 en 1:55 pm

    El sistema laboral español yo lo veo muy encorsetado. Da miedo pensar que para una gran número de nuestros jóvenes la mayor aspiración es hacerse funcionario o modelo.
    Nadie aprende de los errores o aciertos de otros países u otras sociedades; los llamados “países emergentes” van por el camino de la explotación, el dinero fácil y rápido, perdiendo identidad por los caminos… Estoy de acuerdo en que todo es un lío, la cultura “del todo a 100”.
    Uno de los dioses del Olimpo insufló en el alma humana falsas esperanzas para que siguiera reproduciéndose a pesar de todo ¿será por eso?

    Me gusta

  8. 9 El Duende de la Radio febrero 25, 2010 en 2:21 pm

    Gracias, ANGELUS PERPLEXUS. Vivan las discrepancias. A veces me veo como un becario de Caronte, pero navegando en una balsa de aceite. Me viene bien equivocarme y agitar la polémica.

    Es lo que tiene mi ignorancia enciclopédica. Interpretas la vida a partir de lo que ves de cerca. Y mi único contacto -ligero, todo hay que decirlo- con sindicalistas fue en lo que entonces llamaban ente público de RTVE.No me pareció que acabaran exhaustos precisamente, como si duda era tu caso.

    Lo de los liberados, con todos los respetos, es algo que llama la atención a todo el que queda fuera de ese círculo privilegiado. Y no aplaudo “la codicia de la banca y de las grandes empresas”, sobre todo si es a costa de pejubilaciones masivas que tanto la derecha como la izquierda han consentido de forma inexplicable.Incluso en compañías multimillonarias en beneficios.

    Pero, muy a mi pesar, he vivido en propias carnes la agonía de una PYME, y llegué a comprender que con el marco laboral actual muchos se tienten la ropa antes de crear un puesto de trabajo.

    No creo que los gurúes de la economía tengan la varita mágica. Pero estudié con MAFO, me precio de conocerle, se que es un buen economista y un hombre de izquierdas. Y me sorprende y me duele que algún líder del sindicalismo le mande “a su puta casa” por atreverse a sugerir la aplicación de lo que en los países que tienen la mitad de paro que en España ya ha probado su eficacia.

    Supongo que el sindicalismo es útil a la clase trabajadora. Pero quizás, como los automóviles viejos, necesita una reparación. Y, desde luego, un cambio de imagen. Por una tímida sugerencia de lo que, con la calculadora en la mano, parece inevitable para salvar el futuro de las pensiones, se echan a la calle. Pero ni hablar de huelga general cuando a Aznar y a González se la montaron siendo el paro era la mitad del actual. Cualquier observador diría que se les ve el plumero, ¿no?

    Y espero que WALLACE, efectivamente, no tarde ya ni un minuto más en aparecer.

    Me gusta

  9. 10 wallace97 febrero 26, 2010 en 11:56 am

    Hola duendes, no pasa nada, todo va bien (si es que se puede decir eso cuando se mira alrededor).

    Sigo disfrutando a diario de vuestros comentarios, pero todo lo que tenía que decir ya lo he dicho, y lo que no tenía que decir, pues lógicamente, ni lo dije ni lo diré.

    Eso sí, echo de menos a bastantes habitantes del bosque.

    Un saludo.

    Me gusta

  10. 11 Ana febrero 26, 2010 en 9:28 pm

    wallace yo tambien lo sigo a diario pero como tù no he dicho mucho ultimamente pero se te echaba de menos esta bien saber que sigues por aqui

    Me gusta

  11. 12 Luberon febrero 26, 2010 en 11:01 pm

    Hola a todos.
    Yo os sigo desde los primeros momentos en que El Duende nacio , hace ya algun tiempo, yo por entonces vivia y trabajaba desde hace ya algunos años en Francia, y reconozco que desde la distancia tenia bastantes dificultades para comprender lo que estaba pasando en mi querido pais. Yo venia con mucha frecuencia a Madrid y todos los meses a Barcelona ( mi mujer decia a nuestros amigos que viviamos a cuatro horas del Corte Ingles de Diagonal ), viviamos en La Provence. Pues bien ,cuando compartia con mis amigos españoles, mis dudas sobre la posibilidad de que la situacion economica española se mantuviese , nadie me daba la razon, todos me tachaban de haberme contaminado de la envidia que los europeos sentian de ver una España con una economia moderna y eficaz, era como si todos mis amigos estuviesen ciegos de pura autosatisfaccion .España funcionaba a todo gas, y para nosotros pareceia que el dinero crecia en los arboles, puedo contar historias increibles , pero seguro que los que vivian aqui saben de esto mucho mas que yo.
    Yo soy economista , pero no eran mis pobres conocimientos lo que me hacia dudar, era simplemente comparar manzanas con manzanas ,viajar un poco , abrir los ojos , escuchar y leer prensa no española , se trataba simplemente de comparar otros paises de Europa con el mio y tener un poco de sentido comun. Yo no entendia, como habiendo en mi pais tanta gente supercompetente , desde la Universidad hasta la empresa, las escuelas de negocios, el Banco de España , los periodistas especializados en economia, etc etc, nadie hablaba de lo que estaba haciendo marchar nuestra economia y los riesgos de colapso .Aun recuerdo las bromas de un colega frances ( el es economista y ademas sabe de esto ) cuando nuestro pfresidente del Gobierno y el Ministro de economia negaban la crisis que se nos habia ya echado encima…. Los españoles siempre haciendo castillos en el aire, reconozco que aunque yo estaba bastante de acuerdo con él me fastidiaba muchisimo, sentia un poco de verguenza de ver a nuestro presidente decir lo que decia, casi tanta como cuando hablo un dia en La asamblea y sus colegas socialistas se dedicaban a leer la prensa en sus escaños, ellos unos maleducados y nuestro presidente haciendo un papelon…. Yo no entendia nada, al final llegue a pensar que España es como es y que yo estaba completamente incapacitado para comprender a mi querido pais. Peor aun , hoy sigo sin comprender como nadie levanto la voz en esos años , al menos en el 2006-2007, pero este silencio me sorprendia principalmente cuando miraba a los Sindicatos españoles. Yo por mi profesion tuve que discutir y negociar representando a mi empresa , con colegas que eran representantes del Comite de Empresa miembros de la CGT y de otros sindicatos, no era nada facil negociar con ellos , pero aprendi que cuando hay que ser mas ambicioso es cuando la economia funciona bien y crea riqueza, las empresan tienen mucho mas margen de negociacion, y es mucho mas facil obtener concesiones , recuerdo que un colega de la CGT me dijo un dia , si hacemos una huelga de media jornada, el coste para la empresa sera mucho mas alto que hace 10 años cuando paramos tres dias completos, es ahora cuando los Sindicatos tenemos que trabajar…. Mis interlocutores eran super profesionales , pero sobre todo tenian los pies en el suelo y cuando la ” empresa generaba riqueza ” era durisimos, era cuando mas se esforzaban por mejorar las condiciones de los trabajadores, especialmente en lo relativo a las inversiones de seguridad y creacion de puestos de trabajo, las horas extraordinarias eran pecado mortal, si habia trabajo hay que crear un puesto de trabajo , aunque sea un contrato no fijo, pero nada de horas extras. En fin todo este rollo para decir que quizas necesitariamos profesionalizar nuestros sindicatos y a lo peor hemos perdido una oportunidad unica estos ultimos años, ahora la tarta es minuscula y muy dificil de conseguir un trozo del pastel. Ahora creo que hay que pensar en el largo plazo , no en el corto hay que hacer lo necesario para empezar a crear riqueza y despues habra que trabajar para repartirla lo mas equitativamente posible .
    Negociando con los Sindicatos aprendi bastante ,me hicieron pasar ratos muy dificiles , perdi el poco pelo que lleve de España, pero les tengo un gran respeto, sobre todo admire su sentido comun,recuerdo que un viejo sindicalista de CGT me decia, ” cuando el pastel es grande hay que pelear para repartirlo , pero cuando es menos grande todos a la cocina…”
    No conozco el funcionamiento de los Sindicatos españoles,hablo solo de oido, por lo que he leido este ultimo año , asi que tambien es perfectamente posible que este equivocado, ojala sea asi, porque creo que seria una muy buena señal.

    Al ver las manifestaciones y la manipulacion en mi opinion pueril sobre el numero de asistentes, me ha recordado lo que el viejo sindicalista de la CGT me decia sobre el pastel , de cuando hay ir a la cocina o hay que saltar al ruedo, por cierto nos hicimos bastante amigos gracias a los toros, disfrutamos de buenas corridas en Arles y Nimes..

    Disculparme por haberme extendido , pero ha coincidido que esta mañana me llamo mi amigo para coger entradas para la Feria de Arles en Abril y todo me vino de golpe a la cabeza.
    Disculparme os prometo no volver a invadir este espacio durante mucho tiempo, prefiero seguir simplemente disfrutando con vuestras opiniones, como he hecho durante estos años.

    Un cordial saludo

    Me gusta

  12. 13 José Ramón febrero 27, 2010 en 7:51 pm

    Luberon: Qué raro se me hace intentar entender a alguien que lee en secreto, sin intervenir. (Será porque yo no me puedo estar callado). Pero para una vez que has escrito lo has hecho extensamente. Me ha parecido muy interesante lo que has escrito.
    Aunque yo no soy anfitrión de esta casa, sino un invitado más, y por lo tanto no tengo derecho a invitarte, te pido que escribas más veces.

    (Yo todavía no salgo de mi asombro de la sensación de lo ricos que nos sentíamos todos. Ya la veo en la lejanía, brumosa, hasta que de golpe recuerdo algún detalle, algún comentario de entonces, y me quedo boquiabierto y estupefacto. Nos sentíamos ricos de dinero y vacíos de todo lo demás).

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: