Recortables degenerados

 

Sonríe el Duende con mal disimulada nostalgia cuando recuerda que la vida le parecía un recortable. Un recortable de soldados, de toreros, de muñecas con sus vestiditos o de casas, catedrales, barcos, aviones…Todo nítido, bonito, y, si atinabas con la tijera adecuada y ponías cuidado, quedaba muy bien recortado sobre el grisáceo telón de fondo de la realidad cotidiana. Otro mundo por una o dos pesetas. Enternece pensar que un simple papel impreso podía ser un regalo de cumpleaños, una ilusión y un alivio para el niño enfermito en cama o  castigado el domingo sin salir.

-Lo siento, pero el cine es demasiado caro, y has sacado malas notas-le decían en casa.

 La alternativa eran los recortables. Silueteabas las figuras, las doblabas por la línea trepada y las plantabas sobre una mesa. Gracias a ellas llenabas muchas tardes lluviosas entretenido y feliz. Eran la raíz cúbica de la play station.

Los recortables son una metáfora de lo simple que interpretabas la vida entonces. Recuerda con particular cariño el Duende el de una granja que le solucionó un domingo. Aquí el granjero con su tractor, allá el caballo percherón, allá las vacas, al lado las ovejas. Su pajar, sus cerdos, sus gallinas, sus ocas. La casita del granjero con su valla de madera. Y la granjera regando las macetas de su ventana. Todo fácil de entender, bonito, simple y sin líneas nebulosas que desdibujaran los contornos. Como la vida, insiste el Duende.

 Aún no había aparecido el filtro de los matices, y las personas, como las cosas, eran buenas o malas. Los americanos eran buenos y los alemanes malos. La marina inglesa era buena y Francis Drake malo. También le enseñaron a uno que los curas, como hombres de Dios, eran buenos, y  se les besaba la mano por las calles. Y no tenía duda de que los artistas de la risa, desde Charlot y el Gordo y el Flaco hasta el último payaso, eran todos buenísimos.

Tristemente, ardió la inocencia de los recortables. El Duende acababa de ver al Barça por la tele el pasado miércoles cuando haciendo zapping pasó por la Sexta. Ahí cayó en un programa en el que el Gran Wyoming y una señorita muy mona repasaban y comentaban, se supone que con sentido del humor, las noticias de actualidad. Con la Iglesia habían dado: madre mía, que chollo los curas pederastas para los iconoclastas. Lo peor no fue ver en horario fronterizo al infantil cómo uno de aquellos depravados era sorprendido por una cámara oculta en uno de sus pecados más inconfesables con un menor. Vomitivas las imágenes, e inexplicable que se muestren. Lo peor es que ese  repugnante crimen de lesa infancia  era tratado como algo para tomárselo a risa por alguien a quien el Duende admiró en un tiempo por su ingenio y su desparpajo. Dónde habrá quedado aquel  showman original y disparatado  que cantaba Tramperos de Conneticut  con Reverendo. Parece en este caso que el fin, si es tan progre como fumigar a la curia en aras del laicismo, justificaba los medios.

Qué pena. Y qué asco. Tratando de hacer humor por la radio, uno habrá molestado alguna vez a alguien y habrá herido sensibilidades, seguro.  Pero sentido común y sin ponerse previamente  de acuerdo, ni Javier Capitán ni el Duende bromearon nunca conscientemente con asuntos que revuelven las tripas del alma.

Quizás pensaban que los cómicos deben ser inocuos, como los recortables. Sin caer  en la cuenta de que ya hasta las fantasías de papel habrán degenerado en canallas para estar a la altura de las circunstancias.

Anuncios

14 Responses to “Recortables degenerados”


  1. 1 Franciska marzo 21, 2010 en 8:24 am

    El tema de la pederastia, en cualquier contexto, particulares, señores bien, profesores, y como no sacerdotes , que al fin y al cabo son hombres , siempre que lo escucho o lo veo en las noticias, me parece algo terrible. ¡esas miles de fotos de niños¡,¡en esas actitudas¡. Se meten, efectivamente con los sacerdotes, porque se supone que estan en una gracia de Dios que les deberia protejer de esas tentaciones, y eso hace mucho daño a la institucion de la Iglesia, ya debilitada por muchas otras circustancias. Pero, no lo veo más grave que en los otros, en los de a pie, en los que ademas comercian con todo esto y parece que se forran.Pienso que ademas hay miles de intereses creados alrededor de este negocio. Y lo que cuentas del programa de la tele, bueno, sin comentario y ¿será que da audiencia? ó alguien perverso, ha decidido que la da.?

    Me gusta

  2. 2 Laura marzo 21, 2010 en 12:16 pm

    ¿Será por eso que he dejado de ver la televisión? ¿Será por eso que mi “caja tonta” está totalmente apagada en mi salón, ocupando espacio (ahora que pienso…)?
    No solamente me parece aberrante algo así sino que encima se mofen como si de un cruel chiste se tratara.
    Yo también admiraba al que fuera el gran wyaoming (o como se escriba) en el pasado. Desde que se estiró la piel, creo que se ha estirado otras muchas cosas, para mal, claro está, aunque esta es mi humilde opinión. Supongo que todos sus “fans” y seguidores del programa lo verán como algo fantástico… de ellos prefiero no hablar, la tristeza me invade y la impotencia de ver a este mundo donde anda, ni te cuento!

    Me gusta

  3. 3 Charivari marzo 21, 2010 en 1:05 pm

    Ya hace mucho tiempo que lo único que se fomenta en los medios es la ignorancia, la vulgaridad y el todo vale. Todo hay que verlo con naturalidad si no eres un carca, retrógado, anticuado e incomprensivo. Dinero fácil y rápido a costa de lo que sea. Y da verdadera pena ver cómo caen en esa trampa profesionales que no lo esperabas.
    Fuí niña de recortables. De niñez enclenque los recuerdo con un inmenso cariño pues me entretuvieron, hicieron desarrollar mi imaginación y también obtener una precisión más que aceptable en las manualidades. Tiempos en que los niños éramos eso, niños y en que la sociedad era también menos complicada y no se alardeaba de los “bajos instintos” ni se aireaban sin necesidad.
    No entiendo porqué la cultura, los principio, las buenas maneras, la educación aparecen en la mayoría de programas de la televisión como signo de “pijez”.

    Me gusta

  4. 4 maribel marzo 21, 2010 en 2:06 pm

    YA ..creo que todos opinamos igual pero somos muy pocos porque esta claro que si no lo viera nadie no existirian esa clase de television que es lo que esta en boga” saludos

    Me gusta

  5. 5 José Ramón marzo 21, 2010 en 7:10 pm

    Vale que el Wyoming está muy pasado. (Aún está bien en RNE, con Juan Luis Cano, el de Gomaespuma). Vale que era mucho mejor lo de “Tramperos de Conneticut” o lo de “Cuando voy montando en bici con la mano entre las piernas”, y que en la Sexta está muy pallá.
    Pero creo que lo grave y lo serio, lo asqueroso y lo vomitivo es que ante tantísimos casos de abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes, la jerarquía eclesiástica no haya hecho nunca otra cosa que taparlo y disimular.
    Eso sí que me parece vergonzoso.
    Es horroroso que alguien robe, pero mucho más si es policía. Es tremendo que alguien haga trampas, pero mucho más si es un juez. Es insoportable que alguien viole a un niño, pero mucho más si es un sacerdote o un profesor. Creo que en esos casos los castigos deberían ser ejemplares, y lo peor es disimular y ocultar.
    Yo no haría chistes con eso, porque me da asco, pero sí le tiraría a la iglesia todas las pullas que pudiera.

    Me gusta

  6. 6 Angelus P. marzo 21, 2010 en 10:12 pm

    Ya dijo el filósofo aquello de que todo cambia… ¡Cuán relativas son las actitudes de nuestros comunicadores! ¡Qué disgusto me llevé cuando vi a mi admiradísima Yolanda Flores haciendo aquel “late” visceral..! Pero, ¿y qué de la “adaptabilidad” a las nuevas circunstancias del empleo de Carlos Alsina, Félix Madero o, incluso, Mª José (ahora Pepa) Sastre?

    Panta rei, ya lo dijo el filósofo…

    Me gusta

  7. 7 Franciska marzo 21, 2010 en 10:12 pm

    Jose Ramon, te veo un poco “engel exterminador”,creo que los actos son buenos o malos en si mismos, no más malos segun quien los haga o el cargo que ostenta en esta vida.Me perece igual de horrible que viole a un niño un ingeniero que un profesor de matematicas, un sacerdote que el alcale de mi pueblo, ¿es que es disculpable en algun caso?

    Me gusta

  8. 8 Pemberton marzo 22, 2010 en 7:27 am

    En aras de la notoriedad y ganar audiencia “todo vale”, lo que me preocupa es que esas cosas de Wyoming hagan ganarla. Cada dia entiendo menos a mis congeneres.
    Que un cura pederasta es peor que un ingeniero pederasta es evidente. En el caso del cura es, ademas, una traicion a la confianza que en él hay depositada ademas de un crimen deleznable como en el caso del ingeniero.

    Me gusta

  9. 9 Úrsux marzo 22, 2010 en 12:22 pm

    Absolutamente de acuerdo con Pemberton y José Ramón. Y no soy admirador ni presente ni pasado de Wyoming. Creo que se puede criticar el horario, pero no la emisión de esas imágenes.

    Y, sin tener en cuenta la pederastia, para que no se me pueda tachar de oportunista o coyuntural, creo que es legítimo dudar, al menos, por la eficacia de una empresa que lleva dos mil años trabajando para erradicar la pobreza. Yo desde luego, en vista de su pasado y su presente, no me sacaría su “carné de socio”.

    Me gusta

  10. 10 Palinuro marzo 22, 2010 en 12:58 pm

    La iglesia catolica es los curas pederastas y los(as) misioneros(as) que consagran su vida a los miserables del tercer mundo, es el oropel del Vaticano y monseñor Romero, es el clero acomodaticio y el comprometido de centro y suramerica. Al menos, Benedicto XVI ha tenido la decencia de pedir perdon y lamentar publicamente semejantes atropellos, aunque yo he echado de menos mas energia en la condena. Yo, personalmente, entiendo que, con todos sus defectos, aun merece credito. Mas que muchos otros que blasonan dia y noche de etica y llevan orejeras puestas para ver solo lo que les interesa.
    En cuanto a Wyoming suscribo lo apuntado por el Duende. He pasadode ser fan en su epoca con Reverendo a ignorarlo, como a cualquier otra emisora especializada en telebasura, vulgo Sexta, Telecinco…

    Me gusta

  11. 11 Zoupon marzo 22, 2010 en 6:09 pm

    En general, creo que puede variar la gravedad y el reproche de un delito en función de quien lo cometa. Por ejemplo, considero más grave un robo millonario cometido por un político que por “El Dioni”. Pero hay crímenes tan abyectos que la condición de la persona que los comete es indiferente, y la pederastia es uno de ellos.
    Y también creo que la Iglesia debería enfrentar el problema con decisión y ventilar sacristías y seminarios, porque es de justicia y por su propio interés.

    En cuanto al Wyoming, me parece innegable que tiene mucho talento. En mi opinión, es una pena que lo dilapide con tan mal gusto en un programa que no llega ni a mediocre. Esa manera de malgastar el ingenio me recuerda a la de Forges, autor de muchos chistes antológicos antes de que le diera por hacer chiste político facilón para redimirnos a todos.

    Me gusta

  12. 12 El Duende de la Radio marzo 23, 2010 en 8:33 am

    Además de la lucidez de muchos de los comentarios vertidos, le sorprende a uno en esta peliaguda materia el EXCESO, que parece ser un signo de nuestro tiempo.

    El Papa acaba de recordar: “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”…También podría haber releído aquéllo de “el más justo de los justos peca al día de más de setenta veces siete”.

    Pero…¡ay, el exceso! El ladrón y el estafador de nuestro tiempo (Madoff, por ejemplo, o el propio Roldán que vuelve a la palestra) no se conforma con robas un par de decenas de millones. El robo o la estafa ha de ser por cientos o miles. Cambiando de delito, todos seríamos comprensivos con el sacerdote que no puede cumplir con el deber del celibato y se salta la castidad a la torera. ¡Pero tantas sotanas cayendo en el más sórdido de los delitos sexuales!…

    En fin. Esperemos que aunque la misericordia de Dios sea infinita, no se refugien en ella ni el Papa ni los tribunales para luchar implacables ese cáncer social que es la pederastia

    Me gusta

  13. 13 Palinuro marzo 23, 2010 en 11:55 am

    Zoupon, Duende, completamente de acuerdo. Guerra sin piedad a la pederastia. Lo cortés no quita lo valiente.

    Me gusta

  14. 14 Ayalga marzo 28, 2010 en 11:46 pm

    Lo peor de todo es la ocultación de los delitos por parte de la Iglesia. El intentar colar el “aquí no pasa nada” y aunque ahora se lea más sobre el asunto, ya hace años que van saliendo casos y la Iglesia suspendía “a divinis” a los sacerdotes pederastas o violadores-abusadores de niños o misioneras, pero no los entregaba a la justicia para que fuesen juzgados por tal delito que lleva aparejada pena de privación de libertad.

    Aunque haya pederastas en todas las profesiones, el pederasta pillado, es juzgado y condenado. La Iglesia, se lo guisaba y se lo comía, evitando poner a los sacerdotes en la tesitura de responder como cualquier civil ( o militar)

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: