Una claudicación imperdonable

-Cómo le debilitan a uno los años- se dice Homper, perplejo ante la sombra que le acusa desde el espejo.

Hacía tiempo que se había propuesto no atender una sola llamada de marketing telefónico. Incluso había acuñado una contestación modelo: “perdone, respeto  mucho su trabajo, pero tengo por norma no aceptar que me vendan nada por teléfono, lo siento”.

Y sin embargo le habló una tal Noemí con una voz que él lo sonó como si viniera de  Tarita, aquella indígena que cautivó a Marlon Brando en el rodaje de Rebelión en la Bounty. Tras soltar la frase de rigor, Homper pensaba cortar la conversación. Pero ella no se rindió.

-¿No me a va a dejar que le explique mi oferta?- le dijo.

Y lo dijo tan dulcemente, y con una voz tan seductora, que le desarboló. Y al día siguiente, en su tertulia del Ateneo, lo tuvo que confesar avergonzado.

-Soy un marica, un blandengue. Me había juramentado no ceder y he cedido. Cómo le debilitan a uno los años…

Y ahí se quedó Homper, en su soledad. Perplejo por haber aceptado comprar a plazos la Enciclopedia del Románico, una colección de doce  bocks de cerveza bávaros en su anaquel de madera de cerezo y una cubertería de acero inoxidable para doce personas.

¡Ah!. Y al haber sido uno de los cincuenta primeros en contestar a la oferta, el obsequio adicional  de una estrellita bañada en oro que, sin Tarita a la vista, ya no sabría a quién ofrecer como regalo.

Anuncios

8 Responses to “Una claudicación imperdonable”


  1. 1 maribel marzo 25, 2010 en 8:07 am

    -hay Tarita Tarita..que faciles somos … pues quedatela tu y asi no volveras a caer..jajajajaj saludos

    Me gusta

  2. 2 Úrsux marzo 25, 2010 en 8:57 am

    Pero blandengue, blandengue 😉

    Me gusta

  3. 3 Pedrito marzo 25, 2010 en 10:13 am

    “Y, ahi se quedó Homper, en su soledad” … ¡Cuán ingrata resulta la naturaleza humana, y como se ve que no te han llegado todavia a casa estas codiciadas compras!
    ¡ Despierta Homper, imagina tu futuro social !
    Ahi, en tu atalaya al atardecer, los 10 tertulianos del Ateneo, jarra bávara en mano, brindan con regocijo por la felicidad de la “joven pareja”. Mientras recojes el guante haciendo el elogio de los aqui presentes y de las virtudes de tu bienamada, Tarita-
    Noemi, ligerita y sonrosante, se afana en disponer 12 cubiertos relucientes para una cena tan elegante como informal, ya que los comensales estarán invitados a acomodar sus posaderas encima de algunos de los 60 tomos de la Enciclopedia del Romanico que van precisamente a sortearse entre ellos en el aperitivo …

    ¡ Que envidia !

    Me gusta

  4. 4 José Ramón marzo 25, 2010 en 11:30 am

    A mí el otro día ni me dejaron colocarles mi contestación acuñada (algo menos educada que la de Homper), porque quien me llamó fue una grabación que me pidió que esperara. Me han hecho esperar muchas veces cuando llamo yo, pero nunca me habían hecho esperar llamándome ellos.
    Así que no pude hacer otra cosa que colgar, muy cabreado.

    Me gusta

  5. 5 José Ramón marzo 25, 2010 en 11:31 am

    (Ah, se me olvidaba: La enciclopedia del Románico sería la de Peridis, supongo. Qué chollo).

    (El de Peridis, no el de quien compre la enciclopedia).

    Me gusta

  6. 6 El Duende de la Radio marzo 25, 2010 en 5:04 pm

    La llamada a la que se refiere Jose Ramón es la última moda del márketing telefónico más impertinente. Inconcebible que se haya atrevido alguien a ponerlo en marcha.

    Yo pronostico que el marketing telefónico va a a caer en desuso rápidamente, porque la gente está haasta la punta del pelo de soportar a pelmas en horas intempestivas, y el índice de éxito de las llamadas debe de ser bajísimo. Pero lo de la llamada automática con petición de espera -je, je, como si nadie tuviera otra cosa mejor que hacer-merece el Premio Mercurio a las iniciativas de venta más estúpidas inventadas por la mercadotecnia.

    Por cieryo, qué tema tan aburrido.

    Me gusta

    • 7 Angelus Brevis marzo 26, 2010 en 12:06 am

      Pues sí, francamente. Yo, y debido precisamente a los años, utilizo las cajas más destempladas…

      Me gusta

  7. 8 Ángela marzo 29, 2010 en 7:03 pm

    Yo hace tiempo que contesto a estas llamadas de teléfono, que creo que a partir de ahora ya no nos molestarán, con un método infalible. Pongo voz metálica y muy pausadamente digo: si quiere hablar con la señora de la casa, marque el uno, si lo que desea es hablar con el hombre de la casa, marque el dos, si prefiere hablar con algún chaval de la casa, marque el tres y si no es ninguna de estas opciones, permanezca a la espera… y luego cuelgo, pero os aseguro, que no han conseguido encajarme ni una sola línea de la oferta que querían presentarme, se quedan totalmente noqueados.
    Por lo demás, se presenta oscurita la semana santa asturiana. Lloviendo y con mucho aire, y COMO CON LAS LLAMADAS DE TELÉFONO: YA NO PODEMOS MÁS!!!

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,761 hits

A %d blogueros les gusta esto: