La caída secundum el profeta Zapatías

No se sabe qué es más duro, si caerse del caballo o lo que viene después...

De los aduladores que se interponen entre mí y la realidad, líberame, Domine –dijo el baranda.

Luego se paró a pensar y pensó que cómo iba a invocar al Señor, si él era agnóstico, y no reconocía más señorío que el de la razón. Alguien le había azotado la tarde anterior con otro flagelo de sacristía.

-¿Así que te llaman de la Casa Blanca y por fin te caes del caballo, como Saulo?

Perseguidor de los escépticos que no abrazaban su fe, el baranda, al igual que Saulo en el camino de Damasco, recibe la llamada del superbaranda, se cae del caballo y ve la luz.

-Saulo, digo José Luis.  Why do you not accept that you have not puta idea about economy?…Fall off your horse and follow me!

Y luego, más serio y usando de intérprete le dijo.

-No pasa nada, somos políticos, donde decías digo, di Diego. Y no creas que has mentido ofreciéndoles la Tierra de Promisión, Diles, simplemente, que has descubierto una verdad nueva.

Y así lo hizo.

Y no culpaba de su caída del caballo a don Probo Buenafé, su profesor de Teoría del Buenismo y del Talante aplicado. Ni a Nicolás de Maquiavelo, que quizás no  aconsejó con tanta claridad al Príncipe en este punto. Sino a todos aquellos palmeros, aplaudidores, forrapelotas, aduladores y turiferarios (as) que, a cambio de un puesto, una mamandurria o un favor, jamás se habían atrevido ni si quiera a sugerirle que, desde que identificaba a España con la Arcadia feliz,  estaba tocando el violón y haciendo pis fuera del tiesto.

Anuncios

4 Responses to “La caída secundum el profeta Zapatías”


  1. 1 maribel mayo 14, 2010 en 7:08 am

    lo siento pero estoy tan indignada que ese tema ni lo toco…..FELICEDADES A TODOS LOS ATLETICOSSSSSSSSSSSSSSSS

    Me gusta

  2. 2 Zoupon mayo 14, 2010 en 10:47 am

    La realidad es como un camión que viene de frente por tu carril. Viene por el carril equivocado, sí, y puedes no hacer caso durante algún tiempo pensando que volverá al carril que le corresponde, pero al final, o te apartas tú o te aplasta. Y cuanto más tardes en apartarte más brusco será el volantazo que tengas que dar.

    Me gusta

  3. 3 Charivari mayo 14, 2010 en 1:33 pm

    Pues todavía los hay que siguen en el guindo agazapados.
    ¿Os acordáis cuando de pequeños se comentaba lo del “peligro amarillo”? Pues hasta esos ya opinan.
    Please, ZP, go to Lyon, you can!

    Me gusta


  1. 1 La caída secundum el profeta Zapatías Trackback en mayo 13, 2010 en 6:48 pm
Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,772 hits

A %d blogueros les gusta esto: