¿Será asesinado Bach en la Castellana?

Lo del crimen sólo es una hipótesis. Pero lo del concierto es cierto.

Todo era suave, algodonoso, irrelevante, lento. Era la infancia. En su libro de memorias “El tiempo amarillo, Fernando Fernán-Gómez cuenta con mucha gracia la emoción de abandonar la habitación interior con derecho a cocina que habitaba con su madre y con su abuela en la calle Alvarez de Castro de Madrid para ocupar otro piso exterior de la misma casa. Habían mejorado de fortuna, y ahí el niño pelirrojo podía entretenerse mirando cómo pasaba  la gente, el carrito del lechero, el de los portes a domicilio, el tranvía y algún que otro vehículo más. También las nubes, y los vencejos, que gustan de hacer cosquillas a cualquier pedazo de cielo madrileño. Qué apasionante, ver la vida de la ciudad cuando antes tus ojos sólo se entretenían con un calendario de La Unión Española de Explosivo colgado de la pared.

Para el Duende en esa misma edad los días eran iguales a sí mismos. A los cuatro o cinco años, ya te crees que has vivido un siglo. Haces memoria: ¿cuántas mañanas has despertado? ¿Cuántas veces te has quitado las legañas con el agua fría? ¿Cuántos tazones de leche con pan te has desayunado? ¿Cuántas veces has visto desde el balcón al tendero de enfrente desplegando el toldo de su mercería? ¿Cuántos autobuses habrán pasado por tus ojos? Le bajaban al Paseo de la Castellana, por cuya calzada central aún pasaban coches de caballos con turistas. Él jugaba con otros niños y de cuando en cuando se quedaba mirando a unos obreros que soldaban una viga de lo que luego sería el Hotel Fénix. A eso de la una, los obreros dejaban la obra, se instalaban en un banco del paseo, sacaban su tartera de aluminio y su bota de vino, almorzaban el guiso que traían de casa y se echaban la siesta al aire libre. El Duende sentía envidia, y pensaba que de mayor quizás le gustaría ser obrero para comer y dormir en la Castellana.

El otro espectáculo es que a lo largo de la mañana, o de la tarde, pasaban a caballo por la calzada lateral de los números pares  una profesora  de equitación inglesa, pelirroja como Fernán-Gómez, con su gorra negra y una ristra de alumnos que la seguían. Debían de venir del Retiro, pero ¿a dónde iban?  Al dejar atrás las obras del Fénix y antes de superar el ahora novelesco salón de te Embassy, pasaban ante la pequeña iglesia de La Paz. Es un pequeño edificio, un pastiche neorrománico unido por un diminuto claustro a la casa parroquial. El inquilino es sólo un humilde pastor protestante, pero vive a pie de calle en la avenida más señorial de Madrid.

El tiempo no ha pasado para esta sucursal de Martín Lutero, pero sí  pasaba para el Duende. Unos años después, y tras haberse embarcado en las novelas de misterio y crímenes de Agatha Christie, imaginaba que esa iglesia era el escenario ideal para que alguno de sus protagonistas perpetrara un buen asesinato.

Era premonición.

El Duende canta ahora en el Coro de la Sociedad Bach de Madrid, que, oh casualidad, tiene su sede ahí. Esta tarde a las veinte horas se celebra un muy sencillito concierto de verano, integrado básicamente por piezas corales del genio de Leipzig. El crimen imaginado no era por tanto el del pastor, ni el de su señora,–que, por cierto, canta en el coro-, ni el de Lady Elizabeth Montagu, ni el del juez Margrave, ni el del mayor Melcaft ni el del repartidor de Embassy, que se acercaba por ahí a dejar el mandado de sándwiches y tarta de limón. Cantar música barroca con precaria técnica vocal es casi imposible, de modo que el asesinado va a ser probablemente el propio Bach. Y el perpetrador, quien esto firma.

Disfrute del privilegio de asistir a un crimen en directo. Asista al concierto, si lo desea: la entrada es libre. Y brinde después por el asesinato con un cocktail de champán de Embassy, que deja muy buen sabor de boca y está a menos de cien metros.

Anuncios

14 Responses to “¿Será asesinado Bach en la Castellana?”


  1. 1 El Duende de la Radio junio 15, 2010 en 8:31 am

    Este comentario es para animar a WALLACE a que no se pierda el evento. Dejó su función de comentarista, pero suele aparecer todavía cada vez que hay concierto. Ánimo.

    Me gusta

  2. 2 wallace97 junio 15, 2010 en 11:41 am

    ¡¡¡ Muchas gracias por el aviso, Duende, no me lo perderé !!!

    Me he perdido este fin de semana el último concierto de esta temporada del ciclo de música en las iglesias -también dedicado a Bach- con el coro de la Capilla Real, por culpa de mi amigo Alzheimer, pues estaba convencido que era el próximo fin de semana. Además ha coincidido que estaban de visita en los madriles Lola y Fred, buenos amigos del bosque, que les hubiera encantado también el evento.

    En fin, otra vez que tengo que decir la frase odiada: ¡qué le vamos a hacer!

    Espero que no se me olvide el de esta tarde…

    Me gusta

  3. 3 lola junio 15, 2010 en 12:15 pm

    Tienes razón Wallace, nos habría encantado asistir al concierto que olvidaste y por supuesto al que nos propone el Duende.

    Desde luego vaya par de dos. Wallace, lo tuyo es imperdonable pero no tiene remedio.

    Duendesillo, ¿no podrías avisar con un poquito más de antelación para los que no vivimos en la capital? Ya sabes, la próxima vez nos lo recuerdas en el blog con tiempo, igual nos vemos. Un beso.

    Me gusta

  4. 4 Pedrito junio 16, 2010 en 2:50 pm

    ¡ Tarde agotadora : España-Suiza dentro de 5′, asesinato de D.Sebastián a las 8 en Castellana – con agravante de premeditación – otros cantares en calle Padilla a les 9
    (San Luis de los Franceses)… Dios nos pille confesados!
    Gracias por el aviso, y hasta ahora.

    Me gusta

  5. 5 Zoupon junio 16, 2010 en 5:10 pm

    No sé si asesinado, pero en todo caso Bach será ejecutado. Wallace y Lola, un saludo, cuánto tiempo.

    Me gusta

    • 6 lola junio 17, 2010 en 6:40 am

      Fuentes cercanas confirman la veracidad de los hechos. El acto tuvo lugar ante numeroso público y fue ejecutado maravillosamente.

      Zoupon, es un placer para mí leerte, no hay día que no me robes una sonrisa.

      Me gusta

    • 7 wallace97 junio 18, 2010 en 5:28 pm

      Efectivamente, Zoupon, fue ejecutado, y muy bien, en un rincón muy recoleto, y en un ambiente íntimo y agradable.

      Un saludo también para ti. Te sigo con expectación, porque leerte es tener la carcajada asegurada, además de motivo de reflexión bien direccionada.

      Me gusta

  6. 8 Angelus P. junio 16, 2010 en 9:22 pm

    Todo era gris y nuevo, imperioso y exigente. La casa era grande, con ratones y cucarachas. Eso sí, toda exterior. Pero de prestado. El niño contemplaba la plaza con el monumento al Santo del lobo. Podía ver la casa de enfrente, con las ventanas sucias y llenas de grandes telarañas…

    Por la calle principal podía contemplar el paso de las procesiones, como la del Corpus, que llenaba el suelo de pétalos de rosa. Cómo pasaba el carro del lechero, el de las basuras, que se anunciaba con un cornetín, o el del carbonero, tirado por un borrico. Coches de aquellos con puertas de madera, el afilador con su flautilla de pan…

    La fiesta, poder bajar al “carrico” de la plaza, justo frente a la puerta principal de su escuela, con su moneda de dos reales y comprarse unos caramelos de “café y leche” de aquellos tan buenos.

    Si bajaba a comprar el pan, se deleitaba con el aroma que salía del horno, y en los anocheceres le fascinaba el resplandor de un escaparate que por todo atractivo presentaba nada más y nada menos que un televisor de aquellos Marconi…

    No le gustaba mucho tener que entrar a comprar vino para su padre en aquel almacén oscuro y sucio, con aspecto de bodega y fierte olor al producto… Sí que se sentía importante al entrar en la gran droguería de enfrente para comprar la parafina, el aguarrás o la sosa Solvay que su madre empleaba para dar buena cara a aquella tarima centenaria del suelo de la casa…

    Y los juegos en el Paseo, donde de vez en cuando podía disfrutar de unos barquillos de los de siempre y echarles migas a las palomas…

    Y la radio. Siempre la radio. Local, en cadena y con los “partes” de RNE. La hora de acostar la determinaba el final de “Matilde, Perico y Periquín”.

    Ya no soportaba las tardes futboleras de domingo…

    Me gusta

  7. 9 maribel junio 17, 2010 en 6:41 am

    espero que resultara mejor el concierto que el partido…..jaja saludos

    Me gusta

  8. 10 José Ramón junio 17, 2010 en 12:25 pm

    Joé, Duende, qué mala persona. Anuncias el concierto el crítico día, sin darnos margen de maniobra para adaptar nuestras apretadísimas agendas.
    A ver si la próxima vez lo consigo.
    Digo lo mismo que Maribel: Seguro que el concierto salió mejor que el partido.

    Me gusta

  9. 11 joselepapos junio 17, 2010 en 10:26 pm

    Gracias Duende y gracias también Angelus P. Privilegio de cumplir años, suerte y placer de recordar los buenos viejos tiempos. Sin dejarnos llevar por el derrotismo y la renuncia fácil pero ¡qué bien sienta encontrar un oásis de vez en cuando para recobrar fuerzas!

    Me gusta

  10. 12 julian29 junio 19, 2010 en 4:36 pm

    Cuan contento me veo por reconocer a los viejos habitantes del bosque por estos lares…

    Saludos cordiales a todos, empezando por el Duende, siguiendo por Wallace, Lola y Fred, Jose Ramon, Etc.Etc.

    Estoy con el resto de que Zoupon nos hace reir en estos tiempos duros, pero animo a Maribel, que es la más cumplidora, y siempre abre y felicita a diestra y siniestra.

    Un besazo a todos.

    PS. No descarto pasarme por la capital para cualquier concierto de estos…

    Me gusta

  11. 13 julian29 junio 19, 2010 en 4:37 pm

    Ah, y mi paisano Angelus, que no se me enfade…

    Me gusta

    • 14 Angelus P. junio 20, 2010 en 9:48 am

      No me atreví a hablar de “retornos”, pero ¡qué gusto volver a leeros, Julián, Lola, Wallace, Adela…! Que nos teníais tan abandonados…

      Claro que todos somos muy dueños de nuestro verbo y nuestro silencio. Lo mejor de todo es saber que seguís ahí, como siempre.

      Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: