Cambiando de aires 3/Sueño con Sofía Loren

Cómo ibamos a dejar escapar un sueño con Sofía Loren, aunque fuera en medio de un relato de viajes...A las dos semanas de iniciar el cambio de aires –léase, vacaciones de verano itinerantes- entró el bloguero en una duda metafísica de muy largo alcance. De repente sintió el complejo de viajero-plasta. Hay familiares-plasta, vecinos-plasta, viajeros-plasta y plastas diversos sin cualificación específica. Les unifica a todos el afán de castigar al personal haciéndole copartícipes de eventos familiares y sociales, aventuras deportivas y viajes que a los demás no interesan nada.

Algunos nos afanamos en contarlos con prolijidad y alevosía, cosa peligrosísima si se hace de viva voz, porque es difícil esquivarlo sin pecar de mala educación. Otros los escribimos, que es más considerado con los demás: se lo entregas o lo cuelgas en Internet y éstos lo leen o no, a su conveniencia. Pero para los plastas fetén el instrumento de tortura favorito sigue siendo el video.

-Os invito a unas copas en casa, y así vemos el video de la primera comunión de mi Vanessita-dice el plasta primero.

-Bueno- dice el plasta segundo-Siempre que te pueda poner yo el de mi viaje en familia a los fiordos noruegos.

No hay nada como despabilar a tiempo. Entonces va el plasta primero y se lo piensa.

-Bueno, casi lo dejamos, ¿no?…Al fin y al cabo…¡siempre nos quedará el purgatorio!

Moraleja: piensa que es bueno ahorrar a los demás el mismo tormento que ellos te pueden infligir a ti.

Así cavilaba el bloguero cuando terció en su memorial de viajes un sueño singular. Era tan curioso y desopilante que no puede dejar de contarlo. Sin video, claro. Lo cual servirá, además, para volver sobre el manido, pero siempre interesante tema, de cómo y por qué se forman los sueños, esa especie de albóndiga inmaterial donde se mezclan recuerdos, deseos, frustraciones diversas, aspiraciones pendientes y hasta meros reflejos físicos de un dolor o de una experiencia sensorial.

En La interpretación de los sueños el maestro Freud refiere que uno de sus pacientes había soñado que le guillotinaban en la Revolución Francesa. Se vio paseado en un carro por las calles de París rumbo al patíbulo mientras las hordas sedientas de sangre le insultaban por ser un asqueroso realista. Soñó a continuación que el verdugo le colocaba en la guillotina, y que la hoja de ésta le rebanaba limpiamente la cabeza, que cayó en un cesto. A decir del famoso psicoanalista, esta historia macabra podría haberse producido  por un estímulo físico. El paciente recordó que fue despertado por el golpe en el cuello que le dio al desprenderse del dosel de su cama la barra de la que colgaba la cortinilla. Y este golpe desató, en un instantáneo flash back, toda la truculenta secuencia de su ejecución.

La aventura onírica del bloguero fue muy distinta. A tenor de la suavidad y el `perfume de´su sueño, el bloguero, debería de haber tenido al alcance de la punta de los dedos  de sus pies alguna dulce compañía. Pero da fe de que dormía solo. Sin embargo soñó con Sofía Loren. No con la actual, sino con aquella mujer despampanante que en los años sesenta rodó en  España la película Orgullo y pasión. O sea, con el sueño erótico por excelencia de aquella juventud que dividía sus afanes entre Brigitte Bardot y la excelente y exuberante actriz napolitana.

En el sueño ella entraba en la habitación del Duende portando un saquito de arroz. A cambio de su amor, Sofía Loren sólo le pedía que cocinara uno de esos sabrosos arroces caseros de los que él tanto presume. Y entretanto, se divertían en varios juegos amorosos, vaya si se divertían. Todo se perfilaba feliz hasta que apareció en el sueño Enric Sopena y lo fastidió. Enric Sopena, que fue director de RNE y que coincidía con el Duende en el mismo programa –uno de bromista y el otro de tertuliano apocalíptico-, no se comía una rosca en el sueño. Sólo se mosqueaba, y decía que era intolerable que Sofía Loren le diera más importancia a un secundario que a él. Qué mal carácter, diablos. Pero eso no consiguió empañar la categoría del sueño, que desde el mismo momento del despertar entró en el capítulo de los inolvidables.

No pensaba este bloguero en Sofía Loren desde hace muchos años. Sin embargo, ayer hojeó un dominical que abordaba el tema del descubrimiento del LSD, y  en él citaban a Cary Grant como uno de sus consumidores habituales para, entre otras cosas, olvidar que  Sofía Loren, de la que se había enamorado rodando la película antes mencionada, no le hacía caso. Aparecía ésta en el reportaje en una fotografía. Y estaba en el esplendor de su belleza, por cierto, por lo que el bloguero la raptó subconscientemente para su sueño.

Enric Sopena también se había asomado el día anterior en un televisor encendido que vio fugazmente. Alguien mencionó su nombre, y evidentemente quedó registrado como malo de la película. En cuanto al arroz, es absolutamente cierto que no hace ni dos semanas el Duende preparó uno para sus anfitriones en la Bretaña francesa y los franceses, que tienen buen paladar, repitieron por dos veces. Así es como se elaboró el sueño.

Quizás no debería de figurar  en las impresiones de un viaje. Pero los paisajes están ahí, y permanecen, los monumentos serán los mismos mañana, los itinerarios y las postales tampoco cambiarán demasiado si esperan un día más. Y sin embargo era de necesidad urgente contar que el Duende tuvo la suerte de seducir  a la Sofía Loren más bella cocinando arroz. Y que mató dos pájaros de un tiro, cabreando además al mismo tiempo a Enric Sopena. Todo fue gracias a un sueño, y si no lo contara hoy, podría evaporarse en el cajón de los sueños prescindibles, lo que en estos tiempos de crisis, la verdad, hubiera sido una lástima.

Anuncios

3 Responses to “Cambiando de aires 3/Sueño con Sofía Loren”


  1. 1 Franciska agosto 24, 2010 en 9:27 am

    Ya habreis notado los que leeis este blog ,que me fascinan los sueños, creo que ahi se encuentra todo lo que deseamos y no somos conscientes, o sea que !vaya, vaya con el Duende….Has hecho bien en contarlo,así quedará para siempre y algun experto podra traducirtelo, yo no soy experta y no puedo hacerlo, pero hay dos componentes claros, sexo y poder, lo que mueve el mundo.
    El orden habria que cambiarlo a lo mejor, porque hay quien dice que si se tiene el poder, lo demas viene por añadidura, pero como yo soy una romantica, quiero poner en primer termino el sexo, que entra siempre más en nuestros sueños irrealizables.
    Esta bien que en vacaciones nos relajemos un poco y como le ha pasado al Duende salgan a la luz ciertos deseos inalcanzables.

    Me gusta

  2. 2 maribel agosto 25, 2010 en 9:13 pm

    Querido Duende……a que parecia que te estaba analizando eh jajajaja …los sueñops sueños..espero que los hayas disfrutado…besos

    Me gusta

  3. 3 Zoupon septiembre 1, 2010 en 12:07 pm

    El sueño no acabó mal del todo, porque tal y como se gestó el sueño, en lugar de Sopena podía haber entrado María Antonia Iglesias con ideas picaronas…

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: