Carta de un español desengañado

Los de ahora no son soldaditos recortables. Son manejables, matables, homenajeables y, paradójicamente, humillables por los que defienden España de una manera un tanto exytraña...13. 10.2010

Querida Mamasita

Muchas gracias por haber asistido al desfile y a la ofrenda a los caídos. Lloraste mucho, pero estabas muy guapa, y yo desde aquí te vi, me emocioné y también lloré.

A pesar de que muchos de mis compañeros se enojaron mucho por ver al Rey, el Presidente la Ministra y las otras autoridades en plan figurones, a mí me consoló verles.  Hace un año yo era no más un soldado en Afganistán,  un desgraciado. Pero ahora, gracias a su presencia, al izado de bandera, a La muerte no es el final y a caritas de pena como la tuya,   me estoy dando cuenta de que soy un héroe. A mí no me arregló nada la medalla aquella que me prendieron de la bandera que me cubría cuando nos despedimos, pero espero que al menos eso de que me consideren héroe  te consuele y te llene de orgullo a ti también.

Ahora, mamasita, lo uno no quita la otro. He sido soldado porque necesitaba trabajo,  porque me parecía bonito arriesgar la vida por un mundo un poquito mejor y por servir a este país que nos ha acogido. Pero ahora no estoy tan seguro de que haya merecido la pena mi sacrificio, porque los primeros que no parecen amar a su país son los propios españoles. Tú me dirás si no: ¿qué clase de fiesta nacional es esa en que ni los que tanto aman a España son capaces de respetar  el homenaje a sus soldados muertos? ¿Es que no hay otro momento para silbar al Presidente? ¿Es que la libertad de expresión ha matado en sentimiento de las personas? ¿Es que para cargarse al gobernante que no les gusta nos tienen que ofender de esta manera?…

Ay, mamasita, me dijo un oficial de broma un día que el Código Civil antiguo decía: es español, primero, el que no puede ser otra cosa…Y España será muy grande, y muy noble, y muy histórica y todos esos rollos que se dicen. Pero para lo que nos ha servido a ti y a mí ser españoles, y recordando nuestro pueblecito allá en América, la verdad, si lo se no vengo. A mí, sinceramente, esta patria no me ha gustado un pelo. Antes no podía decírtelo, pero ahora me da igual, y después de ver cómo sufriste ayer no me voy a callar. Ya que esta España no sabe amar ni respetar nada importante, que celebren la próxima Fiesta Nacional a garrotazos entre ellos y nos dejen  en paz, y así no llorarás más.

Te juro mamasita que te sigo queriendo igual desde aquí, y te mando el beso más fuerte y lleno de amor que puedas imaginarte.

Tu hijo querido, caído por la democracia y por España y maltratado por ellas.

Newton José

Anuncios

11 Responses to “Carta de un español desengañado”


  1. 1 José Ramón octubre 13, 2010 en 10:53 pm

    Estoy indignado.
    Creo que a todo presidente de gobierno se le puede e incluso se le debe criticar e increpar. Está ahí para dar la cara y para responder de sus actos y de sus decisiones ante nosotros. Y en un país democrático es saludable criticar y exigir siempre a los que mandan.
    Pero lo de ayer ni era el sitio, ni era el momento ni era la forma. Escuchamos rebuznos en medio del homenaje a los caídos. Si, rebuznos.
    No soy demasiado patriotero, pero hay que reconocer que los muertos en el cumplimiento de su deber merecen un respeto.

    Me gusta

  2. 2 Franciska octubre 14, 2010 en 7:58 am

    Al principio, al oir los abucheos, por eso de que una es “fina” pensé, caramba que mal educados!!! vamos de mal en peor, a los cinco segundos más, volvi a pensar , -que se callen de una vez, y al siguiente segundo, sin ninguna contención, menos mal que estaba sola, no pensé, dije en voz alta, – !cabrones! !!que verguenza,!! que pase esto en este momento,que vayan y que rodeen la moncloa y chillen a Zapatero sin parar,que se lo merece, pero no aqui.

    Me gusta

  3. 3 Úrsux octubre 14, 2010 en 8:15 am

    A mí, si tengo que compartir Patria con estos, que me borren.

    Me gusta

  4. 4 Charivari octubre 14, 2010 en 12:33 pm

    ¡Qué carta más entrañable y sabia!

    Me gusta

  5. 5 Palinuro octubre 14, 2010 en 1:21 pm

    ¡Qué razón tiene Newton José para su desencanto!
    El bochorno que hemos vivido con ocasión de los abucheos e insultos en un momento solemne y de homenaje a los muertos, me reafirma en mi opnión – pesimista, lo reconozco – sobre el español medio: es muy mediocre. Y bien que lo siento. Hay notables individualidades, pero esa opinión tan extendida, a raíz de nuestra transición del postfranquismo, de la “madurez” del pueblo español solo fué un espejismo.

    Me gusta

  6. 6 joselepapos octubre 14, 2010 en 5:45 pm

    …por los siglos de los siglos, amén. El problema, como siempre, la falta de EDUCACIÓN y no general básica precisamente.

    Me gusta

  7. 7 kikeblan octubre 14, 2010 en 10:40 pm

    Yo también sentí una grán pena. Estoy totalmente en contra de ZP, pero no era el momento, ahí se estaba homenajeando a nuestros soldados, se estaba izando nuestra bandera, LA DE TODOS, y la falta de respeto de… no se cuantos, me revolvió las tripas.

    Me gusta

  8. 8 El Duende de la Radio octubre 15, 2010 en 7:26 am

    Al numerito de la Fiesta Nacional le faltaban las guindas. Por una parte al Sr.Ridao (del llamado Tripartito Catalán) le parece que si esta se eliminase no se darían esos problemas. O sea, muerto el perro se acabó la rabia.De otra, la chusma -no se si la chusma periodística o la que levita antre las Norias, Tomates, Corazones y otros nobles espectáculos televisivos-acosó ayer a Isabel Pantoja cuando acudía a declarar ante los tribunales. Recordemos que esta ciudadana sólo es presunta culpable de un delito, no obstante lo cual fue groseramente asediada hasta el punto de que le rompieran el vestido…

    Es famosa la frase de Romanones en las Cortes en una sesión de alboroto parlamentario: “¡Qué tropa!” Lo malo es que el ejemplo cunde, y hoy toda España parece un inmenso ejército de estupidez, demagogia y mala educación.

    Me gusta

  9. 9 Palinuro octubre 15, 2010 en 2:51 pm

    No sé si por delicadeza has omitido la interjección que Romanones antepuso a su exclamación: “¡Joder, qué tropa!”, que define mejor la exasperación que le atenazó… y nos atenaza a los españolitos de hoy a los que nos ha tocado lidiar a semejante ganadería.

    Me gusta

  10. 10 dora octubre 15, 2010 en 10:12 pm

    A eso, qerido Duende, hay que añadir, la falta de sensibilidad, de sentimiento, los nuevos ricos, los héroes de barro, los quiero y no puedo… Para ser feliz hay que disfrutar de un bocadillo de calamares y comprender, algo tan importante como es es, el ser humano. En fin, superar barreras.

    Me gusta

  11. 11 Zoupon octubre 18, 2010 en 5:07 pm

    La Sra. Chacón, que otrora asistía a actos de solidaridad con el fallecido Sr. Rubianes (“que se vaya a la mierda la puta España”) y que milita en un partido de inequívoca ejecutoria nacionalista, ahora defiende que se guarden las formas en los actos del día de la Fiesta Nacional (entiéndase Estatal) y que se respete la memoria de los soldados caídos en combate. Sólo por ver a esta señora caerse del caballo en el camino de Damasco, casi merece la pena el bochorno del lamentable espectáculo del Paseo de la Castellana.

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,341,141 hits

A %d blogueros les gusta esto: