De los morritos de Leyre al plumero de Rajoy

Irse de la lengua y hablar mal...¡Cuándo cambieremos, coño!...

Paseaba Homper por el parque viendo amanecer en Madrid. Aunque ya no es duende de ninguna radio –habría que cambiar el nombre a este blog- escuchaba ésta, por deformación, en su MP3, que hasta ahí llega su modernidad. Sonaba la inevitable voz de los políticos. Si hace unos días  un alcalde poco fino bromeaba sin gracia sobre los morritos de Leire Pajín, ahora el vicepresidente Blanco contrarresta aquella ordinariez impresentable insinuando que Rajoy tiene pluma.

-Tal para cual –piensa-No aprenden a callarse…

Recuerda la afición del gobierno a crear esas entelequias administrativas llamadas “observatorios”. Hay observatorios de la laicidad: mire, señor autoridad, estoy observando que en la puerta de mi vecina hay un azulejo que dice “Dios bendiga cada rincón de esta casa”, ¿es grave? Hay observatorios de la violencia de género: sólo debería haber vigilantes, que bien pudiéramos ser todos ( aunque al profesor Neira la experiencia le haya costado cara). Nadie ha tenido presente sin embargo que el idioma evoluciona, que la sociedad quiere ponerse seria, educada y tiquismiquis, y que la vulgaridad que antes se toleraba e incluso complacía ahora no cabe en la boca de un político.

Es duro proclamarlo, pero la verdad es que el idioma ofende. El odioso señorito de Los santos inocentes de Delibes se quejaba de que el pobre Paco, cojo por una mala caída, no pudiera acompañarle a poner el cimbel a las palomas.

-Paco, maricón –le decía-¿Me vas a hacer esa cabronada?…

El señorito, encima, pretendía hacerse el simpático con esas palabras.  De la misma manera que los curristas apasionados no regateaban exabruptos  cuando Curro Romero destapaba el tarro de las esencias y revolucionaba el tendido con una tanda de naturales.

-¡Qué arte tiene el hihoputa!…-clamaban para elevarle a los altares. Por lo visto y escuchado, se diría que ser hijo de puta en algunas regiones es un privilegio

También le viene a la cabeza a Homper que cuando estudiaba derecho, nuestro Código Penal aún consideraba la eximente para el marido en el homicidio por adulterio flagrante. Qué bárbaras nuestras leyes y qué feroz nuestra lengua.

Las leyes se cambian, y punto. Pero ¿quién limpia y corrige lo mal que hablamos para que el idioma irresponsable deje de ofender? Ni mentar lo del Observatorio del buen uso del idioma, no le demos más ideas pintorescas al gobierno. Pidamos simplemente sentido común. Aún no hace muchos años la RAE borraba de su diccionario la palabra judiada, por no faltar a los hijos de la tribu de David. Las cosas cambian, y las expresiones que en algún momento fueron hallazgos felices también pueden degenerar. Al pueblo se nos perdonará todo, porque la cazurrería sólo se cura en varias generaciones.

-Pero al digno representante de la res pública que a menudo cobra sin matarse a trabajar-concluye Homper notablemente irritado- lo menos que hay que exigirle es que guarde las formas y no nos encabrone hablando mal, cojones.

Anuncios

6 Responses to “De los morritos de Leyre al plumero de Rajoy”


  1. 1 José Ramón octubre 25, 2010 en 6:46 pm

    Afortunadamente la palabra “judiada” se fue usando cada vez menos, hasta que murió. No soy partidario de quitar palabras del diccionario, sino de la mente y la boca de los hablantes. Y eso se hace con la educación y con el ejemplo.
    (Es como si para curar el cáncer lo quitáramos de los libros de medicina. Una idiotez).
    Desearía que desaparecieran ciertas palabras y ciertas acepciones de los diccionarios, pero no porque se quitaran autoritariamente, sino porque se dejaran de usar y ya no significaran nada para nadie. (Si se quitan autoritariamente, la gente las seguirá usando. De niño buscaba tacos en el diccionario, y no venían, pero vaya si se usaban).

    Sobre lo de ese alcalde, creo que aparte de grosero es imbécil. Lo que dijo no sólo era una grosería, sino que no tenía ni pies ni cabeza. ¿Qué pretendía? Incluso desde su punto de vista, ¿adónde iba? No sólo grosero, sino tonto y patoso.
    (Y lo bien que le ha venido al PSOE).

    Me gusta

  2. 2 Zoupon octubre 26, 2010 en 9:56 am

    Estoy totalmente de acuerdo con José Ramón, que como siempre muestra su gran sentido común. El DRAE no debe ser otra cosa que el notario de la lengua. Si en Costa Rica “gallego” se usa por “tonto”, y en El Salvador por “tartamudo”, pues de ese hecho da fe el diccionario, y a mí que soy gallego no me ofende en absoluto. Donde no deberían estar ciertas palabras con determinados sentidos es en la boca de los hablantes. Y es que si nos ponemos a hacer del diccionario algo políticamente correcto, se nos queda en treinta páginas.

    Me gusta

  3. 3 Charivari octubre 26, 2010 en 11:07 am

    Creo que lo políticamente correcto se lleva hasta unos extremos que no vienen a cuento en muchos casos.
    Nuestra lengua, además de la sintáxis y la ortografía tiene el tono con el que expreses tu esado de ánimo y si no ahí tenemos a la pobre “leche”, término cándido y angelical hasta que lo dices dando un puñetazo en la mesa.
    ¡¡Educación, educación, es lo que se necesita!!

    Me gusta

    • 4 Ayse junio 8, 2012 en 1:14 am

      Estive na faltima semana me dcdieando a ler seus textos mais recentes e, agora lendo este post, me refore7ou a queste3o que fiquei, um pouco intrincada ainda na minha cabee7a ne3o sei se vou conseguir expresse1-la corretamente aqui sobre como sairemos desta mudane7a, ou seja, cada vez mais sem intermedie1rios, cada vez mais auto-atendidos ou auto-suficientes de certa forma, diria ate9 um pouco mimados , seja feita a nossa vontade , com servie7os facilmente e0 nossa me3o (ne3o que isso em si seja um problema) em contrapartida com nossa formae7e3o voltada para o ego, herane7a freudiana do se9culo XX, mal-interpretada ou mal-executada Talvez nossa adese3o re1pida e0 desintermediae7e3o seja um pouco sintome1tica, se considerarmos nossa (quando digo nossa digo como sociedade ocidental) formae7e3o auto-erf3tica digamos assim Ne3o estou afirmando nada, sf3 queria compartilhar essa queste3o Abrae7o!

      Me gusta

  4. 5 Julio octubre 26, 2010 en 9:50 pm

    Se diría que “Estepaís” no tiene más problemas que los “morros”, los “plumeros”, los “mariposones” y los “tontos de los cojones”

    ¡Qué pena! Páginas y páginas, tertulias y tertulias, mítines y mítines, réplicas y réplicas, declaraciones y declaraciones…

    ¡¡A-BU-RRI-MIEN-TO!! ¡¡HAS-TÍ-O!!

    ¿Cuándo sale el próximo avión para Tombuctú?

    (Estoy hasta los cojones)

    Me gusta

  5. 6 MARIBEL octubre 27, 2010 en 6:51 am

    Julio me lo has quitado del pensamiento….seguramente no tenemos mas problemas que los dichos…….que fuerte!!!!!! y la gente con depresion porque con 50 años ya no te quieren en ningun trabajo y el gobierno nos quiere jubilar con 67 …….muy fuerte!!! saludos

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,612 hits

A %d blogueros les gusta esto: