Otro cuento más de Navidad*

Hasta su Ministerio de Deportes se le había torcido últimamente. Menos mal que aún podría hacerse realidad otro cuento de Navidad...

Aquel hombre no creía demasiado en la Navidad. Había leído a Dickens, y sabía que a que al avaro Mr. Scrooge se le apareció el futuro que le esperaba si no cambiaba su  manera de ser y despertó del sueño siendo otro: un tipo encantador, sonriente, amable con los niños y, sobre todo, generoso. Como pedía la tradición de esa fiesta no laica que, a pesar de todo, se sigue llamando precisamente Navidad. Pero aquel hombre había sido más generoso que nadie. Es verdad que tiraba con pólvora del Rey, porque no gastaba de su bolsillo, sino del de todos. Pero también lo era que a base de repartir y repartir, y con la ayuda de los codiciosos especuladores, había dejado a su país más pobre, tembloroso y triste que lo que estaba el pobre tiny Tim en el famoso cuento del tal Charles Dickens.

Sin embargo, el hombre generoso que no creía demasiado en la Navidad tenía la suerte de ser, además, ministro del Deporte. Y, como tal, responsable  de todos los títulos, medallas, trofeos y galardones que su país había ganado durante su mandato. Un palmarés que causaba asombro. Nunca antes había pasado nada igual, al punto de que los éxitos deportivos, por aquello del “pan y toros”, le habían hecho olvidar al pueblo sus miserias, que desgraciadamente ya no eran pocas.

Mas…¡qué amarga ironía del destino!: hasta esa panacea parecía perder su poder balsámico. En el último año, y a pesar de los oros olímpicos, los tours de Francia, los masters y grandes slams, los ochomiles, los grandes campeonatos, premios y torneos y demás fabulosos triunfos conseguidos,  y aún contando con  que otro héroe llamado Andrés Iniesta había conquistado para su país lo que sin duda era la mayor gloria deportiva de todos los tiempos, la fortuna le había empezado a torpedear también su exitosa gestión como ministro. Intereses oscuros le habían arrebatado la organización de los Juegos Olímpicos. Intereses claros, pero nada románticos, le habían guindado los dos próximos Mundiales de Fútbol.

A este paso-suspiró el ministro-,  y como los barandas de la FIFA sigan siendo tan peculiares, acabarán dándoselos a Islas Feröe antes que a España.

La cosa fue peor aún. Ya dice una de las leyes de Murphy que cualquier situación mala  es susceptible de empeorar. Cuando el deporte español se creía el rey del mambo, la mamá de Tarzán, el Señor de los Anillos, el cuerno de la abundancia y Alicia en el país de las maravillas, además de las pedorretas que arrojaron sobre nuestra dignidad, había estallado el fantasma de la droga para terminar de estropearlo todo.  Ahora su querido país, además de más tieso que una vela, empezaba a vivir bajo la sombra de la sospecha.

Pero para eso llega precisamente ese acontecimiento milagroso de la Navidad. En su sueño de esta noche, al ministro de deportes, como al señor Scrooge, se le aparecerá un futuro alentador que disipará cualquier temor y nos devolverá la alegría. No sólo es que las autoridades mundiales del deporte reconocerán  nuestros méritos. Ni que  Alberto Contador, Marta Domínguez y demás sospechosos resultarán libres de todo cargo. Ni que todos nuestros deportistas lo ganarán todo. Ni que el Barça seguirá batiendo records. Sino que además ningún equipo de fútbol bajará a segunda, todos los futbolistas cobrarán a tiempo, no habrá más calendarios de empelotados para llamar la atención sobre nada, los árbitros verán, los lesionados se curarán, los directivos inoportunos callarán, Ramos, Pepe y Reyes no harán más tonterías,  y -¡oh maravilla!- hasta Mourinho parecerá humilde y Guardiola la alegría de la huerta

Claro que esto no es más que otro cuento de Navidad. Que la tenga muy feliz el que lo lea.

(*) Publicado en MARCA el 24.12.010

Anuncios

14 Responses to “Otro cuento más de Navidad*”


  1. 1 José Ramón diciembre 25, 2010 en 12:59 pm

    Feliz Navidad a todos, a pesar del deporte.

    (Yo es que ya pienso en el glorioso deporte y sólo veo drogatas, traficantes y evasores de impuestos. Hay que ver el dineral que nos cuestan y cómo lo esconden, con la falta que hace).

    A pesar de todo, Del Bosque, Casillas, Puyol, Iniesta, Xavi y alguno más me han hecho disfrutar mucho. Lo confieso.

    Me gusta

  2. 2 Angelus Nativitatis diciembre 25, 2010 en 11:33 pm

    Feliz Navidad, Duende. ¿Ya lo visteis, no? No sólo Raphael fue dueño de la noche… El Duende también tuvo sus minutillos de nostálgica niñez. Cuéntanos, Duende, cuéntanos…

    Me gusta

    • 3 El Duende de la Radio diciembre 25, 2010 en 11:57 pm

      Me asombra que una anécdota tan insignificante como la autoría de un spot de juguetes en la España de los Alcántara me haya concedido unos minutos de protagonismo detrás del mensaje de S.M. el Rey.

      Pero estas cosas sirven de mucho, no creáis. El que me sirve la gasolina en Candeleda, por ejemplo, seguro que mira de otra manera. AUnque me siga cobrando lo mismo.

      Por cierto, para problema, el que me planteó la productora cuando me dijeron cómo quería yo que me presentaran en los subtítulos. ¿Ex publicitario? ¿Ex humorista? ¿Articulista de MARCA? ¿Coleccionista de recuerdos intrascendentes?. Siempre en estos casos me dan ganas de definirme como el hombre si identidad. Aunque quizás en este caso hubiera sido suficiente con decir: Luis Figuerola-Ferretti
      Ex niño

      Ahora que lo pienso

      Me gusta

      • 4 Angelus Magus diciembre 27, 2010 en 10:09 pm

        Tus deseos…

        Me gusta

  3. 5 Julian29 diciembre 27, 2010 en 7:16 pm

    Ocomo Homper… Hombre Perplejo.
    Un abrazo.
    Yo también lo ví, y me gustó…

    Me gusta

  4. 6 Angelus Nativitatis diciembre 27, 2010 en 8:13 pm

    Jo, Duende, te pasa como a mí. Al rato se me ocurren ideas “ineditables…”. Pues yo me hubiera quedado con lo de “ex-niño”, aunque suena demasiado nostálgico y quizá no del todo real. Porque “Duende” hubiera sido demasiado pretencioso. ¿O tal vez no?

    Oye, Duende, y ¿no te preguntas qué habrá sido de los infantes del “spot”? Yo, al verlos, es lo que pensé.

    Me gusta

  5. 7 joselepapos diciembre 27, 2010 en 8:55 pm

    Por lo que veo he debido de perderme algo. ¿Alguien podría decirmelo?
    No sé en qué estaría yo pensando.

    Me gusta

  6. 9 Luberon diciembre 28, 2010 en 12:50 pm

    Me llevé una alegra ver al Duende en la Tele y comprobar el magnifico aspecto que tiene,yo que me acerco rapidamente a los 60 ex maratoniano aficonado y desertor del ejercicio diario desde hace un par de años ,me dije que debo volver a mover las piernas regularmente , tal como hace el Duende,que ademas de ser bueno para la salud, se ve en la cara…
    Sobre este asunto de las drogas en el deporte, veo que ningun responsable politico ha hecho ni tan siquiera ademan de dimitir,además que yo haya visto los medios tampoco han llamado la atención sobre este asunto, alguna responsabilidad tendran, digo yo , los que gestionan tan mal los recursos dentro del deporte.
    Me viene a la memoria lo que le sucedió a un politico alemán por haber usado para un viaje privado las millas de una compañia aerea obtenidas durante sus viajes oficiales,cuando se publicó , al final tuvo que dimitir. Seguramente ningun pais es perfecto en estos temas,incluido Alemania, pero en el mio me gustaria ver que mejoramos un poquito….
    Que se cumplan todos vuestros deseos

    Me gusta

  7. 10 Lola diciembre 29, 2010 en 7:55 am

    Vaya Luisín, ¡qué alegría volver a verte!

    Estás hecho un chaval, ya nos contarás tu secreto. Aunque pensándolo bien, ¿no será que en estas fechas navideñas en tu cara se refleja la alegría del niño que llevas dentro?

    Estuve hablando con Père Noël y me ha dicho que este año te has portado muy bien y que intentarán si el tiempo lo permite, llevarte todo lo que has pedido en tu carta a los Reyes Magos.

    Ya lo sabéis chicos, el que no haya escrito la carta que se dé prisa.

    Me gusta

    • 11 julian29 diciembre 29, 2010 en 6:37 pm

      Lolita…

      Quien tuvo, retuvo…

      Un abrazo fuerte, y feliz año…

      Me gusta

  8. 12 joselepapos diciembre 29, 2010 en 9:46 pm

    Gracias Angelus. Realmente eres un angel.

    Me gusta

  9. 13 eva enero 17, 2011 en 11:11 pm

    yo sólo sé que nos lo pasamos muy bién

    Me gusta

  10. 14 eva abril 14, 2011 en 6:49 pm

    gracias a usted las Navidades han dejado de ser una hipnosis colectiva donde enfermar

    Me gusta


Comments are currently closed.



Siluetas de RNE

Duendes suscritos:

Suscripción

Suscripción por email

Publicaciones:

PARAÍSO DE HOJALATA
Una Infancia de Hojalata

Ir directamente a

Blog Stats

  • 1,339,907 hits

A %d blogueros les gusta esto: